En­tre­na con la dis­ci­pli­na e in­ten­si­dad de un sol­da­do pa­ra lo­grar to­do lo que te pro­pon­gas.

Men's Health (México) - - CONTENTS -

Son las 11 a.m. en una fría ma­ña­na en Fort Ben­ning, Geor­gia.

Se es­cu­chan dis­pa­ros des­de una co­li­na. Nu­bes ba­jas y pe­sa­das es­cu­pen llu­via so­bre los 21 obs­tácu­los que con­for­man el ki­ló­me­tro y me­dio que los Ran­gers del Ejér­ci­to re­co­rren pa­ra me­jo­rar su agi­li­dad y ve­lo­ci­dad. Los re­tos a su­pe­rar son nom­bra­dos con­for­me al bur­do len­gua­je mi­li­tar: el "Tough One" (una es­ca­la­da de cuer­da y es­ca­le­ra de 10 me­tros de al­tu­ra), el "Wea­ver" (una pi­rá­mi­de que suben, atra­vie­san y lue­go ba­jan), y el "Des­cen­so de Cuer­da In­ver­ti­do" (un to­bo­gán de 23 me­tros que cae de una to­rre de 12). Diez Ran­gers com­pi­ten por cua­tro lu­ga­res en el pró­xi­mo con­cur­so de ap­ti­tud y ha­bi­li­da­des tác­ti­cas.

La com­pe­ten­cia co­men­zó al ama­ne­cer con una prue­ba de la­gar­ti­jas, se­gui­da de una ca­rre­ra de dis­tan­cia no re­ve­la­da. La ma­yo­ría de ellos con­si­guie­ron más de 80 re­pe­ti­cio­nes antes de co­men­zar la ca­rre­ra, que fue de 12 ki­ló­me­tros. Lue­go, los hom­bres co­rrie­ron car­gan­do un bul­to de 20 kg y un ar­ma fic­ti­cia de cua­tro ki­los y me­dio. La dis­tan­cia, que una vez más no se re­ve­ló en un prin­ci­pio, vol­vió a ser de 12 ki­ló­me­tros. Ellos no tie­nen idea de lo que les es­pe­ra; lo que re­sul­ta una ap­ti­tud fun­da­men­tal de un Ran­ger. “Estar pre­pa­ra­do pa­ra lo ines­pe­ra­do es par­te de cual­quier mi­sión, así que en­tre­na­mos pa­ra lo que ven­ga”, di­ce Ni­cho­las O’brien, de 34 años, coor­di­na­dor del pro­gra­ma de desem­pe­ño hu­mano pa­ra el 75º Re­gi­mien­to Ran­ger. El pri­mer par­ti­ci­pan­te, el sar­gen­to Jos­hua Hor­sa­ger, de 38 años, ter­mi­nó en un tiem­po de tres ho­ras y 16 mi­nu­tos. Él ha com­ple­ta­do tres cuar­tos de un ma­ra­tón a un rit­mo de seis mi­nu­tos por ki­ló­me­tro –car­gan­do 25 kg. Le dan 15 mi­nu­tos pa­ra des­can­sar, des­pués co­mien­za con la prue­ba de fuer­za y ve­lo­ci­dad en un recorrido de obs­tácu­los.

El si­guien­te com­pe­ti­dor lle­ga cuan­do Hor­sa­ger co­rre ha­cia el pri­mer obs­tácu­lo, una to­rre de cua­tro pi­sos que de­be su­bir y ba­jar. La ma­yo­ría de los hom­bres en for­ma ten­drían di­fi­cul­ta­des pa­ra con­cluir la prue­ba, ya que se re­quie­re de ha­bi­li­da­des tan es­pe­cia­li­za­das co­mo as­cen­der y des­cen­der rá­pi­da­men­te por una cuer­da, es­ca­lar una pa­red y atra­ve­sar un gran pasamanos. Hor­sa­ger lo ha­ce en 14 mi­nu­tos. Lue­go se de­rrum­ba en el sue­lo, des­tro­za­do. Des­can­sa du­ran­te un cuar­to de ho­ra, co­me un po­co de pu­dín de cho­co­la­te, y lue­go aga­rra su mo­chi­la y se po­ne en mar­cha. En­fren­ta otra ca­rre­ra de dis­tan­cia no re­ve­la­da, se­gui­da por un tra­yec­to más de obs­tácu­los. “Si pue­des lo­grar que tu men­te se lo crea, em­pu­ja­rás a tu cuer­po a rea­li­zar co­sas in­creí­bles”, co­men­ta. “El cuer­po es im­pa­ra­ble a me­nos que ha­ya una le­sión sig­ni­fi­ca­ti­va”, ase­gu­ra. Mien­tras, los otros hom­bres co­rren, tre­pan, ga­tean, se des­li­zan y sal­tan por el cam­po. Los gri­tos sue­nan al com­pás de los ca­lam­bres.

