Maquiladoras pu­ras: jus­ti­fi­ca­ción y re­tos

Las con­di­cio­nes del país no son su­fi­cien­tes pa­ra dar un se­gun­do im­pul­so a es­ta in­dus­tria; fal­tan in­cen­ti­vos gu­ber­na­men­ta­les.

Manufactura - - EN LA LINEA -

To­da in­dus­tria tie­ne épo­cas de au­ge y de re­ce­sión: las pri­me­ras ge­ne­ral­men­te se presentan cuan­do se com­bi­nan con­di­cio­nes de mer­ca­do y re­gu­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les pro­pi­cias; las se­gun­das se pro­du­cen cuan­do al­gu­na o las dos con­di­cio­nes se pier­den to­tal o par­cial­men­te.

Aun­que és­tas no son las úni­cas ra­zo­nes que po­drían ana­li­zar­se, sí son de las más re­le­van­tes.

La in­dus­tria ma­qui­la­do­ra de ex­por­ta­ción es un ca­so de éxi­to ejem­plar, que se ha man­te­ni­do por más de 50 años —desde que, en ma­yo de 1965, se emi­tió el pri­mer programa que le dio vi­da a es­ta in­dus­tria—. Pe­se a ello, és­ta no ha que­da­do exen­ta de au­ges y re­ce­sio­nes. Ejem­plos po­si­ti­vos como la co­pio­sa ma­nu­fac­tu­ra de te­le­vi­so­res en la fron­te­ra norte del país durante la dé­ca­da de los no­ven­ta y prin­ci­pios del si­glo XXI, así como el des­alien­to por las su­pues­tas me­jo­res con­di­cio­nes de pro­duc­ción en Chi­na, desde me­dia­dos de la primera dé­ca­da de es­te si­glo, son al­gu­nos ca­sos que se pue­den men­cio­nar. Si se qui­sie­ra que es­ta in­dus­tria per­ma­ne­cie­ra por otras cin­co dé­ca­das, po­co po­dría ha­cer­se en el cam­po de las con­di­cio­nes de mer­ca­do, pues és­tas res­pon­den a las ne­ce­si­da­des de ma­nu­fac­tu­ra mun­dial.

Los pro­duc­to­res del mun­do es­tán en cons­tan­te aná­li­sis y de­tec­ción de con­di­cio­nes que les per­mi­tan mi­ni­mi­zar sus cos­tos de pro­duc­ción y ma­xi­mi­zar sus ga­nan­cias, y aun­que no es po­si­ble con­tro­lar es­ta va­ria­ble, sí se pue­de re­co­no­cer que el país tie­ne for­ta­le­zas:

• Ba­jo cos­to de la mano de obra, com­pa­ra­do con Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Eu­ro­pa.

• Cer­ca­nía con Es­ta­dos Uni­dos, el ma­yor con­su­mi­dor mun­dial.

• Mano de obra di­rec­ta e in­di­rec­ta, ex­pe­ri­men­ta­da y dis­po­ni­ble.

• In­ge­nie­ría industrial de ope­ra­cio­nes, de ca­li­dad mun­dial. • Ad­mi­nis­tra­do­res me­xi­ca­nos ex­pe­ri­men­ta­dos. • Si­tua­ción geo­grá­fi­ca fa­vo­ra­ble pa­ra em­bar­car pro­duc­tos ha­cia Eu­ro­pa y Asia.

En la lis­ta de for­ta­le­zas se de­be in­cluir la es­truc­tu­ra de pro­vee­du­ría me­xi­ca­na que es­tá dis­po­ni­ble pa­ra su­mi­nis­trar in­su­mos pa­ra la in­dus­tria, con atri­bu­tos como ca­li­dad, opor­tu­ni­dad y pre­cio com­pe­ti­ti­vo.

Sin em­bar­go, es­ta es una ta­rea pen­dien­te y pro­ba­ble­men­te la ma­yor área de opor­tu­ni­dad pa­ra los em­pre­sa­rios na­cio­na­les.

El ac­tual con­tex­to de la ma­qui­la­do­ra pu­ra tie­ne la ca­pa­ci­dad de me­jo­rar con dis­po­si­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, in­clu­yen­do las fis­ca­les, que ha­gan más atrac­ti­va es­ta mo­da­li­dad de in­dus­tria.

Por ejem­plo, in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra dis­mi­nuir la ta­sa efec­ti­va de Im­pues­to So­bre la Ren­ta (ISR); me­jo­res con­di­cio­nes en ma­te­ria adua­ne­ra; in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra in­cor­po­rar ca­de­nas pro­duc­ti­vas na­cio­na­les y un ré­gi­men fis­cal es­pe­cí­fi­co pa­ra co­mer­cia­li­zar en México.

Sin du­da al­gu­na, es­tas ra­zo­nes son ana­li­za­das cons­tan­te­men­te por el mer­ca­do, y com­pa­ra­das con las ven­ta­jas que ofre­cen otros paí­ses, que, en mu­chos ca­sos, han si­do su­fi­cien­tes, y se­gui­rán sién­do­lo, pa­ra man­te­ner e in­cre­men­tar las in­ver­sio­nes que ha­ce la in­dus­tria en México.

En con­clu­sión, el país cuen­ta con con­di­cio­nes de mer­ca­do y re­gu­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les pro­pi­cias pa­ra man­te­ner e in­cre­men­tar las actividades de las maquiladoras pu­ras.

Desde su con­tex­to his­tó­ri­co si­gue man­te­nien­do su principal ob­je­ti­vo, que es la crea­ción de fuen­tes de em­pleo for­mal.

No hay que per­der de vis­ta que, en el país, la ma­qui­la­do­ra pu­ra se de­di­ca a la ma­nu­fac­tu­ra de pro­duc­tos que no co­mer­cia­li­za­rá en nues­tro país.

Man­te­ner la sen­ci­llez en su ope­ra­ción y de­ter­mi­na­ción de in­gre­sos por ser­vi­cios de ma­qui­la y un mar­gen de uti­li­dad ra­zo­na­ble­men­te op­ti­mi­za­do es fun­da­men­tal pa­ra la su­per­vi­ven­cia de es­ta in­dus­tria.

An­te es­ta si­tua­ción, cual­quier cie­rre de es­te ti­po de em­pre­sas de­ja sin em­pleo for­mal a tra­ba­ja­do­res, lo cual ha­rá más di­fí­ci­les las con­di­cio­nes de con­se­guir em­pleo pa­ra ellos y/o los de­más de­man­dan­tes de tra­ba­jo, pues es­tas fuen­tes de ocu­pa­ción se­gu­ra­men­te se ha­brán ido a otro si­tio di­fe­ren­te de México. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.