¿ HA­CIA DÓN­DE VA LA UNI­VER­SI­DAD EN EL SI­GLO XXI?

En una so­cie­dad que tie­ne co­mo mo­tor el co­no­ci­mien­to, las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior tie­nen un lu­gar pri­mo or­dial, pe­ro tam­bién mu­chos re­tos que afron­tar

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

En un li­bro* re­cien­te, un gru­po de uni­ver­si­ta­rios de va­rias ins­ti­tu­cio­nes del país y el ex­tran­je­ro, ana­li­zan y re­fle­xio­nan so­bre el rum­bo que pue­den se­guir las uni­ver­si­da­des en Mé­xi­co y Amé­ri­ca La­ti­na.

En el Co­lo­quio “¿ Ha­cia dón­de va la uni­ver­si­dad en el Si­glo XXI?”, ce­le­bra­da en la Coor­di­na­ción de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, y que dio fru­to a es­te li­bro del mis­mo nom­bre, Jo­sé Na­rro Ro­bles, en­ton­ces rec­tor de la ins­ti­tu­ción., fi­jó una pos­tu­ra muy cla­ra de lo que pue­de se­guir pa­ra nues­tras ca­sas de es­tu­dios. Se­ña­ló, co­mo muy im­por­tan­te, que la uni­ver­si­dad pú­bli­ca en la re­gión de­be man­te­ner su se­llo his­tó­ri­co: el com­pro­mi­so so­cial de la ins­ti­tu­ción, he­cho po­si­ble por su au­to­no­mía. Es­ta úl­ti­ma, le per­mi­te ser una ins­ti­tu­ción que ge­ne­ra es­pa­cios pú­bli­cos, de li­ber­tad, de­mo­cra­cia y jus­ti­cia so­cial, a la vez que al­ber­ga pun­tos de vis­ta plu­ra­les en su seno pa­ra cons­ti­tuir­se en un cen­tro de de­ba­te ra­cio­nal, or­ga­ni­za­do, pa­ra su desem­pe­ño co­mo con­cien­cia crí­ti­ca de la so­cie­dad.

En­fa­ti­zó, igualmente, la re­le­van­cia que tie­ne la uni­ver­si­dad pa­ra ser­vir co­mo es­pa­cio en el que con­ver­gen di­ver­sos flu­jos del co­no­ci­mien­to, que se ori­gi­nan glo­bal­men­te y que pue­den ser apro­ve­cha­dos en la so­lu­ción de los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les. Asi­mis­mo, sub­ra­yó que, en Amé­ri­ca La­ti­na, se im­po­ne la unión de es­fuer­zos ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra avan­zar con ma­yor pro­pie­dad y pro­po­ner sa­li­das satisfactorias a las de­man­das so­cia­les emergentes.

Preguntas y res­pues­tas del Co­lo­quio

En el Co­lo­quio, que reunió a aca­dé­mi­cos de Fin­lan­dia, Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Uru­guay y, de Gua­da­la­ja­ra, Pue­bla y va­rias ins­ti­tu­cio­nes de la Ciu­dad de Mé­xi­co, y en­la­zó vía in­ter­net a ca­tor­ce ins­ti­tu­cio­nes her­ma­nas de la Re­pú­bli­ca, nos pro­pu­si­mos dis­cu­tir y cues­tio­nar los avan­ces de la in­ves­ti­ga­ción en la edu­ca­ción su­pe­rior en Mé­xi­co. ¿ Qué co­no­ce­mos? ¿ Cuá­les son las trans­for­ma­cio­nes del sis­te­ma edu­ca­ti­vo? ¿ Qué co­sas han di­fi­cul­ta­do la in­ves­ti­ga­ción? ¿ Cuál es una po­si­ble agen­da de in­ves­ti­ga­ción pa­ra los pró­xi­mos años? ¿ Có­mo po­de­mos unir es­fuer­zos los in­ves­ti­ga­do­res pa­ra pro­du­cir nue­vo co­no­ci­mien­to que sea per­ti­nen­te pa­ra nues­tras ins­ti­tu­cio­nes?

