LAS GUE­RRAS CUL­TU­RA­LES EN EL MÉ­XI­CO DEL SI­GLO XIX

A 150 años de su crea­ción de la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria, re­sul­ta fun­da­men­tal es­tu­diar los pri­me­ros de­sa­rro­llos de la ti­tu­ción co­mo ele­ments cla­ve de la de­fi ni­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

En abril de 1910 Jus­to Sie­rra, en­ton­ces se­cre­ta­rio de Ins­truc­ción Pú­bli­ca y Be­llas Ar­tes, y Jo­sé Yves Li­man­tour, se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, in­ter­cam­bian co­rres­pon­den­cia so­bre un te­ma de gran tras­cen­den­cia en la his­to­ria edu­ca­ti­va del país: la crea­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, pro­yec­to del que Sie­rra es el prin­ci­pal pro­mo­tor y que apre­cia co­mo la cul­mi­na­ción de su obra re­for­mis­ta co­mo en­car­ga­do de la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va del país, pri­me­ro co­mo sub­se­cre­ta­rio de Ins­truc­ción Pú­bli­ca ( 19011905) y pos­te­rior­men­te co­mo ti­tu­lar del ra­mo edu­ca­ti­vo de 1905 a 1911. In­tere­sa a Sie­rra la opi­nión de Li­man­tour so­bre la Uni­ver­si­dad por dos ra­zo­nes: pri­me­ra, por­que lo apre­cia co­mo un in­ter­lo­cu­tor in­te­lec­tual a la al­tu­ra del pro­yec­to, y se­gun­da, de ma­yor im­por­tan­cia, por­que el vis­to bueno del se­cre­ta­rio de Ha­cien­da es in­dis­pen­sa­ble pa­ra li­be­rar los re­cur­sos so­li­ci­ta­dos. Así se lo ha­bía he­cho sa­ber a Sie­rra el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, y así pro­ce­de.

El in­ter­cam­bio epis­to­lar Sie­rra- Li­man­tour a pro­pó­si­to de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal pre­sen­ta va­rios án­gu­los de dis­cu­sión, aun­que uno de los más re­le­van­tes e in­ten­sos es el co­rres­pon­dien­te a la in­te­gra­ción de la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria al elen­co de ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas que, pien­sa Sie­rra, de­ben for­mar par­te de la nó­mi­na cons­ti­tu­ti­va del nue­vo or­ga­nis­mo. La Uni­ver­si­dad es­ta­ría in­te­gra­da, en su re­fun­da­ción, por las es­cue­las na­cio­na­les de in­ge­nie­ría, ju­ris­pru­den­cia, me­di­ci­na, por la sec­ción de ar­qui­tec­tu­ra de la Es­cue­la Na­cio­nal de Be­llas, por la pro­yec­ta­da Es­cue­la Na­cio­nal de Al­tos Es­tu­dios, y por la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria.

Pe­ro Li­man­tour ar­gu­men­ta que no con­vie­ne al pro­yec­to que la Pre­pa­ra­to­ria for­me par­te de la Uni­ver­si­dad. Por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra es que “nin­gu­na de las ma­te­rias que en ella se en­se­ñan, con la ex­ten­sión y mé­to­do que de­ben ser pe­cu­lia­res de di­cha Es­cue­la, pue­den for­mar par­te de los es­tu­dios pro­pia­men­te uni­ver­si­ta­rios.” La se­gun­da apun­ta a un pro­ble­ma de go­ber­na­bi­li­dad. Con el tiem­po — ha­cer ver Li­man­tour—, la “en­se­ñan­za pre­pa­ra­to­ria ten­drá que dar­se no en uno sino en dos o más plan­te­les, y en­ton­ces ¿ for­ma­rán par­te del Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio los di­rec­to­res y pro­fe­so­res de las di­ver­sas Es­cue­las Pre­pa­ra­to­rias?

