Dar es me­jor que re­ci­bir

Mi Super Diario - - RECREO -

Ro­si­ta era hi­ja de unos ma­ra­vi­llo­sos pa­dres, su pa­dre era Mé­di­co y su ma­dre En­fer­me­ra. Ellos vi­vían en una ciu­dad gran­de, Ro­si­ta lo te­nía to­do, se ves­tía muy bien, su ha­bi­ta­ción era per­fec­ta, te­nía lo que mu­chas ni­ñas de su edad desea­rían y co­mo ya se acer­ca­ba la na­vi­dad, Ro­si­ta ha­cía pla­nes pa­ra ce­le­brar con sus ami­gui­tas, te­nía mu­chos pla­nes la ni­ña has­ta que una no­che lle­gó su pa­dre a ca­sa y les dio la no­ti­cia que lo man­da­ban a tra­ba­jar a otra ciu­dad. Ro­si­ta sen­tía que su mun­do se ve­nía al sue­lo, so­lo sa­bía que de­bía em­pa­car lo más pron­to po­si­ble, no te­nía op­ción. Cuan­do lle­ga­ron a aquel hu­mil­de pue­blo Ro­si­ta se sen­tía muy tris­te, pron­to tu­vo que acom­pa­ñar a su ma­dre pues ella apo­ya­ba co­mo en­fer­me­ra vo­lun­ta­ria, ya que ha­bía mu­chas ne­ce­si­da­des en el lu­gar, Ro­si­ta em­pe­zó a ha­cer con­tac­to con los ni­ños y adap­tán­do­se a su nue­va vi­da. Sin dar­se cuen­ta em­pe­za­ba a com­par­tir sus ju­gue­tes con sus nue­vos ami­gui­tos y pron­to es­ta­rían ce­le­bran­do na­vi­dad y su cum­plea­ños. Esa na­vi­dad fue la más fe­liz de sus cor­tos años. La ni­ña apren­dió que la sen­ci­llez y la gra­ti­tud que esas per­so­nas hu­mil­des te­nían aún en lo po­co, los ha­cía muy fe­li­ces, no se que­ja­ban de na­da. De pron­to com­par­tir se hi­zo un pla­cer pa­ra ella, te­nía tan­tos ami­gui­tos que ya no se ima­gi­na­ba la vi­da sin ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.