AB­SUR­DOS LINGÜÍSTICOS Y GRAMATICALES EN LA CONS­TI­TU­CIÓN DE “LA” CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Des­pués de ha­ber cam­bia­do el nom­bre al an­ti­guo Dis­tri­to Fe­de­ral, los crea­do­res de la nueva cons­ti­tu­ción pa­ra la en­ti­da­dom­pen las re­glas que ellos mis­mos im­pu­sie­ron

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

El pri­me­ro en se­ña­lar­los fue el es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y ob­ser­va­dor ciu­da­dano Eduar­do Me­jía. Nos re­fe­ri­mos a los ab­sur­dos idio­má­ti­cos de la de­no­mi­na­da “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co”. En su blog

erra­tas­pun­to­com ex­pli­có:

“En uno de sus ‘ es­tu­dios de mu­jer’, de los que es­cri­bió va­rios, Bal­zac di­ce que los po­la­cos de­fien­den las tan es­ca­sas vo­ca­les de su vo­ca­bu­la­rio. Eso no lo to­mó en cuen­ta el ‘ je­fe’ de ‘ go­bierno’ cuan­do de­ci­dió, sin mo­ti­vo al­guno, su­pri­mir las sie­te vo­ca­les de Ciu­dad de Mé­xi­co y las seis de Dis­tri­to Fe­de­ral pa­ra que ges­ti­cu­le­mos y gru­ña­mos un im­pro­nun­cia­ble CDMX que no sa­be­mos si re­por­te be­ne­fi­cios, por­que más que nom­bre pa­re­ce lo­go­ti­po con de­re­chos de au­tor. De una vez se lo de­ci­mos: no aca­ta­re­mos esa or­den ab­sur­da”.

Y aña­dió Me­jía: “Va­rias ins­tan­cias, to­das res­pe­ta­bles, im­pug­nan la lla­ma­da cons­ti­tu­ción de CdMx, con ra­zo­nes vá­li­das, en­tre otras, que al­gu­nos de los lla­ma­dos ar­tícu­los se opo­nen a la Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral; otros, al sen­ti­do co­mún; val­dría la pe­na que la lla­ma­da Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua se su­ma­ra a las im­pug­na­cio­nes: ¿ qué es eso de se­res sin­tien­tes?, ¿ qué se pro­po­nen con la va­li­da­ción de re­dun­dan­cias co­mo ‘ adul­tos ma­yo­res’?, ¿ có­mo en una cons­ti­tu­ción que pro­po­ne la igual­dad ha­ce dis­tin­cio­nes en­tre ni­ños y ni­ñas, hom­bres y mujeres?, ¿ có­mo va­li­dan an­gli­cis­mos de­ni­gran­tes cuan­do hay pa­la­bras per­fec­ta­men­te des­crip­ti­vas pa­ra si­tua­cio­nes de ex­cep­ción, co­mo las des­ti­na­das pa­ra los que ne­ce­si­ta­mos ayu­da ex­ter­na pa­ra la vi­da co­ti­dia­na? Y el ‘ je­fe’ de ‘ go­bierno’ aga­rra y di­ce que me­jor la Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral co­pie és­ta, tan in­com­ple­ta, tan de­si­gual, tan ini­cua, tan pé­si­ma­men­te re­dac­ta­da”.

Tie­ne ra­zón Eduar­do Me­jía. Y es que las bar­ba­ri­da­des lin­güís­ti­cas y gramaticales se dan des­de el pri­mer enun­cia­do, des­de el nom­bre mis­mo de es­ta de­no­mi­na­da “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, que en­tra­rá en vi­gor el 17 de sep­tiem­bre de 2018. Yo só­lo me ocu­pa­ré de un as­pec­to es­pe­cí­fi­co, pe­ro ca­pi­tal, en el que he ve­ni­do in­sis­tien­do. Vea­mos de qué se tra­ta, ba­ra­ján­do­la más des­pa­cio.

