RE­VIS­TA DE LA EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR: 45 AÑOS DE BREGA

Un re­cuen­to his­tó­ri­co de una im­por­tan­te pu­bli­ca­ción que ha acom­pa­ña­do el cre­ci­mien­to del sec­tor

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

In­tro­duc­ción: La Ra­zón de Ser

La Re­vis­ta de la Edu­ca­ción Su­pe­rior ( Re­su) es una de las im­por­tan­tes em­pre­sas cul­tu­ra­les sur­gi­das en el úl­ti­mo ter­cio del si­glo pa­sa­do. Con sus ar­tícu­los, en­sa­yos, re­se­ñas, es­ta­dís­ti­cas y no­ti­cias del mun­do uni­ver­si­ta­rio in­ter­na­cio­nal y del país, con­tri­bu­yó a la for­ja de la ac­tual sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior. Aho­ra que lle­gó, en mar­zo pa­sa­do, a 45 años de edi­tar­se, con sus 182 nú­me­ros tri­mes­tra­les, es un mo­men­to pro­pi­cio pa­ra ha­cer un re­cuen­to de esa pu­bli­ca­ción des­de la pers­pec­ti­va de quien ha si­do un lec­tor cons­tan­te, colaborador fre­cuen­te y, en su mo­men­to, di­rec­tor de la mis­ma. La Re­su acom­pa­ñó el no­ta­ble cre­ci­mien­to de di­cho sis­te­ma ( en esos 45 años, só­lo por ci­tar un da­to, la ma­trí­cu­la cre­ció de 220 mil a ca­si 4 mi­llo­nes, ¡ un múl­ti­plo de 18 ve­ces!). Tam­bién en sus pá­gi­nas se con­sig­na­ron los diag­nós­ti­cos que iden­ti­fi­ca­ban pro­ble­mas de ese ni­vel de es­tu­dios así co­mo la di­ver­si­dad de pro­pues­tas pa­ra so­lu­cio­nar­los. Pe­ro es­toy ha­blan­do en pa­sa­do, só­lo co­mo li­cen­cia na­rra­ti­va. La reali­dad es que en los úl­ti­mos tres años ( mis­mos que se co­rres­pon­den con la ges­tión del ac­tual di­rec­tor de la re­vis­ta) ta­les en­fo­ques ge­né­ri­cos sub­sis­ten co­mo preo­cu­pa­ción siem­pre pre­sen­te. Los pro­ble­mas y te­mas de aho­ra se pa­re­cen mu­cho a los del pa­sa­do, pe­ro con otras di­men­sio­nes, in­ten­si­da­des y con­se­cuen­cias. Mé­xi­co ya no es el país que te­nía 55 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y que ha­bía cre­ci­do eco­nó­mi­ca­men­te a una ta­sa sos­te­ni­da anual de 6 por cien­to en la dé­ca­da pre­via a la fun­da­ción de la Re­su. Aho­ra, con sus 124 mi­llo­nes y un 2.1 por cien­to de pro­me­dio en las úl­ti­mas tres dé­ca­das y me­dia, las co­sas son di­fe­ren­tes. Pe­ro no en to­dos los te­rre­nos: la Re­su de hoy, me­jo­ra­da y pues­ta al día, con­ser­va su esen­cia y to­do in­di­ca que lo se­gui­rá ha­cien­do en los años ve­ni­de­ros.

El Con­tex­to

La RE­SU na­ce en mar­zo de 1972, se­gún lo con­sig­na el co­lo­fón del nú­me­ro uno, co­rres­pon­dien­te al pri­mer tri­mes­tre de ese año. Los acon­te­ci­mien­tos del 68 es­ta­ban aún fres­cos y la tra­ge­dia del Jue­ves

