Cua­tro pa­sos pa­ra desa­rro­llar pro­vee­do­res

De­tec­tar sec­to­res po­ten­cia­les, otor­gar fi­nan­cia­mien­to e in­cen­ti­var a las em­pre­sas trac­to­ras, son al­gu­nas de las me­di­das que pro­po­ne el es­pe­cia­lis­ta.

Manufactura - - COLUMNA -

Va­rios años des­pués de la in­cur­sión de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra en Mé­xi­co, és­ta se en­cuen­tra al­ta­men­te res­pal­da­da por pro­vee­du­ría de bie­nes en el ám­bi­to na­cio­nal. Sin em­bar­go, al re­vi­sar los ni­ve­les de in­su­mos me­xi­ca­nos in­cor­po­ra­dos en los pro­duc­tos que se ex­por­tan, y tam­bién en aque­llos que se con­su­men en el mer­ca­do na­cio­nal, se ob­ser­va que los con­te­ni­dos de in­su­mos ori­gi­na­rios son ex­ce­si­va­men­te ba­jos en com­pa­ra­ción con el con­te­ni­do to­tal.

Exis­ten va­rios fac­to­res que han fa­vo­re­ci­do es­ta ten­den­cia. En pri­mer lu­gar, hay un mun­do glo­ba­li­za­do en el que las em­pre­sas ad­quie­ren los in­su­mos en los paí­ses don­de en­cuen­tran me­jo­res pre­cios y, ade­más, cum­plen los es­tán­da­res de ca­li­dad y tiem­pos de en­tre­ga. Ca­be de­cir que en las ca­de­nas de su­mi­nis­tro glo­ba­les, la pro­vee­du­ría de bie­nes tam­bién si­gue esa ten­den­cia glo­bal.

Asi­mis­mo, con la aper­tu­ra glo­bal los paí­ses no pue­den ce­rrar sus fron­te­ras pa­ra obs­ta­cu­li­zar la en­tra­da de ma­te­rias pri­mas de otras la­ti­tu­des.

En el país hay una ca­pa­ci­dad de ma­nu­fac­tu­ra des­de me­dia­dos de los se­sen­ta que, año con año, se in­cre­men­ta g RW­dS`aW’QO >S`] OZ ^`]Tc\RWhO` S\ ZOa QO^OQWRORSa g Z]a re­cur­sos que se tie­nen, se ob­ser­va que tam­po­co se ha rea­li­za­do un tra­ba­jo con­sis­ten­te pa­ra el desa­rro­llo de es­ta pro­vee­du­ría. Hay cre­ci­mien­tos im­por­tan­tes en áreas co­mo la au­to­mo­triz y ae­ro­es­pa­cial, y sec­to­res elec­tró­ni­cos y mé­di­cos. No obs­tan­te, se han he­cho es­fuer­zos ais­la­dos en­tre las em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras y los pro­vee­do­res na­cio­na­les pa­ra en­con­trar pun­tos don­de con­ver­gen la de­man­da de in­su­mos y el su­mi­nis­tro.

/c\_cS aS VO\ WRS\bW’QOR] ¥`SOa S\ R]\RS ZO ^`] vee­du­ría na­cio­nal pue­de par­ti­ci­par, el re­to ha si­do en­con­trar pro­vee­do­res que cum­plan en tér­mi­nos de can­ti­dad, ca­li­dad y tiem­pos de en­tre­ga. Una mul­ti­na­cio­nal di­fí­cil­men­te cam­bia­rá de pro­vee­do­res si no tie­ne la Q]\’O\hO RS _cS SaO aWb­cOQWÚ\ \] OTSQ­bO`¥ aca ^`]QSa]a

Con ba­se en lo an­te­rior, ¿qué al­ter­na­ti­vas o po­si­bi­li­da­des exis­ten pa­ra desa­rro­llar una pro­vee­du­ría na­cio­nal? 1. Ha­cer un es­fuer­zo con­jun­to en­tre la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, los pro­vee­do­res y los go­bier­nos fe­de­ra­les y Sa­bO­bOZSa ^O`O WRS\bW’QO` RS [O\S`O ^`SQWaO ZOa ¥`SOa ] sec­to­res en don­de exis­ten opor­tu­ni­da­des de in­cor­po­rar la pro­vee­du­ría na­cio­nal. 2. C\O dSh WRS\bW’QOR]a SZ aWU­cWS\bS ^Oa] Sa Q`SO` Sa que­mas de tra­ba­jo coor­di­na­do o in­te­gra­do, por me­dio de los cua­les los di­ver­sos pro­vee­do­res, so­bre to­do los me­dia­nos y pe­que­ños, pue­dan tra­ba­jar de ma­ne­ra co­nXc\bO ^O`O OZQO\hO` \WdSZSa RS ^`]RcQQWÚ\ ac’QWS\bSa con la ca­pa­ci­dad re­que­ri­da por la in­dus­tria. 3. Es­te tra­ba­jo de­be ser por es­que­mas coope­ra­ti­vos en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes, la aca­de­mia y el go­bierno, en el que se pro­por­cio­ne asis­ten­cia téc­ni­ca, ca­pa­ci­ta­ción RS ^S`a]\OZ g `SQc`a]a SQ]\Ú[WQ]a [SRWO\bS ’\O\QWO mien­tos a ta­sas atrac­ti­vas pa­ra la in­ver­sión. 4. Fi­nal­men­te, de­be ha­ber in­cen­ti­vos pa­ra las em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras que abran sus puer­tas a la pro­vee­du­ría na­cio­nal y pa­ra los pro­vee­do­res que lo­gren in­cor­po­rar­se en la ca­de­na de su­mi­nis­tro. Es­tas com­pa­ñías tie­nen com­pro­mi­sos im­por­tan­tes de en­tre­ga de pro­duc­tos y de cum­pli­mien­to de obli­ga­cio­nes y ga­ran­tías. La aper­tu­ra ha­cia el con­su­mo de bie­nes na­cio­na­les de­be re­sul­tar­les atrac­ti­va en la me­di­da en que pue­dan sus­ti­tuir pro­vee­du­ría del ex­tran­je­ro y se­guir man­te­nien­do sus es­tán­da­res de ca­li­dad y de en­tre­ga.

Es­tos in­cen­ti­vos de­ben ge­ne­rar­se con ba­se en es_­cS[Oa UO\O` UO\O` >]` SXS[^Z] Q]\T]`[S aS W\Q`S men­ten los ni­ve­les de pro­vee­du­ría na­cio­nal en sus pro­duc­tos ter­mi­na­dos, po­drían te­ner ac­ce­so a in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos o a ta­sas re­du­ci­das de im­pues­tos.

Mé­xi­co tie­ne ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas muy im­por­tan­tes en el sec­tor de ma­nu­fac­tu­ra: por un la­do, cuen­ta con c\O aWb­cOQWÚ\ US]U`¥’QO Sfb`O]`RW\O`WO g ^]` SZ ]b`] tie­ne pre­sen­cia de em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras del más al­to ni­vel mun­dial. Se de­be apro­ve­char pa­ra tran­si­tar de un país que, bá­si­ca­men­te, apor­ta mano de obra a las com­pa­ñías, a uno en don­de se com­ple­men­ten los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos con in­su­mos de ori­gen na­cio­nal. Hay que ver a la in­ver­sión ex­tran­je­ra co­mo una alia­da en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de las di­ver­sas re­gio­nes en las que se lle­va a ca­bo. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.