Al­gu­nas in­te­rro­gan­tes

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Ro­ber­to Ro­drí­guez Gómez UNAM. Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les. ro­ber­to@ unam. mx

El pro­yec­to de es­ta­ble­cer un cam­pus en la ciu­dad de Que­ré­ta­ro de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ar­kan­sas ( ASU, por su si­gla en in­glés) mar­cha vien­to en po­pa y, si los cálcu­los son co­rrec­tos, po­drá abrir sus puer­tas en agos­to de es­te año. Se­rá la pri­me­ra uni­ver­si­dad es­ta­du­ni­den­se con se­de en Mé­xi­co y se plan­tea co­mo una alian­za pú­bli­co- pri­va­do en el cam­po de la edu­ca­ción su­pe­rior.

En el por­tal de ASU de­di­ca­do al Cam­pus Que­ré­ta­ro se pue­de leer que es pa­tro­ci­na­da por una fun­da­ción pri­va­da de em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos, mien­tras que, co­mo tal, la ASU se de­fi ne co­mo una uni­ver­si­dad pú­bli­ca del es­ta­do que re­pre­sen­ta. Es­ta­ble­ci­da ha­ce más de un si­glo, la ASU cuen­ta en la ac­tua­li­dad con cua­tro cam­pus: Bee­be, Moun­tain Ho­me, New­port, y el prin­ci­pal: Jo­nes­bo­ro, que con­cen­tra la ma­yor par­te de su ma­trí­cu­la, de al­re­de­dor de 15 mil es­tu­dian­tes.

¿ Qué tan bue­na uni­ver­si­dad es la ASU? De­pen­de qué ranking se to­me en cuen­ta. En el ranking que pro­du­ce Ti­mes Hig­her Edu­ca­tion ocu­pa la po­si­ción ocho­cien­tos de la lis­ta es­ta­du­ni­den­se. Por de­ba­jo, in­clu­so, de otras uni­ver­si­da­des de aquel es­ta­do. En el US News & World Re­port le va me­jor: la po­si­ción

59 den­tro del to­tal de uni­ver­si­da­des re­gio­na­les del Sur de ese país. Las cuo­tas de ad­mi­sión y co­le­gia­tu­ras os­ci­lan en­tre los di­fe­ren­tes pro­gra­mas que se ofre­cen, pe­ro, un pro­me­dio anual fl uc­túa en­tre diez mil dó­la­res al año, para es­tu­dian­tes re­si­den­tes en Ar­kan­sas, y quin­ce mil al año para no re­si­den­tes. A es­tas ci­fras se agre­gan cuo­tas para re­si­den­cia y man­te­ni­mien­to, en ca­so de re­que­rir­se, del or­den de 13 mil dó­la­res al año. ¿ Có­mo se va con­si­de­rar a los es­tu­dian­tes me­xi­ca­nos den­tro de es­te es­que­ma?

Un in­di­ca­dor bas­tan­te so­co­rri­do en Es­ta­dos Uni­dos so­bre la ca­li­dad uni­ver­si­ta­ria se ex­pre­sa en su ta­sa de se­lec­ti­vi­dad. Se par­te del su­pues­to que, mien­tras me­jor la ins­ti­tu­ción, ma­yor de­man­da ge­ne­ra, y por lo tan­to su co­cien­te de se­lec­ti­vi­dad es alto. En es­te ru­bro la ASU acep­ta apro­xi­ma­da­men­te el 70 por cien­to de su de­man­da ( da­to de 2015). En con­tras­te, las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des de in­ves­ti­ga­ción en Es­ta­dos Uni­dos in­di­can ta­sas de se­lec­ti­vi­dad en nin­gún ca­so su­pe­rio­res a 10 por cien­to.

Aun­que los indicadores no son su­fi cien­te­men­te pre­ci­sos para un jui­cio con­clu­yen­te, aun­que la ASU se de­fi ne co­mo una uni­ver­si­dad de do­cen­cia e in­ves­ti­ga­ción, lo cier­to es que sus da­tos la ubi­can, en el me­jor de los ca­sos, a me­dia ta­bla. Es di­fí­cil en­con­trar una ra­cio­na­li­dad es­tric­ta­men­te aca­dé­mi­ca en el pro­yec­to que se impulsa. Pe­ro sí una ex­ten­sa área de opor­tu­ni­dad de ne­go­cios.