Re­pli­ca Sie­rra, cla­ro y di­rec­to: “no acep­ta­ré, na­tu­ral­men­te, la ob­ser­va­ción que se re­fie­re a la Pre­pa­ra­to­ria; en la co­mi­sión del Con­se­jo de edu­ca­ción y en el Con­se­jo mis­mo se dis­cu­tió el asun­to has­ta la sa­cie­dad (…). Nues­tra Uni­ver­si­dad, mi que­ri­do ami­go, no es­tá obli­ga­da a se­guir pal­mo a pal­mo las otras: nues­tra ta­rea ha si­do ecléc­ti­ca y en cier­tos pun­tos (…) en­te­ra­men­te ori­gi­nal (…). Nues­tra Pre­pa­ra­to­ria de­be for­mar par­te de nues­tra Uni­ver­si­dad por­que es un ins­ti­tu­to sui gé­ne­ris; na­die lo sa­be me­jor que us­ted. Las dis­ci­pli­nas en que allí se edu­ca el es­pí­ri­tu es­tán coor­di­na­das en una dis­ci­pli­na ge­ne­ral que cons­ti­tu­ye el mé­to­do cien­tí­fi­co, que es pre­ci­sa­men­te in­dis­pen­sa­ble pa­ra fi­jar las cien­cias con­cre­tas y es­pe­cia­les, que a su vez cons­ti­tu­yen lo que no­so­tros lla­ma­mos es­cue­las pro­fe­sio­na­les, y por­que ese mé­to­do es in­dis­pen­sa­ble ins­tru­men­to pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca a la que es­tá ex­pre­sa­men­te des­ti­na­da la Es­cue­la de Al­tos Es­tu­dios. Si pues, for­ma par­te ne­ce­sa­ria de nues­tras es­cue­las uni­ver­si­ta­rias; si aun­que en ella no se ha­gan es­tu­dios su­pe­rio­res, es­tos es­tu­dios no po­drían ha­cer­se sin ellos; si la no­ción cla­ra del mé­to­do cien­tí­fi­co que en ella se ad­quie­re es co­mo el que más un es­tu­dio uni­ver­si­ta­rio, ¿ por qué no iba a for­mar par­te de la Uni­ver­si­dad que es la prin­ci­pal in­tere­sa­da en vi­gi­lar y re­gir a lo que cons­ti­tu­ye su ba­se? (…) por­que una de dos o la Uni­ver­si­dad go­bier­na a la Pre­pa­ra­to­ria di­rec­ta­men­te o el Mi­nis­te­rio; si lo se­gun­do ya se fi­gu­ra us­ted la can­ti­dad de en­re­dos, líos y con­flic­tos que se ar­ma­ría”.

A la se­gun­da ob­je­ción de Li­man­tour, su preo­cu­pa­ción por que el cre­ci­mien­to de la pre­pa­ra­to­ria im­pli­que un pro­ble­ma pa­ra el go­bierno uni­ver­si­ta­rio, Sie­rra sim­ple­men­te re­pli­ca: “si hu­bie­se al­gún día ( den­tro de vein­te años) ne­ce­si­dad de du­pli­car o tri­pli­car la Pre­pa­ra­to­ria, no veo por qué per­de­ría és­ta la uni­dad de di­rec­ción, al con­tra­rio, se­ría ne­ce­sa­rio con­ser­vár­se­la. Vein­te me­dios ha­bría pa­ra ob­viar es­tos in­con­ve­nien­tes aje­nos, que se re­suel­van en su día”.

