PRO­DUC­CIÓN GLO­BAL CON PY­MES

LA FIR­MA TEJE RE­DES DE PRO­VEE­DU­RÍA DE PE­QUE­ÑAS EM­PRE­SAS CON LAS QUE ABAS­TE­CE A UNAS 100 PLAN­TAS EN TO­DO EL MUN­DO.

Manufactura - - CADENAS GLOBALES - POR IVET RO­DRÍ­GUEZ

Nemak, una em­pre­sa que sur­gió en 1979 co­mo una in­ver­sión con­jun­ta en­tre Al­fa, que ya era uno de los prin­ci­pa­les gru­pos in­dus­tria­les de Mé­xi­co, y la es­ta­dou­ni­den­se Ford, aho­ra es el se­gun­do pro­vee­dor de cabezas de alu­mi­nio a ni­vel glo­bal. Una ta­rea na­da sen­ci­lla.

Las ar­ma­do­ras ge­ne­ral­men­te al­can­zan gran­des vo­lú­me­nes en sus plan­tas —la de Volks­wa­gen en Pue­bla, por ejem­plo, pro­du­ce más de 400,000 vehícu­los al año— pa­ra te­ner a va­rios pro­vee­do­res al­re­de­dor de ellas. Pe­ro no ocu­rre lo mis­mo con un Tier 1, que se abas­te­ce de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, la ma­yo­ría sin la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra sos­te­ner una ope­ra­ción glo­bal.

“Los pro­vee­do­res de pri­mer ni­vel sue­len ser el es­la­bón en­tre las gran­des cor­po­ra­cio­nes au­to­mo­tri­ces y las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, que ge­ne­ral­men­te tie­nen ope­ra­cio­nes lo­ca­les”, di­ce Al­fon­so Pe­ña, sub­di­rec­tor de De­sa­rro­llo Ins­ti­tu­cio­nal del Clús­ter Au­to­mo­triz de Nue­vo León, al que per­te­ne­ce Nemak.

Es­to obli­gó a la em­pre­sa a crear re­des de pro­vee­du­ría en to­dos los paí­ses en los que se en­cuen­tra, lo que au­men­tó la com­ple­ji­dad de su ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal fren­te a la de com­pa­ñías de otros sec­to­res.

La sub­si­dia­ria de Gru­po Al­fa ope­ra en 15 paí­ses, des­de don­de abas­te­ce a cer­ca de cien plan­tas ar­ma­do­ras per­te­ne­cien­tes a los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les del mun­do, co­mo Au­di, BMW, Daim­ler, Ford, Opel, Re­nault y Vol­vo.

El día a día de un Tier 1, co­mo Nemak, es pro­du­cir a es­ca­la glo­bal, pe­ro con re­des de pro­vee­du­ría lo­cal. A lo lar­go de es­te tiem­po, la fir­ma me­xi­ca­na ha fa­bri­ca­do com­po­nen­tes pa­ra trans­mi­sio­nes y mo­to­res ha­cia 1,200 pla­ta­for­mas dis­tin­tas.

Ha­cer­lo de for­ma efi­cien­te ha si­do el ma­yor re­to pa­ra lo­grar en­tre­gas a tiem­po y po­der ofre­cer cos­tos com­pe­ti­ti­vos a sus clien­tes.

“Así co­mo nues­tros clien­tes nos exi­gen pre­cios com­pe­ti­ti­vos, ca­li­dad y tiem­pos de en­tre­ga, no­so­tros tam­bién es­ta­mos bus­can­do, a tra­vés de nues­tra área de com­pras, el de­sa­rro­llo de pro­vee­do­res que es­tén a la al­tu­ra”, di­ce Ar­man­do Ta­mez, CEO de Nemak.

MI­RA­DA GLO­BAL

Nemak ace­le­ró su glo­ba­li­za­ción ha­ce 20 años. En­tre 2000 y 2012 ad­qui­rió al me­nos seis em­pre­sas com­pe­ti­do­ras. En el año 2000, por ejem­plo, le com­pró dos plan­tas a Ford —una de cabezas de mo­tor y otra de mo­no­blocks— ubi­ca­das en Wind­sor, Ca­na­dá.

En es­te lap­so, tam­bién se hi­zo con las 10 plan­tas de su com­pe­ti­dor, TK Alu­mi­ni­um, dis­tri­bui­das en Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Chi­na, Po­lo­nia y Ar­gen­ti­na, y que le per­mi­tie­ron in­cor­po­rar a su car­te­ra de clien­tes a au­to­mo­tri­ces asiá­ti­cas, co­mo Nis­san y Hyun­dai, y a pro­duc­to­res eu­ro­peos, co­mo Fiat y Ci­troën.

Ade­más, en­tre las úl­ti­mas in­ver­sio­nes he­chas por la me­xi­ca­na des­ta­can las de una nue­va plan­ta en Ru­sia y otra en Es­lo­va­quia, cu­ya inau­gu­ra­ción es­tá pre­vis­ta pa­ra es­te año.

Ac­tual­men­te, Nemak ope­ra 35 plan­tas. Su re­to es ha­cer­las ren­ta­bles. “Si que­re­mos man­te­ner­nos co­mo un pro­vee­dor de lar­go pla­zo te­ne­mos que ofre­cer pre­cios com­pe­ti­ti­vos”, di­ce Ta­mez.

