EL FIN DEL SUE­ÑO AME­RI­CANO

Los jó­ve­nes in­mi­gran­tes por­ta­do­res de per­mi­sos tem­po­ra­les per­die­ron los pri­vi­le­gios otro­ga­dos por el Dream Act y aho­ra son

Milenio - Campus - - REPORTE - MARION LLOYD*

El men­sa­je de la au­to­ri­dad mi­gra­to­ria fue con­tun­den­te: nin­gún in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do es­tá a sal­vo. En las úl­ti­mas se­ma­nas, el Ser­vi­cio de In­mi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas de Es­ta­dos Uni­dos ( ICE) ha de­te­ni­do a los pri­me­ros DACA­men­ta­dos— por­ta­do­res de per­mi­sos tem­po­ra­les para jó­ve­nes in­mi­gran­tes. Y la se­ma­na pa­sa­da, el ICE man­dó una se­rie de tuits ame­na­zan­tes, au­men­ta­do aún más la pa­ra­noia en­tre los es­tu­dian­tes in­do­cu­men­ta­dos en el país.

Unos 750 mil jó­ve­nes in­mi­gran­tes — una ma­yo­ría de ellos me­xi­ca­nos— son be­ne­fi­cia­rios de la Ac­ción Di­fe­ri­da para Lle­ga­das In­fan­ti­les ( De­fe­rred Ac­tion for Child­hood Arri­vals, o DA­CA). El pro­gra­ma otor­ga per­mi­sos de dos años ( re­no­va­bles) para es­tu­diar o tra­ba­jar en Es­ta­dos Uni­dos, para mi­gran­tes que lle­ga­ron al país an­tes de los 16 años y que cum­plen otros re­qui­si­tos. Los DACA­men­ta­dos son tam­bién co­no­ci­dos co­mo drea­mers, por una pro­pues­ta de ley fe­de­ral ( el Dream Act), que bus­ca le­ga­li­zar a in­mi­gran­tes jó­ve­nes.

Has­ta re­cien­te­men­te, ellos eran los pri­vi­le­gia­dos en­tre los más de 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en el país. Ya no.

“DA­CA no es un es­ta­tus le­gal pro­te­gi­do, aun­que los re­ci­pien­tes ac­ti­vos de DA­CA tí­pi­ca­men­te re­pre­sen­tan una prio­ri­dad me­nor”, di­jo un men­sa­je en­via­do por el ICE el 9 de mar­zo, a tra­vés de su cuen­ta en twit­ter. En otro men­sa­je, la agen­cia acla­ró: “El es­ta­tus di­fe­ri­do pue­de ser re­vo­ca­do en cual­quier mo­men­to, so­bre to­do cuan­do al­guien co­me­te un cri­men, o re­pre­sen­ta una ame­na­za pú­bli­ca o para la se­gu­ri­dad na­cio­nal”.

La au­to­ri­dad mi­gra­to­ria bus­ca­ba jus­ti­fi­car la de­ten­ción de los pri­me­ros DACA­men­ta­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas— un he­cho que ha atraí­do fuer­tes crí­ti­cas por par­te de los de­fen­so­res de los mi­gran­tes. El ICE in­sis­te en que to­dos los de­te­ni­dos ha­bían co­me­ti­do al­gún de­li­to, y, por lo tan­to, son su­je­tos a de­por­ta­ción.

La nue­va po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, anun­cia­da por Trump a fi­na­les de enero, bus­ca de­por­tar a to­dos los mi­gran­tes que cuen­tan con un his­to­rial cri­mi­nal— “per­so­nas ma­las”, en la re­tó­ri­ca del pre­si­den­te. El or­den eje­cu­ti­vo da prio­ri­dad a los que “han co­me­ti­do ac­tos que cons­ti­tu­yen una ofen­sa cri­mi­nal”, in­de­pen­dien­te­men­te de que han si­do juz­ga­dos o no. Sin embargo, el or­den no de­ja cla­ro si los “ma­los” in­clu­yen a to­dos los que han lle­ga­do ile­gal­men­te al país. Tam­po­co es­pe­ci­fi­ca si las re­glas apli­can a los re­ci­pien­tes de DA­CA.