El de­ba­te y las res­pues­tas, se pue­de ade­lan­tar, no ofre­cen co­mo re­sul­ta­do un li­bro de pros­pec­ti­va. Son una se­rie de tex­tos que ex­pli­can e in­ter­pre­tan los fe­nó­me­nos que hoy en­fren­tan las uni­ver­si­da­des, a par­tir de una ho­nes­ta re­fle­xión in­te­lec­tual, y los tra­ba­jos re­fle­jan una reali­dad inaca­ba­da, que se ase­me­ja a un blan­co que se mue­ve in­ce­san­te­men­te, al cual es di­fí­cil apun­tar­le, dis­pa­rar­le y acer­tar­le.

Re­ve­la, asi­mis­mo, las dis­tin­tas ca­ras que mues­tra la glo­ba­li­za­ción, pa­ra dis­tin­tos gru­pos, en dis­tin­tos es­pa­cios del mun­do. Co­mo quie­ra que se de­fi­na o se en­tien­da la glo­ba­li­za­ción, en ella la uni­ver­si­dad ha con­ti­nua­do con la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to ori­gi­nal, bá­si­co y apli­ca­do, sig­ni­fi­ca­ti­vo e im­por­tan­te pa­ra dis­tin­tas es­fe­ras de la so­cie­dad, re­mon­tan­do sus desafíos.

En es­tas nue­vas con­di­cio­nes se ha man­te­ni­do co­mo un re­ser­vo­rio del co­no­ci­mien­to his­tó­ri­ca­men­te acu­mu­la­do. Los avan­ces lo­gra­dos por la uni­ver­si­dad en es­ta épo­ca de cam­bios ne­ce­si­ta­rán dis­cu­tir­se vin­cu­la­dos a la apa­ri­ción y pre­sen­cia de la ciu­da­da­nía glo­bal. Tam­bién con re­la­ción a la emer­gen­cia de las uni­ver­si­da­des de­no­mi­na­das de cla­se mun­dial, que aho­ra con­vi­ven con las uni­ver­si­da­des na­cio­na­les y lo­ca­les.

A par­tir de vin­cu­lar la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to y la in­no­va­ción, se con­si­de­ra que es­ta úl­ti­ma se­rá un fac­tor fun­da­men­tal pa­ra mo­de­lar las ten­den­cias fu­tu­ras de la so­cie­dad. Los nue­vos mol­des or­ga­ni­za­cio­na­les de las uni­ver­si­da­des de­be­rán ser eva­lua­dos y apre­cia­dos con­for­me a los re­sul­ta­dos que se lo­gren en es­te sen­ti­do; re­sul­ta­dos que po­drán de­ri­var de la aso­cia­ción de aca­dé­mi­cos ins­ta­la­dos en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des, ubi­ca­das en dis­tin­tos paí­ses. En la so­cie­dad red, se es­pe­ra que las uni­ver­si­da­des ope­ren me­dian­te alian­zas, que con­jun­ten es­fuer­zos pa­ra apro­ve­char la cir­cu­la­ción de los flu­jos de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co a ni­vel mun­dial, pa­ra apo­yar­se y po­ten­ciar ca­pa­ci­da­des, de tal suer­te que la cien­cia y sus co­no­ci­mien­tos sir­van al cam­bio de la pro­pia so­cie­dad, a es­ca­la pla­ne­ta­ria, na­cio­nal y lo­cal.

En Amé­ri­ca La­ti­na ne­ce­si­ta­re­mos uni­ver­si­da­des pú­bli­cas re­no­va­das, que es­tén en la pun­ta del co­no­ci­mien­to y con ca­pa­ci­dad pa­ra for­mar cien­tí­fi­cos, pro­fe­sio­nis­tas y ciu­da­da­nos.

En es­ta re­gión del con­ti­nen­te, la ola neo­li­be­ral al­te­ró a la uni­ver­si­dad y la ha he­cho en­fren­tar ten­den­cias muy com­ple­jas, co­mo el cam­bio en la fi­so­no­mía del Es­ta­do y las re­la­cio­nes del bi­no­mio pú­bli­co- pri­va­do. És­tas úl­ti­mas se ejem­pli­fi­ca­ron en ca­sos co­mo Bra­sil, Chi­le y Co­lom­bia, paí­ses en los que la ma­trí­cu­la uni­ver­si­ta­ria es­tá más am­plia­men­te re­pre­sen­ta­da en ins­ti­tu­cio­nes par­ti­cu­la­res.