Dos ano­ta­cio­nes pue­den ser­vir pa­ra con­tex­tua­li­zar las preo­cu­pa­cio­nes de Li­man­tour so­bre la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria. Pri­me­ra, que, des­de la re­es­truc­tu­ra prac­ti­ca­da por Ga­bino Ba­rre­da en 1867, és­ta com­pren­día el ci­clo com­ple­to de los es­tu­dios se­cun­da­rios, no só­lo el ba­chi­lle­ra­to pro­pe­déu­ti­co. Se­gun­da, con­se­cuen­cia de lo an­te­rior, que a esas al­tu­ras la ENP era la es­cue­la in­di­vi­dual más gran­de del país. Pa­ra 1910 la ma­trí­cu­la pre­pa­ra­to­ria­na — más de un mi­llar de alum­nos— re­pre­sen­ta­ba el do­ble de la po­bla­ción es­co­lar del con­jun­to de las es­cue­las pro­fe­sio­na­les. To­do lle­va­ba a pen­sar, co­mo lo ha­bría en­ten­di­do Li­man­tour, que la ma­yor pre­sión de cre­ci­mien­to pa­ra la es­truc­tu­ra uni­ver­si­ta­ria ocu­rri­ría jus­ta­men­te en esa zo­na. El pro­yec­to de Sie­rra pre­veía que el Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio in­clu­ye­ra a los di­rec­to­res de las es­cue­las reuni­das en la uni­ver­si­dad y a re­pre­sen­tan­tes de pro­fe­so­res y es­tu­dian- tes. Por ello, la so­lu­ción es­ta­ba a la vis­ta: si se mul­ti­pli­ca­se el nú­me­ro de es­cue­las pre­pa­ra­to­rias ads­cri­tas a la Uni­ver­si­dad, bas­ta­ría con man­te­ner la uni­dad or­gá­ni­ca de esa ins­ti­tu­ción: una so­la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria con tan­tos plan­te­les co­mo fue­ra ne­ce­sa­rio.

Fi­nal­men­te, en la ter­ce­ra car­ta en esa co­rres­pon­den­cia, fe­cha­da 28 de abril de 1910, el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da se li­mi­ta a des­lin­dar­se: “en el ( pun­to) de la in­clu­sión de la Pre­pa­ra­to­ria, me rin­do, no por con­ven­ci­mien­to de que es bueno lo que Uds. pro­po­nen, sino por­que no veo in­con­ve­nien­te ma­yor en que se lle­ve a efec­to.”

El de­ba­te so­bre la con­ve­nien­cia de la en­se­ñan­za pre­pa­ra­to­ria co­mo par­te in­te­gral de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal ha re­tor­na­do va­rias ve­ces en la cen­te­na­ria his­to­ria de la ins­ti­tu­ción. In­clu­so en nues­tros tiem­pos, pe­ro la res­pues­ta, des­de la Uni­ver­si­dad, ha si­do in­va­ria­ble­men­te la mis­ma: la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria, por ra­zo­nes his­tó­ri­cas pe­ro tam­bién aca­dé­mi­cas, es un com­po­nen­te or­gá­ni­co de la ins­ti­tu­ción uni­ver­si­ta­ria. Más aun, la ca­li­dad de la for­ma­ción pro­fe­sio­nal se de­ri­va de la ca­pa­ci­dad de la ins­ti­tu­ción pre­pa­ra­to­ria­na, hoy en con­jun­to con la ins­ti­tu­ción her­ma­na, el Co­le­gio de Cien­cias y Hu­ma­ni­da­des, pa­ra pre­pa­rar y orien­tar a los fu­tu­ros uni­ver­si­ta­rios.

Del Co­le­gio de San Il­de­fon­so a la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria

La Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria abrió sus puer­tas el 3 de fe­bre­ro de 1868, en las ins­ta­la­cio­nes del an­ti­guo Co­le­gio de San Il­de­fon­so. Su pri­mer plan de es­tu­dios fue for­ma­do por don Ga­bino Ba­rre­da, cé­le­bre edu­ca­dor y po­lí­ti­co me­xi­cano. El año an­te­rior ha­bía re­ci­bi­do el en­car­go co­rres­pon­dien­te del pre­si­den­te Benito Juá­rez, re­cién ins­ta­la­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co y ple­na­men­te ocu­pa­do en la res­tau­ra­ción re­pu­bli­ca­na. Ba­rre­da se in­te­gró, por in­vi­ta­ción di­rec­ta del pre­si­den­te a la Co­mi­sión Ge­ne­ral de Es­tu­dios, es­ta­ble­ci­da en sep­tiem­bre de ese año 1867, en la que par­ti­ci­pa­ron, en­tre otros ilus­tres per­so­na­jes, An­to­nio Mar­tí­nez de Cas­tro, re­cién de­sig­na­do Mi­nis­tro de Jus­ti­cia e Ins­truc­ción Pú­bli­ca, los her­ma­nos Díaz Co­va­rru­bias, el doc­tor Leo­pol­do Río de la Lo­za, Al­fon­so He­rre­ra y An­to­nino Ta­gle. Del tra­ba­jo de la Co­mi­sión