La “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co” se pu­bli­có el 5 de fe­bre­ro de 2017 en la “Ga­ce­ta Ofi­cial de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, “Ór­gano de Di­fu­sión del Go­bier- no de la Ciu­dad de Mé­xi­co” y en su pri­me­ra lí­nea, en­tre pa­rén­te­sis, lee­mos: “Al mar­gen su­pe­rior un es­cu­do que di­ce: CdMx.- CIU­DAD DE MÉ­XI­CO”. Sien­do así, no hay acuer­do en lo que el es­cu­do “di­ce” y lo que se nom­bra en la re­dac­ción, pues no es lo mis­mo “la Ciu­dad de Mé­xi­co” que “Ciu­dad de Mé­xi­co”. Si la de­no­mi­na­ción ofi­cial es la del es­cu­do, en­ton­ces ten­dría­mos que ha­blar y es­cri­bir de la “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Ciu­dad de Mé­xi­co”, de la “Ga­ce­ta Ofi­cial de Ciu­dad de Mé­xi­co” y del “Ór­gano de Di­fu­sión del Go­bierno de Ciu­dad de Mé­xi­co”.

Ha­ce tiem­po, cuan­do es­te des­a­gui­sa­do aún no se co­me­tía, pu­bli­ca­mos en es­tas mis­mas pá­gi­nas al­go que hoy va­le re­cor­dar. Vol­ve­mos a po­ner los pun­tos so­bre las íes, aun­que no nos va­yan a ha­cer ca­so, pues en Mé­xi­co la crí­ti­ca es con­si­de­ra­da agre­sión y ra­bia, ga­ñi­dos y la­dri­dos de pe­rros, y es­to lo con­si­de­ran así in­clu­so los “se­res sin­tien­tes” que te­ne­mos en el go­bierno. ¿ Có­mo se “en­tien­de” la crí­ti­ca en Mé­xi­co, ya sea li­te­ra­ria, es­té­ti­ca, cien­tí­fi­ca, pe­rio­dís­ti­ca, po­lí­ti­ca? Co­mo vio­len­cia ca­ni­na. La­dri­dos y pe­lar de dien­tes.

Des­de los es­cri­to­res y ar­tis­tas has­ta los fun­cio­na­rios y po­lí­ti­cos, con la arro­gan­cia de creer que son por­ta­do­res de la in­fa­li­bi­li­dad, to­dos ellos ven en la crí­ti­ca no una for­ma de me­jo­rar sus ac­cio­nes y de en­men­dar sus ye­rros evi­den­tes, sino una agre­sión pe­rru­na. Así lo en­tien­de el mis­mí­si­mo je­fe de go­bierno ca­pi­ta­lino, Mi­guel Án­gel Man­ce­ra Es­pi­no­sa.

En La Jor­na­da del 18 de mar­zo lee­mos lo que di­jo el doc­tor Man­ce-

ra Es­pi­no­sa y que ilus­tra muy bien su opi­nión fren­te a la crí­ti­ca, es de­cir fren­te a quien no es­tá de acuer­do con él. En la cró­ni­ca de Ale­jan­dro Cruz Flo­res se ci­tan sus pa­la­bras tex­tua­les: “Dé­ja­los, dé­ja­los, si se ha­cen es­tos rui­dos es por­que es­ta­mos an­dan­do, in­di­có en alu­sión a un pa­sa­je li­te­ra­rio: y agre­gó: —

Cuan­do pa­sas por una ran­che­ría, ¿ qué es lo que es­cu­chas?— pre

gun­tó a los pre­sen­tes. — Los pe­rros la­dran­do— re­pon­die­ron al­gu­nos.

— Quie­re de­cir que es­tás ha­cien­do

ca­mino— con­clu­yó”.

Que un go­ber­nan­te se ex­pre­se así de la crí­ti­ca re­ve­la su in­ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer erro­res y, so­bre to­do, su ofen­si­vo ( más que de­fen­si­vo) des­dén ha­cia quie­nes ex­pre­san ideas con las que él no coin­ci­de. Sien­do así, es­tas lí­neas tal vez sean con­si­de­ra­das igualmente la­dri­dos, aun­que la gra­má­ti­ca, la lin­güís­ti­ca y la his­to­ria nos am­pa­ren. Vea­mos.

