EL PER­SO­NA­JE: EN­TRE­VIS­TA

Sus pro­pie­da­des lo per­fi­lan co­mo el ma­te­rial del fu­tu­ro en te­mas de ener­gía o sa­lud, pe­ro an­tes ne­ce­si­ta ba­jar sus pre­cios y ho­mo­lo­gar­se pa­ra que sea de uso po­pu­lar.

Manufactura - - SUMARIO - Por Ga­brie­la Chá­vez

In­tel va por los vehícu­los au­tó­no­mos.

En un áto­mo de gro­sor, el grafeno con­tie­ne pro­pie­da­des que lo ha­cen co­ro­nar­se co­mo el ma­te­rial del fu­tu­ro, con po­si­bi­li­da­des de apli­car­se en sec­to­res que van de la sa­lud a la ma­nu­fac­tu­ra gra­cias a su ca­pa­ci­dad de con­duc­ción, po­ca co­rro­sión y al­ta fle­xi­bi­li­dad, y has­ta 100 ve­ces más fuer­te que el ace­ro más re­sis­ten­te.

Sin em­bar­go, pa­ra que la sus­tan­cia com­pues­ta de car­bono pu­ro se po­pu­la­ri­ce en la in­dus­tria, es ne­ce­sa­rio que se re­duz­ca su pre­cio de pro­duc­ción —el cual ron­da los 300 dó­la­res por gra­mo, en com­pa­ra­ción con el pre­cio del ace­ro de al­re­de­dor de 400 dó­la­res por to­ne­la­da mé­tri­ca—, ade­más de ho­mo­lo­gar la ca­li­dad de los ma­te­ria­les gra­fé­ni­cos.

An­to­nio Mi­ra­mon­tes, co­fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral de la firma de ma­te­ria­les gra­fé­ni­cos en Mé­xi­co, Grap­he­ne­mex, ad­vier­te que una vez lo­gra­do es­to, el grafeno for­ma­rá par­te de la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas.

“En el mo­men­to en que po­da­mos rom­per los tres obs­tácu­los que tie­ne el grafeno hoy en día: el pre­cio, el vo­lu­men y la es­tan­da­ri­za­ción, el grafeno po­drá apli­car­se con ca­li­dad”, des­ta­ca en en­tre­vis­ta con Ma­nu­fac­tu­ra.

Aun­que aún es im­pre­ci­so dar una fe­cha pa­ra con­cre­tar­lo, al­gu­nos sec­to­res ya co­mien­zan a ex­pe­ri­men­tar con él y se es­pe­ra que se vuel­va pro­ta­go­nis­ta en los pró­xi­mos años. A con­ti­nua­ción, al­gu­nos ejem­plos:

AL­MA­CE­NA­MIEN­TO ENER­GÉ­TI­CO

Una de las apli­ca­cio­nes más desa­rro­lla­das de es­te ma­te­rial es en ba­te­rías y al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía. Aún en pro­to­ti­po, po­dría uti­li­zar­se en teléfonos in­te­li­gen­tes y au­tos elec­tró­ni­cos gra­cias a su li­ge­re­za y ca­pa­ci­dad de guar­dar me­nos el ca­lor, ade­más de ser po­co sus­cep­ti­ble a la co­rro­sión an­te el am­bien­te. Por aho­ra, el di­se­ña­dor Hen­rik Fis­ker es quien ha pro­ba­do su uso y apli­ca­ción es­pe­cial­men­te en au­tos eléc­tri­cos.

BIOMEDICINA

Pa­ra que el grafeno se pue­da usar de ma­ne­ra ma­si­va en el sec­tor

sa­lud se re­quie­re el avan­ce en su ho­mo­lo­ga­ción.

En­tre su uso más in­me­dia­to es­tá la ma­nu­fac­tu­ra de im­plan­tes elec­tró­ni­cos, ya que es po­si­ble ha­cer pie­zas de­ta­lla­das gra­cias a la con­duc­ti­vi­dad, fle­xi­bi­li­dad y li­ge­re­za del ma­te­rial.

El la­bo­ra­to­rio Gla­xo Smit­hK­li­ne plan­tea el uso de los im­plan­tes pa­ra di­se­mi­nar gra­dual­men­te los me­di­ca­men­tos den­tro del cuer­po o brin­dar te­ra­pias por im­pul­sos eléc­tri­cos.

DESALINIZACIÓN DE AGUA

La po­ca oxi­da­ción del ma­te­rial cuan­do es­tá ex­pues­to a la in­tem­pe­rie per­mi­te vi­sua­li­zar su uso en el tra­ta­mien­to de agua, so­bre to­do en la desalinización.

De acuer­do con la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter, el óxi­do de grafeno pue­de ser una op­ción via­ble pa­ra afron­tar la cri­sis por es­ca­sez de agua en el ám­bi­to glo­bal, al po­si­bi­li­tar el desa­rro­llo de pro­ce­sos de desalinización en paí­ses que no cuen­tan con la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra lle­var­lo a ca­bo.

Los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que, cuan­do el ma­te­rial se su­mer­ge en agua las mem­bra­nas del óxi­do de grafeno se hin­chan, per­mi­tien­do so­lo el pa­so de pe­que­ñas mo­lé­cu­las, por lo que sir­ve co­mo fil­tro.

PA­NE­LES SO­LA­RES

Su trans­pa­ren­cia y con­duc­ti­vi­dad tam­bién lo po­nen en el ra­dar de las ener­gías lim­pias. Es­tas pro­pie­da­des lo ha­cen ver co­mo al­ter­na­ti­va al si­li­cio en la fa­bri­ca­ción de cel­das fo­to­vol­tai­cas.

En los pró­xi­mos años se es­pe­ra que es­te ni­cho de­to­ne su uso en la ma­nu­fac­tu­ra; aun­que no en su for­ma pu­ra, sino en óxi­do de grafeno pa­ra re­co­lec­tar la ener­gía en el in­te­rior de las cel­das.

Por aho­ra, la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Delft en Paí­ses Ba­jos ya im­pri­mió tran­sis­to­res con grafeno, mez­cla­do con di­se­le­nio de tungs­teno y bo­ro ní­tri­co pa­ra apli­car­los en cel­das so­la­res.

300 dó­la­res es el pre­cio por gra­mo de grafeno, 100 dó­la­res me­nos res­pec­to a la to­ne­la­da mé­tri­ca de ace­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.