El me­jor ca­mino

Mi Super Diario - - LA ÚLTIMA -

Un día, un be­ce­rro tu­vo que atra­ve­sar un bos­que vir­gen pa­ra vol­ver a su pas­tu­ra. Co­mo era un ani­mal irra­cio­nal, abrió un sen­de­ro tor­tuo­so, lleno de cur­vas, su­bien­do y ba­jan­do co­li­nas. Al día si­guien­te, un pe­rro que pa­sa­ba por allí usó ese mis­mo sen­de­ro pa­ra atra­ve­sar el bos­que. Des­pués fue el turno de un car­ne­ro, je­fe de un re­ba­ño, que vien­do el es­pa­cio ya abier­to hi­zo a sus com­pa­ñe­ros se­guir por allí. Más tar­de, los hom­bres co­men­za­ron a usar ese sen­de­ro: en­tra­ban y sa­lían, gi­ra­ban a la de­re­cha y a la iz­quier­da, des­cen­dían, se des­via­ban de obs­tácu­los, que­ján­do­se y mal­di­cien­do, con to­da ra­zón. Pe­ro no ha­cían na­da pa­ra crear una nue­va al­ter­na­ti­va. Des­pués de tan­to uso, el sen­de­ro aca­bó con­ver­ti­do en un am­plio ca­mino don­de los po­bres ani­ma­les se can­sa­ban ba­jo pe­sa­das car­gas, obli­ga­dos a re­co­rrer en tres ho­ras una dis­tan­cia que po­dría ha­ber si­do ven­ci­da en trein­ta mi­nu­tos si no hu­bie­ran se­gui­do la vía abier­ta por el be­ce­rro. Pa­sa­ron mu­chos años y el ca­mino se con­vir­tió en la ca­lle prin­ci­pal de un po­bla­do y, fi­nal­men­te, en la ave­ni­da prin­ci­pal de una ciu­dad. To­dos se que­ja­ban del trán­si­to, por­que el tra­yec­to era el peor po­si­ble. “Mien­tras tan­to, el vie­jo y sa­bio bos­que se reía, al ver que los hu­ma­nos tie­nen la ten­den­cia a se­guir co­mo cie­gos el ca­mino que ya es­tá abier­to, sin pre­gun­tar se nun­ca si esa es la me­jor elec­ción.“

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.