Des­de que se anun­ció la re­for­ma po­lí­ti­ca del Dis­tri­to Fe­de­ral, ava­la­da por el Con­gre­so de la Unión, se ar­gu­men­tó que, pa­ra dar un nue­vo ré­gi­men po­lí­ti­co, ju­rí­di­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo a “la ciu­dad de Mé­xi­co”, és­ta se­rá una en­ti­dad au­tó­no­ma “con la de­no­mi­na­ción de Ciu­dad de Mé­xi­co”. Di­ji­mos en­ton­ces que és­ta era ( y si­gue sien­do) una bar­ba­ri­dad, pues ¿ qué en­ti­dad fe­de­ra­ti­va pue­de lla­mar­se “Ciu­dad de Mé­xi­co”? A lo lar­go de la his­to­ria, la ciu­dad de Mé­xi­co ( con ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do, “la”, y con mi­nús­cu­la en el sus­tan­ti­vo co­mún “ciu­dad”) nun­ca se lla­mó “Ciu­dad de Mé­xi­co”, co­mo, por ejem­plo, “Ciu­dad Juá­rez”.

El ab­sur­do de “la” Ciu­dad

En su cé­le­bre Gran­de­za Me­xi­ca­na, el no me­nos cé­le­bre Bernardo de Bal­bue­na es­cri­bió: “De la fa­mo­sa Mé­xi­co el asien­to”. Y lo es­cri­bió así por­que la ciu­dad de Mé­xi­co siem­pre se lla­mó “Mé­xi­co” y no “Ciu­dad de Mé­xi­co”. Lo que es más: en el sub­tí­tu­lo des­crip­ti­vo de su obra, Bal­bue­na es­tam­pó lo si­guien­te: Car­ta del Ba­chi­ller Bernardo de Bal­bue­na a la Señora Do­ña Isa­bel de Tovar y Guz­mán des­cri­bien­do la fa­mo­sa ciu­dad de Mé­xi­co y sus gran­de­zas. He ahí la prue­ba: “ciu­dad” con mi­nús­cu­la y pre­ce­di­da del ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do “la”: la [ fa­mo­sa] ciu­dad de Mé­xi­co. Otro ejem­plo ( en la voz de Jor­ge Negrete): “Gua­da­la­ja­ra en un llano, Mé­xi­co en una la­gu­na”. Gua­da­la­ja­ra y Mé­xi­co son los nom­bres de

dos ciu­da­des. ¿ Quién cantaría al­go así co­mo “Ciu­dad de Gua­da­la­ja­ra en un llano y Ciu­dad de Mé­xi­co en una la­gu­na”? La res­pues­ta es: ¡ Na­die por su­pues­to!

En la re­pú­bli­ca me­xi­ca­na hay to­pó­ni­mos cu­ya de­no­mi­na­ción ofi­cial in­clu­ye el tér­mino “Ciu­dad”, pe­ro nun­ca fue el ca­so de la ca­pi­tal del país. Ejem­plos: “Ciu­dad Al­ta­mi­rano”, “Ciu­dad del Car­men”, “Ciu­dad Guz­mán”, “Ciu­dad Juá­rez”, “Ciu­dad Man­te”, “Ciu­dad Men­do­za”, “Ciu­dad Pe­mex” y otras. En el ex­tran­je­ro, “Ciu­dad del Ca­bo” ( en Su­dá­fri­ca), pe­ro ja­más “Ciu­dad de Johan­nes­bur­go”, pues és­ta sim­ple­men­te se lla­ma “Johan­nes­bur­go”. ¿ Có­mo se in­ti­tu­la el cé­le­bre li­bro de Luis Gon­zá­lez Obre­gón? Las ca­lles

de Mé­xi­co. No, por cier­to, Las ca­lles de Ciu­dad de Mé­xi­co. Don Luis Gon­zá­lez Obre­gón siem­pre su­po que “la ciu­dad de Mé­xi­co” o “Mé­xi­co, la ciu­dad”, ja­más se lla­mó “Ciu­dad de Mé­xi­co”. Y él es­cri­be, es­pe­cí­fi­ca­men­te, de las ca­lles de la ca­pi­tal del país.

