Ha­cia una ver­da­de­ra Re­for­ma Edu­ca­ti­va

Manufactura - - EDITORIAL -

En las se­ma­nas re­cien­tes Mé­xi­co ha si­do tes­ti­go de có­mo la lu­cha por el con­trol po­lí­ti­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo de la edu­ca­ción bá­si­ca en el país ex­hi­be la evi­den­cia de dé­ca­das de co­rrup­ción sin­di­cal, co­bi­ja­da por la com­pla­cen­cia de los go­bier­nos fe­de­ra­les y es­ta­ta­les. Sin em­bar­go, la Re­for­ma Edu­ca­ti­va, cu­ya ini­cia­ti­va de ley sa­lió de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción (no de la SEP) en 2012, y que fue apro­ba­da por el Con­gre­so en di­ciem­bre de 2015, es­tá en­fo­ca­da en re­cu­pe­rar la rec­to­ría del Es­ta­do en la edu­ca­ción bá­si­ca —por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y de con­trol po­lí­ti­co—, pe­ro, a pe­sar de que el tex­to de la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción ha­bla de ele­var la ca­li­dad de la edu­ca­ción me­dia y su­pe­rior, tie­ne po­co efec­to en la for­ma­ción de fu­tu­ros téc­ni­cos, pro­fe­sio­na­les e in­ge­nie­ros con una vi­sión trans­for­ma­do­ra.

A tra­vés del in­for­me es­pe­cial de In­ge­nie­rías que Ma­nu­fac­tu­ra le en­tre­ga en es­ta edi­ción, que in­clu­ye más de 400 en­cues­tas a com­pa­ñías ma­nu­fac­tu­re­ras, he­mos cons­ta­ta­do que las uni­ver­si­da­des si­guen sin do­tar a sus egresados de las ha­bi­li­da­des que re­quie­ren las em­pre­sas. Pe­se a que la for­ma­ción teó­ri­ca es só­li­da, las cua­li­da­des de SXSQ­cQWÚ\ VOPWZWRORSa S\ [O\SX] RS bSQ\]Z]UØO ] WRW][Oa Sa RS’QWS\ te, da­do que la aca­de­mia tie­ne po­ca vin­cu­la­ción con las em­pre­sas.

Hoy el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro apor­ta 17% del PIB al país, y se es­pe­ra que, en­tre 2017 y 2018, Mé­xi­co re­ci­ba más de 40,000 mi­llo­nes de dó­la­res en IED. Bue­na par­te de esa in­ver­sión irá a pa­rar a las plan­tas de pro­duc­ción de com­pa­ñías que ven opor­tu­ni­da­des en sec­to­res de al­to cre­ci­mien­to co­mo el au­to­mo­triz, el ener­gé­ti­co y la ae­ro­náu­ti­ca, pe­ro la ma­la no­ti­cia es que la ‘opor­tu­ni­dad’ es la de cu­brir la de­man­da cre­cien­te de Es­ta­dos Uni­dos o el con­su­mo por el au­ge de la cla­se me­dia de Mé­xi­co y Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro, so­bre to­do, por la ven­ta­ja de aba­ra­tar cos­tos tan­to en la [O\] RS ]P`Oa Q][] ^]` ZO QS`QO\ØO US]U`¥’QO Q]\ Sab]a [S`QOR]a <] aS b`ObO RS W\dS`aWÚ\ que bus­ca el va­lor agre­ga­do, sino pro­ce­sos de en­sam­ble o trans­for­ma­ción, que, en ge­ne­ral, no im­pli­can que el país sea un mer­ca­do don­de los in­ge­nie­ros creen di­se­ño ni tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas, co­mo sí lo ha­cen hoy otros paí­ses que pa­sa­ron por ver­da­de­ras re­vo­lu­cio­nes edu­ca­ti­vas. Mé­xi­co no va ha­cia allá, al me­nos no con es­ta re­for­ma.

Ba­jo el ac­tual es­que­ma edu­ca­ti­vo pa­ra los ni­ve­les me­dio y su­pe­rior Mé­xi­co no des­pun­ta­rá a es­ca­la glo­bal, ni po­drá pa­sar al ‘si­guien­te ni­vel’ en el cre­ci­mien­to de su in­dus­tria, co­mo ya lo han he­cho India, Chi­na o Co­rea. Por aho­ra, a fal­ta de una ver­da­de­ra re­for­ma edu­ca­ti­va que cam­bie de fon­do los mo­de­los y pla­nes edu­ca­ti­vos, Mé­xi­co in­ten­ta­rá ins­tau­rar, de nue­vo, el mo­de­lo de edu­ca­ción dual que Alemania lle­va prac­ti­can­do des­de los años se­sen­ta.

Por el bien del país, es­pe­re­mos que los acuer­dos de coo­pe­ra­ción ger­mano-me­xi­ca­nos pa­ra la for­ma­ción de in­ge­nie­ros lo­gre que la se­mi­lla, es­ta vez, sí pue­da ger­mi­nar. – Los Edi­to­res

“Ba­jo el ac­tual es­que­ma edu­ca­ti­vo Mé­xi­co no des­pun­ta­rá a es­ca­la glo­bal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.