“El de­ba­te so­bre la con­ve­nien­cia de la en­se­ñan­za pre­pa­ra­to­ria co­mo par­te in­te­gral de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal ha re­tor­na­do va­rias ve­ces”

ha­bría de sur­gir, en­tre otros re­sul­ta­dos, la Ley or­gá­ni­ca de ins­truc­ción pú­bli­ca del Dis­tri­to Fe­de­ral, pu­bli­ca­da por de­cre­to del 2 de di­ciem­bre de 1867. Se afir­ma que Juá­rez con­vo­có a Ba­rre­da pa­ra for­mu­lar el pro­gra­ma pre­pa­ra­to­riano por la bue­na im­pre­sión que le cau­só el dis­cur­so del pri­me­ro en la con­me­mo­ra­ción de las Fies­tas Pa­trias ( Guanajuato, sep­tiem­bre de 1867). Las ideas de Ba­rre­da, plas­ma­das en su re­cor­da­do dis­cur­so “Ora­ción cí­vi­ca”, coin­ci­dían con el idea­rio de Juá­rez. Con­cluía Ba­rre­da su alo­cu­ción afir­man­do la ne­ce­si­dad de que en el ma­ña­na de la Re­pú­bli­ca:

“Una ple­na li­ber­tad de con­cien­cia, una ab­so­lu­ta li­ber­tad de ex­po­si­ción y de dis­cu­sión, dan­do es­pa­cio a to­das las ideas y cam­po a to­das las ins­pi­ra­cio­nes, de­je es­par­cir la luz por to­das par­tes y ha­ga in­ne­ce­sa­ria e im­po­si­ble to­da con­mo­ción que no sea pu­ra­men­te es­pi­ri­tual, to­da re­vo­lu­ción que no sea me­ra­men­te in­te­lec­tual. Que el or­den ma­te­rial, con­ser­va­do a to­do tran­ce por los go­ber­nan­tes y res­pe­ta­do por los go­ber­na­dos, sea el ga­ran­te cier­to y el mo­do se­gu­ro de ca­mi­nar siem­pre por el sen­de­ro flo­ri­do del pro­gre­so y de la ci­vi­li­za­ción.”

Con­ta­ba Ba­rre­da con una bue­na for­ma­ción en cien­cias y hu­ma­ni­da­des. Ha­bía cur­sa­do es­tu­dios en San Il­de­fon­so, pos­te­rior­men­te en Ju­ris­pru­den­cia, aun­que fi­nal­men­te to­mó el ca­mino de la Me­di­ci­na. Tras la gue­rra de 1847 emi­gró a Fran­cia, en don­de tu­vo la opor­tu­ni­dad de asis­tir a las lec­cio­nes de so­cio­lo­gía de Au­gus­to Com­te en la Sor­bo­na.

A tra­vés del pro­yec­to de Ba­rre­da se li­bra­ría en la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria la ba­ta­lla de­ci­si­va del lai­cis­mo edu­ca­ti­vo pro­cla­ma­do por Juá­rez y por la ge­ne­ra­ción de li­be­ra­les re­pu­bli­ca­nos. En la dis­cu­sión del pro­yec­to edu­ca­ti­vo de la Re­pú­bli­ca Res­tau­ra­da, iba que­da­ba cla­ro que la so­la prohi­bi­ción de la en­se­ñan­za re­li­gio­sa en el sis­te­ma pú­bli­co, re­sul­ta­ba in­su­fi­cien­te sin una al­ter­na­ti­va edu­ca­ti­va lai­ca. Ese fue, pre­ci­sa­men­te, el prin­ci­pio que ins­pi­ró la ta­rea de Ba­rre­da.