Co­mo es­cri­bió con en­te­ra pre­ci­sión, en 1996, el ex di­rec­tor de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua, el lin­güis­ta y le­xi­có­gra­fo Jo­sé G. Mo­reno de Al­ba, en sus Nue­vas

mi­nu­cias del len­gua­je, “el nom­bre ofi­cial de la ca­pi­tal del país si­gue sien­do [ es de­cir, lo era en­ton­ces]

Mé­xi­co y no Ciu­dad de Mé­xi­co.

Es­to quie­re de­cir que la pa­la­bra

ciu­dad, en esa fra­se, no for­ma par­te del nom­bre pro­pio de la ca­pi­tal y, por en­de, de­be es­cri­bir­se con mi­nús­cu­la”.

Fer­nan­do Fer­nán­dez, poe­ta y edi­tor, re­afir­mó, años des­pués, y unos me­ses an­tes de que se im­pu­sie­ra la ne­ce­dad, lo di­cho por Mo­reno de Al­ba y, en uno de los en­sa­yos de su li­bro Con­tra la

fo­to­gra­fía de pai­sa­je ( Li­bros Ma­gen­ta/ CNCA, 2014) se mues­tra ex­tra­ña­do de que el per­so­na­je Quim Font de la no­ve­la Los de­tec­ti­ves sal­va

jes ( Ana­gra­ma, Barcelona, Es­pa­ña) de Ro­ber­to Bo­la­ño, ha­ble de “Ciu­dad de Mé­xi­co” y no de “la ciu­dad de Mé­xi­co”. Ci­ta lo es­cri­to por Bo­la­ño: “a ve­ces me po­nía a llo­rar pen­san­do en Ciu­dad de Mé­xi­co, en los desa­yu­nos de Ciu­dad de Mé­xi­co”. Y co­men­ta: “Así, sin el ar­tícu­lo, co­mo ne­cia­men­te se in­sis­te en Es­pa­ña”. En reali­dad, es­ta ne­ce­dad es­pa­ño­la aho­ra ya no lo es o de­jó de ser­lo ( ofi­cial­men­te) por­que el go­bierno ca­pi­ta­lino hi­zo triun­far el po­chis­mo Mexico City con su lo­go­ti­po im­pro­nun­cia­ble CdMx, cu­ya tra­duc­ción li­te­ral es “Ciu­dad de Mé­xi­co”.

Sin em­bar­go, al ab­sur­do ini­cial se su­mó otro ab­sur­do que vuel­ve to­do es­to mu­cho más ne­cio, pues re­sul­ta que el doc­tor Mi­guel Án­gel Man­ce­ra Es­pi­no­sa pro­mul­ga la “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co” co­mo “Je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co” y sus­cri­be en el ar­tícu­lo pri­me­ro que “la Ciu­dad de Mé­xi­co es una en­ti­dad in­te­gran­te de la Fe­de­ra­ción, se­de de los Po­de­res de la Unión y ca­pi­tal de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos” y a lo lar­go de to­do el do­cu­men­to se habla y se es­cri­be siem­pre de “la Ciu­dad de Mé­xi­co” ( con el acor­ta­mien­to “la Ciu­dad”), y de las ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­nis­mos “Con­gre­so de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, “Tri­bu­nal Elec­to­ral de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, “Con­se­jo de Eva­lua­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, “Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos

de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, “Ins­ti­tu­to Elec­to­ral de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, “Ca­bil­do de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, et­cé­te­ra. Y la pre­gun­ta obli­ga­da es: “¿ Por qué se usa el ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do (“la”) si, se­gún el es­cu­do, la en­ti­dad se lla­ma ofi­cial­men­te “Ciu­dad de Mé­xi­co” ( CdMx) y no “la Ciu­dad de Mé­xi­co”?

