Los di­bu­jos de Lau­ra

Mi Super Diario - - RECREO -

Lau­ra era una ni­ña de nue­ve años a la que le gus­ta­ba leer e in­ven­tar his­to­rias con per­so­na­jes fan­tás­ti­cos. Un día, la profesora les di­jo: Su pró­xi­ma ta­rea va a ser es­cri­bir un cuen­to, y lo ten­drán que acom­pa­ñar con di­bu­jos. Lau­ra siem­pre se po­nía muy con­ten­ta, pe­ro es­ta vez al­go di­fe­ren­te ocu­rrió. A Lau­ra le gus­ta­ba es­cri­bir cuen­tos pe­ro se sen­tía tor­pe di­bu­jan­do. Ya en ca­sa Lau­ra se pu­so a ha­cer sus de­be­res y su ma­dre le re­cor­dó que no to­dos los ni­ños lo ha­cen bien to­do; siem­pre hay al­go que ha­cen me­jor y que lo im­por­tan­te es in­ten­tar­lo y apren­der. Al día si­guien­te, su ami­go To­más le pre­gun­tó: - Lau­ra, ¿Ya has di­bu­ja­do tu cuen­to? - To­más. Lo hi­ce ca­si nue­ve ve­ces y siem­pre sa­lía feo. ¿Tu ya has ter­mi­na­do el tu­yo? – di­jo Lau­ra To­más sa­có su cuen­to y lo mos­tró a Lau­ra. Te­nía va­rios di­bu­jos muy bo­ni­tos, así que Lau­ra le pre­gun­tó si po­día leer­lo. Pe­ro To­más, aver­gon­za­do, le di­jo: Mis di­bu­jos han que­da­do bien, pe­ro me da ver­güen­za que leas mi cuen­to por­que yo no es­cri­bo tan bien co­mo tu. - To­más, ¿y si yo te ayu­do a me­jo­rar tu cuen­to y tu a mi a di­bu­jar el mío? – le di­jo Lau­ra Cuan­do lle­va­ron sus ta­reas al co­le­gio sus cuen­tos y di­bu­jos fue­ron de los me­jo­res de su cla­se y am­bos apren­die­ron que con es­fuer­zo se pue­den lo­grar las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.