IN­GE­NIE­RÍA IN­VER­SA

El fa­bri­can­te de au­tos de­por­ti­vos, Pors­che, bus­ca en la di­gi­ta­li­za­ción una nue­va ex­pan­sión de su ne­go­cio.

Manufactura - - SUMARIO - Por Hu­go Do­mín­guez / En­via­do

El va­lor de una puer­ta blin­da­da.

Stutt­gart, Ale­ma­nia.- Pors­che, la in­sig­ne mar­ca de au­tos de­por­ti­vos, ha re­sis­ti­do la em­bes­ti­da de la au­to­ma­ti­za­ción. La plan­ta que ope­ra en es­ta ciu­dad aún vi­ve en el am­bien­te de la mano de obra fa­bril. Aquí, unos 4,000 obre­ros que la­bo­ran en el área de en­sam­ble no so­lo se han adap­ta­do a la era de las má­qui­nas y la di­gi­ta­li­za­ción, sino que lo han he­cho sin sa­cri­fi­car el la­do ar­te­sa­nal que siem­pre ha dis­tin­gui­do a los vehícu­los de la mar­ca.

Es­ta plan­ta, si­tua­da en Zuf­fen­hau­sen, Ale­ma­nia, ca­da día ve des­fi­lar 250 au­tos que sa­len a to­das par­tes del mun­do, y re­cien­te­men­te pro­du­jo la uni­dad nú­me­ro 1,000,000 de su mo­de­lo 911, un icó­ni­co de­por­ti­vo de dos puer­tas que vio la luz en 1963, y del que ven­dió 32,265 uni­da­des ape­nas el año pa­sa­do.

A di­fe­ren­cia de una au­to­mo­triz de al­to vo­lu­men, que pro­du­ce a ba­jo cos­to, Pors­che no ha in­ver­ti­do en nin­gu­na plan­ta fue­ra de Ale­ma­nia; se ha con­so­li­da­do en un mer­ca­do as­pi­ra­cio­nal, de lu­jo, que apues­ta por el con­cep­to ‘He­cho en Ale­ma­nia’, el cual la obli­ga a te­ner su sis­te­ma de pro­vee­du­ría de par­tes —más de 10,000 com­po­nen­tes en al­gu­nos de sus mo­de­los— a no más de 200 ki­ló­me­tros al­re­de­dor de la plan­ta. Es­te mo­de­lo de ma­nu­fac­tu­ra for­ma par­te de la ex­clu­si­vi­dad en los au­tos que ven­de.

Pe­ro aún en es­te am­bien­te clá­si­co, la em­pre­sa ha da­do un gui­ño a las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra en­ten­der si una mar­ca de su ti­po tam­bién de­be adap­tar­se a ellas. “Bus­ca­mos la for­ma de uti­li­zar las tec­no­lo­gías den­tro y fue­ra del au­to­mó­vil pa­ra en­tu­sias­mar a nues­tros clien­tes, ha­cer el pro­duc­to más in­tere­san­te y, por úl­ti­mo, ge­ne­rar nue­vas fuen­tes de in­gre­sos”, co­men­ta Thi­lo Kos­lows­ki, CEO de Pors­che Di­gi­tal, una fi­lial que la firma ale­ma­na creó a me­dia­dos del año pa­sa­do pa­ra ex­pe­ri­men­tar en es­te cam­po.

La com­pa­ñía eli­gió a Thi­lo pa­ra pro­bar y lan­zar es­tas ini­cia­ti­vas tec­no­ló­gi­cas por­que de acuer­do con su per­fil en Lin­ke­dIn, Kos­lows­ki tra­ba­jó 16 años pa­ra Gart­ner, una con­sul­to­ra es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cia­li­za­da en Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción, co­mo es­pe­cia­lis­ta en te­mas de mo­vi­li­dad in­te­li­gen­te e in­dus­tria au­to­mo­triz.

Aho­ra bus­ca apli­car ese co­no­ci­mien­to pa­ra crear nue­vas ex­pe­rien­cias de ma­ne­jo. “Se tra­ta de ha­cer nues­tro pro­duc­to más in­tere­san­te, for­ta­le­cer­lo, per­mi­tir a los con­su­mi­do­res te­ner me­jo­res ex­pe­rien­cias, tan­to den­tro co­mo fue­ra del vehícu­lo, y pen­sar en nue­vas opor­tu­ni­da­des de ser­vi­cio. Que­re­mos ofrecer la

pro­pues­ta de va­lor de un es­ti­lo de vi­da di­gi­tal”, se­ña­la Kos­lows­ki.