Da­do que el te­ma es lin­güís­ti­co y gra­ma­ti­cal, to­do pa­re­ce in­di­car que no hu­bo na­die, en ma­te­ria idio- má­ti­ca, que ase­so­ra­ra a redactores y cons­ti­tu­yen­tes, y an­tes de ellos a los pro­po­nen­tes de la ini­cia­ti­va de re­for­ma. Lo de siem­pre: el idio­ma a na­die le im­por­ta, a pe­sar de que, en es­te ca­so, lo que se cam­bia no es na­da más el ré­gi­men po­lí­ti­co, ju­rí­di­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo de la ca­pi­tal del país, sino tam­bién su de­no­mi­na­ción. Y tal pa­re­ce que nun­ca se pen­só en es­to. Vea­mos las co­sas más a de­ta­lle.

Con buen sen­ti­do de la ló­gi­ca, ¿ a quién se le ocu­rri­ría de­cir o es­cri­bir, por ejem­plo, “la Ciu­dad Al­ta­mi­rano”, “la Ciu­dad Juá­rez”, “la Ciu­dad Guz­mán” o “la Ciu­dad Man­te”? ¡ A na­die por su­pues­to! por­que el ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do so­bra. Se di­ce y se es­cri­be, co­rrec­ta­men­te, “Ciu­dad Al­ta­mi­rano”, “Ciu­dad Juá­rez”, “Ciu­dad Guz­mán” y “Ciu­dad Man­te”, que son los nom­bres ofi­cia­les de es­tos to­pó­ni­mos, y que in­clu­so se acor­tan, de ma­ne­ra co­lo­quial, en “Al­ta­mi­rano”, “Juá­rez”, “Guz­mán” y “Man­te”. Ejem­plos: “Al­ta­mi­rano es una ciu­dad me­xi­ca­na del es­ta­do de Gue­rre­ro”; “Las muer­tas de Juá­rez” ( tí­tu­lo de un li­bro de Ser­gio Gon­zá­lez Ro­drí­guez); “Guz­mán, an­tes Za­potlán, en Ja­lis­co”; “Man­te es una ciu­dad que se ubi­ca al sur del es­ta­do de Ta­mau­li­pas”. En el ca­so de los to­pó­ni­mos que in­clu­yen en su de­no­mi­na­ción ofi­cial el tér­mino “Ciu­dad”, el ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do úni­ca­men­te tie­ne sen­ti­do an­te­pues­to a un ad­je­ti­vo, co­mo en “la in­se­gu­ra Ciu­dad Juá­rez”, “la an­ti­gua Ciu­dad Guz­mán”, “la pe­que­ña Ciu­dad Pe­mex”.

El ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do (“la”) de­la­ta por lo me­nos ig­no­ran­cia, pues si aho­ra la nueva en­ti­dad fe­de­ra­ti­va ( la nú­me­ro 32 de la re­pú­bli­ca) se lla­ma “Ciu­dad de Mé­xi­co”, ¿ a cuen­to de qué se­guir di­cien­do “la Ciu­dad de Mé­xi­co”? ¿ De­ci­mos, aca­so, la Co­li­ma, la Cam­pe­che, la Si­na­loa, la So­no­ra? ¡ No! De­ci­mos y es­cri­bi­mos “Co­li­ma”, “Cam­pe­che”, “Si­na­loa”, “So­no­ra”, de la mis­ma ma­ne­ra que de­be­mos de­cir y es­cri­bir “Ciu­dad de Mé­xi­co”, lue­go de que, ofi­cial­men­te, se im­pu­so la ne­ce­dad de de­no­mi­nar así a un es­ta­do. An­tes de la re­for­ma la de­no­mi­na­ción “Ciu­dad de Mé­xi­co” ( con ma­yús­cu­la ini­cial en el sus­tan­ti­vo co­mún “ciu­dad”) só­lo te­nía sen­ti­do, gra­ma­ti­cal­men­te, al prin­ci­pio de pá­rra­fo; por ejem­plo al ini­cio o al fi­nal de un do­cu­men­to: “Ciu­dad de Mé­xi­co, a 27 de oc­tu­bre de 2012”. Só­lo así.

