Una pa­ra to­das

Las mu­je­res aus­tria­cas se unen en so­li­da­ri­dad con sus com­pa­trio­tas mu­sul­ma­nas, lu­cien­do ve­los en la ca­be­za.

Marie Claire (México) - - Reportajes -

A par­tir de un in­só­li­to lla­ma­do a la ciu­da­da­nía, el pre­si­den­te de Aus­tria pro­pu­so a las mu­je­res de to­dos los cre­dos la idea de des­em­pol­var sus vie­jas mas­ca­das y em­pe­zar a usar­las a mo­do de “hi­jab”, co­mo mues­tra de em­pa­tía an­te la cre­cien­te ola de is­la­mo­fo­bia al­re­de­dor del mun­do. Ale­xan­der Van der Be­llen, el lí­der iz­quier­dis­ta del Par­ti­do Ver­de que en enero lle­gó a la pre­si­den­cia tras una re­ñi­da con­tien­da elec­to­ral con­tra el can­di­da­to de de­re­cha, de­cla­ró que la li­ber­tad de ex­pre­sión es una ga­ran­tía fun­da­men­tal al­re­de­dor del mun­do. “Las mu­je­res tie­nen el de­re­cho de ves­tir­se co­mo desean, esa es mi opi­nión al res­pec­to”, di­jo fren­te a un gru­po de es­tu­dian­tes. “Y es­to no só­lo apli­ca pa­ra las mu­je­res mu­sul­ma­nas, to­das ellas pue­den usar un pa­ñue­lo en la ca­be­za. Si la is­la­mo­fo­bia con­ti­núa a es­te pa­so, es ne­ce­sa­rio in­vi­tar a to­das las mu­je­res a cu­brir­se pa­ra apo­yar a aque­llas que lo ha­cen por ra­zo­nes re­li­gio­sas”. Tal fue la res­pues­ta de Van der Be­llen pa­ra una alum­na que ar­gu­men­tó que prohi­bir el ve­lo re­du­ci­ría a las mu­je­res a su apa­rien­cia en lu­gar de sus lo­gros y ca­pa­ci­da­des, re­za­gan­do a mu­chas en el mer­ca­do la­bo­ral. Los co­men­ta­rios del pre­si­den­te fue­ron he­chos en mar­zo, pe­ro re­to­ma­dos en la te­le­vi­sión lo­cal du­ran­te un de­ba­te en­tre Aus­tria y Ale­ma­nia so­bre el “ve­to de la bur­qa”. Un por­ta­voz del eje­cu­ti­vo di­jo que tras los re­cien­tes ata­ques te­rro­ris­tas li­ga­dos al gru­po ex­tre­mis­ta ISIS en dis­tin­tos paí­ses de Eu­ro­pa, al pre­si­den­te le gus­ta­ría que los re­pre­sen­tan­tes de las co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas hi­cie­ran de­cla­ra­cio­nes más con­tun­den­tes pa­ra en­fa­ti­zar que esas atro­ci­da­des no pue­den ser jus­ti­fi­ca­das den­tro del Is­lam. “Asi­mis­mo, él ad­vier­te que el ‘ra­cis­mo opues­to’ tam­po­co se­rá to­le­ra­do, re­cor­dan­do el ca­so de un ta­xis­ta mu­sul­mán que se ne­gó a trans­por­tar a un gru­po de ju­díos or­to­do­xos”, aña­dien­do que “eso es ab­so­lu­ta­men­te inacep­ta­ble”. El pre­si­den­te cree que las prohi­bi­cio­nes só­lo pue­den ser jus­ti­fi­ca­das en cir­cuns­tan­cias muy es­pe­cí­fi­cas; por ejem­plo, las jue­zas de las dis­tin­tas cor­tes, cu­ya ves­ti­men­ta re­li­gio­sa po­dría le­van­tar cues­tio­na­mien­tos so­bre su neu­tra­li­dad pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, Van der Be­llen afir­ma que cual­quier ti­po de res­tric­ción apli­ca­ría pa­ra to­dos los sím­bo­los re­li­gio­sos por igual, in­clu­yen­do las cru­ces cris­tia­nas y las kip­pas ju­días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.