El Rolls-Roy­ce de la sus­ten­ta­bi­li­dad

El es­tán­dar Crad­le to Crad­le se ba­sa en la economía cir­cu­lar y ga­ran­ti­za to­do un ci­clo sus­ten­ta­ble en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

Manufactura - - CLUSTER - Por Jo­sé Már­quez

La cer­ti­fi­ca­ción es­tá ba­sa­da en la economía cir­cu­lar, que bus­ca aca­bar con la se­cuen­cia ‘ex­trac­ción-fa­bri­ca­ción-uti­li­za­ción-eli­mi­na­ción’ por una en la que los ma­te­ria­les pue­den te­ner un nue­vo uso in­dus­trial o re­gre­sar al ci­clo na­tu­ral sin cau­sar da­ños al me­dio am­bien­te.

El in­te­rés por los pro­duc­tos sus­ten­ta­bles no es nue­vo, aun­que se ha for­ta­le­ci­do en­tre las ge­ne­ra­cio­nes na­ci­das des­de fi­na­les de la dé­ca­da de 1970 y, par­ti­cu­lar­men­te, los mi­llen­nials. Mu­chas em­pre­sas de­tec­ta­ron a tiem­po es­te in­te­rés y co­men­za­ron a adap­tar sus pro­duc­tos pa­ra que re­sul­ta­ran más atrac­ti­vos pa­ra es­te ti­po de con­su­mi­do­res. Las cer­ti­fi­ca­cio­nes de sus­ten­ta­bi­li­dad han si­do una he­rra­mien­ta muy útil pa­ra ello.

El in­te­rés no es gra­tui­to, es­te con­su­mi­dor es­tá dis­pues­to a pa­gar has­ta 20% más, con tal de te­ner la tran­qui­li­dad de que lo que es­tá con­su­mien­do es ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, ex­pli­ca Mar­ga­ret Whit­ta­ker, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la con­sul­to­ra Tox Ser­vi­ces, ubi­ca­da en Washington.

Es­te in­cen­ti­vo ha he­cho sur­gir de­ce­nas de cer­ti­fi­ca­cio­nes de sus­ten­ta­bi­li­dad en to­do el mun­do, con al­can­ces va­ria­dos. La ma­yo­ría es­tá de­li­mi­ta­da geo­grá­fi­ca­men­te o por ti­po de pro­duc­to o ser­vi­cio, co­mo el se­llo fran­cés AB (Agri­cul­tu­re Bio­lo­gi­que) o 4C, que se en­fo­ca en los pro­duc­tos ca­fe­te­ros. Hay otros de ma­yor al­can­ce, co­mo Clea­ner and Gree­ner Cer­ti­fi­ca­tion, que pro­mue­ve la dis­mi­nu­ción de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Y es­tá Crad­le to Crad­le que, en opi­nión de Whit­ta­ker, es una de las más am­plias.

“Yo le lla­mo el Rolls-Roy­ce de las cer­ti­fi­ca­cio­nes de sus­ten­ta­bi­li­dad”, ex­pli­ca. Whit­ta­ker for­ma par­te de los ase­so­res que tra­ba­jan con el Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción de Pro­duc­tos Crad­le to Crad­le, or­ga­ni­za­ción con se­de en Es­ta­dos Uni­dos y Ho­lan­da, pa­ra trans­for­mar los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de las em­pre­sas que quie­ren ob­te­ner es­te re­co­no­ci­mien­to.

Es­ta cer­ti­fi­ca­ción no as­pi­ra a ha­cer un pro­ce­so más sus­ten­ta­ble me­dian­te es­fuer­zos ais­la­dos pa­ra, por ejem­plo, re­du­cir el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les, sino que bus­ca trans­for­mar los pro­ce­sos pa­ra abor­dar si­mul­tá­nea­men­te la ne­ce­si­dad de uti­li­zar ma­te­ria­les ami­ga­bles con el en­torno, ex­ten­der el re­ci­cla­je, em­plear más ener­gías lim­pias y re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, ha­cer un uso más ra­cio­nal del agua y de­jar de con­ta­mi­nar­la, ade­más de tra­tar con res­pe­to a tra­ba­ja­do­res y a sus co­mu­ni­da­des, y ge­ne­rar un im­pac­to po­si­ti­vo en ellos.

