El her­mo­so cla­vel

Mi Super Diario - - LA ÚLTIMA -

Un rey fue has­ta su jar­dín y des­cu­brió que sus ár­bo­les, ar­bus­tos y flores se es­ta­ban mu­rien­do. El ro­ble le di­jo que se mo­ría por­que no po­día ser tan al­to co­mo el pino. Vol­vién­do­se al pino, lo ha­lló caí­do por­que no po­día dar uvas co­mo la vid. Y la vid se mo­ría por­que no po­día flo­re­cer co­mo la ro­sa. La ro­sa llo­ra­ba por no ser fuer­te y só­li­da co­mo el ro­ble. Sin em­bar­go, en me­dio de to­do ese ba­ru­llo, en­con­tró una plan­ta, un cla­vel flo­re­cien­do más fres­co que nun­ca. El rey le pre­gun­tó: – ¿Có­mo es que cre­ces tan sa­lu­da­ble en me­dio de es­te jar­dín mus­tio y som­brío? La flor con­tes­tó: – Qui­zás sea por­que siem­pre su­pu­se que cuan­do me plan­tas­te que­rías cla­ve­les; si hu­bie­ras que­ri­do un ro­ble, lo ha­brías plan­ta­do. En aquel ins­tan­te me di­je: In­ten­ta­ré ser cla­vel de la me­jor ma­ne­ra que pue­da, y he­me aquí, el más her­mo­so y be­llo cla­vel de tu jar­dín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.