En la re­gión, las uni­ver­si­da­des han si­do las prin­ci­pa­les pro­vee­do­ras de co­no­ci­mien­to y tie­nen el gran re­to de in­ter­ac­tuar e in­te­grar­se de ma­ne­ra so­li­da­ria pa­ra en­fren­tar las ame­na­zas a ser subs­ti­tui­das co­mo los má­xi­mos en­cla­ves de ge­ne­ra­ción cien­tí­fi­ca. Eso lo que quie­re de­cir es que de­ben desa­rro­llar con to­das sus fuer­zas la ac­ti­vi­dad de in­ves­ti­ga­ción. Tie­nen co­mo exi­gen­cia prin­ci­pal me­jo­rar su ca­li­dad aca­dé­mi­ca, así co­mo pug­nar por el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble de ca­da uno de nues­tros paí­ses. No de­jar pa­sar en sus pla­nes y pro­gra­mas los as­pec­tos éti­cos y po­lí­ti­cos de la for­ma­ción de los alum­nos y abrir es­pa­cios pú­bli­cos y de­mo­crá­ti­cos de de­li­be­ra­ción. Vol­ver­se ins­ti­tu­cio­nes sin fron­te­ras y ma­ne­jar­se me­dian­te es­truc­tu­ras fle­xi­bles pa­ra res­pon­der a los desafíos que se les pre­sen­ten.

Un pun­to cen­tral, a mi con­si­de­ra­ción, es la ne­ce­si­dad de su­pe­rar el en­cua­dre bu­ro­crá­ti­co que ha asu­mi­do la in­ves­ti­ga­ción, su­je­ta a es­que­mas de eva­lua­ción rí­gi­dos. Otro desafío se re­fie­re a las di­fi­cul­ta­des que exis­ten en la aca­de­mia pa­ra ana­li­zar mu­chos de los efec­tos so­cia­les que tie­ne la edu­ca­ción su­pe­rior, en vir­tud de las de­fi­cien­cias en las fuen­tes de in­for­ma­ción. Y un desafío más, es có­mo re­sol­ve­mos la ne­ce­si­dad de in­te­grar­nos en pro­yec­tos co­lec­ti­vos que ame­ri­ten un tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio.

Asi­mis­mo, hay mu­chos te­mas so­bre los que se han he­cho apor­tes de co­no­ci­mien­to, y, no obs­tan­te, to­da­vía que­dan por ha­cer in­da­ga­cio­nes a un ma­yor ni­vel de pro­fun­di­dad, co­mo por ejem­plo, acer­ca de una ma­yor coope­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal, la aper­tu­ra de nue­vas op­cio­nes edu­ca­ti­vas, el diá­lo­go en­tre in­ves­ti­ga­do­res y alum­nos, los pro­ble­mas pe­da­gó­gi­cos y el uso de las nue­vas tecnologías, etc.

Ade­más, es­tá pen­dien­te con­ti­nuar con una dis­cu­sión de fon­do pa­ra des­pe­jar has­ta qué pun­to la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to ha ser­vi­do a la to­ma de de­ci­sio­nes y la eje­cu­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Fi­nal­men­te, re­sal­ta lo ex­pues­to so­bre la ne­ce­si­dad de for­mar in­ves­ti­ga­do­res en el cam­po y aten­der, de ma­ne­ra es­pe­cial, la mul­ti­pli­ci­dad de cues­tio­nes que han al­te­ra­do los vie­jos mol­des de la do­cen­cia, co­mo por ejem­plo, la com­bi­na­ción en­tre el des­gas­te de la plan­ta aca­dé­mi­ca y el uso de nue­vas tecnologías de la co­mu­ni­ca­ción en el au­la.

Hoy en día, la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, en Mé­xi­co y en Amé­ri­ca La­ti­na, se ha vuel­to una ins­ti­tu­ción a la que, pe­se su ca­rác­ter au­tó­no­mo, se le eva­lúa, se le au­di­ta y se le pi­de que rin­da cuentas. Has­ta aho­ra, las uni­ver­si­da­des han res­pon­di­do a lo que han si­do po­lí­ti­cas cen­tra­les de los go­bier­nos, sien­do la más des­ta­ca­da la de eva­lua­ción. Ac­tual­men­te, se eva­lúa to­do: in­su­mos, pro­ce­sos, pro­duc­tos, ni­ve­les de desem­pe­ño, ca­li­dad, etc. To­do lo cual es­tá li­ga­do al fi­nan­cia­mien­to, a la trans­fe­ren­cia de re­cur­sos mo­ne­ta­rios con­di­cio­na­dos.

