LA EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR A 700 EDI­CIO­NES DE DIS­TAN­CIA

Un re­cuen­to del pa­no­ra­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal en el año en que Cam­pus na­ció pue­de ayu­dar­nos a vi­sua­li­zar qué tan le­jos he­mos­lle­ga­do y cuán­to fal­ta por re­co­rrer

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

El de­rro­te­ro de la edu­ca­ción su­pe­rior del país, du­ran­te el úl­ti­mo ter­cio de 2002, es­ta­ba en­mar­ca­do por una si­tua­ción pre­su­pues­tal que les im­pe­día te­ner un cre­ci­mien­to fi­nan­cie­ro sos­te­ni­do y por un ín­di­ce de co­ber­tu­ra muy por de­ba­jo de las ne­ce­si­da­des na­cio­na­les y las ex­pec­ta­ti­vas a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

El sis­te­ma aten­día 2 mi­llo­nes 259 mil es­tu­dian­tes, ins­cri­tos en to­das las mo­da­li­da­des, lo que sig­ni­fi­ca­ba una co­ber­tu­ra de 22 por cien­to, lo que era muy cues­tio­na­do por rec­to­res y es­pe­cia­lis­tas en aquel en­ton­ces.

El gas­to fe­de­ral pa­ra el sec­tor edu­ca­ti­vo era, en pro­me­dio, de 273 mil 752 mi­llo­nes de pe­sos du­ran­te ese año, au­na­do a los 61 mil 500 mi­llo­nes de pe­sos in­ver­ti­dos por los es­ta­dos, se lo­gra­ba un gas­to to­tal de 339 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Una ci­fra que, a de­cir de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, en aquel en­ton­ces sig­ni­fi­ca­ba un 5.5 por cien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to ( PIB).

Uno de los te­mas prio­ri­ta­rios y que se po­si­cio­nó en la me­sa de dis­cu­sión fue lo re­fe­ren­te a la ca­li­dad y la eva­lua­ción de la edu­ca­ción en to­dos sus ni­ve­les, aun­que la crí­ti­ca y los cues­tio­na­mien­tos se en­fo­ca­ron más ha­cia el ni­vel bá­si­co.

Ape­nas unos me­ses an­tes de que es­ta pu­bli­ca­ción de­ci­die­ra ini­ciar su re­co­rri­do se­ma­nal por es­tos an­da­res, se ha­bía con­for­ma­do el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de la Edu­ca­ción ( INEE), a car­go del ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Aguas­ca­lien­tes ( UAA), Fe­li­pe Mar­tí­nez, quien fue su pri­mer di­rec­tor.

Se tra­tó de un pro­ce­so en­mar­ca­do por las dispu­tas ex­ter­nas e ideo­ló­gi­cas que qui­sie­ron ha­cer­se, des­de un ini­cio, de es­ta ins­ti­tu­ción y con­du­cir y es­ta­ble­cer los pa­rá­me­tros cua­li­ta­ti­vos con los cua­les co­men­zó a me­dir­se más mar­ca­da­men­te la edu­ca­ción.

Un INEE que bus­có ope­rar con ple­na au­to­no­mía de las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas y de las co­rrien­tes sin­di­ca­les, pe­ro que nun­ca pu­do des­mar­car­se al cien por cien­to de es­tos ac­to­res.

Años más tar­de, el INEE lo­gró un avan­ce en cuan­to a su au­to­no­mía y Mar­tí­nez Ri­zo de­jó las rien­das del ins­ti­tu­to en ma­nos de Syl­via Sch­mel­kes, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na ( UIA).

Por aque­lla épo­ca, a fi­na­les de 2002, Sch­mel­kes se en­con­tra­ba en la re­cien­te­men­te crea­da Coor­di­na­ción Ge­ne­ral de Edu­ca­ción In­ter­cul­tu­ral Bi­lin­güe en la SEP.

Des­de ese es­pa­cio bus­có con­for­mar un pro­yec­to que co­lo­ca­ra a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas en con­di­cio­nes mu­cho más equi­ta­ti­vas en com­pa­ra­ción con el res­to del sis­te­ma edu­ca­ti­vo del país.

