10 man­da­mien­tos pa­ra man­te­ner tus pren­das co­mo nue­vas

Na­da du­ra pa­ra siem­pre, pe­ro la ma­yo­ría de las co­sas pue­den per­du­rar más tiem­po si las cui­das. La ro­pa y el cal­za­do de­fi­ni­ti­va­men­te no son la ex­cep­ción. Cui­dar­los te da­rá un me­jor as­pec­to y te aho­rra­rá mu­cho di­ne­ro, en com­pa­ra­ción con com­prar ro­pa nue­va.

Men's Health (México) - - ESTILO + GROOMING - POR AR­MAN­DO CA­SO, @ABSOLUT_CASO

No gas­tes tiem­po y di­ne­ro in­ne­ce­sa­rio, cuan­do lo úni­co que de­bes ha­cer es cui­dar la ro­pa de tu cló­set. Si­gue es­te sen­ci­llo de­cá­lo­go con mé­to­dos in­fa­li­bles pa­ra pro­lon­gar la vi­da útil de tus pren­das y cal­za­do.

1/ Lle­gas a tu de­pa con “bae” o con tu “one night stand” y la ca­len­tu­ra ha­ce que se des­vis­tan de in­me­dia­to.

Se­gu­ra­men­te no te aga­cha­rás ni pa­ra qui­tar­te el cal­za­do, pe­ro si no lo ha­ces, to­ma en cuen­ta que el con­tac­to o fric­ción en­tre za­pa­tos los des­gas­ta. La pró­xi­ma vez, por más ga­no­so que es­tés, pro­cu­ra qui­tár­te­los con las ma­nos y no con los pies.

2/ A ve­ces el tra­ba­jo re­sul­ta so­fo­can­te, li­te­ral y fi­gu­ra­ti­va­men­te.

Pa­ra li­be­rar un po­co la pre­sión ge­ne­ra­da por la cham­ba, se­gu­ra­men­te y de for­ma ins­tin­ti­va lle­va­rás tus ma­nos al cue­llo pa­ra arran­car­te la cor­ba­ta. ¡No lo ha­gas! Des­haz el nu­do, jus­to a la in­ver­sa de cuan­do lo anu­das­te, en lu­gar de ja­lar­la pa­ra así evi­tar mal­tra­tar­la.

3/ Na­da gri­ta más fuer­te: ¡es­toy tra­ba­jan­do!, que un hom­bre con las man­gas de la ca­mi­sa re­man­ga­das.

Si no me crees, fí­ja­te en los car­te­les y es­pec­ta­cu­la­res de can­di­da­tos a go­ber­na­do­res y de­más car­gos bu­ro­crá­ti­cos. Ba­rack Oba­ma y Al­fre­do del Ma­zo, en­tre otros, usan es­te sen­ci­llo tru­co de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca pa­ra trans­mi­tir que es­tán lis­tos pa­ra po­ner­se a tra­ba­jar. Si lo tu­yo no es la po­lí­ti­ca, y sim­ple­men­te quie­res li­be­rar­te de lo es­tor­bo­sos que sue­len ser los pu­ños, arre­mán­ga­te tu ca­mi­sa, pe­ro haz­lo de la ma­ne­ra co­rrec­ta. Así lo­gra­rás que és­ta no luz­ca to­tal­men­te arru­ga­da si de­ci­des vol­ver a es­ti­rar tus man­gas; ade­más, evi­ta­rás que las mis­mas se es­tén ba­jan­do cons­tan­te­men­te.

MÉ­TO­DO MEN’S HEALTH Pa­sos a se­guir:

1. De­sa­bro­cha el pu­ño de la ca­mi­sa. 2. Da la vuel­ta al pu­ño ha­cia atrás y de aden­tro ha­cia fue­ra. 3. Ja­la del pu­ño has­ta lle­gar jus­to por de­ba­jo del co­do, to­do es­te pa­so sin do­blar na­da. 4. Aca­ba do­blan­do una o dos ve­ces pa­ra que la man­ga aguan­te en una mis­ma po­si­ción.

4/ Plan­cha tus pro­pias ca­mi­sas.

Si eres de los que plan­chan sus pro­pias ca­mi­sas, ac­ti­vi­dad que re­sul­ta co­mo porno pa­ra las mu­je­res, evi­ta ha­cer­lo so­bre los bo­to­nes, ya que al ejer­cer pre­sión so­bre ellos tras­pa­sa­rás la te­la y mar­ca­rás pa­ra siem­pre la pren­da. Te re­co­men­da­mos com­prar una plan­cha de va­por. Es­te efec­to sua­vi­za las fi­bras en vez de apla­nar­las, por lo que es más re­co­men­da­ble ha­cer­lo que con la plan­cha con­ven­cio­nal.