Los Ran­gers son el múscu­lo de éli­te del ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, par­te esen­cial del Co­man­do de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les. Rea­li­zan mi­sio­nes im­por­tan­tes que van de un es­cua­drón de nue­ve hom­bres has­ta un ba­ta­llón com­ple­to de tres mil. Pa­ra con­se­guir la in­sig­nia ne­gro y dorado, de­ben aguan­tar una ca­rre­ra de tres fa­ses, de 62 días en te­rreno pan­ta­no­so y mon­ta­ño­so que en­se­ña a los sol­da­dos a su­pe­rar la fa­ti­ga, el ham­bre y el es­trés, y a ser lí­de­res en com­ba­te. Apro­xi­ma­da­men­te la mitad de los par­ti­ci­pan­tes -en­tre ellos los me­jo­res del ejér­ci­to- fra­ca­sa en la pri­me­ra se­ma­na. Du­ran­te los 15 años más re­cien­tes, los Ran­gers han es­ta­do ocu­pa­dos con guerras en Irak y Afganistán y otras ope­ra­cio­nes a ni­vel mun­dial. Se des­plie­gan con ma­yor fre­cuen­cia y por pe­rio­dos más cor­tos. Mu­chos Ran­gers en sus 30’s ya cuen­tan con una de­ce­na de des­plie­gues.

Al mis­mo tiem­po, el pro­gra­ma Ran­ger Ath­le­te Wa­rrior (RAW) ha evo­lu­cio­na­do. Su me­ta es dar­le un en­fo­que más in­te­li­gen­te al en­tre­na­mien­to fí­si­co y men­tal de ma­ne­ra que los sol­da­dos rin­dan me­jor y su­fran me­nos le­sio­nes. El pro­gra­ma es un hí­bri­do del cre­do mi­li­tar Ran­ger —“Más le­jos, más rá­pi­do, más du­ro”— y la vi­sión de en­tre­na­do­res de pri­mer ni­vel co­mo Mark Twight de Gym Jo­nes y Mark Ver­se­gen de Exos, así co­mo psi­có­lo­gos de­por­ti­vos, fi­sio­te­ra­peu­tas y nu­tri­cio­nis­tas. El sar­gen­to David Por­ter, de 39 años, des­cri­be el pro­gra­ma RAW, co­mo “an­ti­fra­gi­li­dad”. En­se­ña a los sol­da­dos a ser re­sis­ten­tes fren­te a la ad­ver­si­dad y a se­guir cre­cien­do fren­te a la ten­sión y la vo­la­ti­li­dad. “Apren­des a sa­ber qué ha­cer cuan­do no sa­bes qué ha­cer”, ase­gu­ra.

Muy tem­prano por la ma­ña­na, a las 6:30 am, cer­ca de 60 Ran­gers del Segundo Ba­ta­llón en­tre­nan en su nuevo gim­na­sio, en Fort Ben­ning, mien­tras es­cu­chan a Cal­vin Ha­rris, tam­bién co­no­ci­do co­mo “Trans­for­mer Fuc­king Mu­sic”. El gym es­tá re­ple­to de cuer­pos ta­tua­dos que lle­van a cues­tas gran­des car­gas. Todos usan shorts y ca­mi­se­tas ne­gras. Nin­guno de ellos es­tá des­fa­ja­do.

