La pa­lo­ma y la hor­mi­ga

Mi Super Diario - - RECREO -

Era me­dio­día en el bos­que cuan­do una hor­mi­ga to­ma­ba un po­co de agua al bor­de de un arro­yo cuan­do de pron­to un fuer­te vien­to la em­pu­jó al agua, y de in­me­dia­to fue arras­tra­da por la co­rrien­te. Es­tan­do la hor­mi­ga a pun­to de mo­rir aho­ga­da, una pa­lo­ma que es­ta­ba por ahí la vio y rom­pió con su pi­co, una ra­mi­ta del ár­bol don­de es­ta­ba y la de­jó caer cer­ca a la hor­mi­ga que se es­ta­ba aho­gan­do pa­ra que pu­die­ra su­bir en­ci­ma de la ra­ma y sal­var su vi­da. La hor­mi­ga agra­de­ci­da por tan no­ble ges­to de la pa­lo­ma, le pro­me­tió de­vol­ver­le el fa­vor a la pa­lo­ma en cuan­to tu­vie­ra al­gu­na oca­sión. Pa­só un tiem­po un tiem­po, cuan­do en el bos­que un ca­za­dor de pá­ja­ros se alis­ta­ba pa­ra ca­zar a una pa­lo­ma. La hor­mi­ga, que es­ta­ba cer­ca al ca­za­dor se dio cuen­ta que iba a dis­pa­rar con su es­co­pe­ta a su ami­ga la pa­lo­ma que un día la sal­vó y de in­me­dia­to le pi­có el to­bi­llo del ca­za­dor ha­cién­do­le gri­tar y sol­tar el ar­ma. -¡Ay! - dio un te­rri­ble gri­tó el ca­za­dor. La pa­lo­ma al oír el gri­to apro­ve­chó pa­ra al­zar vue­lo y vo­lar le­jos de don­de es­ta­ba el ca­za­dor. Con es­te gran ges­to la hor­mi­ga de­vol­vió el fa­vor a su ami­ga la pa­lo­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.