de Cor­pus del año an­te­rior se ha­bía en­car­ga­do de avi­var­los. La re­for­ma edu­ca­ti­va era una de las ban­de­ras más tre­mu­la­das por el nue­vo ré­gi­men ( se ha­bía crea­do ya la Co­mi­sión Coor­di­na­do­ra de la Re­for­ma Edu­ca­ti­va) y el ni­vel su­pe­rior no se que­da­ría atrás. A una ANUIES pe­que­ñí­si­ma que ha­bía lo­gra­do sub­sis­tir du­ran­te el go­bierno Dia­zor­da­cis­ta se le otor­ga­ba aho­ra, por el pre­si­den­te Echeverría, un enor­me apo­yo. Im­por­tan­tes pro­yec­tos que ha­bían si­do for­mu­la­dos an­tes de di­ciem­bre de 1970, y que per­ma­ne­cían en es­ta­do lar­va­rio, aho­ra eran pues­tos en mar­cha a to­do tra­po. El Cen­tro Na­cio­nal de Pla­nea­ción de la Edu­ca­ción Su­pe­rior, el Pro­gra­ma Na­cio­nal de For­ma­ción de Pro­fe­so­res y su fon­do de be­cas, el Cen­tro de Di­dác­ti­ca, los apo­yos fi­nan­cie­ros pa­ra pro­yec­tos, el cre­ci­mien­to en per­so­nal y es­pa­cios, en­tre otros, se­ña­lan que las co­sas ha­bían cam­bia­do y el pre­si­den­te se apo­ya­ría e im­pul­sa­ría en la ANUIES pa­ra que la re­for­ma se ex­ten­die­ra a to­do el sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior.

En ese con­tex­to na­ce la Re­su. El año an­te­rior se ha­bían ve­ri­fi­ca­do dos reunio­nes muy im­por­tan­tes de la Aso­cia­ción de las que ema­na­ron sen­dos do­cu­men­tos orien­ta­do­res de la re­for­ma: la De­cla­ra­ción de Vi­llaher­mo­sa ( abril) y los Acuer­dos de To­lu­ca ( agos­to). En la pri­me­ra se con­sa­gra­ban los prin­ci­pios de aque­lla re­for­ma y en los se­gun­dos los pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos con que se tra­ba­ja­ría to­do ese con­jun­to. Co­mo po­dría per­ci­bir­se, las co­sas iban sor­pren­den­te­men­te rá­pi­do. Al­fon­so Ran­gel Gue­rra, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral Eje­cu­ti­vo ( SGE), con el enor­me apo­yo de la UNAM y una de­ce­na de pro­fe­sio­na­les en­tu­sias­tas, lú­ci­dos y vein­tea­ñe­ros de la épo­ca ( quie­nes a par­tir de ahí la­bra­ron su fa­ma) es­ta­ban ha­cien­do la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de la edu­ca­ción su­pe­rior y, creo, no se da­ban cuen­ta.

La ini­cia­ti­va de la Re­su co­rres­pon­de al pro­pio Ran­gel Gue­rra, an­ti­guo rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Nue­vo León, hom­bre de le­tras y de ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro tam­bién edi­tor. Tie­ne co­mo ‘ es­cu­de­ra’ a Le­ti­cia Algaba, quien ha­bía si­do su alum­na en la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras. A Lety le co­rres­pon­de, con car­go a ta­reas que se iden­ti­fi­can con el pues­to de se­cre­ta­ria de re­dac­ción, par­ti­ci­par en la idea, di­se­ño y dia­gra­ma­ción, pe­ro tam­bién los pro­pios de co­rrec­ción de ori­gi­na­les de la im­pre­sión en los ta­lle­res, du­ran­te los pri­me­ros vein­te nú­me­ros.

En su pa­pel de SGE de ANUIES, Ran­gel Gue­rra tie­ne cla­ri­dad en el pro­pó­si­to de la re­for­ma: a) ha­cer cre­cer, de ma­ne­ra ágil, las ma­trí­cu­las en ese ni­vel an­te lo que ya era en ese mo­men­to “una de­man­da cre­cien­te, que se tra­du­ce en la ne­ce­si­dad de otor­gar más opor­tu­ni­da­des de ac­ce­so a las au­las”; b) “la ur­gen­cia de re­no­var sis­te­mas que ya no res­pon­den a las cir­cuns­tan­cias de nues­tro tiem­po”. Ade­más, co­mo di­rec­tor de la re­vis­ta le asig­na a és­ta tres ob­je­ti­vos: a) pro­pi­ciar un ma­yor co­no­ci­mien­to de los dis­tin­tos ám­bi­tos de la edu­ca­ción su­pe­rior; XXXb) im­pul­sar una ma­yor co­mu- ni­ca­ción en­tre quie­nes par­ti­ci­pan en el sec­tor; c) lo­grar un in­cre­men­to en las re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les.