Pe­ro aho­ra, si ya se ofi­cia­li­zó el des­pro­pó­si­to de lla­mar “Ciu­dad de Mé­xi­co” a la nueva en­ti­dad fe­de­ra­ti­va, la pro­pia “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co” es in­con­gruen­te al no de­no­mi­nar­se, ofi­cial­men­te, “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Ciu­dad de Mé­xi­co”, del mis­mo mo­do que se di­ce y se es­cri­be, por ejem­plo, “Co­le­gio de Agró­no­mos de Ciu­dad Juá­rez” y no Co­le­gio de Agró­no­mos de la Ciu­dad Juá­rez.

Y si to­da­vía al­guien tu­vie­se du­da al res­pec­to, quién me­jor que Juan Ga­briel pa­ra des­pe­jár­se­la con acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal: “Ciu­dad Juá­rez es nú­me­ro uno,/ la fron­te­ra más fa­bu­lo­sa y be­lla del mun­do./ ¡ Arri­ba Juá­rez!/ Juá­rez que vi­va por siem­pre,/ que vi­va su his­to­ria/ que le ha da­do glo­ria, que vi­va su gen­te./ Ciu­dad Juá­rez es nú­me­ro uno”, et­cé­te­ra.

Ga­li­ma­tías cons­ti­tu­cio­nal

He aquí otro ejem­plo de ló­gi­ca gra­ma­ti­cal y lin­güís­ti­ca in­con­tes­ta­ble: J. R. R. Tol­kien na­ció en Bloem­fon­tein, Su­dá­fri­ca, el 3 de enero de 1892; J. M. Coet­zee na­ció el 9 de fe­bre­ro de 1940 en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca. Bloem­fon­tein es el nom­bre de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia Es­ta­do Li­bre, y Ciu­dad del Ca­bo, el nom­bre de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia Ca­bo Oc­ci­den­tal. La Re­pú­bli­ca de Su­dá­fri­ca se com­po­ne de nue­ve pro­vin­cias ( Ca­bo del Nor­te, Ca­bo Orien­tal, Gau­teng, KwaZu­lu- Na­tal, Lim­po­po, Mpu­ma­lan­ga y No­roes­te, ade­más de ya nom­bra­das) y só­lo una de esas ca­pi­ta­les pro­vin­cia­les tie­ne en su de­no­mi­na­ción ofi­cial el tér­mino “Ciu­dad”. Na­die con un po­co de co­no­ci­mien­to di­rá o es­cri­bi­rá que el es­cri­tor Coet­zee na­ció en “la Ciu­dad del Ca­bo” ni que el es­cri­tor Tol­kien na­ció en “Ciu­dad de Bloem­fon­tein”. La ra­zón es muy sim­ple: Tol­kien na­ció en “Bloem­fon­tein” ( tal es el nom­bre ofi­cial de la ciu­dad) y Coet­zee na­ció en “Ciu­dad del Ca­bo” ( nom­bre ofi­cial de di­cha ca­pi­tal) y no en “la Ciu­dad del Ca­bo”, que es un ab­sur­do.

En el ca­so de la hoy “Ciu­dad de Mé­xi­co”, el ga­li­ma­tías cons­ti­tu­cio­nal se ha­ce ma­yor cuan­do pre­ten­de jus­ti­fi­car­se. A la le­tra di­ce el do­cu­men­to: “Que de con­for­mi­dad con lo pre­vis­to en el ar­tícu­lo 44 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, la Ciu­dad de Mé­xi­co [ con ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do] es la En­ti­dad Fe­de­ra­ti­va se­de de los Po­de­res de la Unión y Ca­pi­tal de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos; se com­pon­drá del te­rri­to­rio que ac- tual­men­te tie­ne y, en ca­so de que los Po­de­res Fe­de­ra­les se tras­la­den a otro lu­gar, se eri­gi­rá en un Es­ta­dos de la Unión con la de­no­mi­na­ción de Ciu­dad de Mé­xi­co” ( así, sin ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do). Sin em­bar­go el ar­tícu­lo 44 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos or­de­na otra co­sa. A la le­tra di­ce: “en el ca­so de que los Po­de­res Fe­de­ra­les se tras­la­den a otro lu­gar, se eri­gi­rá en el Es­ta­do del Va­lle de Mé­xi­co con los lí­mi­tes y ex­ten­sión que le asig­ne el Con­gre­so Ge­ne­ral”.

