Los ri­zos de pla­ta de la abue­la

Mi Super Diario - - RECREO -

Dia­na, era una ni­ña muy amo­ro­sa que ama­ba a su abue­la, do­ña Isa­bel. Des­de ni­ña pu­do ver muy ac­ti­va a la abue­la que no só­lo ha­cia las co­sas en ca­sa, tam­bién tra­ba­ja­ba cui­dan­do an­cia­nos en la zo­na don­de vi­vía, ella era fuer­te y siem­pre te­nía una son­ri­sa, ella era de ca­be­llos ri­za­dos y pla­tea­dos que se ilu­mi­na­ban ba­jo el sol. La fa­mi­lia de Dia­na era muy uni­da por que la abue­la de­cía que la fa­mi­lia era lo mejor que to­dos po­de­mos te­ner en es­ta vi­da, a pe­sar de sus de­fec­tos, ellos tam­bién te­nían vir­tu­des y se ama­ban y res­pe­ta­ban mu­cho. Un día la abue­la se pu­so a lim- piar unas ven­ta­nas de la sa­la, Dia­na pa­sa­ba por allí y al ver a la abue­la col­ga­da de la ventana de­jó de ju­gar con su ga­to y le di­jo: -“¡Abue­la de­ja eso!, pe­ro la abue­la al oír­la, vol­teó y se res­ba­ló, ca­yó pe­sa­da­men­te sobre el pi­so, al ver es­to Dia­na co­rrió a bus­car al tío Ti­to que es­ta­ba en ca­sa, él era un gran mé­di­co, la lle­va­ron al hos­pi­tal mas cer­cano. Dia­na que ama­ba mu­cho a la abue­la Isa­bel, cuan­do re­gre­só a ca­sa le di­jo: -“Abue­li­ta, sien­to mu­cho lo que te ha su­ce­di­do, de aho­ra en ade­lan­te, yo te cui­da­ré y las co­sas más di­fí­ci­les las ha­re­mos no­so­tros. Do­ña Isa­bel res­pon­dió: “Si no fue­ra por ti hi­ji­ta que­ri­da que hu­bie­ra si­do de mí vi­da en es­tos mo­men­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.