El tra­to es ex­ce­len­te para la ASU: la par­te mexicana, reuni­da en torno a la fun­da­ción Ar­kan­sas Sta­te Uni­ver­sity CQ, A. C., y por lo tan­to pre­ten­di­da­men­te sin fi nes de lu­cro, po­ne el di­ne­ro que re­quie­re el pro­yec­to. La pri­me­ra eta­pa es­tá va­lua­da, en nú­me­ros re­don­dos, en dos mil mi­llo­nes de pe­sos. Re­cien­te­men­te el con­sor­cio con­tra­tó con el Gru­po Fi­nan­cie­ro Mul­ti­va cré­di­to por 600 mi­llo­nes de pe­sos para ter­mi­nar los pen­dien­tes del pro­yec­to y es­tar en con­di­cio­nes de ini­ciar ope­ra­cio­nes. El lí­der fi nan­cie­ro de la ini­cia­ti­va, Ri­car­do González, do­nó el te­rreno y ha con­du­ci­do y coor­di­na­do la in­te­gra­ción de la Aso­cia­ción Ci­vil. El pro­pio González Ba­rre­ra ha de­cla­ra­do que cuen­ta ya con los per­mi­sos de la SEP para im­par­tir las ca­rre­ras que se ofer­ta­rán, y ade­más con la op­ción de una do­ble ti­tu­la­ción.

Has­ta las ci­fras son muy op­ti­mis­tas. Ini­ciar la Uni­ver­si­dad con mil es­tu­dian­tes y ha­cer­la cre­cer, en sus dis­tin­tas eta­pas, has­ta un ni­vel de vein­te mil. Se con­tem­pla re­ci­bir es­tu­dian­tes de di­fe­ren­tes paí­ses, y es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de in­ter­cam­bio aca­dé­mi­co con la pro­pia ASU aun­que even­tual­men­te con otras ins­ti­tu­cio­nes. Se pre­vé tam­bién desa­rro­llar áreas de fron­te­ra en cam­pos co­mo in­ge­nie­ría de sis­te­mas, ae­ro­náu­ti­ca, y al­ta di­rec­ción de em­pre­sas. Se an­ti­ci­pa, y en ello se es­tá tra­ba­jan­do, en im­pul­sar la vin­cu­la­ción con la in­dus­tria y las em­pre­sas de la lo­ca­li­dad sin des­aten­der la vo­ca­ción glo­bal del pro­yec­to. El es­tu­dian­te de ASU- Que­ré­ta­ro de­be ser bi­lin­güe, por­que uno de los com­pro­mi­sos de la se­de cen­tral es ac­ti­var la op­ción de que pro­fe­so­res es­ta­dou­ni­den­ses se ocu­pen del di­se­ño y even­tual­men­te la im­par­ti­ción de pro­gra­mas.

En el con­tex­to de los ór­ga­nos de go­bierno de ASU, aun­que en ge­ne­ral el pro­yec­to ha si­do vis­to con be­ne­plá­ci­to en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes, y al­can­zó con­ti­nui­dad pe­se al cam­bio de rec­tor, no han fal­ta­do vo­ces di­si­den­tes. Miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va ( Board of Trus­tees) del sistema es­ta­tal de uni­ver­si­da­des de Ar­kan­sas han mos­tra­do al­gu­nos pun­tos opa­cos en el con­ve­nio o contrato: En la se­sión de fe­bre­ro de es­te año, Prin­ce Gard­ner pre­gun­tó a la Jun­ta: ¿ Quién es el due­ño? ¿ Es so­la­men­te Ri­car­do? ¿ Qué ocu­rre si des­apa­re­ce? ¿ Qué pa­sa si se de­ci­de un cam­bio en el con­trol eco­nó­mi­co del cor­po­ra­ti­vo?

No son pre­gun­tas tri­via­les. Al lec­tor in­tere­sa­do le re­co­mien­do la trans­crip­ción de las in­ter­ven­cio­nes de la Jun­ta de Go­bierno en: “Me­xi­can co­lle­ge all aet, ASU al­ters pact”, Ar­kan­sas De­mo­crat- Ga­ze­te, 26 de fe­bre­ro de 2017.

“Es di­fí­cil en­con­trar una ra­cio­na­li­dad es­tric­ta­men­te aca­dé­mi­ca en el pro­yec­to que se impulsa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.