El es­ce­na­rio a dis­tan­cia

En aque­lla épo­ca, la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca se en­con­tra­ba a car­go de Re­yes Ta­mez Gue­rra, ex rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo Léon ( UANL), y quien ca­si dos años atrás ha­bía si­do de­sig­na­do en el car­go pa­ra cum­plir aque­lla pro­me­sa he­cha por el en­ton­ces can­di­da­to pa­nis­ta a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, Vi­cen­te Fox.

Du­ran­te una asam­blea ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Uni­ver­si­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior ( ANUIES), ce­le­bra­da du­ran­te su cam­pa­ña, el ex­go­ber­na­dor de Guanajuato se com­pro­me­tió a que el pró­xi­mo ti­tu- lar de la SEP sal­dría de los rec­to­res y la de­sig­na­ción re­ca­yó en ma­nos del re­gio.

Des­pués de dos años al fren­te de las ofi­ci­nas de Bra­sil, Ta­mez Gue­rra im­ple­men­tó va­rios pro­gra­mas en­ca­mi­na­dos a ele­var la co­ber­tu­ra y me­jo­ra la equi­dad, pe­ro siem­pre fue cues­tio­na­do de­bi­do a la es­ca­sa in­ver­sión des­ti­na­da a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país.

Si bien la in­ver­sión acu­mu­la­da, en el ca­so de la edu­ca­ción su­pe­rior al­can­zó por pri­me­ra vez el 1 por cien­to del PIB y se in­ver­tían adi­cio­nal­men­te re­cur­sos pre­su­pues­ta­les por 2 mil 200 mi­llo­nes de pe­sos, las ne­ce­si­da­des re­ba­sa­ban cual­quier mon­to.

A fi­na­les de 2002, de acuer­do con el se­gun­do in­for­me de ac­ti­vi­da­des de la ges­tión pre­si­den­cial de aque­llos días, se asig­na­ban re­cur­sos pa­ra 200 mil be­cas, co­mo par­te del lla­ma­do Pro­gra­ma Na­cio­nal de Be­cas ( Pro­na­bes).

Pa­ra ese en­ton­ces, se ha­bían crea­do 45 ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior en to­tal en el país. De és­tas, 14 uni­ver­si­da­des tec­no­ló­gi­cas, 15 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es­ta­ta­les y 16 ins­ti­tu­tos tec­no­ló­gi­cos.

Ese era el en­torno en el cual se desa­rro­lla­ba la edu­ca­ción su­pe­rior a fi­na­les de 2002. Años des­púes Ta­mez Gue­rra concluiría su ges­tión al fren­te de la SEP y se de­di­có de ma­ne­ra abier­ta a la po­lí­ti­ca.

Tras su pa­so por la Cá­ma­ra de Dipu­tados, trin­che­ra des­de la cual no apo­yó al­gu­na ini­cia­ti­va sig­ni­fi­ca­ti­va en la ma­te­ria, se ale­jó de la es­ce­na pú­bli­ca y re­gre­só a la aca­de­mia con un per­fil que lo blin­da­ra de cual­quier cues­tio­na­mien­to.

Por aque­llos días, des­de la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Su­pe­rior, ope­ra­da por otro ex rec­tor, se co­men­za­ron a im­pul­sar los lla­ma­dos re­cur­sos ex­tra­or­di­na­rios pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país.

Ju­lio Ru­bio Oca, ex­rec­tor ge­ne­ral de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na ( UAM), y ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ANUIES, co­men­zó a cons­truir un mo­de­lo de fi­nan­cia­mien­to adi­cio­nal que per­mi­tió a las ins­ti­tu­cio­nes del país ha­cer fren­te a al­gu­nos de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos más apre­mian­tes, co­mo los adeu­dos por los sis­te­mas de pensiones y ju­bi­la­cio­nes ins­tau­ra­dos en va­rias ca­sas de es­tu­dio, así co­mo la plan­ti­lla no re­co­no­ci­da en la nó­mi­na.