5/ Los jeans se la­van al re­vés.

Recuerdo que mi ma­má siem­pre me de­cía de ni­ño: “no me de­jes la ro­pa tal co­mo te la qui­tas, pon­la al de­re­cho”. No obs­tan­te, en el ca­so de los jeans, lo me­jor es de­jar­los y la­var­los al re­vés. Así con­ser­va­rán su co­lor y tex­tu­ra ori­gi­na­les por más tiem­po. Al se­car­los, man­ten­los “in­si­de-out”. Si los tien­des al ai­re li­bre, pro­cu­ra nun­ca po­ner­los di­rec­ta­men­te al sol. Unos bue­nos pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla son ás­pe­ros por la ri­gi­dez de la te­la y del co­lor azul pro­fun­do. Van con to­do y lo mis­mo los pue­des lle­var a mi­sa que a co­no­cer a tus sue­gros, o to­mar algo con tus ami­gos un sá­ba­do por la no­che. Las me­jo­res mez­cli­llas del mun­do: la ja­po­ne­sa y la me­xi­ca­na. 6/ No amon­to­nes la ro­pa en el cló­set. La ro­pa ne­ce­si­ta es­pa­cio; de­be estar hol­ga­da y bien col­ga­da. Los abri­gos y bla­zers ne­ce­si­tan ganchos grue­sos de ma­de­ra o los mis­mos en que vie­nen en la com­pra di­rec­ta de la tien­da, pa­ra así man­te­ner los hom­bros ali­nea­dos y evi­tar que se de­for­men. No uti­li­ces esos de alam­bre en los que te en­tre­gan las pren­das de la tin­to­re­ría. In­vier­te en unos de ter­cio­pe­lo. Es­tos evi­tan que las pren­das se mar­quen mien­tras es­tán col­ga­das, a la vez que im­pi­den que se res­ba­len y cai­gan.

7/Los hom­bres nos mos­tra­mos rea­cios a pre­gun­tar por ins­truc­cio­nes, so­mos los que to­do lo sa­be­mos y si se tra­ta de se­guir­las o leer­las, ni qué de­cir…

En el ca­so de la ro­pa, las úni­cas di­rec­cio­nes que en reali­dad de­be­ría­mos se­guir, son las de las ins­truc­cio­nes de la­va­do de las eti­que­tas de las pren­das y las del ci­clo de la­va­do de la la­va­do­ra.

8/ Lo ba­ra­to sa­le ca­ro.

Nun­ca la­ves en ca­sa las pren­das que di­cen “só­lo la­va­do en se­co”, de lo con­tra­rio, al ha­cer­lo po­drías pro­vo­car que es­tas te­las o pren­das de­li­ca­das pier­dan su co­lor, bri­llo, tex­tu­ra o de­ta­lles. Ca­mi­sas Za­ra y H&M en la la­va­do­ra es­tá ok, pe­ro las he­chas a la me­di­da por tu sas­tre… ¡ja­más!

9/ Haz la prue­ba de la na­riz y pre­gún­ta­te: ¿mi ca­mi­sa es­tá en reali­dad su­cia?

Pue­de ser que la usas­te só­lo un par de ho­ras y más ade­lan­te en la se­ma­na la pue­des re­uti­li­zar pa­ra un even­to en la no­che. Aquí es don­de en­tra en ac­ción otra vez la plan­cha a va­por pa­ra re­fres­car la ro­pa y des­ha­cer las arrugas. Si lo tu­yo no es plan­char ni a va­por, la pue­des ta­par con una cha­ma­rra de cue­ro que, ade­más, se­rá el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra tu atuen­do.

10/ Or­ga­ni­za la ro­pa su­cia se­gún las ins­truc­cio­nes de la­va­do, el ti­po de ro­pa y el co­lor. El la­va­do des­gas­ta las fi­bras. Tra­ta pre­via­men­te las pren­das man­cha­das con un qui­ta­man­chas en es­pray o bo­lí­gra­fo. El de ACE es bue­ní­si­mo y lo pue­des lle­var a todos la­dos. No por una sim­ple man­cha de agua­ca­te de la tor­ta del lunch, ha­gas la­var to­da la ca­mi­sa o pren­da en cues­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.