LA MUER­TE DE CO­LO­SIO VEINTITRÉS AÑOS DES­PUÉS

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - JOR­GE ME­DI­NA VIEDAS* Wi­lliam Bla­ke, re­cor­da­do por Saúl Be­low en To­do cuen­ta.

Es­toy con­ven­ci­do de que hoy, en Mé­xi­co, mu­chas cosas fue­ran dis­tin­tas si ha­ce 23 años no hu­bie­ran ma­ta­do a Luis Do­nal­do Co­lo­sio.

Por­que tam­po­co hu­bie­ra si­do ne­ce­sa­rio ase­si­nar a José Fran­cis­co Ruiz Mas­sieu, me­ses des­pués.

Y tal vez la la­va de ren­cor y frus­tra­ción so­cial que tra­je­ron aque­llos he­chos ni los fe­nó­me­nos que si­guie­ron de co­rrup­ción, cri­sis, vio­len­cia y la po­bre­za im­pa­ra­ble hu­bie­ran cre­ci­do; co­mo tam­po­co las for­mas des­truc­ti­vas de la con­vi­ven­cia y del es­ta­do de de­re­cho hu­bie­ran sembrado tan­ta des­con­fian­za en los ciu­da­da­nos a lo lar­go de esta eta­pa.

Y sí ex­tre­ma­mos, ha­brían si­do re­mi­ti­das las cir­cuns­tan­cias que de­ri­va­ron en el mo­men­to in­fer­nal que hoy mis­mo en­fren­tan mi­llo­nes de me­xi­ca­nos.

To­do tie­ne su co­rre­la­to. Es co­sa de re­cor­dar. A fi­na­les de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do, gran­des man­chas de som­bra en el cie­lo de Mé­xi­co si­guie­ron a la re­vuel­ta ciu­da­da­na que pro­vo­có el nue­vo car­de­nis­mo. Ese fue el par­tea­guas de­ci­si­vo, sin du­da.

A pe­sar de que tres años des­pués el par­ti­do en el po­der re­com­pu­so sus fuer­zas y re­cu­pe­ró mu­chos es­pa­cios po­lí­ti­cos, la cul­tu­ra po­lí­ti­ca an­ti­sis­te­ma ya se ha­bía pro­pa­ga­do co­mo una pla­ga, con una fuer­te pre­sen­cia en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Las pa­la­bras que más re­so­na­ban eran frau­de elec­to­ral y de­mo­cra­cia. Se su­po­nía que és­ta úl­ti­ma re­sol­ve­ría de raíz el ma­les­tar po- lí­ti­co y lo que im­pli­ca­ba so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te.

Otros ám­bi­tos, dis­tin­tos a la po­lí­ti­ca, fue­ron cam­bian­do; la gen­te no fue la mis­ma, en­du­re­ció la piel, se vol­vió más in­cré­du­la y exi­gen­te. En mu­chos se no­ta­ba la ra­bia, el ren­cor se acen­tuó y la pro­tes­ta to­mó otras for­mas y ni­ve­les so­cia­les.

An­te el au­ge de la po­bre­za, la ri­que­za ya no fue mo­ti­vo de res­pe­to y en la opi­nión pú­bli­ca se co­no­cie­ron e in­da­ga­ron sus orí­ge­nes, en mu­chos ca­sos ilí­ci­to. Ri­que­za no fue sinónimo de pres­ti­gio, me­nos si la os­ten­ta­ban los po­lí­ti­cos.

Eran los pro­le­gó­me­nos de un pro­ce­so que lle­va­ba ha­cia el fin del ré­gi­men.

Luis Do­nal­do Co­lo­sio fue can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en ese con­tex­to. En­fren­tó el le­van­ta­mien­to ar­ma­do del EZLN y las rupturas en su or­ga­ni­za­ción. Era ob­vio que la si­tua­ción ya era gra­ve.

En su cam­pa­ña com­pi­tió co­mo un de­mó­cra­ta li­be­ral y da­ba ya sus pri­me­ros pa­sos ha­cia su ra­di­ca­li­za­ción po­lí­ti­ca. El his­tó­ri­co dis­cur­so del 6 de mar­zo es una pie­za de lu­ci­dez re­pu­bli­ca­na y com­pro­mi­so po­pu­lar. No hay na­da más que aña­dir.