En­tre los po­cos me­dios pe­rio­dís­ti­cos que ha­ce buen uso de la nueva de­no­mi­na­ción “Ciu­dad de Mé­xi­co” es­tá jus­ta­men­te MI­LE­NIO. Por ejem­plo, el miér­co­les 29 de mar­zo, en la pá­gi­na 21 del dia­rio, una no­ta de Cinth­ya Stet­tin in­for­mó lo si­guien­te: “El ex dipu­tado cons­ti­tu­yen­te Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do ase­gu­ró que el go­bierno fe­de­ral ‘ tie­ne mie­do a que la Cons­ti­tu­ción de Ciu­dad de Mé­xi­co se re­pli­que en otros es­ta­dos’, por ello las im­pug­na­cio­nes que ha pre­sen­ta­do an­te la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción ( SCJN)”.

Yo no sé si, exac­ta­men­te, Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do di­ga y es­cri­ba “Cons­ti­tu­ción de Ciu­dad de Mé­xi­co”, pe­ro ello es­tá en­tre­co­mi­lla­do y es la for­ma co­rrec­ta que, co­mo ya ex­pu­si­mos, no se usa ja­más en la pro­pia re­dac­ción y ni si­quie­ra en el tí­tu­lo de la fla­man­te “Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co”.

En la mis­ma no­ta, la re­por­te­ra de MI­LE­NIO in­for­ma que “en tan­to, el pre­si­den­te del PRD en Ciu­dad de Mé­xi­co, Raúl Flo­res, ca­li­fi­có de chin­ga­de­ras las im­pug­na­cio­nes con­tra la Cons­ti­tu­ción de Ciu­dad de Mé­xi­co”. De­je­mos de la­do las fi­nas expresiones de es­te im­pre­sen­ta­ble per­so­na­je, pe­ro pue­de ver­se cla­ra­men­te que en la re­dac­ción de MI­LE­NIO se usa co­rrec­ta y reite­ra­da­men­te la de­no­mi­na­ción “en Ciu­dad de Mé­xi­co” y “de Ciu­dad de Mé­xi­co” que ni los au­to­res de la re­for­ma y la Cons­ti­tu­ción de la ca­pi­tal del país sa­ben uti­li­zar. Si un do­cu­men­to tan im­por­tan­te co­mo una Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca des­cui­dó el uso del idio­ma, no de­be sor­pren­der­nos que ha­ya des­cui­da­do otras co­sas.

In­clu­sión erra­da

Por cier­to, el tex­to cons­ti­tu­cio­nal abu­sa tam­bién del len­gua­je de­no­mi­na­do “de in­clu­sión”, por me­dio del des­do­bla­mien­to aun con­tra la ló­gi­ca de la eco­no­mía ver­bal y las re­glas gramaticales, al gra­do in­clu­so de aten­tar con­tra el sen­ti­do co­mún. Lee­mos, por ejem­plo: “las ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes”. De­be­ría sa­ber­se que, aquí, el fe­me­nino “las” ri­ge pa­ra “ni­ñas” y pa­ra una par­te de “ado­les­cen­tes” ( só­lo pa­ra las mujeres ado­les­cen­tes), pe­ro no pa­ra “ni­ños” y “va­ro­nes ado­les­cen­tes”. En es­pa­ñol el mas­cu­lino es ge­né­ri­co co­mún. Si no se quie­re de­cir, con or­to­do­xia, “los ni­ños y los ado­les­cen­tes” ( abar­can­do tam­bién a las ni­ñas y las ado­les­cen­tes), ten­dría que op­tar­se por evi­tar el ar­tícu­lo de­ter­mi­na­do y es­cri­bir “ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen- tes”, pe­ro no “las ni­ñas, [ las] ni­ños y [ las] ado­les­cen­tes”, que es lo que se es­tá di­cien­do, exac­ta­men­te, con el ar­tícu­lo “las” pa­ra re­gir a los tres sus­tan­ti­vos.

