Ali­men­tos que ace­le­ran tu me­ta­bo­lis­mo.

¿Quién no co­no­ce a al­guien que co­me to­do lo que se le an­to­ja y aun así no sube ni me­dio gra­mo? Es­to es gra­cias a su me­ta­bo­lis­mo, ya que su cuer­po pro­ce­sa los ali­men­tos con gran ve­lo­ci­dad con­vir­tién­do­los en ener­gía. Aquí com­par­ti­mos to­do pa­ra aque­llas que

Marie Claire (México) - - Junio Contenide - POR FLORENCIA LÓ­PEZ FRE­TES

E l me­ta­bo­lis­mo bá­si­ca­men­te es lo que tu cuer­po ha­ce con los ali­men­tos que co­mes. Es­to afec­ta ca­da cen­tí­me­tro de tu or­ga­nis­mo y de tu vi­da: des­de tus hue­sos, pe­lo y li­ga­men­tos has­ta tu es­ta­do de áni­mo, la pro­duc­ción de hor­mo­nas de estrés y tu me­mo­ria. Tal co­mo Hay­lie Pom­roy ase­gu­ra en el li­bro Los Ali­men­tos del Me­ta­bo­lis­mo Ace­le­ra­do, “ca­da vez que co­mes, pro­vo­cas cam­bios in­ter­nos en tu me­ta­bo­lis­mo que ac­ti­van se­cuen­cias me­ta­bó­li­cas, las cua­les de­ter­mi­nan el ci­clo de vi­da de una hor­mo­na o nu­trien­te, así co­mo la ma­ne­ra en que guar­da­mos o que­ma­mos la glu­co­sa, y si lle­ga al ce­re­bro, a los múscu­los o a las cé­lu­las gra­sas”. Ca­da elec­ción de ali­men­tos que ha­gas, que va des­de lo que co­mes, has­ta la ho­ra y las com­bi­na­cio­nes en que los con­su­mes, pue­de fa­vo­re­cer o con­tri­buir a la apa­ri­ción de pro­ble­mas en tu or­ga­nis­mo. Pe­ro al ha­cer­lo de for­ma co­rrec­ta, es­to pue­de sa­nar tu cuer­po y cam­biar tu ni­vel de ener­gía, tu apa­rien­cia, tus cam­bios de áni­mo, la for­ma de tu cuer­po, la pre­sión san­guí­nea y el co­les­te­rol.

PRIO­RI­DA­DES

Si tu am­bien­te o tu rit­mo de vi­da cam­bia en cual­quier sen­ti­do, tu me­ta­bo­lis­mo de­be­ría ser di­ná­mi­co tam­bién, de ma­ne­ra que ge­ne­res una adap­ta­ción me­ta­bó­li­ca. És­ta ocu­rre por estrés, ya sea fí­si­co (co­mo ejer­ci­cio), men­tal (un pro­ble­ma) o po­si­ti­vo (un nue­vo amor). In­clu­so “hay estrés en nues­tro sis­te­ma di­ges­ti­vo cuan­do co­me­mos ali­men­tos pa­ra que po­da­mos ex­cre­tar las en­zi­mas co­rrec­tas pa­ra la di­ges­tión”. Ade­más, el estrés y las hor­mo­nas que se de­ri­van de és­te, co­mo el cor­ti­sol y la adre­na­li­na, cau­san in­fla­ma­ción que pue­de lle­var a pro­ble­mas pa­ra ab­sor­ber y uti­li­zar el co­les­te­rol. Co­mo res­pues­ta a es­to, tu cuer­po se adap­ta y em­pie­za a guar­dar gra­sa pa­ra emer­gen­cias (por lo ge­ne­ral en lu­ga­res don­de de­fi­ni­ti­va­men­te no la que­rrías). “Sin em­bar­go, si apren­des a leer las se­ña­les de tu cuer­po y qué co­mer en res­pues­ta a ellas, pue­des pre­ve­nir la ma­yo­ría de las dis­fun­cio­nes”, afir­ma Pom­roy. Sin im­por­tar cuá­les sean las ra­zo­nes pa­ra cau­sar un cam­bio me­ta­bó­li­co en tu cuer­po, ya sea por ba­jar de pe­so, por sen­tir­te me­jor o por pro­ble­mas de sa­lud, tie­nes que ha­cer las co­sas de di­fe­ren­te ma­ne­ra. “La co­mi­da es esen­cial pa­ra la re­pa­ra­ción me­ta­bó­li­ca. No pue­des te­mer­le, ni evi­tar­la, sino acep­tar­la y uti­li­zar­la de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca pa­ra re­pa­rar la ma­la adap­ta­ción y re­di­ri­gir­la pa­ra ob­te­ner los re­sul­ta­dos en cuan­to al cuer­po y sa­lud que bus­cas”. El estrés pue­de lle­gar a afec­tar tu me­ta­bo­lis­mo de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va. ¿Al­gu­na vez has co­mi­do al­go pen­san­do “es­toy se­gu­ra que es­to me va a ha­cer en­gor­dar” o “es­pe­ro que na­die me vea co­mien­do es­to”? Es­te ti­po de estrés y de pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos mo­di­fi­can tu am­bien­te men­tal y por lo tan­to las de­man­das ha­cia tu cuer­po, ya que su res­pues­ta bio­quí­mi­ca se­rá di­fe­ren­te y “afec­ta­rá la for­ma en que tus se­cuen­cias me­ta­bó­li­cas usan o guar­dan la gra­sa y la ma­ne­ra co­mo des­com­po­nen los nu­tri­men­tos pa­ra vol­ver­los bio­dis­po­ni­bles o no”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.