is­la, des­de la con amor

Sua­ve are­na blan­ca, una la­gu­na azul, mar cris­ta­lino, tor­tu­gas, can­gre­jos que bri­llan en la os­cu­ri­dad y un ho­ri­zon­te sin fin… el pa­raí­so. Pa­ra Sa­di­ya Eis­sa So­li­man Ab­du­llah, es­te es su ho­gar, la is­la de So­co­tra. Pe­ro la paz y la be­lle­za es­con­den una his­tor

Marie Claire (México) - - Junio Contenide - POR KATIE BREEN

El es­pí­ri­tu in­can­sa­ble de las mu­je­res de Ye­men.

Sa­di­ya no sa­be bien en qué fe­cha na­ció, lo que sa­be es que su fa­mi­lia que­ría que fue­ra va­rón. Cuan­do te­nía 8 años, su pa­dre de­jó la is­la pa­ra tra­ba­jar en Mu­ka­lla, un puer­to ma­rí­ti­mo en el mar Ará­bi­co. Sa­di­ya per­ma­ne­ció con su ma­dre, her­ma­nas y al­gu­nos pa­rien­tes que es­ta­ban ahí de vi­si­ta. Mien­tras su pa­pá se en­con­tra­ba le­jos, ella se des­per­ta­ba al ama­ne­cer ca­da ma­ña­na pa­ra bu­cear y pes­car, re­gre­san­do un par de ho­ras des­pués con una ca­nas­ta lle­na de pes­ca­dos. Los in­vi­ta­dos de­cían: “es una ma­ra­vi­lla, pa­re­ce un ni­ño”. ¿Lo de­cían por su ca­rác­ter fuer­te? En un país don­de los pa­dres eli­gen un ma­ri­do pa­ra sus hi­jas y las ca­san a una edad muy jo­ven, Sa­di­ya se enamo­ró de un hom­bre edu­ca­do que tra­ba­ja­ba co­mo maes­tro en Aden y se ca­só con él. Diez años des­pués, Sa­di­ya tie­ne sie­te hi­jos, cua­tro ni­ños y tres ni­ñas, con eda­des que van des­de los 16 a los 27 años. Ella con­ti­núa bu­cean­do y pes­can­do en el mar, aun cuan­do sus días de ni­ña in­tré­pi­da han que­da­do atrás des­de

ha­ce tiem­po. Hoy, se le­van­ta a las 4 de la ma­ña­na y co­mien­za el día ha­cién­do­se car­go de sus ca­bras. Cuan­do va al mar, se trae pes­ca­dos, con­chas, pul­pos y can­gre­jos. A las 9 es­tá de vuel­ta pa­ra cui­dar de su fa­mi­lia, co­ci­nar arroz, hor­near pan y pre­pa­rar al­go de té pa­ra los tu­ris­tas que vi­si­tan la la­gu­na Det­wah. Ca­ri­ño­sa con los ani­ma­les y du­ra con la gen­te, Sa­di­ya ob­ser­va des­con­fia­da a oriun­dos y tu­ris­tas por igual, y no te­me re­ga­ñar a aque­llos que ti­ran ba­su­ra, aplas­tan la ve­ge­ta­ción, da­ñan árboles o tra­tan de re­mo­ver la are­na de la pla­ya. Cual­quier co­sa que le qui­ten a su tie­rra es co­mo si lo ro­ba­ran de su pro­pio cuer­po. Nun­ca fue a la es­cue­la, así que no pue­de leer o es­cri­bir, pe­ro pue­de ha­blar con los ani­ma­les y leer las pis­tas y se­ña­les de la naturaleza. A co­mien­zos de los no­ven­ta, la is­la se con­vir­tió en una es­pe­cie de re­fu­gio eco­tu­rís­ti­co. Los via­je­ros que no te­nían mie­do de los pi­ra­tas o las tor­men­tas

