¿ La go­ta que derrama el va­so?

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Ale­jan­dro Ca­na­les UNAM- IISUE/ SES. ca­na­le­sa@ unam. mx Twit­ter: ca­na­le­sa99

¿ La de­mo­ra en res­pon­der, la au­sen­cia de ar­gu­men­tos o los erro­res en las de­ci­sio­nes de Conac­yt son de­li­be­ra­dos? Po­dría ser o no. Lo cier­to es que el or­ga­nis­mo rec­tor de la po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca pa­re­ce em­pe­ña­do en ati­zar re­be­lio­nes en el sec­tor y le­van­tar­se de es­pal­das a la so­li­ci­tud de ex­pli­ca­cio­nes. El te­ma de las be­cas es el ca­so más re­cien­te. To­do co­men­zó con el ajus­te para de­ter­mi­nar el mon­to de las be­cas para es­tu­dios de pos­gra­do na­cio­na­les. La mo­di­fi­ca­ción, co­mo de­bió ocu­rrir con el con­jun­to de nor­mas que es­ta­ban fi­ja­das al sa­la­rio mí­ni­mo, obe­de­ció al de­cre­to de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de enero de 2016 que man­da­tó la desin­de­xa­ción del sa­la­rio mí­ni­mo de to­das aque­llas re­gu­la­cio­nes que lo te­nían co­mo ba­se de cálcu­lo.

El cam­bio en el pri­mer pá­rra­fo de la frac­ción VI del ar­tícu­lo 123 cons­ti­tu­cio­nal, cla­ra­men­te in­di­có que “el sa­la­rio mí­ni­mo no po­drá ser uti­li­za­do co­mo ín­di­ce, uni­dad, ba­se, me­di­da o re­fe­ren­cia para fi­nes aje­nos a su na­tu­ra­le­za” ( DOF. 27.01.2016: 3). Uno de los pri­me­ros pa­sos, ne­ce­sa­rio e im­por­tan­te, para es­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca de me­jo­ra del sa­la­rio sin al­te­rar múl­ti­ples le­yes que es­ta­ban vin­cu­la­das.

En lu­gar de uni­da­des de sa­la­rio mí­ni­mo, el Ine­gi cal­cu­la­rá el va­lor de la Uni­dad de Me­di­da y Ac­tua­li­za­ción ( UMA) “que se­rá uti­li­za­da co­mo uni­dad de cuen­ta, ín­di­ce, ba­se, me­di­da o re­fe­ren­cia para de­ter­mi­nar la cuan­tía del pa­go de las obli­ga­cio­nes y su­pues­tos pre­vis­tos en las le­yes fe­de­ra­les, de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y del Dis­tri­to Fe­de­ral, así co­mo en las dis­po­si­cio­nes ju­rí­di­cas que ema­nen de to­das las an­te­rio­res”. Es de­cir, en ade­lan­te se­rá la UMA la uni­dad de re­fe­ren­cia en el cuer­po de le­yes, no el sa­la­rio mí­ni­mo.

En es­tas mis­mas pá­gi­nas, a pro­pó­si­to del nue­vo re­gla­men­to del SNI del pa­sa­do mes de enero, co­men­ta­mos la mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal y sus im­pli­ca­cio­nes para de­ter­mi­nar los mon­tos ac­tua­les de in­cen­ti­vo para los in­ves­ti­ga­do­res ( Cam­pus Mi­le­nio No. 691). Por cier­to, en ese mo­men­to, por al­gu­na ra­zón que has­ta aho­ra se des­co­no­ce, en ese nue­vo re­gla­men­to no se to­mó co­mo re­fe­ren­cia la UMA. Pos­te­rior­men­te, Conac­yt in­for­mó que para el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año se ac­tua­li­za­ría con­for­me la UMA. Quién sa­be por qué lo pri­me­ro y tam­bién lo se­gun­do.