Ci­clo com­ple­to

Es­tos li­nea­mien­tos es­tán ba­sa­dos en la economía cir­cu­lar, filosofía que bus­ca aca­bar con la se­cuen­cia ‘ex­trac­ción-fa­bri­ca­ción-uti­li­za­ción-eli­mi­na­ción’. Su ob­je­ti­vo es sus­ti­tuir­la por una vi­sión en la que los re­cur­sos pa­san por el ci­clo na­tu­ral y lue­go se in­cor­po­ran al ci­clo in­dus­trial, pe­ro, con el tiem­po, una par­te vuel­ve a la na­tu­ra­le­za sin cau­sar da­ños al am­bien­te, mien­tras que otra se apro­ve­cha pa­ra un nue­vo ci­clo in­dus­trial.

Las em­pre­sas son evaluadas en ca­da una de es­tas áreas y, con ba­se en su desem­pe­ño, se les asig­na una ca­li­fi­ca­ción que pue­de ser Bá­si­ca, Bron­ce, Pla­ta, Oro y Pla­tino. El ni­vel no es per­ma­nen­te, se bus­ca la me­jo­ra con­ti­nua ha­cia ni­ve­les su­pe­rio­res.

El se­llo Crad­le to Crad­le fue crea­do en oc­tu­bre de 2005 por el ar­qui­tec­to es­ta­dou­ni­den­se Wi­lliam McDo­nough y el quí­mi­co ale­mán Mi­chael Braun­gart, fun­da­dor de la Agen­cia Eu­ro­pea

pa­ra el Fo­men­to de la Pro­tec­ción Am­bien­tal (EPEA, por sus si­glas en in­glés), pe­ro fue has­ta 2010 cuan­do am­bos fun­da­ron el Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción de Pro­duc­tos Crad­le to Crad­le.

La obra de McDo­nough es co­no­ci­da por in­cor­po­rar ma­te­ria­les y téc­ni­cas que ha­cen un uso más efi­cien­te de la ener­gía. De he­cho, fue el sec­tor de la cons­truc­ción el pri­me­ro en mos­trar in­te­rés por cer­ti­fi­car­se, de­bi­do a que el uso de es­tos ma­te­ria­les les per­mi­tía ven­der me­jor sus pro­duc­tos, ex­pli­ca Whit­ta­ker. Es­ta in­dus­tria re­pre­sen­ta po­co más de 70% de los re­gis­tros. De los 488 pro­duc­tos cer­ti­fi­ca­dos, 181 son ma­te­ria­les de cons­truc­ción, co­mo ven­ta­nas o ais­lan­tes, mien­tras que otros 168 son mue­bles y pro­duc­tos pa­ra el di­se­ño de in­te­rio­res.

Po­co a po­co el in­te­rés se ha tras­la­da­do a otros sec­to­res. La ca­te­go­ría de pro­duc­tos de lim­pie­za y la­van­de­ría se ha con­ver­ti­do en la ter­ce­ra más gran­de, con 48 re­gis­tros, mien­tras que em­pa­ques y pa­pel tie­ne 32 pro­duc­tos, los tex­ti­les, 23 y los cos­mé­ti­cos, 11. El res­to de los pro­duc­tos es­tán agru­pa­dos en ca­te­go­rías más pe­que­ñas.

El cos­to de la cer­ti­fi­ca­ción va­ría de acuer­do con el pro­duc­to y las es­tra­te­gias pa­ra mo­di­fi­car su fa­bri­ca­ción, pe­ro en pro­me­dio es de 25,000 dó­la­res, con una du­ra­ción de dos años; una in­ver­sión que las cons­truc­to­ras pue­den rea­li­zar con ma­yor fa­ci­li­dad que las py­mes.

Por eso, el ins­ti­tu­to lan­zó en 2015 el Cer­ti­fi­ca­do de Sa­lud de Ma­te­ria­les, que per­mi­te a las com­pa­ñías des­ta­car an­te sus clien­tes que sus pro­duc­tos fue- ron fa­bri­ca­dos con ma­te­ria­les no car­ci­nó­ge­nos y no con­ta­mi­nan­tes. La ven­ta­ja es un pre­cio 60% me­nor, pe­ro de­bi­do a que no se eva­lúan los otros cri­te­rios de sus­ten­ta­bi­li­dad, las em­pre­sas no pue­den pre­sen­tar­la co­mo una cer­ti­fi­ca­ción com­ple­ta.

A pe­sar de to­do, ad­mi­te Whit­ta­ker, las em­pre­sas más dis­pues­tas a ins­tau­rar las es­tra­te­gias pro­pues­tas por el ins­ti­tu­to son las más pe­que­ñas y las me­dia­nas, ya que bus­can lle­gar a gru­pos in­tere­sa­dos en la sus­ten­ta­bi­li­dad.

