EL CA­BA­LLO NE­GRO DE COPILCO

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - JOR­GE ME­DI­NA VIEDAS*

En la pá­gi­na cua­tro de El Sol

de Si­na­loa, pe­rió­di­co que se pu­bli­ca en Cu­lia­cán des­de ha­ce más de me­dio si­glo, el pe­rio­dis­ta Víc­tor To­rres ( ho­mó­ni­mo del tam­bién pe­rio­dis­ta y ac­tual di­rec­tor de In­for­ma­ción de la SEP) ini­cia su co­lum­na con la si­guien­te afir­ma­ción:

“El pa­sa­do fin de semana es­tu­vo de vi­si­ta en Si­na­loa el se­cre­ta­rio de Sa­lud, Jo­sé Narro Ro­bles, con­ver­ti­do hoy en día en uno de los más ex­pe­ri­men­ta­dos pros­pec­tos pa­ra la can­di­da­tu­ra del PRI a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca”.

Los pá­rra­fos si­guien­tes del ar­tícu­lo de To­rres son pa­la­bras y ar­gu­men­tos con los cua­les bus­ca jus­ti­fi­car su opinión de que el ex rec­tor de la UNAM “es­tá en el jue­go” de la su­ce­sión pre­si­den­cial de 2018: el pe­rio­dis­ta ha­ce un con­ven­cio­nal re­co­rri­do por su ca­rre­ra política; re­cuer­da la re­fe­ren­cia a las se­me­jan­zas de Narro con Ber­nie San­ders ( edad, dis­cur­so fres­co, em­pa­tía con la ju­ven­tud, etc.) he­cha por otro pe­rio­dis­ta, Car­los Lo­ret; evi­den­cia las di­fi­cul­ta­des que tie­nen los hom­bres del ga­bi­ne­te del Pre­si­den­te y, por su­pues­to, no omi­te las vir­tu­des pro­pias e in­dis­cu­ti­bles del ex rec­tor.

Su­fi­cien­te pa­ra que se con­si­de­re co­mo una pre­mo­ni­ción, el he­cho de que en Cu­lia­cán más de dos mil jó­ve­nes priís­tas de to­do el país es­cu­cha­ran aten­tos y en­tu­sias­ma­dos al que po­dría ser el se­gun­do rec­tor de la UNAM, des­pués de Jo­sé Vas­con­ce­los, can­di­da­to a la pre­si­den­cia.

Es di­fí­cil pre­de­cir­lo. Pe­ro en ello in­sis­ten otros co­lum­nis­tas lo­ca­les, su­mán­do­se a la ló­gi­ca de la ido­nei­dad y la ra­cio­na­li­dad de su can­di­da­tu­ra que en política, lo sa­be­mos, es­tán ex­pues­tas a lo in­sos­pe­cha­do, a lo aza­ro­so, co­mo bien lo di­jo Oba­ma a sus se­gui­do­res ho­ras des­pués de la de­rro­ta de Hi­llary.

Pe­ro, vol­vien­do al te­ma: ¿ un ex rec­tor de es­ta eta­pa del país en la can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de Mé­xi­co? ¿ Y del PRI?

No pa­re­ce fá­cil. Hay que re­cor­dar que por la ca­be­za de al­gu­nos miem­bros de la iz­quier­da y por la de él mis­mo, pa­só la idea de que el ex rec­tor de la UNAM Juan Ra­món de la Fuen­te po­dría ser el can­di­da­to, pe­ro bien se sa­be que en esa fran­ja par­ti­dis­ta el cau­di­llis­mo si­gue sien­do do­mi­nan­te. En otras pa­la­bras, la iz­quier­da no se desa­ma­rra de sus orí­ge­nes es­ta­li­nis­tas. No fue ésa la úni­ca ra­zón por la que el doc­tor de la Fuen­te no fue can­di­da­to, pe­ro de­je­mos las co­sas ahí.

