De­but opa­co

Con un jue­go gris, la Se­lec­ción Me­xi­ca­na fue do­mi­na­da por los asiá­ti­cos en un par­ti­do que sem­bró se­rias du­das acer­ca de sus po­si­bi­li­da­des de avan­zar

Mexico Champion 2012 - - CAMPEON - GA­BRIE­LA MENDOZA

Ocho años des­pués, Mé­xi­co vol­vió al futbol va­ro­nil en unos Jue­gos Olím­pi­cos, y al igual que ocu­rrió en Ate­nas 2004, las som­bras de du­da os­cu­re­cie­ron rá­pi­da­men­te el pa­no­ra­ma tras em­pa­tar, sin go­les, an­te Co­rea del Sur en un par­ti­do gris de los tri­co­lo­res, quie­nes fue­ron pre­sas fá­ci­les del ner­vio­sis­mo en la jus­ta veraniega de Lon­dres 2012.

Mé­xi­co, que se per­dió de ir a Bei­jing 2008 por el fra­ca­so de Car­son, re­pi­tió la his­to­ria de 2004, cuan­do de­bu­ta­ron con una igua­la­da sin go­les an­te Ma­li.

En Ate­nas 2004, el equi­po Tri­co­lor per­dió su si­guien­te par­ti­do, y aun­que res­ca­tó un triun­fo fi­nal so­bre el an­fi­trión, su eli­mi­na­ción en pri­me­ra ron­da le pu­so el se­llo in­dis­tin­to del fra­ca­so.

En el es­ta­dio St. Ja­mes Park de New­castle, los erro­res de los me­xi­ca­nos fue­ron mo­nu­men­ta­les an­te unos co­rea­nos que ex­plo­ta­ron su le­tal ve­lo­ci­dad y se mos­tra­ron fé­rreos en la par­te tra­se­ra.

En una ma­ña­na llu­vio­sa, Mé­xi­co tar­dó en res­pon­der en el par­ti­do, se vio len­to y sin do­mi­nio del ba­lón. An­te la con­ce­sión, los asiá­ti­cos sa­ca­ron par­ti­da y co­men­za­ron a con­tro­lar el en­cuen­tro du­ran­te 41 mi­nu­tos, y a opa­car al que se per­fi­la­ba co­mo uno de los fa­vo­ri­tos pa­ra ob­te­ner una me­da­lla olím­pi­ca.

En ese jue­go, Mé­xi­co no tu­vo per­cha de me­da­llis­ta y exi­gió en­de­re­zar la mar­cha al equi­po del en­tre­na­dor Luis Fernando Te­na, ba­jo la som­bra de los gran­des fra­ca­sos an­te­rio­res.

An­te la inope­ran­cia del equi­po, Te­na se vio obli­ga­do a rea­li­zar cam­bios; sa­có a Ori­be Pe­ral­ta, Mar­co Fa­bián y Héc­tor He­rre­ra, pe­ro fue tar­de la res­pues­ta, por­que in­clu­so Javier Aquino y Gio­va­ni Dos San­tos no apro­ve­cha­ron sus opor­tu­ni­da­des de gol.

Des­de la tri­bu­na, los afi­cio­na­dos fue­ron más ga­llar­dos que el Tri y el apo­yo fue in­ce­san­te; pe­ro ni con el cie­li­to lin­do de fon­do los me­xi­ca­nos des­per­ta­ron. La ba­rra co­rea­na hi­zo su la­bor y con­ta­gió con su fer­vor a otros ex­tran­je­ros, pro­ve­yén­do­los de go­rras, pla­ye­ras y ban­de­ras pa­ra unir­se a los cán­ti­cos; a la par de que, en el te­rreno de jue­go, hu­bo va­rias sal­va­das del por­te­ro Je­sús Co­ro­na, quien sin su ágil res­pues­ta, el mar­ca­dor hu­bie­ra si­do otro.

Mé­xi­co qui­so res­pon­der, pe­ro la ju­ga­da del triun­fo se es­fu­mó con Raúl Jiménez, quien te­nía ape­nas cin­co mi­nu­tos en la can­cha cuan­do man­dó un dis­pa­ro que se fue al la­do iz­quier­do de la por­te­ría del me­ta Sungryong Jung.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.