La en­tre­ga y el co­ra­je

Hoy lo que pa­re­ce pre­va­le­cer es que el aten­ta­do que le qui­tó la vi­da pu­do ser fru­to de una cons­pi­ra­ción. Nun­ca he te­ni­do ele­men­tos para ase­gu­rar­lo y no me de­jo guiar por na­da ni por na­die para lle­gar a esa con­clu­sión. No lo pen­sé si­quie­ra en un pri­mer mo­men­to.

Es más, es­cri­bí — en­si­mis­ma­do, re­co­noz­co— que su muer­te ha­bía si­do un gol­pe con­tra el pre­si­den­te.

Es tan­ta la mor­bo­si­dad y la can­ti­dad de men­ti­ras que se han di­cho al res­pec­to, que to­do lo que se ha­ble aho­ra de na­da sir­ve.

Pe­ro no ten­go du­da al­gu­na de que en po­co tiem­po, en me­nos tiem­po del que él mis­mo es­pe­ra­ba, que­dó atra­pa­do en las pre­sio­nes pro­pias del po­der, cuan­do los po­de­res fác­ti­cos lle­van a ca­bo su la­bor de­pre­da­do­ra. Fue un pro­ce­so rá­pi­do de do­lo­ro­sos y di­fí­ci­les apren­di­za­jes, de du­ros des­per­ta­res.

To­dos sus va­lo­res en­tra­ron en con­tra­dic­ción.

Se­ma­nas an­tes del 23 de mar­zo de 1994, Co­lo­sio se en­con­tró en el ca­lle­jón sin sa­li­da. Su co­ra­je, su ho­nes­ti­dad y su ca­li­dad hu­ma­na lo hi­cie­ron man­te­ner­se en la can­di­da­tu­ra. Ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de dar su vi­da por cam­biar el país, a sa­bien­das de que eso sig­ni­fi­ca­ba te­ner que rom­per con sus men­to­res po­lí­ti­cos.

Di­go lo an­te­rior ba­sa­do en la in­for­ma­ción que com­par­tía con sus reales y más cer­ca­nos ami­gos a Co­lo­sio. En tro­zos vi­ví la es­ce­na pre­via al fi­nal de esta par­te de la his­to­ria trá­gi­ca de Mé­xi­co. Es­tu­ve en su radio de ope­ra­ción y lo ob­ser­vé de cer­ca días y ho­ras an­tes. Cuan­do es­ta­ba con sus gen­tes más ín­ti­mas nun­ca ha­blá­ba­mos de ru­ti­nas po­lí­ti­cas del can­di­da­to, sino de él, de Luis Do­nal­do, de su es­ta­do de áni­mo, de sus comentarios pri­va­dos, de sus ges­tos y pa­la­bras cla­ve.

Vein­ti­cua­tro ho­ras an­tes de Lo­mas Tau­ri­nas, me to­pé con Co­lo­sio, no­té su mi­ra­da vi­drio­sa, sus ojos eran los de un ser aco­sa­do, pe­ro a la vez de un hom­bre ilu­mi­na­do por una haz que lo guia­ba a un des­tino inevi­ta­ble.

Tal vez no cre­yó que se­ría tan pron­to ni fa­tal.

Lo an­te­rior es una vi­sión muy per­so­nal, re­pen­sa­da con los años, fru­to de una creen­cia muy an­te­rior, in­va­ria­da, de que fuer­zas su­pe­rio­res, per­ver­sas, re­pre­sen­tan­tes de los más al­tos in­tere­ses, dis­pu­sie­ron des­truir con él un pro­yec­to que po­dría ha­ber pro­du­ci­do una de las gran­des re­for­mas del Mé­xi­co mo­derno.

¿ Por qué y quién? No se sa­brá nun­ca.

Lo cier­to es que esas fuer­zas to­ma­ron en sus ma­nos la vi­da de Co­lo­sio y el des­tino de Mé­xi­co.

Y para lo su­ce­di­do, es­pe­ro que sir­va lo si­guien­te:

Los bue­nos se en­tre­gan a las per­cep­cio­nes hu­ma­nas,

Y no pien­san por sí mis­mos Has­ta que la Ex­pe­rien­cia les en­se­ña a cap­tu­rar

Y en­jau­lar a las Ha­das y los El­fos

Y en­ton­ces el Truhán em­pie­za a gru­ñir

Y el Hi­pó­cri­ta a au­llar; Y to­dos sus bue­nos Ami­gos re­ve­lan sus de­sig­nios per­so­na­les,

Y el Águi­la se dis­tin­gue del Buho.

El po­lí­ti­co y eco­no­mis­ta me­xi­cano Luis Do­nal­do Co­lo­sio Mu­rrie­ta ( 1950- 1994).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.