Las ex­pli­ca­cio­nes que fal­tan

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Ale­jan­dro Ca­na­les UNAM- IISUE/ SES. ca­na­le­sa@ unam. mx Twit­ter: ca­na­le­sa99

No, des­de lue­go no es ne­ce­sa­rio dar res­pues­ta pun­tual a los 80 mil re­gis­tros o los ca­si 300 mil co­men­ta­rios que se ex­pre­sa­ron en los fo­ros de consulta del año pa­sa­do so­bre el Nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo 2016. No obs­tan­te, sí ha­ce fal­ta una ex­pli­ca­ción pú­bli­ca so­bre aque­llas pro­pues­tas, re­cu­rren­tes, que se for­mu­la­ron y no fue­ron in­clui­das.

En la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de Mé­xi­co no es­tá arrai­ga­da la par­ti­ci­pa­ción so­cial en la vi­da pú­bli­ca y en la to­ma de de­ci­sio­nes. Las ra­zo­nes son muy va­ria­das, pe­ro en ese con­jun­to ha si­do so­bre­sa­lien­te la cap­tu­ra de los es­pa­cios de dis­cu­sión o si­mu­lar que sí se to­ma en cuen­ta la opi­nión de los go­ber­na­dos, es­tos úl­ti­mos lo sa­ben y han ejer­ci­do con abun­dan­cia el re­cur­so de la in­di­fe­ren­cia.

El cam­po de la edu­ca­ción no ha si­do un ejem­plo de prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas y par­ti­ci­pa­ti­vas, a pe­sar de su al­ta es­pe­cia­li­za­ción y la con­cen­tra­ción de in­te­li­gen­cia. Ahí te­ne­mos el ca­so de los Con­se­jos de Par­ti­ci­pa­ción So­cial, tie­nen más de dos dé­ca­das tra­tán­do­se de po­ner en mar­cha y to­da­vía no son una reali­dad.

En­ton­ces, ins­tau­rar un me­ca­nis­mo pa­ra con­si­de­rar la opi­nión de di­ver­sos sec­to­res, co­mo los fo­ros de consulta de 2014 y 2016 so­bre el mo­de­lo edu­ca­ti­vo, es un te­ma a ana­li­zar y tan re­le­van­te co­mo lo es pro­pio mo­de­lo que se pro­po­ne.

Aun­que tam­po­co ca­bria so­bre­es­ti­mar­lo.

Si la cul­tu­ra de par­ti­ci­pa­ción so­cial en te­mas re­le­van­tes de in­te­rés pú­bli­co es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, tam­bién son es­ca­sos los dis­po­si­ti­vos pa­ra re­co­lec­tar las opi­nio­nes y pro­ce­sar las po­si­bles pro­pues­tas. La ex­pe­rien­cia na­cio­nal se li­mi­ta a son­deos de opi­nión y a la rea­li­za­ción de los fo­ros de consulta po­pu­lar se­xe­na­les.

El sis­te­ma de pla­nea­ción De­mo­crá­ti­ca, pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción y en la ley de pla­nea­ción, es­ta­ble­ce la consulta po­pu­lar co­mo me­ca­nis­mo pa­ra el di­se­ño de los pla­nes. Sin em­bar­go, des­de el co­mien­zo de los años ochen­ta, fe­cha en la que pu­so en mar­cha, la consulta so­la­men­te es pa­ra cum­plir con la nor­ma y pa­ra otor­gar ese ai­re de le­gi­ti­mi­dad que re­quie­ren las de­ci­sio­nes. En reali­dad, na­die sa­be qué pro­po­ne quién, ni có­mo o por qué se lle­ga a ta­les o cua­les re­sul­ta­dos.

Los fo­ros de consulta so­bre el mo­de­lo edu­ca­ti­vo del año pa­sa­do en­sa­ya­ron un ca­mino di­fe­ren­te. Tres me­ses des­pués de fi­na­li­za­dos los fo­ros, el CIDE, a tra­vés de su Pro­gra­ma In­ter­dis­ci­pli­na­rio so­bre Po­lí­ti­ca y Prác­ti­cas Edu­ca­ti­vas, pre­sen­tó un in­for­me con los prin­ci­pa­les re­sul­ta­dos de la consulta. En el mis­mo do­cu­men­to se acla­ró que “no in­vo­lu­cra­ron la ge­ne­ra­ción de va­lo­ra­cio­nes pro­pias so­bre el nue­vo plan­tea­mien­to pro­pues­to, sino úni­ca­men­te or­de­nar y sis­te­ma­ti­zar las opi­nio­nes de los di­ver­sos par­ti­ci­pan­tes en el pro­ce­so de consulta” ( p. 16).

