Oxí­geno pu­ro

Gio­va­ni Dos San­tos sa­lió de la ban­ca pa­ra res­ca­tar con dos go­les al equi­po na­cio­nal, cu­ya ca­li­fi­ca­ción pen­día de un hi­lo

Mexico Champion 2012 - - FRONT PAGE - GA­BRIE­LA MENDOZA

El pri­mer triun­fo de Mé­xi­co lle­gó. Gio­va­ni dos San­tos sa­lió del ban­qui­llo con la mi­ra afi­na­da pa­ra con­cre­tar las opor­tu­ni­da­des que se ha­bían des­va­ne­ci­do en el arran­que y las 30 mil al­mas que se die­ron cita en el City of Co­ventry Sta­dium vie­ron có­mo la se­lec­ción tri­co­lor se cre­ció an­te Ga­bón pa­ra sa­car un triun­fo ne­ce­sa­rio.

Dos San­tos me­tió dos go­les y a di­fe­ren­cia de Ate­nas 2004, cuan­do se le ga­nó a Gre­cia en un par­ti­do de me­ro trá­mi­te, el triun­fo tu­vo un me­jor sa­bor, por­que con él, Mé­xi­co se ubi­có co­mo lí­der del Gru­po B en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres 2012.

Mé­xi­co ya no qui­so ser el mis­mo que se pre­sen­tó an­te Co­rea del Sur, en don­de em­pa­tó a ce­ro go­les y aun­que Luis Fernando Te­na, di­rec­tor téc­ni­co del con­jun­to na­cio­nal ali­neó al mis­mo cua­dro ti­tu­lar, Héc­tor He­rre­ra, Mar­co Fa­bián y Ori­be Pe­ral­ta no con­cre­ta­ron va­rias opor­tu­ni­da­des de gol y el equi­po in­clu­so se vio con po­ca cla­ri­dad y fal­ta de con­ti­nui­dad que obli­ga­ron al ti­mo­nel a ha­cer cam­bios en el se­gun­do tiem­po.

El equi­po az­te­ca sa­bía de la im­por­tan­cia del par­ti­do an­te Ga­bón, por­que de su­frir un pri­mer ye­rro o em­pa­tar se le com­pli­ca­ría el pa­no­ra­ma olím­pi­co; no obs­tan­te, los dos con­jun­tos sa­lie­ron a ga­nar y se fue­ron al fren­te pa­ra abrir el mar­ca­dor. Si bien es cier­to que los me­xi­ca­nos tu­vie­ron va­rias lle­ga­das al mar­co ri­val, no con­cre­ta­ron con el es­fé­ri­co mien­tras los mi­nu­tos pa­sa­ban y los afi­cio­na­dos es­ta­ban al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción, por­que el tan pre­cia­do gol no lle­ga­ba.

Los pri­me­ros 45 mi­nu­tos se ago­ta­ron y fi­nal­men­te el Fla­co Te­na reali­zó los cam­bios que sus se­gui­do­res pe­dían y gri­ta­ban en ca­da opor­tu­ni­dad ha­cia la can­cha. El ti­mo­nel de­ci­dió mo­di­fi­car su equi­po en el me­dio cam­po y en el ata­que, lo cual sur­tió efec­to en el mi­nu­to 63, cuan­do ca­yó el gol que hi­zo re­tum­bar el es­ta­dio que lu­ció ca­si lleno, por­que exis­tie­ron al­gu­nos hue­cos que per­te­ne­cían a asien­tos des­ti­na­dos pa­ra la fa­mi­lia olím­pi­ca y pren­sa.

En un con­tra­gol­pe, Pe­ral­ta le dio el ba­lón a Dos San­tos, quien lo su­po aco­mo­dar y lo man­dó a la por­te­ría del guar­da­me­ta afri­cano Di­dier Ovono. El re­sul­ta­do par­cial no sólo per­mi­tió que Mé­xi­co se fue­ra arri­ba en el mar­ca­dor, tam­bién le dio el plus que es­pe­ra­ba pa­ra pre­sio­nar a su se­gun­do ri­val de la jus­ta olím­pi­ca.

Aun­que los ga­bo­ne­ses qui­sie­ron re­po­ner­se en el mar­ca­dor, los mi­nu­tos trans­cu­rrie­ron y en tiem­po de com­pen­sa­ción Gio­va­ni co­bró un pe­nal so­bre Ori­be Pe­ral­ta que lo­gró ha­cer el se­gun­do gol de la no­che y ha­cer que el sue­ño olím­pi­co se man­tu­vie­ra in­tac­to.

BAI­LO­TEO. Mar­co Fa­bián im­pi­de que Tand­ji­go­ra le ro­be el es­fé­ri­co.

MU­RA­LLA. A los afri­ca­nos les fue im­po­si­ble ho­ra­dar las re­des az­te­cas.

DOS SAN­TOS fue el ver­du­go del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.