Las Dos Épo­cas de la Re­vis­ta

El Pre­si­den­te Ló­pez Por­ti­llo nom­bró a don Al­fon­so Ran­gel Gue­rra co­mo Di­rec­tor Ge­ne­ral de Edu­ca­ción Su­pe­rior den­tro de aque­lla no­ve­do­sa e in­te­gra­da es­truc­tu­ra lla­ma­da Coor­di­na­ción Ge­ne­ral de Edu­ca­ción Su­pe­rior e In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca. Le su­ce­dió en la SGE Ra­fael Ve­las­co Fer­nán­dez. A par­tir de ahí ese pues­to sig­ni­fi­có, si­mul­tá­nea­men­te, asu­mir el co­rres­pon­dien­te a la pro­pia di­rec­ción de la Re­su. Psi­quia­tra pres­ti­gia­do y hu­ma­nis­ta, el nue­vo ti­tu­lar, quien ve­nía di­rec­ta­men­te de la Rec­to­ría de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, se apo­yó pa­ra la ela­bo­ra­ción de la re­vis­ta en Ma­rio Mi­ran­da Pa­che­co, un re­co­no­ci­do pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de la UNAM, au­tor de va­rias obras re­le­van­tes en el te­rreno edu­ca­ti­vo, ade­más de ser un edi­tor de po­len­das. Prác­ti­ca­men­te to­dos los do­cu­men­tos de ANUIES de esos años tie­nen a Mi­ran­da Pa­che­co co­mo coau­tor en los equi­pos de tra­ba­jo que los ela­bo­ra­ron y, cam­bian­do de ca­chu­cha, lue­go rea­li­za­ba la edi­ción co­rres­pon­dien­te. En la se­cre­ta­ría de re­dac­ción de la Re­su es­tu­vo ca­si 10 años, sien­do el res­pon­sa­ble por los nú­me­ros que van del 25 al 63. Po­dría de­cir­se que Lety y Ma­rio le die­ron a la re­vis­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas de­fi­ni­ti­vas que lle­gan has­ta 1998.

La acu­mu­la­ción del car­go de di­rec­tor de la Re­su ala de SGE se pro­lon­gó du­ran­te los pe­rio­do s de Juan Ca­si­llas García de León y del co­rres pon­dien­te al au­tor de es­tas lí­neas, ocho y ca­si cin­co años, res­pec­ti­va­men­te. Du­ran­te am­bos pe­rio­dos (1984-1997) se con­ti­nuó con los mo­dos y for­mas de con­duc­ción de la re­vis­ta im­plan­ta­dos des­de Ran­gel Gue­rra. La Re­su se­gui­ría sien­do el es­ca­pa­ra­te prin­ci­pal de la ANUIES. En los ar­tícu­los y en­sa­yos se po­nían en cir­cu­la­ción ideas, se pre­sen­ta­ban diag­nós­ti­cos, pe­ro tam­bién pro­pues­tas pa­ra el fu­tu­ro. Se in­cor­po­ra­ban los do­cu­men­tos más im­por­tan­tes de la ANUIES, pe­ro tam­bién re­se­ñas de li­bros, así co­mo no­ti­cias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. La fun­da­ción de Con­fluen­cia (“Ser y Queha­cer de la Edu­ca­ción Su­pe­rior”), en 1993, pri­mer bo­le­tín men­sual de la Aso­cia­ción, per­mi­tió des­car­gar a la Re­su­de la par­te de no­ti­cias, al­gu­nas de las re­se­ñas de li­bros así co­mo de es­ta­dís­ti­cas. Has­ta ese mo­men­to, el di­rec­tor re­sol­vía en fun­ción de los ele­men­tos que le pre­sen­ta­ba la se­cre­ta­ría de re­dac­ción: qué se pu­bli­ca­ba ( ma­te­ria­les y ubi­ca­ción de la sec­ción co­rres­pon­dien­te), có­mo ( por­ta­da y ti­ra­jes),

