EL RE­TO DE LA IN­NO­VA­CIÓN LA SUBSIDIARA DE GRU­PO PROEZA SU­MA A CLIEN­TES Y PRO­VEE­DO­RES A SU ES­QUE­MA DE IN­GE­NIE­RÍA CO­LA­BO­RA­TI­VA.

Manufactura - - CADENAS GLOBALES - POR IVET RO­DRÍ­GUEZ

M etal­sa tie­ne pre­sen­cia en 13 paí­ses de cin­co con­ti­nen­tes: en Amé­ri­ca, ope­ra en Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na y Bra­sil. En to­dos ellos tie­ne plan­tas de ma­nu­fac­tu­ra pa­ra au­tos co­mer­cia­les o vehícu­los li­ge­ros. En Eu­ro­pa, es­tá en Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña y Tur­quía, don­de —a ex­cep­ción de es­te úl­ti­mo— cuen­ta con ope­ra­cio­nes. En Asia tie­ne pre­sen­cia en Tur­quía, In­dia, Chi­na, Ja­pón y Tai­lan­dia. Ade­más es­tá en Su­dá­fri­ca y Aus­tra­lia.

Subsidiara de Gru­po Proeza, se es­pe­cia­li­za en fa­bri­car en­sam­bles es­truc­tu­ra­les me­tá­li­cos pa­ra el sec­tor au­to­mo­triz y es una de las fir­mas na­cio­na­les con una ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal des­ta­ca­da.

¿Có­mo es­ta em­pre­sa, en sus ini­cios de­di­ca­da a pro­du­cir ma­te­ria­les de cons­truc­ción, se con­vir­tió en pro­vee­dor au­to­mo­triz glo­bal? La res­pues­ta: con ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, cer­ti­fi­ca­cio­nes y sis­te­mas de ca­li­dad. Pe­ro so­bre to­do, se­gún des­ta­ca Metalsa, con in­no­va­ción.

“Pue­des ser el me­jor pro­du­cien­do un com­po­nen­te, pe­ro si no eres ca­paz de en­ten­der ha­cia dón­de va la in­dus­tria en la que es­tás, inevi­ta­ble­men­te que­bra­rás al­gún día”, co­men­ta Leo­pol­do Ce­di­llo, director ge­ne­ral de Metalsa.

Ade­más de efi­cien­cia pro­duc­ti­va, uno de los re­qui­si­tos que bus­can las ar­ma­do­ras en sus Tier 1 es que ten­gan ca­pa­ci­dad in­ven­ti­va y tec­no­ló­gi­ca. “De en­tra­da de­ben te­ner ofi­ci­na co­mer­cial cer­ca de nues­tros cen­tros de di­se­ño e in­ge­nie­ría, es de­cir, en Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos”, ex­pli­ca Ale­xan­der W. Wehr, director de BMW Group en Mé­xi­co, uno de los clien­tes de la fir­ma me­xi­ca­na.

Las ar­ma­do­ras ge­ne­ral­men­te tra­ba­jan con pla­ta­for­mas glo­ba­les: ha­cen un bos­que­jo o di­se­ño ge­né­ri­co de lo que ne­ce­si­ta pa­ra ope­rar y lo en­vía a pro­vee­do­res Tier 1, que sue­len ser em­pre­sas glo­ba­les con ca­pa­ci­dad de sur­tir a las ar­ma­do­ras. Ade­más, son com­pa­ñías que vi­sua­li­zan lo que vie­ne y que cons­tan­te­men­te ofre­cen so­lu­cio­nes, por ejem­plo, ideas pa­ra re­du­cir el pe­so en los au­tos, di­ce Wehr.

Ma­nu­fac­tu­ras Me­tá­li­cas Mon­te­rrey —hoy Metalsa— ini­ció en 1956 con una plan­ta en Mon­te­rrey don­de fa­bri­ca­ba ma­te­ria­les pa­ra cons­truc­ción. Su mi­gra­ción in­dus­trial ini­ció a fi­nes de los se­sen­ta con la fa­bri­ca­ción de cha­si­ses pa­ra pic­kups. Aho­ra fa­bri­ca com­po­nen­tes —cha­si­ses, tan­ques de ga­so­li­na, sis­te­mas de bi­sa­gras— que desa­rro­lla en ocho cen­tros téc­ni­cos y de in­ge­nie­ría en Ale­ma­nia, In­dia, Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos, Ar­gen­ti­na, Aus­tra­lia, Bra­sil y Mé­xi­co. En el res­to de paí­ses en los que tie­ne pre­sen­cia, lo ha­ce a tra­vés de ofi­ci­nas co­mer­cia­les.