A esas al­tu­ras, por cier­to, el Co­le­gio de San Il­de­fon­so ha­bía de­ja­do de per­te­ne­cer a la igle­sia ca­tó­li­ca y fun­cio­na­ba co­mo una ins­ti­tu­ción ci­vil, con la de­no­mi­na­ción de Co­le­gio Na­cio­nal de San Il­de­fon­so. Fue fun­da­do en 1588 por la Com­pa­ñía de Je­sús, en 1612 re­ci­bió el pa­tro­naz­go de Fe­li­pe III, y en 1767, con la pri­me­ra ex­pul­sión de los

je­sui­tas, pa­só a ma­nos del cle­ro se­cu­lar. Al re­torno de los je­sui­tas el Co­le­gio les fue de­vuel­to pe­ro en 1821, ape­nas tres años des­pués de rei­nau­gu­ra­do por la Com­pa­ñía de Je­sús, re­tor­nó a la ad­mi­nis­tra­ción se­cu­lar, con ese ca­rác­ter per­ma­ne­ce­ría has­ta 1852 en que su di­rec­ción fue en­car­ga­da al ci­vil Se­bas­tián Ler­do de Te­ja­da. Por úl­ti­mo, du­ran­te el im­pe­rio de Ma­xi­mi­li­ano ( 18631867) la ins­ti­tu­ción asu­mió las ca­rac­te­rís­ti­cas de co­le­gio y li­ceo li­te­ra­rio has­ta su ex­tin­ción por man­da­to de la Ley or­gá­ni­ca de ins­truc­ción pú­bli­ca del Dis­tri­to Fe­de­ral. No obs­tan­te su con­ver­sión ad­mi­nis­tra­ti­va, el Co­le­gio con­ser­va­ba una orien­ta­ción pe­da­gó­gi­ca de ca­rác­ter emi­nen­te­men­te es­co­lás­ti­co ( véa­se Mó­ni­ca Hi­dal­go- Pe­go, “La Re­for­ma de 1843 y los re­gla­men­tos del Na­cio­nal Co­le­gio de San Il­de­fon­so”, Re­vis­ta Ibe­roa­me­ri­ca­na de Edu­ca­ción Su­pe­rior, vol. 4,

núm., 2013).

Po­co des­pués de fun­da­da la Pre­pa­ra­to­ria, que per­ma­ne­ce­ría ba­jo la di­rec­ción de Ba­rre­da has­ta 1878, su crea­dor en­vió una ex­ten­sa car­ta a Ma­riano Ri­va Pa­la­cio, go­ber­na­dor del Es­ta­do de Mé­xi­co ( oc­tu­bre 10 de 1870) en la que ex­pli­ca con de­ta­lle la orien­ta­ción edu­ca­ti­va del pro­yec­to. Ba­rre­da des­lin­da la pe­da­go­gía po­si­ti­vis­ta, de ca­rác­ter lai­co, del ca­non ca­tó­li­co en los si­guien­tes tér­mi­nos:

“El mo­ti­vo por que los je­sui­tas no lo­gra­ron, sino de una ma­ne­ra pa­sa­je­ra, el fin que se pro­po­nían fue que la edu­ca­ción que ba­jo sus aus­pi­cios se da­ba nun­ca fue y nun­ca pu­do ser su­fi­cien­te­men­te en­ci­clo­pé­di­ca. Esos di­rec­to­res de la ju­ven­tud es­tu­dio­sa siem­pre tu­vie­ron ne­ce­si­dad de de­jar fue­ra de su pro­gra­ma de es­tu­dios fun­da­men­ta­les, mul­ti­tud de co­no­ci­mien­tos de la más al­ta im­por­tan­cia prác­ti­ca. Unos por­que aún no ha­bían desen­vuel­to lo bas­tan­te pa­ra que se hi­cie­se sen­tir su im­por­tan­cia en su épo­ca, otros, por­que se con­si­de­ra­ban erró­nea­men­te co­mo pro­pios só­lo pa­ra el ejer­ci­cio de cier­tas pro­fe­sio­nes, y ca­si to­dos por­que las ver­da­des que da­ban a co­no­cer en­tra­ban en un con­flic­to, a ve­ces la­ten­te y a ve­ces ma­ni­fies­to, con las doc­tri­nas y con los dog­mas que ellos se pro­po­nían con­ser­var.”