cuán­do ( en fun­ción de opor­tu­ni­dad y re­le­van­cia). Enor­me res­pon­sa­bi­li­dad, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do no se acep­ta­ban ar­tícu­los y en­sa­yos de al­gu­nos au­to­res. Fi­nal­men­te, un signo de los tiem­pos al ce­rrar­se esa pri­me­ra épo­ca que se­ría di­fí­cil de en­ten­der o de apre­ciar por los in­ves­ti­ga­do­res jó­ve­nes: el nú­me­ro 100 se con­me­mo­ró con una edi­ción es­pe­cial y tam­bién, ca­si pre­su­mien­do, con un dis­co com­pac­to que com­pi­la­ba, a tex­to com­ple­to, los ma­te­ria­les de esos 25 años.

Ju­lio Ru­bio lle­ga a la SGE el 1 º de di­ciem­bre de 1997, asu­mien­do la di­rec­ción de la Re­vis­ta por dos nú­me­ros. Los tiem­pos ha­bían cam­bia­do y el nue­vo ti­tu­lar tie­ne ple­na con­cien­cia de ello. La Re­su lle­ga­ba a un cuar­to de si­glo de fun­da­da. Ha­bía na­ci­do cuan­do só­lo exis­tían otras tres pu­bli­ca­cio­nes se­me­jan­tes ( Edu­ca­ción ( Co­nal­te, 1959), Uni­ver­si­da­des ( Udual, 1960), Re­vis­ta del Cen­tro de Es­tu­dios Edu­ca

ti­vos ( CEE, 1971).

El sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior se ha­bía trans­for­ma­do en to­das sus fa­ce­tas; só­lo la par­te de ma­trí­cu­la se si­tua­ba ya en 2.2 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes. Se ha­bía pro­fe­sio­na­li­za­do el ejer­ci­cio de la do­cen­cia en el ni­vel su­pe­rior, apro­xi­mán­do­se a los cien mil miem­bros. El SNI y los pro­gra­mas de be­cas y es­tí­mu­los re­que­rían a los pro­fe­so­res- in­ves­ti­ga­do­res pa­ra pu­bli­car co­mo par­te esen­cial de sus ta­reas. En esas con­di­cio­nes, era ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble un cam­bio radical en la Re­su: a) en ar­bi­tra­je y dic­ta­men de ar­tícu­los; b) orien­ta­ción te­má­ti­ca de ca­da nú­me­ro; c) con­se­jo edi­to­rial cu­yos miem­bros cuen­ten con am­plio re­co­no­ci­mien­to y re­pre­sen­ten a ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. A to­do es­to se le agre­gó una nueva es­truc­tu­ra de con­te­ni­do, otras sec­cio­nes y un ta­ma­ño di­fe­ren­te en el for­ma­to.

Só­lo ha­cía fal­ta la per­so­na que ins­tru­men­ta­ra aque­llos cam­bios y que, ade­más, le otor­ga­ra los ras­gos que juz­ga­se in­dis­pen­sa­bles. Ju­lio in­vi­tó a Fe­li­pe Mar­tí­nez Ri­zo, ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Aguas­ca­lien­tes, crea­dor de va­rios pro­gra­mas de es­tu­dios afa­ma­dos y uno de los ex­per­tos na­cio­na­les en eva­lua­ción y edu­ca­ción su­pe­rior. Fe­li­pe es­tu­vo re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po, cua­tro años, pe­ro le dio una fi­so­no­mía nueva a la Re­su, mis­ma que se re­su­mi­ría en un ras­go: per­so­na­li­dad aca­dé­mi­ca in­ter­na­cio­nal. A par­tir de ese mo­men­to la pu­bli­ca­ción era, fun­da­men­tal­men­te, un me­dio que di­fun­día in­ves­ti­ga­cio­nes y es­tu­dios ori­gi­na­les, ma­te­ria­les to­dos apa­re­ci­dos en re­po­si­to­rios pres­ti­gia­dos en la li­te­ra­tu­ra es­pe­cia­li­za­da del sec­tor.