Las au­to­mo­tri­ces pac­tan ‘des­cuen­tos’ con sus pro­vee­do­res, y la ca­pa­ci­dad de los Tier 1 pa­ra lo­grar es­tas ba­ja­das de pre­cios de­pen­de de su ca­pa­ci­dad pa­ra ali­near a sus pro­vee­do­res, co­men­ta Ve­ró­ni­ca Oren­dain, di­rec­to­ra ge­ne­ral de in­dus­trias pe­sa­das y de al­ta tec­no­lo­gía de la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía.

No es una la­bor fá­cil. Pa­ra los pro­vee­do­res ni­vel 2 y 3, es­te pro­ce­so sue­le ser com­pli­ca­do, pues­to que hay com­pe­ten­cias que re­quie­ren in­ver­sión en tec­no­lo­gía, cer­ti­fi­ca­cio­nes y has­ta cam­bios en la cul­tu­ra de tra­ba­jo. “Les pue­de to­mar dos o tres años in­ser­tar­se a la ca­de­na de un Tier 1, mien­tras se rea­li­za la va­li­da­ción de la plan­ta o las co­ti­za­cio­nes de las pie­zas”, di­ce Pe­ña.

La ma­ne­ra más efi­cien­te de ali­near a los pro­vee­do­res de se­gun­do y ter­cer ni­vel a una ope­ra­ción glo­bal, se­gún los ex­per­tos con­sul­ta­dos, es crear pro­gra­mas pa­ra el de-

sa­rro­llo en­fo­ca­dos en trans­fe­rir­les me­jo­res prác­ti­cas a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. Tal co­mo lo ha­cen las ar­ma­do­ras con sus Tier 1, que es­tán em­pe­zan­do a fun­cio­nar co­mo em­pre­sas an­cla, di­ce Fa­bio Fa­gun­des, je­fe de la di­vi­sión de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros de la Cor­po­ra­ción In­te­ra­me­ri­ca­na de In­ver­sio­nes (CII). Nemak, por ejem­plo, lo­gró un fi­nan­cia­mien­to de 40 mi­llo­nes de dó­la­res por par­te de la CII, el bra­zo fi­nan­cie­ro del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo, pa­ra ali­near a sus pro­vee­do­res.

La com­pa­ñía me­xi­ca­na desa­rro­lló un Có­di­go Glo­bal de Sos­te­ni­bi­li­dad pa­ra Pro­vee­do­res, con el que les pi­de ha­cer una au­to­eva­lua­ción pa­ra iden­ti­fi­car sus for­ta­le­zas y áreas de me­jo­ra. Lue­go acuer­da una vi­si­ta pa­ra re­vi­sar, jun­to con el pro­vee­dor, el re­sul­ta­do de la au­to­eva­lua­ción. Y una vez iden­ti­fi­ca­das las opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra, el pro­vee­dor desa­rro­lla un plan de ac­ción pa­ra re­for­zar los pun­tos iden­ti­fi­ca­dos.

La in­for­ma­ción que se re­co­pi­la de es­ta au­to­eva­lua­ción in­clu­ye el aná­li­sis del cum­pli­mien­to con la le­gis­la­ción lo­cal en re­la­ción con te­mas am­bien­ta­les, so­cia­les, de sa­lud, se­gu­ri­dad y la­bo­ra­les, en­tre otros.

Co­mo re­sul­ta­do del aná­li­sis de es­ta au­to­eva­lua­ción de los pro­vee­do­res, Nemak otor­ga una ca­te­go­ría de A,B, C o D. Si la ca­li­fi­ca­ción es C, de­pen­dien­do en qué con­sis­ten los pro­ble­mas que iden­ti­fi­có, el pro­vee­dor que­da ba­jo ob­ser­va­ción y tie­ne un tiem­po pa­ra re­sol­ver­los. Los su­mi­nis­tra­do­res con Co D que­dan su­je­tos a re­ci­bir apo­yo téc­ni­co has­ta ob­te­ner una ca­te­go­ría A o B.

To­da es­ta in­for­ma­ción es vi­si­ble pa­ra el BID y eso per­mi­te a los pro­vee­do­res 2 y 3 ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to se­gún sus ne­ce­si­da­des de cre­ci­mien­to, di­ce Fa­gun­des.

Gra­cias a es­ta efi­cien­cia en su ca­de­na de su­mi­nis­tro, Nemak ha cre­ci­do 20% anual en los úl­ti­mos sie­te años. En 2016, la em­pre­sa ce­rró sie­te con­tra­tos que re­pre­sen­tan ven­tas por 200 mdd pa­ra los si­guien­tes tres años.

Gra­cias a es­ta ges­tión en su sis­te­ma de pro­vee­du­ría, la em­pre­sa ha me­jo­ra­do. “Ya so­mos el pro­vee­dor pre­fe­ri­do de mu­chos clien­tes”, se­ña­la Ta­mez.

“ASÍ CO­MO nues­tros clien­tes nos exi­gen ca­li­dad, no­so­tros tam­bién bus­ca­mos el de­sa­rro­llo de pro­vee­do­res que es­tén a la al­tu­ra” - Ar­man­do Ta­mez, CEO de Nemak

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.