En cam­bio, las ac­tua­les con­di­cio­nes del PRI y del go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to, con la bio­gra­fía del doc­tor Narro Ro­bles, pa­re­ce ser que se com­bi­nan pa­ra en­con­trar una fór­mu­la política lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te con la ca­pa­ci­dad de con­tras­tar las ava­sa­llan­tes cam­pa­ñas a fa­vor de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, de una par­te, y de Mar­ga­ri­ta Za­va­la por la otra, apo­ya­dos en una tu­mul­tua­ria y va­rio­pin­ta cru­za­da de des­pres­ti­gio con­tra el pre­si­den­te y su par­ti­do, re­pro­du­ci­da en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

No hay lí­mi­te en es­to y na­die prohí­be ni el ex­ce­so ni la ile­ga­li­dad, me­nos la des­pro­por­cio­na­da ac­ti­tud de no po­cos me­dios, de co­men­ta­ris­tas, y no se di­ga de los trolls.

En ese co­ro uni­for­me de vo­ces aba­tien­do el fren­te gu­ber­na­men­tal, ove­jas su­mi­sas se con­vir­tie­ron en lo­bos se­dien­tos de san­gre, se mul­ti­pli­ca­ron jac­tan­cio­sos e in­di­si­mu­la­dos pro­pa­gan­dis­tas de los as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia men­cio­na­dos. In­can­sa­bles en re­pe­tir his­to­rias su­pues­tas o reales, en la reite­ra­ción de ad­je­ti­vos, han lo­gra­do cons­truir la per­cep­ción de que el país es un desas­tre y la si­tua­ción tie­ne un ex­clu­si­vo cul­pa­ble que es el pre­si­den­te.

A ese con­tex­to en el que se tran­si­ta rum­bo a la su­ce­sión pre­si­den­cial, se su­ma el fac­tor Trump, sin que por ello es­tos co­lec­ti­vos se des­alien­te de es­to que apa­ren­ta ser uno de los com­por­ta­mien­tos im­per­fec­tos que ge­ne­ra cual­quier de­mo­cra­cia, el po­pu­lis­mo.

Na­da pue­de im­pe­dir que la gen­te di­ga lo que pien­sa, aun cuan­do sea una des­par­pa­ja­da ca­co­fo­nía de irra­cio­na­li­dad o des­me­su­ra. Por­que co­mo ha di­cho Fer­nan­do Sa­va­ter, en la era del In­ter­net, el po­pu­lis­mo tie­ne el cam­po abo­na­do.

LA TA­REA DEL EX REC­TOR

Pe­ro el sis­te­ma me­xi­cano tie­ne otros ma­les pa­ra el cual se de­ben en­con­trar nue­vas res­pues­tas. Quie­ro de­cir que más allá de los fac­to­res po­lí­ti­cos con­cre­tos que con­du­cen a la via­bi­li­dad de la can­di­da­tu­ra del ex rec­tor de la UNAM, exis­ten otros ele­men­tos, tal vez más sub­je­ti­vos que aque­llos, que re­for­zan­do su can­di­da­tu­ra, nos se­ña­lan lo que pue­de ser bueno pa­ra el país y no só­lo pa­ra par­ti­dos o go­ber­nan­tes.

La can­di­da­tu­ra de Narro no es só­lo un re­me­dio pa­ra el PRI, si se le quie­re ver en la pers­pec­ti­va de los que creen que es el ca­ba­llo ne­gro de es­ta con­tien­da.

Par­ta­mos de que nues­tra reali­dad no es­tá pa­ra ocu­rren­cias, ni pa­ra ocu­rren­tes. Nues­tra cla­se política ha per­di­do el cen­sor de esa reali­dad y al­go gran­de, o por lo me­nos dis­tin­to tie­ne que im­pul­sar al país en­te­ro. Narro, aun­que es un po­lí­ti­co que co­no­ce muy bien el sis­te­ma, sus re­glas, sus os­cu­ros la­be­rin­tos, y no ca­re­ce de la au­da­cia y la ma­li­cia que es­tas li­des exi­gen, tie­ne el ba­ga­je de la vi­da uni­ver­si­ta­ria que nin­guno de los otros can­di­da­tos ha lo­gra­do acu­mu­lar.

