¿SON VE­CI­NOS DE­MA­SIA­DO RUIDOSOS?

La vi­da sexual que te es­tás per­dien­do se en­cuen­tra en la puer­ta de al la­do. Deja de estar pe­ga­do a la pa­red oyen­do y em­pie­za a apren­der algo de ellos.

Men's Health (México) - - SEXO + RELACIONES - Por Lo­ri Cohen | Fo­tos: is­tock

Ha­ce tiem­po vi­ví arri­ba de un lo­cal de tatuajes, en Lon­dres.

Todos eran per­so­nas muy agra­da­bles, pe­ro ca­da no­che de sá­ba­do, al mis­mo tiem­po que me sen­ta­ba en mi so­fá con una ta­za de ca­fé, las co­sas se vol­vían bas­tan­te rui­do­sas en el pi­so de aba­jo. Los gri­tos, gol­pes y ge­mi­dos eran ca­pa­ces de fas­ti­diar a cual­quie­ra con po­ca pa­cien­cia, in­clu­so du­ran­te una ex­cep­cio­nal sesión de gri­tos, es­cu­ché: “¡Fred, mués­tra­me tu p***!”. Po­ner la TV a to­do volumen ayu­da­ba a es­cu­char me­nos to­do su en­tu­sias­mo —aun­que una vez que tus ve­ci­nos sean los más es­can­da­lo­sos, sim­ple­men­te no po­drás dejar de oír­los.

Mien­tras yo in­ten­ta­ba ver Brid­get Jo­nes, ha­bía una or­gía ca­da se­ma­na en mi edi­fi­cio. Era ex­ci­tan­te estar es­cu­chan­do y edu­cán­do­me acer­ca de los be­ne­fi­cios de te­ner se­xo rui­do­so. ¿Quie­res que tu pa­re­ja tras­pa­se la del­ga­da lí­nea del so­ni­do, au­men­tar la con­fian­za, la in­ti­mi­dad y traer de vuel­ta el se­xo a tu vi­da? “Es tiem­po de al­zar la voz”, di­ce el doc­tor Ant­hony Smith, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na sexual. “Lo que ma­ta la ex­ci­ta­ción sexual es la re­pe­ti­ción de lo mis­mo, la mo­no­to­nía, la fal­ta de es­pon­ta­nei­dad y las co­sas pre­de­ci­bles”, ase­gu­ra. “Así que cual­quier co­sa que in­cre­men­te la sen­sa­ción de ries­go o pe­li­gro, po­drá me­jo­rar el ero­tis­mo. Cam­bia las se­ña­les, el so­ni­do y los olo­res por una ex­pe­rien­cia sexual que irrum­pa y cree una nue­va ten­sión, lo cual te da­rá una re­car­ga de ero­tis­mo al ins­tan­te”, agre­ga el es­pe­cia­lis­ta.

Un lla­ma­do sal­va­je

“En­ga­ñar a tu ce­re­bro con es­tí­mu­los es una co­sa, pe­ro con rui­dos (gru­ñi­dos, ge­mi­dos, ja­deos) es algo que in­ten­si­fi­ca­rá la ex­pe­rien­cia pa­ra am­bos”, di­ce la doc­to­ra Kris­ten Mark, di­rec­to­ra del la­bo­ra­to­rio en­car­ga­da de pro­mo­ver la sa­lud sexual de la Uni­ver­si­dad de Ken­tucky. No ne­ce­si­tas au­llar­le a la lu­na, pe­ro cuan­do ella es­té más ex­ci­ta­da, es buen mo­men­to pa­ra un ge­mi­do. Tam­bién le in­di­ca­rá que es­tá ha­cien­do bien las co­sas. No hay na­da de sexy en “tó­ca­me más ahí por fa­vor, amor”, pe­ro un ja­deo de pla­cer no es una for­ma in­ti­mi­dan­te de de­mos­trar pla­cer y le da la tran­qui­li­dad a tu pa­re­ja de que va por buen ca­mino.