vio­len­tas y quie­nes po­dían so­por­tar 10 días sin una du­cha ca­lien­te, em­pe­za­ron a em­pa­car sus mo­chi­las pa­ra di­ri­gir­se a la is­la. Pe­ro sus pro­ble­mas co­men­za­ron cuan­do un gru­po de hom­bres de la tri­bu lo­cal de Al Ara­ga­ba se dio cuen­ta de que Sa­di­ya es­ta­ba ga­nan­do di­ne­ro a cam­bio de pre­pa­rar ali­men­tos sen­ci­llos y té a los tu­ris­tas. Ellos re­cla­ma­ron de­re­chos so­bre su tie­rra. Una no­che, ha­ce 14 años, nue­ve hom­bres irrum­pie­ron en su ca­sa, mien­tras se en­con­tra­ban cua­tro de sus hi­jos y dos tu­ris­tas. Los hom­bres ta­la­ron al­gu­nos árboles, ata­ca­ron a uno de sus hi­jos con un cu­chi­llo y un tu­bo de ace­ro y por la no­che re­gre­sa­ron a aven­tar­le pie­dras. El ca­so si­gue abier­to en la cor­te. Sa­di­ya lo­gró ase­gu­rar sus de­re­chos de pro­pie­dad, tie­ne to­dos los pa­pe­les ofi­cia­les que cer­ti­fi­can que es su tie­rra y, en teo­ría, na­die se la pue­de qui­tar; pe­ro el aco­so per­sis­te. Su es­po­so, que per­ma­ne­ció a

su la­do al ini­cio de la dispu­ta, se can­só de las in­ter­mi­na­bles batallas que te­nía que pe­lear pa­ra pro­te­ger su tie­rra, y even­tual­men­te pi­dió el di­vor­cio. El año pa­sa­do, la tri­bu Al Ara­ga­ba ata­có a Sa­di­ya una vez más. Des­tru­ye­ron su ca­sa y sus re­des pa­ra pes­car. Y, de nue­vo, Sa­di­ya re­pa­ró to­do. A pe­sar de to­dos los pro­ble­mas, per­ma­ne­ce de pie, con el es­pí­ri­tu in­que­bran­ta­ble, sus sue­ños in­tac­tos y el de­seo de cons­truir un res­tau­ran­te. Des­pués de los dos vio­len­tos ci­clo­nes que gol­pea­ron a la is­la a fi­na­les de 2015, és­ta se en­cuen­tra nue­va­men­te en ries­go, pe­ro aho­ra por la de­vas­ta­do­ra gue­rra que se li­bra en Ye­men, país que se en­cuen­tra en la pe­nín­su­la de Ara­bia y al cual per­te­ne­ce So­co­tra. Por su naturaleza ais­la­da, la gue­rra no ha lle­ga­do has­ta allá. La vi­da es aún cal­ma­da, pe­ro la si­tua­ción es ex­tre­ma­da­men­te pre­ca­ria: el blo­queo aé­reo for­zó a la gen­te a via­jar des­de tie­rra fir­me en bo­te, lo que pue­de lle­gar a ser muy pe­li­gro­so. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­na­les re­por­ta­ron dos nau­fra­gios en los me­ses pa­sa­dos. Los úni­cos avio­nes que tie­nen per­mi­so de ate­rri­zar en el ae­ro­puer­to lo­cal son de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, lo que bien po­dría sig­ni­fi­car la lle­ga­da pró­xi­ma de ho­te­les de lu­jo de 10 o más pi­sos, al­ber­cas y ai­re acon­di­cio­na­do. Sa­di­ya ya ha ex­pre­sa­do su des­dén por es­tos in­ver­sio­nis­tas pe­ro, ¿se­rá lo su­fi­cien­te fuer­te es­ta vez?

Des­pués de pes­car, Sa­di­ya desa­yu­na con su fa­mi­lia.

Le­jos de la ame­na­za de la gue­rra y las es­pe­cu­la­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, los ni­ños jue­gan en es­tas pa­ra­di­sía­cas is­las.

Sa­di­ya re­co­ge dá­ti­les. Es­ta es una de las fru­tas que los lo­ca­les co­se­chan y con ellas ali­men­tan a las aves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.