El mis­mo pre­si­den­te ha con­tri­bui­do a la con­fu­sión. En una con­fe­ren­cia de pren­sa en fe­bre­ro, Trump de­cla­ró que los DACA­men­ta­dos son “per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas” que no de­be­rían te­ner que preo­cu­par­se por su fu­tu­ro. “DA­CA es un te­ma muy di­fí­cil para mí”, di­jo el mag­na­te re­pu­bli­cano. “Es uno de los te­mas más di­fí­ci­les que ten­go, por­que son ni­ños in­creí­bles”.

Sin embargo, no to­dos en su ga­bi­ne­te o su par­ti­do opi­nan igual. Es­tán co­rrien­do rumores de que Ste­ve Ban­non y Step­hen Mi­ller— los con­se­je­ros que or­ques­ta­ron el or­den eje­cu­ti­vo prohi­bien­do la en­tra­da al país de ciu­da­da­nos de sie­te paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na— es­tán ela­bo­ran­do una pro­pues­ta para aca­bar con DA­CA, se­gún re­por­tó el pe­rió­di­co di­gi­tal Vox.

Mien­tras tan­to, ICE ha apro­ve­cha­do la am­bi­güe­dad le­gal para de­te­ner a cual­quier in­mi­gran­te que cae ba­jo sos­pe­cha.

El pri­mer DACA­men­ta­do en ser arres­ta­do fue el me­xi­cano Da­niel Ra­mí­rez Me­di­na, de 23 años. El tam­bién pa­dre de familia fue de­te­ni­do du­ran­te una re­da­da en Seattle, Was­hing­ton, el 10 de fe­bre­ro. Ra­mí­rez, quien vi­ve en el país des­de los 7 años, fue acu­sa­do de ser miem­bro de una pan­di­lla— acu­sa­ción que él nie­ga.

Una se­ma­na des­pués, las au­to­ri­da­des de­tu­vie­ron al hon­du­re­ño Jo­sué Ro­me­ro, des­pués de in­cau­tar­le una pe­que­ña can­ti­dad de ma­ri­gua­na. El es­tu­dian­te de ar­te, de 19 años, fue pro­ce­sa­do para de­por­ta­ción, a pe­sar de que su ofen­sa es con­si­de­ra­da una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va en Te­xas.

La úl­ti­ma de­ten­ción ocu­rrió el 1 de mar­zo en Jack­son, Mis­sis­sip­pi. ICE de­tu­vo a Da­nie­la Var­gas, una in­mi­gran­te ar­gen­ti­na de 22 años, des­pués de que ella ha­bla­ra en un even­to pro mi­gran­te en la ciu­dad. Var­gas, quien emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos en 2001, es­ta­ba en el pro­ce­so de re­no­var su per­mi­so de DA­CA cuan­do fue arres­ta­da. Se­gún sus abo­ga­dos, su prin­ci­pal fa­llo fue ha­ber­se pro­nun­cia­do pú­bli­ca­men­te en con­tra de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Trump.

Unos días an­tes, las au­to­ri­da­des de­tu­vie­ron al her­mano y al pa­pá de Var­gas en fren­te de su ca­sa. Des­pués, rom­pie­ron la puer­ta de la ca­sa para bus­car dro­gas y ar­mas, y en­con­tra­ron una pis­to­la ( la po­se­sión de ar­mas es un de­li­to para los in­do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos). Ate­rra­da, Var­gas se es­con­dió du­ran­te cin­co ho­ras en un clo­set. Se­gún le con­tó a la pren­sa lo­cal: “No po­día ni res­pi­rar. Te­mía por mi vi­da… fue la peor co­sa que me ha­bía pa­sa­do, nun­ca pen­sé que eso po­dría su­ce­der”.