Si sien­tes que algo va en con­tra de tu na­tu­ra­le­za, to­ma algo de nues­tros primos de la jun­gla. Las pri­ma­tes hem­bras tie­nen una gran variedad de lla­ma­dos co­pu­la­to­rios, in­clu­so una se­rie de so­ni­dos du­ran­te el apa­rea­mien­to que ha­ce que los ma­chos en­tren en com­pe­ten­cia. “Los ma­chos, a su vez, son más pro­pen­sos a eya­cu­lar cuan­do las hem­bras ha­cen rui­dos”, ase­gu­ra el doc­tor Christopher Ryan, au­tor de Sex of dawn. ¿De qué for­ma, el se­xo del mono ha­ría que tú te vol­vie­ras más sal­va­je? “A los hom­bres les gus­ta es­cu­char a las mu­je­res sin­tien­do pla­cer al ha­cer­les el amor. Es gra­ti­fi­can­te y uno de los de­seos más re­cu­rren­tes de los hom­bres, les da la sen­sa­ción de su­pe­rio­ri­dad, y es es­pon­tá­nea­men­te una re­car­ga de ero­tis­mo por­que di­si­pa dudas y man­tie­ne al hom­bre y su pa­re­ja den­tro de un mo­men­to lleno

de sen­sua­li­dad”, afir­ma Smith.

Con ca­da “¡Oh, sí!” que ella te de­di­ca, te da una re­car­ga de con­fian­za. Ella sa­be que es res­pon­sa­ble de lle­var­te a la ci­ma más al­ta del pla­cer con los so­ni­dos que ha­ga. A ella tam­bién le gus­ta sen­tir­se más con­fia­da… y ver que va con pa­so fir­me, lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra co­men­zar a in­ten­tar co­sas di­fe­ren­tes, las mis­mas por las que se ha sen­ti­do in­hi­bi­da an­te­rior­men­te. Qué afor­tu­na­do eres.

Si así es tu des­tino evo­lu­ti­vo, deja que la voz de Tar­zán que lle­vas den­tro, sal­ga a la luz. Ok, tal vez es­te se­ría el mo­men­to ideal pa­ra de­cir­le a tu pa­re­ja que eche aba­jo el te­cho con sus gri­tos pa­ra que todos se en­te­ren que es­tá ovu­lan­do. Pe­ro me­jor no se lo di­gas con pa­la­bras, só­lo haz que lo se­pa, ya que un es­tu­dio de 2012 de la Uni­ver­si­dad del Es­ta­do de Cle­ve­land re­ve­ló que la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal du­ran­te los ac­tos se­xua­les, ga­ran­ti­za ma­yor sa­tis­fac­ción.

Esos gri­tos de éx­ta­sis son un len­gua­je pri­va­do que se com­par­te en­tre am­bos miem­bros de una pa­re­ja. “En­tre ellos crean un ir y ve­nir de so­ni­dos, en­tre más ex­pre­si­vo sea ca­da uno, más ex­ci­ta­rá al otro”, di­ce el doc­tor Greg Br­yant, pro­fe­sor adjunto de es­tu­dios de co­mu­ni­ca­ción, en la UCLA.

Aque­llos que jue­gan jun­tos, per­ma­ne­cen jun­tos

Ha­cer rui­do al “ju­gar” es lo que man­tie­ne pe­ga­dos a la pa­red a tus ve­ci­nos, y lo que los ha­ce ser una pa­re­ja fe­liz al igual que us­te­des. “Al vol­ver­te más des­in­hi­bi­do con una pa­re­ja en la que con­fías, si las pa­la­bras que usas o con el volumen con el que las di­ces, es una de las ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes del se­xo”, agre­ga el doc­tor Jus­tin Leh­mi­ller, so­ció­lo­go de Har­vard.

Gra­cias a nues­tra so­cie­dad, es­ta­mos ape­ga­dos a lo tra­di­cio­nal (le­van­ten la mano cuán­tos de us­te­des si­guen te­nien­do se­xo con la puer­ta ce­rra­da co­mo ado­les­cen­te es­con­dién­do­se de sus pa­pás). Es mo­men­to de rom­per ta­bús. Así que, pe­ga el sal­to y co­mien­za a ha­blar­le su­cio a tu pa­re­ja y mues­tra ele­men­tos de con­fian­za e in­ti­mi­dad, que ayu­da­rán a for­ta­le­cer su unión. To­do es­to se­rá po­si­ble siem­pre y cuan­do es­tés lis­to pa­ra mos­trar­le a los de­más tu la­do más os­cu­ro.

“La ma­yor can­ti­dad de ener­gía eró­ti­ca re­si­de en el sub­cons­cien­te —en el mis­mo lu­gar en don­de vi­ven los sue­ños y los mie­dos de ca­da quien. Con lo que con­clui­mos que nues­tra vi­da sexual es un re­fle­jo del la­do más som­brío de nues­tra men­te”, apun­ta Smith. Se ne­ce­si­ta mucha con­fian­za pa­ra sen­tir­se lo su­fi­cien­te­men­te se­gu­ro pa­ra mos­trar al chico ma­lo que hay en ti, con­ti­núa. La (su­cia) co­mu­ni­ca­ción es co­mo el vel­cro en tu re­la­ción, por­que rompe y de­rri­ba ba­rre­ras.

