EL NUE­VO MO­DE­LO EDU­CA­TI­VO

Más allá de la re­tó­ri­ca, la pro­pues­ta es un buen in­ten­to de mo­der­ni­za­ción

Milenio - Campus - - OPINIÓN - GIL­BER­TO GUE­VA­RA NIEBLA*

Si de­ja­mos de la­do los ex­ce­sos re­tór icos, se pue­de sos­te­ner que el lla­ma­do nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo en­cie­rra una pro­me­sa de me­jo­ra en re­la­ción con las de­fi­ni­cio­nes pre­ce­den­tes. Su vir­tud prin­ci­pal no de­ri­va co­mo al­guien di­jo de la con­sul­ta de que fue ob­je­to.

No, la vir­tud prin­ci­pal del nue­vo mo­de­lo re­si­de en que re­pre­sen­ta un es­fuer­zo iné­di­to por ar­ti­cu­lar di­ver­sos ni­ve­les y com­po­nen­tes edu­ca­ti­vos: la ges­tión es­co­lar, el ser­vi­cio pro­fe­sio­nal do­cen­te, la for­ma­ción do­cen­te, el ser­vi­cio de asis­ten­cia téc­ni­ca a la escuela, el plan­tea­mien­to cu­rri­cu­lar y pe­da­gó­gi­co, etc.

Co­lo­car la escuela al cen­tro del sistema edu­ca­ti­vo, no es un mé­ri­to se­cun­da­rio. Es un acier­to y un desafío. Se tra­ta del pri­mer es­fuer­zo por otor­gar­le a la escuela el lu­gar que me­re­ce y que ne­ce­si­ta para cum­plir efi­caz­men­te con su fun­ción so­cial. Sig­ni­fi­ca des­pla­zar po­der de arri­ba ha­cia aba­jo. Por lo de­más, to­dos sa­be­mos que la ma­te­ria­li­za­ción de es­te pro­pó­si­to exi­gi­rá un es­fuer­zo aca­dé­mi­co, po­lí­ti­co, ad­mi­nis­tra­ti­vo y fi­nan­cie­ro enor­me.

Dar­le cen­tra­li­dad de la escuela im­pli­ca edi­fi­car una escuela con au­to­no­mía de ges­tión y, a la pos­tre, con au­to­no­mía aca­dé­mi­ca. La au­to­no­mía de ges­tión su­po­ne do­tar­la con re­cur­sos fi­nan­cie­ros, per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo, in­fra­es­truc­tu­ra dig­na, mo­bi­lia­rio ade­cua­do, bi­blio­te­cas, equipo tec­no­ló­gi­co, co­nec­ti­vi­dad, la­bo­ra­to­rios, etc. Di­cha au­to­no­mía su­po­ne, ne­ce­sa­ria­men­te, que la escuela pue­da va­ler­se por sí mis­ma — o con­tar con apo­yos efi­ca­ces en su en­torno in­me­dia­to— para re­sol­ver sus ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les.

Es­te úl­ti­mo pro­ble­ma no es­tá re­suel­to ca­bal­men­te. La au­to­no­mía aca­dé­mi­ca, por su par­te, su­po­ne que el co­lec­ti­vo do­cen­te ten­ga ca­pa­ci­dad de de­ci­sión so­bre el cu­rrí­cu­lum y so­bre las de­ci­sio­nes di­dác­ti­cas es­tra­té­gi­cas. En Mé­xi­co los pla­nes de es­tu­dio se de­ci­den, co­mo se sa­be, cen­tral­men­te ( por la SEP); no obs­tan­te, el nue­vo mo­de­lo se pro­pu­so po­ner a prue­ba la idea de que un cier­to por­cen­ta­je del cu­rrí­cu­lum pue­da ser ma­ni­pu­la­do y adap­ta­do a las cir­cuns­tan­cias por par­te de los do­cen­tes.

Se tra­ta de una ex­pe­rien­cia sin pre­ce­den­te cu­yo éxi­to de­pen­de­rá, en gran par­te, de que se le eva­lúe de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca y pun­tual. Pe­ro el co­ra­zón del nue­vo mo­de­lo lo re­pre­sen­ta el plan­tea­mien­to cu­rri­cu­lar que se apo­ya va­rias in­no­va­cio­nes: un per­fil de egre­so, apren­di­za­jes cla­ve, ha­bi­li­da­des so­cio- emo­cio­na­les, etc. .

Para efec­tos di­dác­ti­cos re­sul­ta muy útil la for­mu­la­ción ex­plí­ci­ta de los fi­nes de la edu­ca­ción que se pre­sen­tan en do­cu­men­to apar­te y or­ga­ni­za­dos, en ca­da ni­vel edu­ca­ti­vo, a tra­vés de on­ce cam­pos to­ra­les ( sa­ber ex­pre­sar­me, dis­fru­tar los nú­me­ros, abrir­me al mun­do, ana­li­zar y re­sol­ver, cons­truir mis me­tas, tra­ba­jar en equipo, ser buen ciu­da­dano, va­lo­rar el ar­te y la cul­tu­ra, cui­dar mi sa­lud, res­pe­tar la na­tu­ra­le­za y apro­ve­char el mun­do di­gi­tal).

Tam­bién es de des­ta­car­se que, jun­to a los te­mas aca­dé­mi­cos se in­cor­po­ra en el cu­rrí­cu­lum el eje “desa­rro­llo per­so­nal y so­cial de los es­tu­dian­tes” in­no­va­ción que, des­de lue­go, de­be ser aplau­di­da en la nue­va for­mu­la­ción cu­rri­cu­lar. En fin, en con­jun­to se tra­ta de una pro­pues­ta rica que re­co­ge ex­pe­rien­cias fe­cun­das del pa­sa­do, pe­ro in­clu­ye cam­bios im­por­tan­tes y pro­me­te­do­res.

“Se tra­ta del pri­mer es­fuer­zo por otor­gar­le a la escuela el lu­gar que me­re­ce y que ne­ce­si­ta para cum­plir efi­caz­men­te con su fun­ción so­cial”

El do­cu­men­to in­cor­po­ra nue­vos as­pec­tos al cu­rrí­cu­lum, co­mo el desa­rro­llo per­so­nal y so­cial de los es­tu­dian­tes.

La he­rra­mien­ta es un pri­mer es­fue­zo para ar­ti­cu­lar di­ver­sos com­po­nen­tes de la edu­ca­ción.

LA IDEA de dejar un por­cen­ta­je de los pla­nes de es­tu­dio en ma­nos de los do­cen­tes es no­ve­do­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.