UN PRO­CE­SO CO­LA­BO­RA­TI­VO

Ideal­men­te, el de­sa­rro­llo de com­po­nen­tes de­be­ría pro­ve­nir tan­to de ar­ma­do­ras co­mo de pro­vee­do­res. No obs­tan­te, es­tas ac­ti­vi­da­des vie­nen de la ar­ma­do­ra o del Tier 1. Los pro­vee­do­res de se­gun­do y ter­cer ni­vel sue­len es­tar in­mer­sos en el día a día de la pro­duc­ción, pe­ro po­cos in­vier­ten en investigación y de­sa­rro­llo.

Es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que los pro­vee­do­res de se­gun­do y de ter­cer ni­vel par­ti­ci­pen proac­ti­va­men­te en el de­sa­rro­llo de los pro­duc­tos, con los equi­pos de in­ge­nie­ría de los Tier 1. Ha­cer­lo no es sen­ci­llo. La in­ver­sión pa­ra mon­tar un cen­tro de in­no­va­ción as­cien­de a va­rios mi­llo­nes de pe­sos. Y lue­go, pa­ra man­te­ner la ac­ti­vi­dad in­ven­ti­va, la em­pre­sa de­be des­ti­nar a la in­no­va­ción un mí­ni­mo de 3% del to­tal de sus ven­tas anua­les, di­ce Al­fon­so Pe­ña, coor­di­na­dor de De­sa­rro­llo Ins­ti­tu­cio­nal del Clús­ter Au­to­mo­triz de Nue­vo León, al que per­te­ne­ce Metalsa.

Pe­ro es­ta si­tua­ción em­pie­za a des­di­bu­jar­se gra­cias a la in­ge­nie­ría co­la­bo­ra­ti­va. No ne­ce­sa­ria­men­te de­bes te­ner un cen­tro fí­si­co, hay tec­no­lo­gía pa­ra que las py­mes par­ti­ci­pen en pro­ce­sos de in­no­va­ción de los Tier 1”, des­ta­ca Ar­ge­nis Bau­za, es­pe­cia­lis­ta en te­mas de ca­de­na de su­mi­nis­tro de KPMG.

Metalsa, por ejem­plo, uti­li­za Team­cen­ter, un soft­wa­re que sim­pli­fi­ca las ope­ra­cio­nes du­ran­te to­do el ci­clo de vi­da del pro­duc­to, des­de la pla­ni­fi­ca­ción y el de­sa­rro­llo has­ta la fa­bri­ca­ción. A tra­vés de es­te PLM, la em­pre­sa in­ter­cam­bia in­for­ma­ción so­bre el de­sa­rro­llo de pro­duc­tos, in­clui­dos los re­qui­si­tos de di­se­ño y pro­duc­ción, con sus clien­tes y pro­vee­do­res.

Es­ta co­la­bo­ra­ción ayu­da­rá a desa­rro­llar com­po­nen­tes se­gún las ten­den­cias. “Aho­ri­ta ten­go con­tra­tos por va­rios años. Pe­ro no me pue­do que­dar ahí. De­bo pen­sar cuál va ser la es­truc­tu­ra pa­ra la si­guien­te ge­ne­ra­ción de vehícu­los. Lo ideal se­ría que mis pro­vee­do­res es­tu­vie­ran en lí­nea”, di­ce Ce­di­llo.

El tiem­po de vi­da de una em­pre­sa es ca­da vez más cor­to: ha­ce cin­co dé­ca­das era de 60 años, aho­ra es de 10 y en un par de años se­rá de cin­co. Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que la su­per­vi­ven­cia de las com­pa­ñías de­pen­de­rá de su ca­pa­ci­dad pa­ra in­no­var y ade­lan­tar­se a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. Metalsa ya es­tá en ese ca­mino.

Vo­ca­ción in­dus­trial A más de 60 años de su fun­da­ción, Metalsa hoy fa­bri­ca cha­si­ses, tan­ques de ga­so­li­na, sis­te­mas de bi­sa­gras y es­tam­pa­dos de ca­rro­ce­ría, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.