El úl­ti­mo ter­cio de 2002 lle­gó con una in­ver­sión de mil mi­llo­nes de pe­sos que el Con­gre­so au­to­ri­zó pa­ra las re­for­mas es­truc­tu­ra­les en las uni­ver­si­da­des, 14 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas mo­di­fi­ca­ron sus con­tra­tos co­lec­ti­vos y sus sis­te­mas de ju­bi­la­cio­nes y pensiones, lo que ge­ne­ró una dis­mi­nu­ción en el pa­si­vo del or­den de los 40 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Es­te mo­de­lo co­men­zó a ren­dir fru­tos des­de aque­llos años de­bi­do a que eti­que­ta­ba los re­cur­sos pa­ra que las uni­ver­si­da­des los des­ti­na­ran de ma­ne­ra di­rec­ta en los ru­bros que lo re­que­rían, aun­que al­gu­nas de las ins­ti­tu­cio­nes ad­vir­tie­ron que es­to ge­ne­ra­ba una com­pe­ten­cia de­si­gual por ac­ce­der al fi­nan­cia­mien­to.

Me­dian­te es­tos pro­gra­mas, se eva­luó el desa­rro­llo ins­ti­tu­cio­nal y los pro­gra­mas de for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal de las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior. Es de­cir, más de 430 pro­yec­tos.

Fue la se­gun­da vez que las ins­ti­tu­cio­nes re­ci­bie­ron re­cur­sos adi­cio­na­les por in­di­ca­do­res de desem­pe­ño ins­ti­tu­cio­nal y por eva­lua­ción ex­ter­na.

Du­ran­te los seis al fren­te de la Sub­se­cre­ta­ría, Ru­bio Oca lo­gró con­so­li­dar el mo­de­lo de fi­nan­cia­mien­to y otras me­di­das de ca­rác­ter es­truc­tu­ral den­tro del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior.

Tras su sa­li­da de la ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal, el ex­rec­tor ge­ne­ral de la UAM, ase­so­ró a va­rias uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país y re­ci­bió va­rios re­co­no­ci­mien­tos por las apor­ta­cio­nes que des­de ese le­jano 2002 co­men­za­ban a mo­di­fi­car la for­ma de ges­tión de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior.

Otros ac­to­res y ros­tros

En el te­rreno le­gis­la­ti­vo, la la­bor edu­ca­ti­va es­ta­ba con­tro­la­da por el PRI en am­bas cá­ma­ras. Por un la­do, la Co­mi­sión de Edu­ca­ción y Ser­vi­cios Educativos de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, era pre­si­di­da por En­ri­que Me­lén­dez Pé­rez, uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes den­tro del ma­gis­te­rio en aquel en­ton­ces.

El ta­mau­li­pe­co era pie­za cla­ve den­tro del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción ( SNTE) y a la en­ton­ces li­de­re­sa del gre­mio, El­ba Esther Gor­di­llo.

Des­de su po­si­ción, im­pul­só cier­tas re­ser­vas a la au­to­no­mía del INEE y pug­nó por­que el en­ton­ces lla­ma­do “Pro­gra­ma Es­cue­las de Ca­li­dad” dis­tri­bu­ye­ra los re­cur­sos con me­nor im­pac­to me­diá­ti­co de lo que en reali­dad be­ne­fi­cia­ba a los plan­te­les. Años más tar­de, des­apa­re­ció de la es­ce­na edu­ca­ti­va y ma­gis­te­rial.

La pin­za le­gis­la­ti­va era ce­rra­da en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca por Na­ti­vi­dad Gon­zá­lez Pa­rás, quien des­de la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción ca­ta­pul­tó lo que se­ría años más tar­de su can­di­da­tu­ra al go­bierno de Nue­vo León.

En su po­si­ción en la Cá­ma­ra al­ta, Gon­zá­lez Pa­rás tam­bién dio prio­ri­dad al te­ma de las eva­lua­cio­nes edu­ca­ti­vas es­pe­cial­men­te en el ni­vel bá­si­co. So­bre la edu­ca­ción su­pe­rior no tu­vo tan­ta in­fluen­cia, más allá de pug­nar por ma­yo­res re­cur­sos pa­ra el sec­tor.

En los cam­pus uni­ver­si­ta­rios, los ac­to­res de aque­llos años en­fren­ta­ban dis­tin­tos re­tos y di­fi­cul­ta­des.

En la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, Juan Ra­món de la Fuen­te ter­mi­na­ba de te­jer los hi­los que re­que­ría pa­ra de­vol­ver la go­ber­na­bi­li­dad a esa ins­ti­tu­ción des­pués de tan pro­lon­ga­do con­flic­to.