Tam­bién pre­ci­sa­ron que el aná­li­sis y sis­te­ma­ti­za­ción de la in­for­ma­ción se reali­zó con el soft­wa­re Atlas. ti. Un pro­gra­ma in­for­má­ti­co útil y re­la­ti­va­men­te co­no­ci­do por quie­nes op­tan por el aná­li­sis cua­li­ta­ti­vo de los da­tos. El asun­to aquí, y con­vie­ne re­co­no­cer­lo, es que ex­pli­car có­mo se ana­li­za­ron los da­tos y pre­sen­tar pú­bli­ca­men­te los re­sul­ta­dos cons­ti­tu­ye un avan­ce im­por­tan­te en ma­te­ria de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas.

Sin em­bar­go, da­do que los re­sul­ta­dos de los fo­ros de consulta son pú­bli­cos y es­tán sis­te­ma­ti­za­dos ( un do­cu­men­to de ca­si 300 pá­gi­nas), la au­to­ri­dad edu­ca­ti­va no so­la­men­te es­tá obli­ga­da a in­for­mar qué de esos re­sul­ta­dos in­cor­po­ró, tam­bién de­bie­ra ex­pli­car por­qué omi­tió otros tan­tos.

En los do­cu­men­tos so­bre el mo­de­lo edu­ca­ti­vo del pa­sa­do 13 de mar­zo, la au­to­ri­dad nos mues­tra que re­cu­pe­ró di­fe­ren­tes de su­ge­ren­cias de los fo­ros de consulta. Por ejem­plo, nos di­ce que se in­cor­po­ra­ron las pro­pues­tas pa­ra una me­jor re­la­ción ho­ri­zon­tal en­tre los apren­di­za­jes es­pe­ra­dos en­tre ca­da ni­vel edu­ca­ti­vo, tam­bién hi­zo ca­so de aque­llas que opi­nio­nes que de­man­da­ban una me­jor gra­dua­li­dad en­tre los ni­ve­les edu­ca­ti­vos. O bien, asu­mió el re­co­no­ci­mien­to de la edu­ca­ción en len­guas in­dí­ge­nas o que de­bía pre­sen­tar las prin­ci­pa­les in­no­va­cio­nes del mo­de­lo edu­ca­ti­vo, en­tre otras su­ge­ren­cias.

No obs­tan­te, tam­bién ha­ce fal­ta que ex­pli­que qué opi­nio­nes y pro­pues­tas no con­si­de­ró per­ti­nen­tes, por los me­nos las más im­por­tan­tes y reite­ra­das que apa­re­cen co­mo re­sul­ta­dos agre­ga­dos de la consulta. To­me­mos por ca­so lo con­cer­nien­te a la edu­ca­ción ini­cial.

El in­for­me de la consulta des­ta­ca: Si bien se re­gis­tra una opi­nión fa­vo­ra­ble en re­la­ción al per­fil de egre­so, un co­men­ta­rio re­cu­rren­te en la consulta es la so­li­ci­tud de in­cluir la Edu­ca­ción Ini­cial en el ma­pa cu­rri­cu­lar de Edu­ca­ción Bá­si­ca. Al res­pec­to, los par­ti­ci­pan­tes re­fie­ren la gran re­le­van­cia de pro­mo­ver, des­de la edad tem­pra­na, el desa­rro­llo de las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, so­cia­les, emo­cio­na­les e in­te­lec­tua­les de las ni­ñas y los ni­ños a fin de con­tri­buir al lo­gro de apren­di­za­jes fun­da­men­ta­les en años pos­te­rio­res. Pa­ra aque­llos ciu­da­da­nos y ac­to­res que ex­pre­sa­ron su opi­nión so­bre es­te te­ma du­ran­te la consulta pú­bli­ca, re­sul­ta des­con­cer­tan­te que una eta­pa del desa­rro­llo tan re­le­van­te, y que la evi­den­cia cien­tí­fi­ca dis­po­ni­ble in­di­ca re­sul­ta cla­ve, no sea con­si­de­ra­da ade­cua­da­men­te en la pro­pues­ta ( p. 37).

Tam­po­co lo fue en la pro­pues­ta más re­cien­te. En es­te te­ma, co­mo en otros no con­si­de­ra­dos, la au­to­ri­dad edu­ca­ti­va de­be ar­gu­men­tar por qué los omi­tió o los juz­ga irre­le­van­tes.

“El cam­po de la edu­ca­ción no ha si­do un ejem­plo de prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas y par­ti­ci­pa­ti­vas, a pe­sar de su al­ta es­pe­cia­li­za­ción y la con­cen­tra­ción de in­te­li­gen­cia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.