La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, pe­se a to­dos sus ye­rros, no se equi­vo­ca en lo si­guien­te: “Es­te ti­po de des­do­bla­mien­tos son ar­ti­fi­cio­sos e in­ne­ce­sa­rios des­de el pun­to de vis­ta lin­güís­ti­co. En los sus­tan­ti­vos que de­sig­nan se­res ani­ma­dos exis­te la po­si­bi­li­dad del uso ge­né­ri­co del mas­cu­lino pa­ra de­sig­nar la cla­se, es de­cir, a to­dos los in­di­vi­duos de la es­pe­cie, sin dis­tin­ción de se­xos: To­dos los ciu­da­da­nos ma­yo­res de edad tie­nen de­re­cho a vo­to. La men­ción ex­plí­ci­ta del fe­me­nino só­lo se jus­ti­fi­ca cuan­do la opo­si­ción de se­xos es re­le­van­te en el con­tex­to: El desa­rro­llo evo­lu­ti­vo es si­mi­lar en los ni­ños y las ni­ñas de esa edad. La ac­tual ten­den­cia al des­do­bla­mien­to in­dis­cri­mi­na­do del sus­tan­ti­vo en su for­ma mas­cu­li­na y fe­me­ni­na va con­tra el prin­ci­pio de eco­no­mía del len­gua­je y se fun­da en ra­zo­nes ex­tra­lin­güís­ti­cas. Por tan­to, de­ben evi­tar­se es­tas re­pe­ti­cio­nes, que ge­ne­ran di­fi­cul­ta­des sin­tác­ti­cas y de con­cor­dan­cia, y com­pli­can in­ne­ce­sa­ria­men­te la re­dac­ción y lec­tu­ra de los tex­tos”. Ni más ni me­nos.

Y en cuan­to a lo de­más, in­clu­so en lo se­mán­ti­co, hay co­sas real­men­te dis­pa­ra­ta­das, co­mo la si­guien­te dis­po­si­ción: “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a ac­tuar de acuer­do a sus con­vic­cio­nes éti­cas”. ¿ Per­dón? ¿ De­bo en­ten­der que, co­mo in­di­vi­duo, una dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal me es­tá “au­to­ri­zan­do” a ac­tuar se­gún mis con­vic­cio­nes éti­cas? Co­mo si la éti­ca pu­die­ra es­tar su­je­ta al per­mi­so del Es­ta­do. Por su­pues­to que yo ten­go de­re­cho a ac­tuar de acuer­do a mis con­vic­cio­nes éti­cas; me lo re­co­noz­ca o no una cons­ti­tu­ción. No ne­ce­si­to de cons­ti­tu­ción al­gu­na pa­ra ac­tuar de acuer­do a mis con­vic­cio­nes éti­cas. ¿ Y qué tal si ac­túo de acuer­do a mis con­vic­cio­nes éti­cas pe­ro, con es­ta ac­tua­ción, cau­so da­ño a los in­tere­ses co­lec­ti­vos del Es­ta­do y la so­cie­dad? ¿ Ten­go au­to­má­ti­ca­men­te in­dul­to? Se­ría bueno sa­ber­lo.

“Si aho­ra la nueva en­ti­dad fe­de­ra­ti­va se lla­ma Ciu­dad de Mé­xi­co, ¿ a cuen­to de qué se­guir di­cien­do la Ciu­dad de Mé­xi­co? ¿ De­ci­mos, aca­so, la Co­li­ma, la Cam­pe­che, la Si­na­loa, la So­no­ra?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.