Los tres de­te­ni­dos se han con­ver­ti­do en hé­roes para la cau­sa de los in­do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

¿ Fin del sue­ño ame­ri­cano?

Para mu­chos, es­tos he­chos son prue­ba de que el “sue­ño ame­ri­cano” es co­sa del pa­sa­do.

Ade­más, el cli­ma an­ti­in­mi­gran­te tam­bién es­tá te­nien­do fuer­tes re­per­cu­sio­nes en la per­cep­ción ha­cia Es­ta­dos Uni­dos en el ex­tran­je­ro— so­bre to­do des­de Mé­xi­co.

Trump ha ame­na­za­do con de­por­tar a más de 2 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos— una ma­yo­ría de ellos me­xi­ca­nos. An­te esa po­si­bi­li­dad, el go­bierno me­xi­cano y las uni­ver­si­da­des es­tán in­ten­tan­do fa­ci­li­tar la re­in­cor­po­ra­ción de los mi­gran­tes den­tro del sistema edu­ca­ti­vo y el mer­ca­do la­bo­ral. Tam­bién, bus­can apo­yar a los mi­gran­tes que quieren per­ma­ne­cer en Es­ta­dos Uni­dos.

El 16 de mar­zo, el Con­gre­so me­xi­cano apro­bó re­for­mas a la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción, para sim­pli­fi­car la re­va­li­da­ción de es­tu­dios para mi­gran­tes que vie­nen de re­gre­so al país. En­tre los cam­bios, los mi­gran­tes ya no ten­drán que pre­sen­tar sus his­to­ria­les aca­dé­mi­cos con apos­ti­lla— un pro­ce­so que pue­de tar­dar se­ma­nas y cos­tar cien­tos de dó­la­res. La ley tam­bién fa­cul­ta a las uni­ver­si­da­des pri­va­das a re­va­li­dar los es­tu­dios de los so­li­ci­tan­tes— un te­ma que ha si­do po­lé­mi­co. La Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca ya ha­bía anun­cia­do que los es­tu­dian­tes de edu­ca­ción bá­si­ca pue­den ins­cri­bir­se sin cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to o his­to­ria­les aca­dé­mi­cos, de­bi­do a que mu­chos mi­gran­tes no cuen­tan con los do­cu­men­tos más bá­si­cos.

A su vez, mu­chas uni­ver­si­da­des— tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das— se han com­pro­me­ti­do a re­ser­var es­pa­cios para los Drea­mers. Por ejem­plo, la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na anun­ció en fe­bre­ro que otor­ga­ría be­cas para has­ta 1,500 mi­gran­tes, a tra­vés de su red de 8 uni­ver­si­da­des je­sui­tas. La uni­ver­si­dad tam­bién se com- pro­me­tió a abrir es­pa­cios en sus pro­gra­mas de téc­ni­co s uper ior uni­ver­si­ta­rio para cien­tos de es­tu­dian­tes más.

L o s ca mbio s b u s c a n fa­ci­li­tar la re­in­cor­po­ra­ción de los mi­gran­tes— so­bre t o d o , lo s má s jó v e n e s . Muc ho s de ellos no c u ent a n con nin­gún sistema de apo­yo en el país, ya que cre­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos. Al­gu­nos ni ha­blan es­pa­ñol.

Tam­bién hay im­por­tan­tes ini­cia­ti­vas para de­fen­der a los mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos. El go­bierno me­xi­cano ha abier­to clí­ni­cas le­ga­les gra­tui­tas en sus 50 con­su­la­dos en ese país. Las ofi­ci­nas, que em­pe­za­ron a ope­rar a par­tir del 4 de mar­zo, ayu­da­rán a mi­gran­tes que en­fren­tan de­por­ta­ción o que bus­can con­se­guir su es­ta­tus le­gal en el país.