Los pre­su­pues­tos ins­ti­tu­cio­na­les, li­ga­dos al sub­si­dio gu­ber­na­men­tal, los sa­la­rios e in­gre­sos de los aca­dé­mi­cos, las cuo­tas do­cen­tes, el pres­ti­gio ins­ti­tu­cio­nal e in­di­vi­dual se de­ri­van, en mu­chos ca­sos y cir­cuns­tan­cias, de la eva­lua­ción, de las je­rar­quías ins­ti­tu­cio­na­les es­ta­ble­ci­das en los “ran­kings”, de la com­pe­ten- cia por ocu­par po­si­cio­nes de al­to ran­go en la aca­de­mia.

Es­te en­fo­que del ma­ne­jo ins­ti­tu­cio­nal ha da­do pié al es­ta­ble­ci­mien­to de po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y aca­dé­mi­cas, y a cam­bios en las for­mas de ad­mi­nis­trar las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Sin du­da, las es­truc­tu­ras y fun­cio­nes que se han crea­do con la po­lí­ti­ca de eva­lua­ción re­pre­sen­tan uno de los nu­dos más apre­ta­dos, cuan­do se pien­sa lo que pue­de ve­nir en el fu­tu­ro pa­ra las ca­sas de es­tu­dios. Ideas y pro­pues­tas pa­ra el fu­tu­ro Los miem­bros del Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior pre­sen­ta­ron dos tex­tos que se in­clu­yen en es­te li­bro. En uno se in­sis­te en que es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer una for­ma

de eva­lua­ción que es­ti­mu­le la po­ten­cia­li­dad do­cen­te y de in­ves­ti­ga­ción de los aca­dé­mi­cos. El tra­ba­jo in­clu­ye una sis­te­ma­ti­za­ción de las crí­ti­cas al mo­de­lo de eva­lua­ción vi­gen­te y una me­dia do­ce­na de pro­pues­tas de cam­bio. De es­te tra­ba­jo, y del si­guien­te, se des­pren­de que el sis­te­ma de eva­lua­ción que se apli­ca en Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en una de las ma­yo­res tra­bas al tra­ba­jo aca­dé­mi­co y a la crea­ti­vi­dad in­te­lec­tual. Ha­brá que cam­biar­lo pa­ra que los aca­dé­mi­cos de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas se en­fi­len a nue­vos de­rro­te­ros cien­tí­fi­cos.

En la eva­lua­ción se po­nen en jue­go, por ejem­plo, la con­fian­za y la cre­di­bi­li­dad ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes, sus re­glas, au­to­ri­da­des y ór­ga­nos co­le­gia­dos. El uso de ins­tru­men­tos pa­ra ca­li­fi­car el desem­pe­ño, en el ac­tual ré­gi­men de eva­lua­ción, fun­cio­nan co­mo me­dios de con­trol, su­je­ción y cas­ti­go a los ac­to­res que ha­cen la vi­da en el cam­pus. Por eso, uno de los par­ti­ci­pan­tes del Co­lo­quio in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de te­ner en cuen­ta el con­tex­to de las po­si­bi­li­da­des ma­te­ria­les y hu­ma­nas pa­ra al­can­zar de­ter­mi­na­dos ob­je­ti­vos. El asun­to del con­tex­to y de las cul­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les ha re­pre­sen­ta­do un pun­to de de­ba­te muy im­por­tan­te, en Mé­xi­co, pa­ra juz­gar el tra­ba­jo desem­pe­ña­do.

En el Co­lo­quio se for­mu­la­ron mu­chas preguntas so­bre los ac- to­res y el fu­tu­ro ins­ti­tu­cio­nal de las uni­ver­si­da­des, el cual de­pen­de­rá, en bue­na me­di­da, de có­mo los aca­dé­mi­cos cons­tru­yan su ofi­cio y de sí tie­nen la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar­se y qui­tar­se la ima­gen de ser me­ros es­pec­ta­do­res de su reali­dad. Ten­go la cer­te­za de que las in­te­rro­gan­tes le­van­ta­das ha­rán que el lec­tor de es­te li­bro se in­te­rro­gue a sí mis­mo acer­ca de lo que les pa­sa a los aca­dé­mi­cos en es­tos tiem­pos. Una pre­gun­ta sus­tan­cial, for­mu­la­da por uno de los po­nen­tes, es sí los aca­dé­mi­cos po­drán lle­gar, en al­gún mo­men­to, a cons­ti­tuir­se co­mo su­je­to so­cial e in­ter­ve­nir más di­rec­ta­men­te en la vi­da ins­ti­tu­cio­nal.