Es un ba­ga­je uni­ver­si­ta­rio que in­clu­ye ideas, éti­ca y prag­ma­tis­mo. Tie­ne ade­más, la ven­ta­ja de que la me­ta­mor­fo­sis del pe­ña

nie­tis­mo no le afec­tó y su per­so- na­li­dad tras­cien­de las fron­te­ras del PRI y no de­ja de re­pre­sen­tar a las uni­ver­si­da­des cu­yo pres­ti­gio y com­pro­mi­so so­cial, de al­gu­na ma­ne­ra, él de­jó co­mo ex rec­tor, en un buen lu­gar.

Un rec­tor de can­di­da­to, so­bre to­do de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal y con la bio­gra­fía de Narro, es un cho­que con la tra­di­ción y el con­ser­va­du­ris­mo. Ha­bría que ima­gi­nar­lo rom­pien­do mu­ros de si­len­cio y com­pli­ci­dad, su­peran­do con ta­len­to y ob­je­ti­vi­dad las pro­pues­tas de­ma­gó­gi­cas y po­pu­lis­tas, res­ca­tan­do de la política lo que se ha ol­vi­da­do, el co­no­ci­mien­to y las ne­ce­si­da­des de la gen­te, re­afir­man­do y trans­mi­tien­do los prin­ci­pios de la li­ber­tad, la ver­dad, la jus­ti­cia y la so­li­da­ri­dad.

No es una exa­ge­ra­ción de­cir que si es­to ocu­rrie­ra, la política me­xi­ca­na ex­pe­ri­men­ta­ría un vuel­co im­por­tan­te. Se alle­ga­ría de nue­vos ac­to­res y de un nue­vo dis­cur­so, de au­to­exi­gen­cias pa­ra Narro de lle­gar a ser­lo, pe­ro tam­bién pa­ra el res­to de los can­di­da­tos y an­te to­do pa­ra los par­ti­dos cu­yos anacro­nis­mos no les per­mi­ten dar la ca­ra a quie­nes en otros ám­bi­tos co­mo las ins­ti­tu­cio­nes de educación su­pe­rior, con­ci­ben la ta­rea pu­bli­ca en el pris­ma del co­no­ci­mien­to, la ra­cio­na­li­dad y el res­pe­to a los de­más.

LA PIEL DEL OSO

Hay un di­cho que es­cu­ché bas­tan­te en los ochen­ta cuan­do es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. A los es­pa­ño­les la tran­si­ción política de­be ha­ber­los he­cho cau­te­lo­sos por­que lo re­fe­rían mu­cho en nues­tras con­ver­sa­cio­nes: “No hay que po­ner­se la piel del oso an­tes de ma­tar­lo”. La ex­pre­sión es por prin­ci­pio inad­mi­si­ble pa­ra cual­quier militante de las cau­sas fi­na­lis­tas co­mo la eco­lo­gía, el pa­ci­fis­mo o la to­le­ran­cia, pe­ro el sen­ti­do de ella pue­de ser tam­bién una más pue­ril, pe­ro más inofen­si­va eco­ló­gi­ca­men­te: del pla­to a la bo­ca se cae la sopa.

Di­go lo an­te­rior pa­ra ad­ver­tir a los que ven en la pre­si­den­cia de Mé­xi­co en 2018, a Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, né­me­sis de los cau­san­tes del re­sen­ti­mien­to que re­co­rre to­da la es­ca­le­ra so­cial; o los que tie­nen la es­pe­ran­za de que la derecha lo­gre en Mé­xi­co lo que los de­mó­cra­tas no lo­gra­ron en los Es­ta­dos Uni­dos de lle­var a una mu­jer co­mo Mar­ga­ri­ta Za­va­la a la pre­si­den­cia.

Di­ría que am­bos co­lec­ti­vos es­pe­ren, que no co­man an­sias, que el país necesita mu­cho más de lo que has­ta hoy le han ofre­ci­do sus can­di­da­tos.

“Un rec­tor de can­di­da­to es un cho­que con la tra­di­ción y el con­ser­va­du­ris­mo”

El ex rec­tor y aho­ra se­cre­ta­rio de sa­lud, Jo­sé Narro Ro­bles.

UN EX TI­TU­LAR

uni­ver­si­ta­rio co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia pa­re­ce di­fí­cil en es­tos mo­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.