¿Qué crees que es lo que es­tán ha­cien­do tus ve­ci­nos cuan­do sus lám­pa­ras co­mien­zan el tra­que­teo? “Pue­de ser que só­lo es­tén sien­do des­con­si­de­ra­dos y ha­cien­do más rui­do de lo nor­mal con al­gu­na de las ru­ti­nas de su re­per­to­rio sexual”, di­ce Smith, “pe­ro tam­bién ca­be la po­si­bi­li­dad de que su es­cán­da­lo al ha­cer el amor es un re­fle­jo de lo abier­tos y crea­ti­vos que son a la ho­ra de com­pro­me­ter­se con sus ro­les eró­ti­cos y, por lo tan­to, es evi­den­te que es­tán dis­fru­tan­do de una muy pla­cen­te­ra se­xua­li­dad”, ase­gu­ra Smith.

Qui­zá ni si­quie­ra se han da­do cuen­ta. “El ries­go y el pe­li­gro pue­den agre­gar ex­ci­ta­ción sexual y un pun­to en co­mún. Y mien­tras le aña­des es­tos in­gre­dien­tes a tu re­la­ción, se pue­de de­cir que has da­do al cla­vo”, aña­de.

Pon tu ce­re­bro en lla­mas

Tu vo­ca­bu­la­rio sexual pue­de son­ro­jar o in­co­mo­dar a cual­quie­ra si lo uti­li­zas en la ofi­ci­na o en el cen­tro co­mer­cial, pe­ro ten por se­gu­ro que de­ba­jo de las sá­ba­nas es más que apro­pia­do. Y tu ce­re­bro lo sa­be. Así que, ¿qué es exac­ta­men­te lo que pa­sa cuan­do usas las

pa­la­bras XXX en tu con­ver­sa­ción? “El dirty talk ayu­da a ac­ti­var par­tes de tu ce­re­bro que son re­la­ti­va­men­te pri­mi­ti­vas y me­nos in­fluen­cia­das por el rol de in­hi­bi­ción, de la cor­te­za fron­tal. Mu­chos de los pen­sa­mien­tos re­la­cio­na­dos con el dirty talk, fun­cio­nan de­pen­dien­do del sig­ni­fi­ca­do que les de­mos —y van a ser to­ma­dos de di­fe­ren­te for­ma por el re­cep­tor que por el emi­sor.

Es­to in­vo­lu­cra la cor­te­za y las áreas fron­ta­les del ce­re­bro, la co­mu­ni­ca­ción de es­tas áreas im­pli­ca el de­seo, in­clu­yen­do el mo­tor pre­fron­tal de la cor­te­za, el área me­dia pre óp­ti­ca y otras par­tes del hi­po­tá­la­mo. El cen­tro de re­car­ga de do­pa­mi­na es par­ti­cu­lar­men­te importante ya que pue­de ser ca­paz de conectar e iden­ti­fi­car qué nos da más pla­cer. “Los im­pul­sos eró­ti­cos se fa­vo­re­cen con el dirty talk, por­que los au­men­tan”, ex­pli­ca Smith. En po­cas pa­la­bras, tu ce­re­bro se po­ne en lla­mas cuan­do em­pie­zas a lan­zar pa­la­bras “su­cias” a tu pa­re­ja.

Dejar que tu pa­re­ja le en­tre al jue­go, pue­de ser lo con­tra­rio a las ba­ses del se­xo tán­tri­co, pe­ro los efec­tos que tie­ne en tu res­pi­ra­ción son si­mi­la­res al tan­tra y a la meditación. “La vo­ca­li­za­ción au­men­ta el rit­mo car­dia­co y la ve­lo­ci­dad de tu res­pi­ra­ción, lo que ayu­da a re­gu­lar el sis­te­ma au­tó­no­mo, dis­tra­yen­do la aten­ción de fac­to­res de in­hi­bi­ción —co­mo pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos— y fa­ci­li­tan­do el flu­jo de los neu­ro­trans­mi­so­res que con­du­cen a las sen­sa­cio­nes de pla­cer”, ex­pli­ca Smith. “To­do es­to acom­pa­ña­do del foco dis­trac­tor del so­ni­do, nues­tros ce­re­bros son in­du­ci­dos a un es­ta­do en el que es me­nos po­si­ble que­dar­se es­tan­ca­do con pen­sa­mien­tos in­hi­bi­to­rios co­mo: no es­toy sa­tis­fa­cien­do al cien a mi pa­re­ja, ¿mi erec­ción se­rá su­fi­cien­te pa­ra ella? ¿Se­ré real­men­te bueno?”.

