IN­TER­NET DE TO­DAS LAS CO­SAS

Manufactura - - CONTENTS - *So­cio Res­pon­sa­ble de In­no­va­ción y Ma­nu­fac­tu­ra en Con­sul­to­ría de De­loit­te en Mé­xi­co. Por Bruno Juanes

Las má­qui­nas lo ha­rán por no­so­tros.

El in­ter­net de las co­sas (IoT, por sus si­glas en in­glés) ha muer­to. Lo hi­zo rá­pi­da­men­te tras una vi­da lle­na de pro­me­sas, in­cer­ti­dum­bres y —qui­zá— me­nos lo­gros y trans­for­ma­cio­nes de las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ró. Aun así, dio ci­mien­tos a un nue­vo mer­ca­do de opor­tu­ni­da­des con un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial.

Hoy en día ca­si ca­da ob­je­to fí­si­co que dis­pon­ga de un bo­tón de apa­ga­do/ en­cen­di­do (y has­ta al­gu­nas co­sas que no dis­pon­gan de él) pro­ba­ble­men­te es­té co­nec­ta­do a in­ter­net, cer­ti­fi­can­do la de­fun­ción del in­ter­net de las co­sas. To­do lo que exis­ta, sim­ple­men­te se­rá in­ter­net. Ya no ha­bla­re­mos de IoT sino de IoE (in­ter­net of everyt­hing o in­ter­net de to­das las co­sas).

No es una tec­no­lo­gía del fu­tu­ro, ya es­tá en­tre no­so­tros y los ma­nu­fac­tu­re­ros es­tán en la en­cru­ci­ja­da en­tre fa­bri­car nue­vos pro­duc­tos in­te­li­gen­tes con co­nec­ti­vi­dad inalám­bri­ca de ori­gen o mo­di­fi­car su por­ta­fo­lio ac­tual al aña­dir sen­so­res o de­ter­mi­na­da in­te­li­gen­cia.

Con­tra­rio al mer­ca­do de ce­lu­la­res o compu­tado­ras con unas cuan­tas com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas, el IoE tie­ne un eco­sis­te­ma de mi­les de ju­ga­do­res, des­de pro­vee­do­res de sen­so­res y chips has­ta pla­ta­for­mas, sis­te­mas de aná­li­sis de da­tos y cog­ni­ti­vos, pro­vee­do­res de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial… et­cé­te­ra. To­dos par­ti­ci­pan­do jun­tos pa­ra con­so­li­dar es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma que re­ba­sa una me­ra tec­no­lo­gía.

Cuan­do pen­se­mos en IoE, nos ‘cho­ca­rá’ la can­ti­dad ili­mi­ta­da de apli­ca­cio­nes y la mag­ni­tud de cam­bios que aca­rrea­rá. Por ejem­plo, en un mun­do de vehícu­los co­nec­ta­dos y au­tó­no­mos, no ten­drán sen­ti­do los se­má­fo­ros ni las se­ña­les de trá­fi­co; no ha­brá ne­ce­si­dad de in­ter­pre­tar y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Las má­qui­nas lo ha­rán por no­so­tros.

Cuan­do to­do sea in­ter­net, nues­tros ac­ti­vos pro­duc­ti­vos se­rán par­te de un sis­te­ma in­te­gra­do que co­mu­ni­ca­rá en tiem­po real a los ju­ga­do­res im­pli­ca­dos en nues­tro pro­ce­so de pro­duc­ción y en la ca­de­na lo­gís­ti­ca. Nues­tras má­qui­nas se co­mu­ni­ca­rán con man­te­ni­mien­to y con los pro­vee­do­res (in­ter­nos o ex­ter­nos) pa­ra so­li­ci­tar ali­men­ta­ción; la pla­nea­ción de la fa­bri­ca­ción y del trans­por­te se rea­li­za­rá en au­to­má­ti­co; el con­trol de ca­li­dad no re­que­ri­rá in­ter­ven­ción hu­ma­na y to­do se rea­li­za­rá a un cos­to mu­cho me­nor y con me­jo­res pro­duc­ti­vi­da­des… ¿el fu­tu­ro? En ab­so­lu­to. Pre­sen­te y real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.