ME DUE­LE LA CA­BE­ZA…

Mi Super Diario - - AGUA -

¡Mmm, qué de­li­cio­so he­la­do de fre­sa! Pe­ro ¡Ayyy! ¿Por qué me due­le tan­to la ca­be­za? Des­cu­bre el mis­te­rio del po­pu­lar “con­ge­la­mien­to ce­re­bral” por co­mer ali­men­tos muy fríos.

La bo­ca

Cuan­do al­go muy frío en­tra en con­tac­to con tu pa­la­dar, la par­te de arri­ba de tu bo­ca, pue­de ha­cer que los ner­vios hin­chen los va­sos san­guí­neos de tu ca­be­za. Es­ta in­fla­ma­ción es la que pro­du­ce el tre- men­do do­lor.

Aun­que no lo creas, los he­la­dos no son los úni­cos que pue­den ha­cer que te due­la la ca­be­za. El agua, la le­che o el ju­go muy he­la­dos pue­den pro­vo­car in­co­mo­di­dad en tu ca­be­ci­ta.

Los mi­nu­tos

Es­te ti­po de do­lor pro­du­ci­do por ali­men­tos o be­bi­das frías so­la­men­te du­ra unos cuan­tos mi­nu­tos, aun­que tú pro­ba­ble­men­te sien­tas que el tiem­po se ha vuel­to una eternidad. No te preo­cu­pes, el ma­les­tar des­apa­re­ce­rá so­lo. Y por mu­cho do­lor que sien­tas, no se tra­ta de na­da pe­li­gro­so.

¿Quie­res des­ha­cer­te del do­lor de ca­be­za?

- Dis­fru­ta de tu he­la­do, sa­bo­reán­do­lo len­ta­men­te.

- Pre­fie­re be­bi­das que no es­tén muy frías.

- Ca­lien­ta el ali­men­to en tu bo­ca an­tes de tra­gar­lo.

- Si ya co­men­zó el do­lor, de­ja de co­mer por un mi­nu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.