“Las nue­vas po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias no so­lo han si­do no­ci­vas para los es­tu­dian­tes in­do­cu­men­ta­dos, sino tam­bién para las fi nan­zas uni­ver­si­ta­rias”

A su vez, el 14 de mar­zo, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co ( UNAM), la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos y la Fun­da­ción Car­los Slim anun­cia­ron un pro­gra­ma para dar asis­ten­cia le­gal a los me­xi­ca­nos que ca­li­fi­can para ser ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses. El pro­gra­ma ope­ra­rá a tra­vés de las 5 se­des de la UNAM en Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, 130 uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses se han su­ma­do a la ini­cia­ti­va, se­gún un co­mu­ni­ca­do de pren­sa de la fun­da­ción.

Mu­chas de esas uni­ver­si­da­des han sen­ti­do en car­ne pro­pia el lla­ma­do “efec­to Trump”. Las nue­vas po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias no só­lo han si­do no­ci­vas para los es­tu­dian­tes in­do­cu­men­ta­dos, sino tam­bién para las fi­nan­zas uni­ver­si­ta­rias. El año pa­sa­do, un re­cord de 1 mi­llón de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros cur­sa­ron es­tu­dios de li­cen­cia­tu­ra y pos­gra­do en Es­ta­dos Uni­dos, de­jan­do ga­nan­cias de más de $ 35 mil mi­llo­nes, se­gún el re­por­te Open Doors.

Sin embargo, se es­pe­ra que esa bo­nan­za sea me­nor en el pró­xi­mo año, se­gún los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta a 250 uni­ver­si­da­des. Un 40 por cien­to de las ins­ti­tu­cio­nes con­sul­ta­das re­por­ta­ron te­ner me­no­res nú­me­ros de so­li­ci­tan­tes para el pró­xi­mo año, se­gún el es­tu­dio, que fue rea­li­za­do en fe­bre­ro por seis con­sor­cios de uni­ver­si­da­des. Otro 35 por cien­to re­por­tó te­ner un au­men­to en el nú­me­ro de so­li­ci­tan­tes y 26 por cien­to re­por­tó que no ha­bía nin­gún cam­bio.

Los re­sul­ta­dos son par­ti­cu­lar­men­te llamativos, de­bi­do a que el sec­tor in­ter­na­cio­nal ha re­gis­tra­do au­men­tos con­ti­nuos du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Y mu­chas ins­ti­tu­cio­nes han di­se­ña­do sus pla­nes fi­nan­cie­ros con ba­se en un au­men­to sos­te­ni­do en las co­le­gia­tu­ras de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros.

Ade­más, el ma­yor gol­pe pue­de es­tar por ve­nir— cuan­do los ex­tran­je­ros que fue­ron acep­ta­dos de­ci­den asis­tir o no a las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses.

Los paí­ses en don­de se re­gis­tra­ron las ma­yo­res caí­das en el nú­me­ro de so­li­ci­tan­tes fue­ron del Me­dio Orien­te, se­gui­do por Chi­na y la In­dia, se­gún el es­tu­dio. Las uni­ver­si­da­des tam­bién han re­ci­bi­do lla­ma­das de es­tu­dian­tes y pa­dres de familia de mu­chos paí­ses pre­gun­tan­do so­bre el im­pac­to de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria.

Mu­chos han ex­pre­sa­do te­mor de que el or­den eje­cu­ti­vo ha­cia los paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na po­dría ser ex­pan­di­do para in­cluir otras na­cio­nes. Tam­bién, hay una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que el cli­ma ha­cia los mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos es ca­da vez más hos­til.

Ta­les per­cep­cio­nes só­lo pue­den ir en au­men­to con las de­ten­cio­nes de los DACA­men­ta­dos. Si in­clu­si­ve los “ni­ños in­creí­bles” son su­je­tos a de­por­ta­ción, ¿ quién pue­de es­tar a sal­vo de la nue­va po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Trump?

FO­TOS: EINO SIERPE/ ES­PE­CIAL

In­mi­gran­tes co­mo la ar­gen­ti­na Da­nie­la Var­gas han si­do arres­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.