En fin, re­gre­san­do al asun­to de los be­ca­rios y la UMA co­mo uni­dad de re­fe­ren­cia, al en­trar en vi­gor en enero de es­te año, los es­tu­dian­tes be­ne­fi­cia­rios hi­cie­ron sus cuen­tas y de­ter­mi­na­ron que con la nue­va ba­se de cálcu­lo, a la lar­ga, re­ci­bi­rían un mon­to me­nor y co­men­za­ron a in­con- for­mar­se. Des­de lue­go, las au­to­ri­da­des de Conac­yt, no se ocu­pa­ron de in­for­mar la nue­va dis­po­si­ción, tam­po­co de la im­por­tan­cia que tie­ne la UMA para me­jo­rar el sa­la­rio mí­ni­mo ni de pre­ci­sar có­mo era el cálcu­lo de los nue­vos mon­tos de be­ca — aho­ra di­cen que lo hi­cie­ron con los coor­di­na­do­res de los pro­gra­mas de pos­gra­do—, has­ta que fue­ron cre­cien­do las pro­tes­tas de los es­tu­dian­tes.

Las au­to­ri­da­des del sec­tor, al error en la co­mu­ni­ca­ción so­bre la en­tra­da en vi­gor de la UMA co­mo uni­dad de re­fe­ren­cia, su­ma­ron otro error más: el pla­zo de emi­sión de la con­vo­ca­to­ria de be­cas na­cio­na­les y la an­ti­ci­pa­ción de sus tér­mi­nos. Es­to es, al­gu­nos pro­gra­mas de ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, per­te­ne­cien­tes al Pa­drón Na­cio­nal de Posgrados de Ca­li­dad ( PNPC), rea­li­za­ron su pro­ce­so de selección en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año pa­sa­do y co­men­za­ron sus cur­sos en es­te año, cuan­do to­da­vía no sa­lía la con­vo­ca­to­ria de be­cas Conac­yt.

La sor­pre­sa, para múl­ti­ples pro­gra­mas, y el ca­so de la UAM es ilus­tra­ti­vo, es que el mes pa­sa­do, cuan­do se emi­tió la con­vo­ca­to­ria, ahí se ano­ta­ba que la asig­na­ción de be­cas se­ría “con ba­se al nú­me­ro de be­cas otor­ga­das en pe­rio­dos pa­sa­dos” y con­for­me la dis­po­ni­bi­li­dad pre­su­pues­tal.

El pro­ble­ma es que va­rios pro­gra­mas, res­pec­to de pe­rio­dos an­te­rio­res, acep­ta­ron un nú­me­ro ma­yor de es­tu­dian­tes y, con­for­me a las nue­vas dis­po­si­cio­nes, aho­ra es po­si­ble que una bue­na par­te de jó­ve­nes no cuen­ten con be­cas de apo­yo. Las au­to­ri­da­des de la UAM- Iz­ta­pa­la­pa, en car­ta pú­bli­ca, han di­cho que “la de­ci­sión to­ma­da afec­ta gra­ve­men­te el desa­rro­llo del pos­gra­do en el con­jun­to de uni­ver­si­da­des” ( 17.03.2017).

En es­tric­to sen­ti­do, las au­to­ri­da­des de Conac­yt tie­nen ra­zón cuan­do se­ña­lan que pro­me­tie­ron no re­cor­tar el nú­me­ro de be­cas: el vo­lu­men se man­tie­ne, aun­que no cre­ce. El pro­ble­ma es que una de las ba­ses de fun­cio­na­mien­to de los pro­gra­mas per­te­ne­cien­tes al PNPC era que, en prin­ci­pio, to­dos sus es­tu­dian­tes po­dían con­tar con be­cas de apo­yo y el nú­me­ro se­ría cre­cien­te. Ese era uno de los prin­ci­pa­les in­cen­ti­vos de per­te­nen­cia al Pa­drón, tan­to para las ins­ti­tu­cio­nes co­mo para los jó­ve­nes as­pi­ran­tes. Y mu­chos de es­tos úl­ti­mos ha­cen pla­nes en fun­ción de ta­les in­cen­ti­vos.

Si aho­ra re­sul­ta que son otros los tér­mi­nos de las be­cas, es un cam­bio de se­ñal im­por­tan­te que de­bió co­mu­ni­car­se con an­ti­ci­pa­ción a los des­ti­na­ta­rios. Pe­ro no, otra vez, so­la­men­te una au­sen­cia de ex­pli­ca­cio­nes de la au­to­ri­dad del sec­tor; una su­ce­sión de he­chos con­su­ma­dos que bus­can sa­li­da, tar­de y mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.