A con­ti­nua­ción des­cri­be la or­ga­ni­za­ción de la edu­ca­ción pre­pa­ra­to­ria de nue­vo cu­ño:

“Co­mo us­ted po­drá no­tar a pri­me­ra vis­ta, los es­tu­dios pre­pa­ra­to­rios más im­por­tan­tes se han arre­gla­do de ma­ne­ra que se co­mien­ce por el de las ma­te­má­ti­cas y se con­clu­ya por el de la ló­gi­ca, in­ter­po­nien­do en­tre am­bos el es­tu­dio de las cien­cias na­tu­ra­les, po­nien­do en pri­mer lu­gar la cos­mo­gra­fía y la fí­si­ca, lue­go la geo­gra­fía y la quí­mi­ca, y por úl­ti­mo, la his­to­ria na­tu­ral de los se­res do­ta­dos de vi­da, es de­cir, la bo­tá­ni­ca y la zoo­lo­gía. En los in­ter­me­dios de es­tos es­tu­dios (,,,) se han in­ter­ca­la­do los es­tu­dios de los idio­mas, en el or­den que exi­gía la ne­ce­si­dad de que ellos se ha­bía de te­ner pa­ra los es­tu­dios an­tes men­cio­na­dos, o los que más tar­de de­bie­ran se­guir. Así es que se ha co­men­za­do por en­se­ñar el fran­cés, ya por­que es es­te idio­ma es­tán es­cri­tos mul­ti­tud de li­bros pro­pios pa­ra ser­vir de obras de tex­to, ya por­que de es­te mo­do po­dría­mos apro­ve­char des­de lue­go las no­cio­nes más o me­nos avan­za­das de es­te idio­ma, que ca­si to­dos los alum­nos traen ac­tual­men­te de las es­cue­las pri­ma­rias: des­pués se ha con­ti­nua­do con el in­glés, por ra­zo­nes análo­gas a las an­te­rio­res; y por úl­ti­mo, con el ale­mán, en los ca­sos que la ley lo exi­ge. Res­pec­to del la­tín, en­con­tra­rá us­ted tam­bién una ver­da­de­ra no­ve­dad, la cual con­sis­te en que en vez de ser el es­tu­dio por el que de­ban co­men­zar los alum­nos, és­te se ha­ce, por el con­tra­rio, en los dos úl­ti­mos años de su ca­rre­ra pre­pa­ra­to­ria (…) El es­tu­dio de la gra­má­ti­ca es­pa­ño­la se ha trans­fe­ri­do has­ta el ter­cer año, en vez de de­jar­lo en el pri­me­ro co­mo pa­re­ce­ría tal vez más na­tu­ral, por­que si se desea que es­te es­tu­dio ten­ga una uti­li­dad real, es pre­ci­so sa­lir de es­tas su­per­fi­cia­lí­si­mas no­cio­nes, que an­tes de hoy ha­bían cons­ti­tui­do los cur­sos de gra­má­ti­ca cas­te­lla­na de to­dos los co­le­gios, y dar a los alum­nos un co­no­ci­mien­to más pro­fun­do y ra­zo­na­do de su idio­ma, pre­sen­tán­do­les a la vez ejem­plos dig­nos de imi­tar (…) En cuan­to a las raí­ces grie­gas, su es­tu­dio se ha co­lo­ca­do en el año en que, por ha­ber me­nos re­car­go de ma­te­rias, se cre­yó más opor­tuno.”

