¿Qué pa­sa cuan­do… tra­ba­jo de­ma­sia­do?

Men's Health (México) - - SALUD -

Una de ca­da tres au­sen­cias en la ofi­ci­na se atri­bu­ye al es­trés. Pe­ro si re­ajus­tas la res­pues­ta de tu cuer­po fren­te a la pre­sión po­drás abrir la vál­vu­la li­be­ra­do­ra de an­sie­dad y rendir al má­xi­mo.

1/ El círculo de la an­gus­tia

Cuan­do tu ce­re­bro per­ci­be una po­si­ble ame­na­za–ya sea una som­bra o una fe­cha de en­tre­ga que se apro­xi­ma– inun­da tu san­gre con adre­na­li­na y cor­ti­sol, pre­pa­ran­do a tu cuer­po pa­ra pe­lear o huir. Tu pri­mer cur­so de ac­ción es usar es­te flu­jo hormonal pa­ra su fin ori­gi­nal: co­rrer 20 mi­nu­tos re­du­ci­rá el ex­ce­so de adre­na­li­na y dis­mi­nui­rá la ten­sión en los múscu­los.

2/ Reac­cio­nes por re­fle­jo

Con­for­me se in­cre­men­ta tu car­ga la­bo­ral y tu lis­ta de pen­dien­tes se alar­ga, los ner­vios pue­den re­du­cir tu ape­ti­to de­bi­do a que el es­trés dis­pa­ra la pro­duc­ción de la hor­mo­na su­pre­so­ra del ape­ti­to CRH. Sin em­bar­go, con el tiem­po la ma­yo­ría des­cu­bre que los ni­ve­les de cor­ti­sol ele­va­dos ha­cen jus­ta­men­te lo con­tra­rio. “La gen­te co­me pa­ra re­du­cir la an­sie­dad”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Frank Bond. Cuan­do las co­sas se pon­gan más di­fí­ci­les en la ofi­ci­na, eli­mi­na los an­to­jos con al­men­dras, ya que su al­ta do­sis de mag­ne­sio re­du­ce el es­trés.

3/ La men­te cuen­ta

La men­te se ofus­ca con­for­me el es­trés des­ajus­ta la cor­te­za pre­fron­tal ha­cien­do que te cues­te más tra­ba­jo for­mar pen­sa­mien­tos ra­cio­na­les. Si no te es fá­cil me­di­tar, en­ga­ña a tu ce­re­bro pa­ra que ol­vi­de la ame­na­za que per­ci­be. “Pue­des en­tre­nar tu aten­ción co­mo si fue­ra un múscu­lo”, ex­pli­ca Bond. “Sim­ple­men­te, el con­cen­trar­te en la le­tra de tu can­ción fa­vo­ri­ta es una me­di­da po­de­ro­sa pa­ra ale­jar a la men­te de preo­cu­pa­cio­nes”. No te an­gus­ties por na­da.

5/ Pri­me­ra res­pues­ta

Re­cuer­da: en tér­mi­nos evo­lu­ti­vos, una lla­ma­da de tu je­fe en ho­ra­rio fue­ra de la ofi­ci­na es el equi­va­len­te en 2017 a un ti­gre dien­tes de sa­ble, y la res­pues­ta a esa ame­na­za se­gui­rá has­ta que tu ce­re­bro sien­ta que ya pa­só el pe­li­gro. No obs­tan­te, una in­ves­ti­ga­ción de la Har­vard Me­di­cal School de­mos­tró que los hom­bres que re­gu­lar­men­te apli­can téc­ni­cas de mind­ful­ness (con­cien­cia­ción) pue­den ex­pe­ri­men­tar reac­cio­nes in­trín­se­cas más po­si­ti­vas an­te si­tua­cio­nes ten­sas en só­lo ocho se­ma­nas. Tam­po­co se­ría ma­la idea des­ac­ti­var las no­ti­fi­ca­cio­nes en tu ce­lu­lar.

4/ Res­pi­ra con fa­ci­li­dad

Si las pa­la­bras “pre­sen­ta­ción an­te la junta” pro­vo­can que sien­tas pre­sión en el pe­cho, esa es la adre­na­li­na que in­di­ca a tu co­ra­zón que ele­ve la pre­sión san­guí­nea pa­ra pre­pa­rar a los múscu­los an­te un en­fren­ta­mien­to. Pa­ra cal­mar tu rit­mo car­dia­co “con­cén­tra­te en la res­pi­ra­ción –ca­da in­ha­la­ción, ca­da ex­ha­la­ción– du­ran­te un mi­nu­to, apro­xi­ma­da­men­te ca­da dos ho­ras”, su­gie­re Bond, quien ha ayu­da­do a atle­tas pro­fe­sio­na­les a re­la­jar­se antes de un even­to de­por­ti­vo importante. Es­ta­rás co­mo si na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.