Ca­si un año des­pués, la Jun­ta de Go­bierno de la UNAM lo de­sig­nó co­mo rec­tor de la Má­xi­ma Ca­sa de Es­tu­dios pa­ra un se­gun­do pe­rio­do, don­de per­ma­ne­ce­ría has­ta no­viem­bre de 2007.

En el ca­so del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal ( IPN), su di­rec­tor ge­ne­ral en aquel en­ton­ces, Mi­guel Án­gel Co­rrea Jas­so, in­ten­tó po­si­cio­nar el te­ma de la au­to­no­mía de la ins­ti­tu­ción sin una ba­se só­li­da y sin una con­sul­ta al in­te­rior de la comunidad.

Aun­que en­vío al Eje­cu­ti­vo una ini­cia­ti­va pa­ra do­tar de au­to­no­mía al IPN, y a pe­sar de que la co­mi­sión es­pe­cial del Con­se­jo Ge­ne­ral Con­sul­ti­vo tra­ba­jó du­ran­te me­ses, la au­to­no­mía del IPN no lle­gó.

La pos­tu­ra de las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas fue siem­pre en fun­ción de que el IPN tu­vie­ra una au­to­no­mía po­lí­ti­ca, una au­to­no­mía fi­nan­cie­ra y una au­to­no­mía le­gis­la­ti­va que le per­mi­tie­ra avan­zar y con­so­li­dar­se, pe­ro nun­ca se pu­do con­cre­tar.

En las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es­ta­ta­les, per­so­na­jes co­mo Víc­tor Arre­don­do, en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na ( UV), Ra­fael Ló­pez Cas­ta­ña­res, en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mé­xi­co ( UAEM), y Tri­ni­dad Pa­di­lla Ló­pez, en la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra ( UdeG), así co­mo Luis Mier y Te­rán, en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na ( UAM), co­men­za­ban a des­pun­tar y a po­si­cio­nar­se en el sec­tor d. es­de el que tra­ba­ja­ron y lo si­guen ha­cien­do 700 nú­me­ros des­pués.

En la ANUIES Jor­ge Luis Iba­rra Men­dí­vil se en­con­tra­ba al fren­te del or­ga­nis­mo des­de ha­cía un año. Lo­gra por aque­llos días, un Fon­do Ex­tra­or­di­na­rio a las Uni­ver­si­da­des Pú­bli­cas pa­ra la dis­mi­nu­ción de pa­si­vos re­sul­tan­tes de pensiones y ju­bi­la­cio­nes.

Dos años des­pués, ges­tio­nan y ob­tie­ne re­cur­sos de la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra co­rrer el Mo­de­lo de Asig­na­ción Adi­cio­nal al Sub­si­dio Fe­de­ral Or­di­na­rio, así co­mo una par­ti­da pa­ra aten­der el pro­ble­ma de las plan­ti­llas de per­so­nal de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, apli­ca­ble en 2005.

Eran los tiem­pos en los que las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país con­cur­sa­ban por re­cur­sos adi­cio­na­les que no con­ven­cían a to­dos, y que ge­ne­ró al­gu­nos ro­ces en­tre la SEP y la UNAM.

Ese era el en­torno en aque­llos años. Un sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior que lle­ga a es­te 2017 con una co­ber­tu­ra de 35.8 por cien­to, por de­ba­jo de Amé­ri­ca La­ti­na, cuan­do la me­ta de 40 por cien­to pa­ra el año pró­xi­mo es­tá en ries­go de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­les.

Ade­más, las dis­pa­ri­da­des no ce­den te­rreno en mu­chos de los te­mas. Mien­tras que en al­gu­nos es­ta­dos otor­gan 10 por cien­to de los re­cur­sos, lo cual evi­den­cia las fa­len­cias de un sis­te­ma que si­gue evo­lu­cio­nan­do.

En 2002 se aten­día a 2 mi­llo­nes 259 mil es­tu­dian­tes, lo que ape­nas sig­ni­fi­ca­ba una co­ber­tu­ra de 22 por cien­to

A ca­si 15 años del na­ci­mien­to de es­ta pu­bli­ca­ción, hay re­tos y mu­chos desafíos., pe­ro tam­bién al­ter­na­ti­vas pa­ra las iins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.