La pan­de­mia del es­trés

No es se­cre­to que se tra­ta de un se­ve­ro pro­ble­ma hoy en día. Don­de sea que vol­tee­mos, ob­ser­va­re­mos per­so­nas que lo sufren. El es­trés es­tá en todos la­dos y nos afec­ta a todos. A con­ti­nua­ción te ex­pli­ca­mos qué es y –lo más importante- có­mo se com­ba­te.

Men's Health (México) - - CONTENTS - Por Lui­sa Fer­nan­da Men­di­zá­bal y Ro­ber­to Keo­se­yan

Nues­tros ex­per­tos te cuen­tan có­mo evi­tar el mal del si­glo XXI.

¿Qué es el es­trés?

En 1956, el en­do­cri­nó­lo­go Hans Sey­le, crea­dor de la cien­cia del es­trés, pu­bli­có un li­bro ti­tu­la­do El es­trés de la vi­da, en el que ex­pli­ca­ba los efec­tos de es­ta en­fer­me­dad. Sey­le con­clu­yó que era un ma­les­tar que de­bía ser tra­ta­do in­di­vi­dual­men­te. Por ello acu­ñó un tér­mino es­pe­cí­fi­co (es­trés), pi­dien­do pres­ta­da una pa­la­bra de la in­ge­nie­ría, que se re­fe­ría a la can­ti­dad de pre­sión que una es­truc­tu­ra po­día to­le­rar antes de co­lap­sar­se.

Eso es exac­ta­men­te el es­trés: una res­pues­ta de so­bre­vi­ven­cia del cuer­po hu­mano an­te una si­tua­ción de emer­gen­cia o muer­te (que pue­de ser real o ima­gi­na­da).

Cuan­do la men­te sien­te que algo ame­na­za su exis­ten­cia, el cuer­po en­tra en mo­do de es­trés. Es­tá lis­to pa­ra pro­te­ger­se y ase­gu­rar su so­bre­vi­ven­cia. El ce­re­bro da la se­ñal y va­rios neu­ro­trans­mi­so­res sa­len al res­ca­te, par­ti­cu­lar­men­te la adre­na­li­na, no­ra­dre­na­li­na y el cor­ti­sol. Es­tas hor­mo­nas ha­cen que el co­ra­zón se ace­le­re pa­ra que la san­gre cir­cu­le más rá­pi­do. El ni­vel de aci­dez en la san­gre se in­cre­men­ta, pa­ra te­ner un sabor amargo an­te los de­pre­da­do­res. Las venas se lle­nan de gra­sa, pa­ra así lo­grar que con­su­ma­mos ener­gía más rá­pi­da­men­te, su­da­mos pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ade­cua­da y ser más “res­ba­lo­sos an­te el de­pre­da­dor”, nos “ha­ce­mos del ba­ño” pa­ra estar más li­ge­ros, e in­cre­men­ta­mos nues­tra fuer­za, ve­lo­ci­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra to­le­rar do­lor. Pe­ro, ¿por qué lle­ga el es­trés si no es­toy en ries­go de muer­te o si un de­pre­da­dor no me va a co­mer?

Por­que la men­te no tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra di­fe­ren­ciar en­tre una ame­na­za real y una ima­gi­na­ria. Des­gra­cia­da­men­te, nues­tro cuer­po no ha evo­lu­cio­na­do prác­ti­ca­men­te na­da en los úl­ti­mos 250 mil años. So­mos esen­cial­men­te ca­ver­ní­co­las vi­vien­do en una épo­ca mo­der­na. En la era pa­leo­lí­ti­ca, cuan­do veía­mos a un ti­gre dien­tes de sa­ble, ne­ce­si­tá­ba­mos pro­te­ger­nos, y la res­pues­ta del es­trés era la for­ma pa­ra lo­grar­lo.

¿Pe­ro qué pa­sa hoy en día? Por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.