Man­tie­ne la esen­cia

No es un se­cre­to que las em­pre­sas ar­ma­do­ras de au­tos han ex­pan­di­do sus ho­ri­zon­tes de ne­go­cio ha­cia la co­nec­ti­vi­dad y los sis­te­mas in­te­li­gen­tes de trans­por­te. Pe­ro no son los úni­cos, y aho­ra han te­ni­do que acep­tar que sus com­pe­ti­do­res en el me­diano pla­zo se­rán em­pre­sas muy dis­tin­tas, co­mo Goo­gle e In­tel, por ci­tar a al­gu­nas fir­mas tec­no­ló­gi­cas que han he­cho avan­ces y ex­pe­ri­men­tan con los vehícu­los au­tó­no­mos.

Pors­che, una mar­ca de au­tos de­por­ti­vos, con un ni­cho pe­que­ño —en Mé­xi­co ven­dió el año pa­sa­do 1,499 vehícu­los, de 12,120 vehícu­los de es­te seg­men­to que co­lo­ca­ron en­tre to­das las mar­cas; pe­ro que re­pre­sen­ta ape­nas 0.75% del mer­ca­do de au­tos li­ge­ros, se­gún la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Dis­tri­bui­do­res de Au­to­mo­to­res— tam­bién ex­plo­ra­rá esos ho­ri­zon­tes de ne­go­cio. En ma­yo de 2016 abrió una ofi­ci­na en Si­li­con Va­lley, uno de los ma­yo­res cen­tros tec­no­ló­gi­cos, don­de Kos­lows­ki ha pa­sa­do 20 años de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

“He tra­ba­ja­do con em­pre­sas au­to­mo­tri­ces, de tec­no­lo­gía,

star­tups, y que­re­mos em­plear to­do ese eco­sis­te­ma pa­ra idear nue­vas tec­no­lo­gías que pue­dan ser im­ple­men­ta­das den­tro del vehícu­lo y que tam­bién nos per­mi­tan en­tre­gar esa pro­pues­ta de va­lor del es­ti­lo de vi­da di­gi­tal”, agre­ga el di­rec­ti­vo.

La firma no ha da­do ma­yo­res de­ta­lles so­bre las po­si­bi­li­da­des que quie­re ex­plo­rar, pe­ro sa­be que en­fren­ta los mis­mos re­tos de se­gu­ri­dad di­gi­tal e in­fra­es­truc­tu­ra que las otras em­pre­sas au­to­mo­tri­ces que han in­cur­sio­na­do en es­tos te­rre­nos.

Pe­ro, a di­fe­ren­cia de otras com­pa­ñías que han re­co­no­ci­do en es­ta dis­rup­ción un cam­bio en su mo­de­lo de ne­go­cio, Pors­che cree que se­gui­rá fiel a su en­fo­que. “No con­si­de­ro que [nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio] es­té cam­bian­do, sino que lo es­ta­mos ex­pan­dien­do. Se­gui­mos crean­do los au­to­mó­vi­les más in­tere­san­tes y eso no cam­bia­rá; lo que aho­ra ha­ce­mos es ver có­mo uti­li­zar la tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar­los”.

Y va más allá: “Sea­mos ho­nes­tos, no com­pras un Pors­che por mo­ti­vos ra­cio­na­les, sino emo­cio­na­les, to­dos nues­tros au­tos siem­pre ten­drán un vo­lan­te al fren­te, y no cons­trui­re­mos au­to­rro­bots co­mo otras com­pa­ñías; eso va en con­tra de nues­tra pro­pues­ta de va­lor”.

“No ar­ma­re­mos au­to­rro­bots; eso va en con­tra de nues­tra pro­pues­ta de va­lor”.

Pors­che pro­du­ce un au­to­mó­vil ca­da 3 mi­nu­tos y 4 se­gun­dos en su plan­ta de Stutt­gart, en so­lo dos tur­nos.

Pe­se a sus avan­ces en di­gi­ta­li­za­ción, es­ta plan­ta aún em­plea a 4,000 per­so­nas en el área pro­duc­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.