Po­si­ti­vis­tas con­tra Krau­sis­tas, li­be­ra­les pu­ros con­tra mo­de­ra­dos

Ape­nas re­ti­ra­do Ba­rre­da de la di­rec­ción de la ENP, una po­lé­mi­ca in­te­lec­tual en­fras­có el de­ba­te pre­pa­ra­to­riano, en par­ti­cu­lar en­tre las frac­cio­nes de li­be­ra­les que se da­ban ci­ta en las au­las de la pre­pa­ra­to­ria y po­le­mi­za­ban a tra­vés de sus cá­te­dras. A raíz de la de­ci­sión de Ig­na­cio Ma­ris­cal, se­cre­ta­rio de Ins­truc­ción Pú­bli­ca de im­plan­tar, a par­tir del 1880, co­mo li­bro de tex­to Ló­gi­ca: La cien­cia del co­no­ci­mien­to de G. Ti­berg­hien, tra­du­ci­do por Jo­sé Ma­ría del Cas­ti­llo Ve­las­co, de orien­ta­ción krau­sis­ta, en re­em­pla­zo de los tex­tos de ló­gi­ca de John Stuart Mill y Ale­xan­der Bain, de orien­ta­ción po­si­ti­vis­ta. Los po­si­ti­vis­tas se­gui­do­res de la doc­tri­na Ba­rre­da cri­ti­ca­ban acre­men­te el en­fo­que me­ta­fí­si­co del nue­vo tex­to de ló­gi­ca y se­ña­la­ban que el mis­mo des­vir­tua­ba el nú­cleo mis­mo de la pro­pues­ta edu­ca­ti­va pre­pa­ra­to­ria­na. Pe­ro al­gu­nos in­te­lec­tua­les, re­cién con­ver­ti­dos al krau­sis­mo y crí­ti­cos de la dog­má­ti­ca de Com­te, de­fen­dían el cam­bio de orien­ta­ción in­te­lec­tual que im­pli­ca­ba la re­no­va­ción fi­lo­só­fi­ca im­pul­sa­da por Ma­ris­cal. Se­gún sis­te­ma­ti­za Ha­le, en la po­lé­mi­ca to­ma­ron par­ti­do, a fa­vor del ca­non de Ba­rre­da, Jus­to Sie­rra, Por­fi­rio Pa­rra, Te­lés­fo­ro García, Fran­cis­co Cos­mes y Jor­ge Ham­me­ken. Apo­ya­ban el cam­bio de en­fo­que, des­de sus trin­che­ras pe­rio­dís­ti­cas, Hi­la­rio Ga­bi­lon­do, Ig­na­cio Ma­nuel Al­ta­mi­rano y Jo­sé Ma­ría Vi­gil ( Char­les A. Ha­le, La trans­for­ma­ción del li­be­ra­lis­mo en Mé­xi­co a fi­nes del si­glo XIX, Mé­xi­co, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca). De acuer­do a Valencia Flo­res, tam­bién in­ter­vi­nie­ron en la dis­cu­sión “más de un cen­te­nar de in­te­lec­tua­les y aca­dé­mi­cos: den­tro del ám­bi­to in­terno de la ENP par­ti­ci­pa­ron Ra­fael Án­gel de la Pe­ña, Isi­dro Cha­ve­ro, Eduar­do Ga­ray, Jo­sé Ma­ría Bus­ta­man­te, Ma­nuel Ti­no­co, Fran­cis­co Bul­nes, Ma­nuel Fer­nán­dez Leal y Fran­cis­co Co­va­rru­bias.” ( Abraham O. Valencia Flo­res, “De­ba­te en torno a la en­se­ñan­za de la ló­gi­ca en 1880: una ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca”, Inno

va­ción Edu­ca­ti­va, vol. 13, núm. 63, 2013. La so­lu­ción a la po­lé­mi­ca ra­di­có en la au­to­ri­za­ción a la re­co­men­da­ción de Vi­gil, ti­tu­lar de la cá­te­dra de ló­gi­ca, de adop­tar co­mo li­bro de tex­to, a par­tir

de 1882, el Tra­ta­do ele­men­tal de fi­lo­so­fía, de Paul Ja­net.