Al­gu­nos hom­bres se ejer­ci­tan fu­rio­sa­men­te en las má­qui­nas car­dio­vas­cu­la­res —bi­ci­cle­tas fi­jas, es­ca­la­do­ras y ban­das pa­ra co­rrer—. Al cen­tro, hay una fran­ja de 13 me­tros de an­cho por 40 de lar­go de cés­ped ar­ti­fi­cial, a lo lar­go del cual, los Ran­gers em­pu­jan tri­neos, agi­tan cuer­das y rea­li­zan pe­sa­das ca­mi­na­tas de gran­je­ro. En el flan­co de­re­cho, los hom­bres ha­cen le­van­ta­mien­tos olím­pi­cos. Al otro ex­tre­mo, en una gran ba­rra equi­pa­da con TRX, los hom­bres ha­cen va­rios mo­vi­mien­tos col­ga­dos. He­rra­mien­tas pe­sa­das y otros ele­men­tos que son di­fí­ci­les de aga­rrar y mo­ver se or­ga­ni­zan en los es­tan­tes de las es­qui­nas tra­se­ras. En una hay una ti­na he­la­da (a 11 gra­dos); en otra, tres si­llo­nes con man­gas Nor­ma­tec pa­ra pier­nas que ayu­dan a la recuperación del múscu­lo y al flu­jo de la san­gre.

El Sar­gen­to Ma­yor, Ale­xan­der Ku­pratty, de 40 años, ha ser­vi­do en 15 mi­sio­nes en Irak y Afganistán a lo lar­go de 20 años. “Los entrenamientos so­lían ser ab­do­mi­na­les, le­van­ta­mien­tos de pe­sas en la pla­ya y un mon­tón de ruc­king (ca­mi­na­tas con pe­sa­das mo­chi­las)”, di­ce. “Aho­ra es mu­cho más equi­li­bra­do y fun­cio­nal, aun­que to­da­vía hay bas­tan­te ruc­king”. Ku­pratty ex­pli­ca que aho­ra es más fuer­te, rá­pi­do y ágil; sin con­tar que tam­bién es más re­sis­ten­te. Se ha des­ga­rra­do los múscu­los de am­bos hom­bros pe­ro to­da­vía pue­de ha­cer la prue­ba de ap­ti­tud Ran­ger, que todos los que ya lo son de­ben apro­bar dos ve­ces al año. Des­cri­be una re­cien­te mi­sión en Afganistán du­ran­te la cual unos 24 Ran­gers fue­ron aban­do­na­dos y tu­vie­ron que ir a un lu­gar que pen­sa­ban es­ta­ba a 12 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Re­sul­tó que eran 20 km y de­bían ca­mi­nar so­bre nie­ve de un me­tro de pro­fun­di­dad. La mi­sión, cu­yos de­ta­lles Ku­pratty se ne­gó a di­vul­gar, du­ró cin­co ho­ras. Lue­go tu­vie­ron que to­mar una ru­ta di­fe­ren­te. Todos aguan­ta­ron el rit­mo, a pe­sar de que al­gu­nos lle­va­ban car­gas de más de 45 kg.

El su­je­to que ayu­da a los hom­bres a rea­li­zar es­te ti­po de mi­sio­nes es O’brien, el en­tre­na­dor de fuer­za y acon­di­cio­na­mien­to que ha es­ta­do con el re­gi­mien­to por cin­co años. Su bar­ba pun­tia­gu­da le da un ai­re dia­bó­li­co, el cual es más que apro­pia­do por­que es quien ha­ce su­frir a los hom­bres. Ob­tén la fuer­za de un Ran­ger

“Los Ran­gers ne­ce­si­tan tres ti­pos de fuer­za”, ase­gu­ra O’brien.

PE­SO COR­PO­RAL. Es la ca­pa­ci­dad de es­ta­bi­li­zar las ar­ti­cu­la­cio­nes prin­ci­pa­les pa­ra que el mo­vi­mien­to sea sua­ve y efi­cien­te. For­jas re­sis­ten­cia pa­ra es­te ti­po de fuer­za in­cre­men­tan­do el volumen de en­tre­na­mien­to con ba­rras, la­gar­ti­jas, sen­ta­di­llas y des­plan­tes.

RE­SIS­TEN­CIA EX­TER­NA. Es la fuer­za pa­ra mo­ver co­sas pe­sa­das, ya sea em­pu­jan­do, ti­ran­do o le­van­tan­do. En los le­van­ta­mien­tos pe­sa­dos, los hom­bres ha­cen tres re­pe­ti­cio­nes al má­xi­mo y lue­go des­can­san en­tre se­ries.