Ro­ber­to Ro­drí­guez Gó­mez se ha­ce car­go de la di­rec­ción du­ran­te 10 años ( 2004- 2014), el pe­rio­do más lar­go de to­dos los que han pa­sa­do por esa po­si­ción. Ro­ber­to am­plió con­si­de­ra­ble­men­te la nó­mi­na de co­la­bo­ra­do­res, lle­vó la Re­su al Pa­drón del Co­nacyt e in­cre­men­tó, en can­ti­dad y ca­li­dad, el Con­se­jo Edi­to­rial, afi­nan­do aún más su per­so­na­li­dad de re­vis­ta de in­ves­ti­ga­ción. Pu­bli­car en la Re­su se ha­bía con­ver­ti­do ya en una dis­tin­ción lu­ci­do­ra den­tro del mun­di­llo de la edu­ca­ción su­pe­rior na­cio­nal.

El Mo­men­to Ac­tual

En mar­zo de 2014 Ima­nol Or­do­ri­ka es de­sig­na­do di­rec­tor de la Re­vis­ta. Lle­ga con un en­tu­sias­mo des­bor­dan­te que se tra­du­ci­ría en: a) apro­ve­char to­do lo acu­mu­la­do en ese mo­men­to co­mo una re­vis­ta de in­ves­ti­ga­ción y, ade­más, po­ten­cián­do­lo; b) ro­dear a la Re­su de to­dos los ele­men­tos re­la­cio­na­dos con las TICS e in­cre­men­tar su pre­sen­cia en re­des y re­po­si­to­rios elec­tró­ni­cos más pres­ti­gia­dos. Co­mo él mis­mo da cuen­ta por­me­no­ri­za­da en el nú­me­ro 179, del año pa­sa­do, el avan­ce de la Re­vis­ta en ma­te­ria de im­pac­to ( ci­tas y ar­tícu­los pu­bli­ca­dos), fren­te a otras sie­te re­vis­tas na­cio­na­les com­pa­ra­bles, es enor­me. Un re­su­men de lo­gros en los úl­ti­mos tres años se po­dría si­tuar en lo si­guien­te:

• Se re­for­za­ron los es­tán­da­res y prác­ti­cas edi­to­ria­les in­ter­na­cio­na­les

• Se dio una ma­yor vi­si­bi­li­dad y cir­cu­la­ción

• Se in­clu­yó de nue­vo en el pa­drón de re­vis­tas de Co­nacyt

• Lo úl­ti­mo, pe­ro no lo me­nos im­por­tan­te, se di­se­ñó un or­de­na­do y sen­ci­llo ac­ce­so a la co­lec­ción com­ple­ta de la Re­vis­ta, den­tro de la pá­gi­na de ANUIES.

Co­lo­fón

Bio­ló­gi­ca­men­te, 45 años se co­rres­pon­den con la ma­du­rez del ser hu­mano. Es­to sig­ni­fi­ca, pen­sa­mien­to cla­ro, así co­mo es­plen­dor y apa­rien­cia fí­si­cos a ple­ni­tud, so­bre­to­do, si se ha te­ni­do cui­da­do en la tra­yec­to­ria. La Re­su na­ció con muy bue­nos ge­nes y, no obs­tan­te al­gu­nas even­tua­les di­fi­cul­ta­des por las que pa­só, siem­pre se han su­pe­ra­do ( en­tre otros, nun­ca hi­zo un nú­me­ro do­ble). La ca­rac­te­rís­ti­ca fun­cio­nal que de­fi­ne a la se­gun­da épo­ca ha re­sul­ta­do muy ade­cua­da. El SGE, en su pa­pel de ca­be­za de ANUIES, siem­pre pen­dien­te de la Re­vis­ta; y el di­rec­tor de és­ta preo­cu­pa­do esen­cial­men­te por me­jo­rar su pro­duc­to. Di­fí­cil­men­te se ex­pli­ca­ría el avan­ce ac­tual de la edu­ca­ción su­pe­rior sin la Re­su y, so­bre to­do, de la ANUIES que la prohi­jó..

Car­los Pallán Fi­gue­roa ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral eje­cu­ti­vo de la anuies ca­pa­fi 2@ hot­mail. com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.