Un se­gun­do fren­te de de­ba­te se abri­ría al dar­se a co­no­cer, en 1881, la ini­cia­ti­va del mi­nis­tro Eze­quiel Mon­tes en el sen­ti­do de re­tor­nar al sis­te­ma de ba­chi­lle­ra­tos por ca­rre­ras, en lu­gar del plan ho­mo­gé­neo de­fen­di­do por Ba­rre­da e ins­tau­ra­do en la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria. En de­fen­sa del sis­te­ma ENP y con­tra la ini­cia­ti­va Mon­tes, Jus­to Sie­rra ju­gó un pa­pel im­por­tan­te y al ca­bo de­fi­ni­ti­vo al con­ven­cer a los le­gis­la­do­res de des­es­ti­mar el pro­yec­to mi­nis­te­rial.

Se­gún va­rios his­to­ria­do­res de las ideas, por ejem­plo Leo­pol­do Zea en El po­si­ti­vis­mo en Mé­xi­co. Na­ci­mien­to, apo­geo y de­ca­den­cia, o el ya ci­ta­do Char­les Ha­le, la po­lé­mi­ca en­tre es­pi­ri­tua­lis­tas krau­sia­nos y po­si­ti­vis­tas or­to­do­xos pre­fi­gu­ra­ba un de­ba­te po­lí­ti­co de ma­yor am­pli­tud, el que co­men­za­ba a desa­rro­llar­se en­tre los in­te­lec­tua­les re­pre­sen­ta­ti­vos del li­be­ra­lis­mo radical, con Gui­ller­mo Prie­to, Ig­na­cio Ra­mí­rez e Ig­na­cio Ma­nuel Al­ta­mi­rano a la ca­be­za, y los li­be­ra­les mo­de­ra­dos, que con Jus­to Sie­rra al fren­te ini­cia­ban el ca­mino de res­pal­do a la pre­si­den­cia de Por­fi­rio Díaz.

La ba­ta­lla fi­nal del mo­de­lo de Ba­rre­da se­ría li­bra­da por una nueva ge­ne­ra­ción, la del Ate­neo de la Ju­ven­tud ( An­to­nio Ca­so, Jo­sé Vas­con­ce­los, Al­fon­so Re­yes, Pe­dro Hen­rí­quez Ure­ña, Isi­dro Fa­be­la; Ju­lio To­rri; Die­go Ri­ve­ra, Mar­tín Luis Guz­mán, en­tre otros) que ini­ció sus ac­ti­vi­da­des, en el mar­co pre­pa­ra­to­riano, en los pri­me­ros años del si­glo XX. Se­rían los ate­neís­tas quie­nes im­pul­sa­ron, de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va, la res­tau­ra­ción de las hu­ma­ni­da­des en las en­se­ñan­zas pre­pa­ra­to­ria­nas… y Jus­to Sie­rra, aten­to al cam­bio de épo­ca, su prin­ci­pal pro­tec­tor in­te­lec­tual.

Hoy, a 150 años de la crea­ción de la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria, in­ter­pre­tar los pri­me­ros de­sa­rro­llos de la ins­ti­tu­ción co­mo es­ce­na­rio de las “gue­rras de la cul­tu­ra” fun­da­men­ta­les en la de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca del Mé­xi­co mo­derno, re­sul­ta un ele­men­to cla­ve pa­ra pon­de­rar su im­por­tan­cia en la con­fi­gu­ra­ción del pro­yec­to edu­ca­ti­vo y po­lí­ti­co de la Na­ción.

Un in­ter­cam­bio epis­to­lar en­tre Jus­to Sie­rra y Jo­sé Yves Li­man­tour tu­vo mu­cho que ver con el na­ci­mien­to de la ENP.

Ro­ber­to Ro­drí­guez Gó­mez UNAM. Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les. ro­ber­to@ unam. mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.