PO­TEN­CIA Y RE­SIS­TEN­CIA. Es­te ti­po de fuer­za mue­ve rá­pi­da­men­te una car­ga, ya sea tu pro­pio cuer­po (por ejem­plo, sal­tan­do) o un pe­so (ele­var una ca­ja so­bre una pla­ta­for­ma). Son le­van­ta­mien­tos olím­pi­cos y cir­cui­tos de fuer­za. El ob­je­ti­vo du­ran­te los cir­cui­tos es con­ser­var el rit­mo has­ta su fi­na­li­za­ción, pa­ra que co­mien­ces rá­pi­do y ter­mi­nes igual.

Con­si­gue ser un Ran­ger rá­pi­da­men­te

Los Ran­gers tam­bién ha­cen tres ti­pos de car­dio se­ma­nal. En­fa­ti­zan la ca­rre­ra, com­ple­men­tan con car­dio de me­nor im­pac­to co­mo la na­ta­ción, el re­mo y el en­tre­na­mien­to de es­ca­le­ra.

VE­LO­CI­DAD. Sprint de 30 a 90 se­gun­dos ha­cien­do cual­quier ti­po de car­dio. Lue­go re­po­san de 30 a 90 se­gun­dos y re­pi­ten de seis a 10 ve­ces.

RE­SIS­TEN­CIA Y VE­LO­CI­DAD. Haz in­ter­va­los de cin­co a 10 mi­nu­tos de cual­quier ti­po de car­dio al rit­mo más rá­pi­do que pue­das man­te­ner. Des­can­sa de dos a cin­co mi­nu­tos y re­pi­te de tres a cin­co ve­ces.

RE­SIS­TEN­CIA. Una so­la ac­ti­vi­dad al rit­mo más rá­pi­do que pue­das aguan­tar du­ran­te una ho­ra… o cin­co, pe­ro va­rian­do la ac­ti­vi­dad se­ma­nal­men­te.

Lo­gra ser un Ran­ger ágil

Los Ran­gers co­mien­zan su en­tre­na­mien­to con 10 mi­nu­tos de ca­len­ta­mien­to: ejer­ci­cios de ca­lis­te­nia, ca­rre­ra la­te­ral y tra­ba­jo de co­re. Ter­mi­nan con cin­co a 10 mi­nu­tos de es­ti­ra­mien­tos en ro­di­llo y otros ti­pos de recuperación. Ha­cer entrenamientos de com­ba­te cuer­po a cuer­po y ca­rre­ras de obs­tácu­los tam­bién tra­ba­ja la agi­li­dad. Par­te de la ma­gia de O’brien es que com­bi­na to­do lo an­te­rior en se­sio­nes hí­bri­das de 60 mi­nu­tos.

Con­si­gue ser un Ran­ger re­sis­ten­te

“Par­te de la eva­lua­ción Ran­ger es una prue­ba psi­co­ló­gi­ca que iden­ti­fi­ca a las per­so­nas de vo­lun­tad fuer­te”, ase­gu­ra el ca­pi­tán Je­remy Noble, PH.D., de 30 años y psi­có­lo­go del ba­ta­llón. “Lue­go, hay una es­cue­la Ran­ger que sir­ve de ino­cu­la­ción ex­tre­ma de es­trés de­bi­do a la pri­va­ción de sue­ño y co­mi­da, y a los desafíos fí­si­cos”. Aque­llos que lo com­ple­tan ob­tie­nen la con­fian­za de sa­ber que pue­den so­por­tar más de lo que creían. Ese co­no­ci­mien­to es po­ten­cia­dor, y O’brien apro­ve­cha pa­ra crear desafíos quin­ce­na­les que em­pu­jen a los Ran­gers a ir más le­jos, más rá­pi­do y su­pe­rar re­tos más di­fí­ci­les. Los chi­cos pue­den ha­cer la prue­ba va­rias ve­ces, y los tres pri­me­ros lu­ga­res se pu­bli­can en el gim­na­sio. Po­ner los re­sul­ta­dos a la vis­ta de todos mo­ti­va y ase­gu­ra el com­pro­mi­so por ser me­jo­res ca­da día. El re­sul­ta­do es la ap­ti­tud for­ja­da en co­mu­ni­dad.

89

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.