Lo bueno y lo ma­lo del se­xo rui­do­so

Es po­si­ble que ne­ce­si­tes se­guir en bus­ca de tus me­jo­res vo­ca­li­za­cio­nes, pe­ro tam­bién que tu pa­re­ja ya las ten­ga —y tus ge­mi­dos mu­dos y el man­te­ner los dien­tes apre­ta­dos du­ran­te el clí­max es in­com­pa­ti­ble con los so­ni­dos que ella ha­ce na­tu­ral­men­te. Es más co­mún que las mu­je­res gri­ten y gi­man du­ran­te el se­xo que los hom­bres. Las vo­ca­li­za­cio­nes tam­bién pue­den ayu­dar­las a lle­gar al or­gas­mo y ex­ten­der­lo lo más po­si­ble —con­tra­rio a un hom­bre, una mu­jer pue­de pa­sar por las cua­tro eta­pas de la ex­ci­ta­ción sexual antes de te­ner un or­gas­mo, y es­tos so­ni­dos sexys son los que la ayu­dan a ir­se mo­vien­do a tra­vés de es­tas eta­pas.

Una in­ves­ti­ga­ción he­cha por nues­tras co­le­gas de Wo­men’s Health tam­bién ha re­ve­la­do que el 58 por cien­to de las mu­je­res en­cues­ta­das desea que los hom­bres sean más ruidosos en la ca­ma y 64 por cien­to de ellas con­si­de­ra que el se­xo rui­do­so es mu­cho me­jor. Es ho­ra de al­zar tu voz, ¿no crees?

Dé­ja­lo fluir

Es más fá­cil de­cir­lo que ha­cer­lo. Si el se­xo rui­do­so ha­ce que te en­co­jas más que ani­mar­te, su­mér­ge­te en el dirty talk a tu rit­mo. “Real­men­te de­pen­de de lo fa­mi­lia­ri­za­do que es­tés con las con­ver­sa­cio­nes eró­ti­cas. No to­das tie­nen que ser fuer­tes ex­cla­ma­cio­nes; pue­den ser más del ti­po char­la”, ex­pli­ca Smith. “In­ten­ta de­cir o usar el vo­ca­bu­la­rio dirty cuan­do te es­tés mas­tur­ban­do a so­las. Tam­bién pue­des tra­ba­jar­lo con tu pa­re­ja pa­ra in­cor­po­rar­lo a tu vi­da sexual, le­yen­do li­bros eró­ti­cos en pa­re­ja, o des­cri­bien­do sus cuer­pos uno a otro”, su­gie­re Smith. Ven­den sus ojos pa­ra in­ten­si­fi­car las sen­sa­cio­nes. Re­cuer­da que el se­xo es una for­ma de ju­gar, y cual­quier co­sa que ha­gas fue­ra de lo or­di­na­rio ha­rá que te vuel­vas más des­in­hi­bi­do po­co po­co —lo que ob­via­men­te va li­ga­do a la pre­pa­ra­ción del te­rreno pa­ra el dirty talk.

La ma­yo­ría de las ve­ces los chi­cos no son lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos con las pa­la­bras, pe­ro si tú quie­res ob­te­ner los be­ne­fi­cios que te da el dirty talk, de­bes cam­biar tus há­bi­tos. “Vo­ca­li­zar es un in­ter­cam­bio, pe­ro uno en el que pue­des ex­plo­rar los lí­mi­tes de tu ero­tis­mo, re­quie­re to­mar al­gu­nos ries­gos y de dejar los pre­jui­cios pa­ra que te pue­das sen­tir li­bre de ju­gar”, di­ce Smith. Pa­ra que que­de aún más cla­ro, sé abier­to con las se­ña­les de tu pa­re­ja, to­ma en cuen­ta sus de­seos y ne­ce­si­da­des y di lo que a ti te gus­ta­ría. Dis­fru­ta y da­le a esos ve­ci­nos tu­yos una mues­tra de tu se­xo más rui­do­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.