In­te­rés cre­cien­te

Dos alia­dos im­por­tan­tes, aun­que ines­pe­ra­dos, han si­do las ca­de­nas mi­no­ris­tas Tar­get y Walmart, que han co­men­za­do a exi­gir a sus pro­vee­do­res que no uti­li­cen al­gu­nos quí­mi­cos cu­yos efec­tos no­ci­vos en la sa­lud y la na­tu­ra­le­za es­tán com­pro­ba­dos y que, coin­ci­den­te­men­te, es­tán en la lis­ta de ma­te­ria­les prohi­bi­dos pa­ra Crad­le to Crad­le, ex­pli­ca Ana Ma­ría Leal Yepes, con­sul­to­ra de di­se­ño sus­ten­ta­ble en SGS North Ame­ri­ca, otra de las fir­mas que ase­so­ran a quie­nes bus­can la cer­ti­fi­ca­ción.

El cre­ci­mien­to ha si­do cons­tan­te. En lo que va de 2017 se han com­ple­ta­do 22 nue­vos re­gis­tros y se es­pe­ra que el nú­me­ro crez­ca du­ran­te el res­to del año, ya que el pro­ce­so de ins­tau­ra­ción tar­da cer­ca de seis me­ses. El año pa­sa­do, el Ins­ti­tu­to con­ta­ba con 466 em­pre­sas re­gis­tra­das, 20% más que en 2015. En con­jun­to, es­tas em­pre­sas ven­den 5,500 pro­duc­tos con el se­llo Crad­le to Crad­le.

Eu­ro­pa es el prin­ci­pal mer­ca­do pa­ra es­ta cer­ti­fi­ca­ción, y ahí

se ubi­ca 60% de las em­pre­sas re­co­no­ci­das. La adop­ción en Amé­ri­ca La­ti­na ha si­do más len­ta, pues so­lo hay tres re­gis­tros has­ta el mo­men­to. Dos de ellos son pa­ra em­pa­ques de ali­men­tos y be­bi­das y es­tán ubi­ca­das en Pa­na­má: las bo­te­llas de Agua Cris­ta­li­na y el en­va­se de vi­na­gre Pro­lux­sa. El ter­ce­ro es pa­ra los pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla del fa­bri­can­te tex­til ve­ne­zo­lano Jean­tex.

Leal Yepes ex­pli­có que la es­ca­sa pre­sen­cia de es­te se­llo en Amé­ri­ca La­ti­na res­pon­de en gran me­di­da a la fal­ta de in­te­rés de las au­to­ri­da­des y de los in­dus­tria­les pa­ra im­pul­sar me­di­das que re­duz­can los efec­tos ad­ver­sos so­bre el me­dio am­bien­te.

Víc­tor Moc­te­zu­ma, fun­da­dor de iLab, un pro­gra­ma de in­cu­ba­ción de pro­yec­tos in­no­va­do­res, agre­gó que una de las ra­zo­nes por las que ha si­do más exi­to­so en Eu­ro­pa son los pro­gra­mas de in­cen­ti­vos pa­ra las em­pre­sas que ha­gan sus­ten­ta­bles su pro­duc­ción, co­mo be­ne­fi­cios fis­ca­les.

Leal re­cor­dó que, si bien no hay be­ne­fi­cios fis­ca­les, en Es­ta­dos Uni­dos la pro­pia Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal (EPA) ha anun­cia­do me­di­das de apo­yo in­di­rec­tas, co­mo com­prar ma­te­ria­les y mue­bles con el se­llo.

Por otra par­te, co­mo su­ce­de en otras par­tes del mun­do, los con­su­mi­do­res me­xi­ca­nos pri­vi­le­gian los pre­cios ba­jos pa­ra ele­gir un pro­duc­to, pe­ro con el agra­van­te de que el po­der ad­qui­si­ti­vo es me­nor.

Moc­te­zu­ma de­ta­lla que ya hay al­gu­nos pro­duc­tos ela­bo­ra­dos en Mé­xi­co con téc­ni­cas sus­ten­ta­bles, pe­ro la ma­yo­ría con­cen­tra sus es­fuer­zos en al­can­zar a gru­pos so­cio­eco­nó­mi­cos con su­fi­cien­te po­der de com­pra pa­ra ad­qui­rir­los.

Sin em­bar­go, el uso de se­llos de sus­ten­ta­bi­li­dad es po­co co­mún por­que el pú­bli­co no es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con ellos. El pa­so si­guien­te, ad­vier­te, se­ría lle­var a ca­bo una cam­pa­ña de in­for­ma­ción de la mano de la in­tro­duc­ción de es­te ti­po de cer­ti­fi­ca­cio­nes al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.