Las ra­nas y el ani­mo

Mi Super Diario - - RECREO -

Un gru­po de ra­nas via­ja­ba por el bos­que y, de re­pen­te, dos de ellas ca­ye­ron en un ho­yo pro­fun­do. To­das las de­más ra­nas se reunie­ron al­re­de­dor el ho­yo. Cuan­do vie­ron cuan hon­do era el ho­yo, le di­je­ron a las dos ra­nas en el fon­do que pa­ra efec­tos prác­ti­cos, se de­bían dar por muer­tas ya que no sal­drían. Las dos ra­nas no hi­cie­ron ca­so a los co­men­ta­rios de sus ami­gas y si­guie­ron tra­tan­do de sal­tar fue­ra del ho­yo con to­das sus fuer­zas. Las otras se­guían in­sis­tien­do que sus es­fuer­zos se­rían inú­ti­les. Fi­nal­men­te, una de las ra­nas pu­so aten­ción a lo que las de­más de­cían y se rin­dió. La otra ra­na con­ti­nuó sal­tan­do tan fuer­te co­mo le era po­si­ble. Una vez más, la mul­ti­tud de ra­nas le gri­ta­ba y le ha­cían se­ñas pa­ra que de­ja­ra de su­frir y que sim­ple­men­te se dis­pu­sie­ra a que­dar­se ahi, ya que no te­nía ca­so se­guir lu­chan­do. Pe­ro la ra­na sal­ta­ba ca­da vez con más fuer­zas has­ta que fi­nal­men­te lo­gró sa­lir del ho­yo. Cuan­do sa­lió las otras ra­nas le di­je­ron: “nos da gus­to que ha­yas lo­gra­do sa­lir, a pe­sar de lo que te gri­ta­mos”.

La ra­na les ex­pli­có que era sor­da, y que pen­só que las de­más la es­ta­ban ani­man­do a es­for­zar­se más y sa­lir del ho­yo. Mo­ra­le­ja:

1. La pa­la­bra tie­ne po­der de vi­da y muer­te. Una pa­la­bra de alien­to com­par­ti­da a al­guien que se sien­te des­ani­ma­do pue­de ayu­dar a le­van­tar­lo.

2. Una pa­la­bra des­truc­ti­va di­cha a al­guien que se en­cuen­tre des­ani­ma­do pue­de ser lo que aca­be por des­truir­lo. Ten­ga­mos cui­da­do con lo que de­ci­mos. 3. Una per­so­na es­pe­cial es la que se da tiem­po pa­ra ani­mar a otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.