Ri­mo, Ro­mi y el que­so

Mi Super Diario - - RECREO -

Ri­mo y Ro­mi eran dos ra­ton­ci­tos a los que les en­can­ta­ba el que­so. Vi­vían en un pe­que­ño agu­je­ri­to de una vie­ja ca­sa. Allí vi­vía una an­cia­ni­ta a la que tam­bién le en­can­ta­ba el que­so. Cuan­do te­nían ham­bre, sa­lían de su agu­je­ri­to y se iban a la co­ci­na de aque­lla vie­ja ca­sa.

Así que los dos ra­ton­ci­tos aso­ma­ban la ca­be­za por el agu­je­ri­to y, si la an­cia­ni­ta es­ta­ba dor­mi­da, sa­lían co­rrien­do ha­cia la co­ci­na pa­ra co­mer que­so; pe­ro un día al­go ocu­rrió. Siempre ha­bía que­so y pan en la co­ci­na, pe­ro aquel día no ha­bía na­da. En­ton­ces, Ri­mo y Ro­mi tu­vie­ron que vol­ver a su agu­je­ri­to muer­tos de ham­bre. Pa­sa­ron los días y los ra­ton­ci­tos no en­con­tra­ban co­mi­da en la co­ci­na nun­ca. Pe­ro por fin se die­ron cuen­ta de lo que pa­sa­ba. Aque­lla an­cia­ni­ta era tan mayor que ya no te­nía fuer­zas pa­ra ir a ha­cer la com­pra. Ese mis­mo día los dos ra­ton­ci­tos en­con­tra­ron un gran que­so pa­ra lle­var­lo a ca­sa de la an­cia­ni­ta. Por suer­te, en­con­tra­ron una ca­rre­ti­lla con rue­das que les sir­vió pa­ra trans­por­tar ese gran.

Una vez en ca­sa, Ri­mo y Ro­mi cor­ta­ron el que­so: uno pa­ra ca­da uno de ellos y otro pa­ra la an­cia­ni­ta. Con mu­cho cui­da­do, lo pu­sie­ron en la me­si­ta al la­do de don­de ella es­ta­ba sen­ta­da. La an­cia­ni­ta no po­día creer­lo y co­mió aquel que­so muy fe­liz. Des­de en­ton­ces los ra­ton­ci­tos se en­car­gan de cui­dar a la an­cia­ni­ta y nun­ca, nun­ca, nun­ca más fal­tó el que­so en aque­lla ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.