Igualmente, la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, que ha si­do con­du­ci­da re­cien­te­men­te a par­tir de la ló­gi­ca del mer­ca­do, ten­drá un fu­tu­ro que ne­ce­sa­ria­men­te aten­de­rá a lo que ha­gan o es­tén dis­pues­tos a ha­cer los jó­ve­nes es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios. Han si­do ellos los que mu­chas ve­ces han sa­li­do a ma­ni­fes­tar­se en de­fen­sa de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca y la au­to­no­mía, a in­dig­nar­se an­te una pri­va­ti­za­ción edu­ca­ti­va bas­tan­te gro­se­ra, por de­cir lo me­nos. En nues­tra re­gión con­ti­nen­tal ha ha­bi­do bas­tan­tes mo­vi­mien­tos es­tu­dian­ti­les que han de­ja­do en­se­ñan­zas muy va­lio­sas pa­ra di­se­ñar lo que si­gue con un sec­tor im­por­tan­te de la ju­ven­tud y los im­pul­sos que ad­quie­ra pa­ra ha­cer avan­zar el pro­gre­so so­cial.

La uni­ver­si­dad pú­bli­ca en paí­ses co­mo los nues­tros se­gu­ra­men­te irá ex­pe­ri­men­tan­do nue­vas for­mas de ha­cer la do­cen­cia y de traer el co­no­ci­mien­to al au­la. La ins­ti­tu­ción va a ir mo­di­fi­can­do sus ta­reas y fun­cio­na­mien­to en in­ter­ac­ción con los cam­bios en los mo­de­los de desa­rro­llo que si­ga la so­cie­dad, así co­mo tam­bién en in­ter­re­la­ción con las ca­rac­te­rís­ti­cas que asu­ma el mer­ca­do la­bo­ral y el con­jun­to del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior.

Ten­drán un pa­pel ca­da vez más im­por­tan­te la edu­ca­ción en el pos­gra­do, la for­ma­ción de pro­duc­to­res de co­no­ci­mien­to, así co­mo tam­bién la edu­ca­ción abier­ta y a dis­tan­cia. Asi­mis­mo, la uni­ver­si­dad ha­brá de adap­tar­se a los cam­bios en las nor­mas edu­ca­ti­vas que im­pon­gan los go­bier­nos, al tiem­po que la uni­ver­si­dad res­pon­da a las ne­ce­si­da­des so­cia­les emergentes.

Una cues­tión que sub­ya­ce a có­mo se­rá el fu­tu­ro de la uni­ver­si­dad ra­di­ca en los ajus­tes o de­sa­jus­tes que su­fra su or­ga­ni­za­ción. En Mé­xi­co, el aná­li­sis or­ga­ni­za­cio­nal de las uni­ver­si­da­des exis­te des­de ha­ce al­gu­nos de­ce­nios. Más re­cien­te­men­te, la lla­ma­da “nueva ges­tión pú­bli­ca” ha bus­ca­do ins­ta­lar­se en las uni­ver­si­da­des del país, a me­di­da que ha avan­za­do la pla­nea­ción es­tra­té­gi­ca co­mo po­lí­ti­ca gu­ber­na­men­tal. La vin­cu­la­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, au­tó­no­mo y pú­bli­co, con el Es­ta­do, las re­gu­la­cio­nes que se in­tro­duz­can en las le­yes que ri­gen los sis­te­mas, lle­va­rán a pen­sar y a ac­tuar pa­ra cam­biar la or­ga­ni­za­ción de las uni­ver­si­da­des. En el Co­lo­quio se su­gi­rió la ne­ce­si­dad de am­pliar la agen­da de dis­cu­sión pa­ra el cam­bio, ob­ser­van­do más la par­te or­ga­ni­za­ti­va que se des­pren­de de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Uno de los po­nen­tes dis­cu­tió un pun­to de su­mo in­te­rés. Y es que se ha da­do por sen­ta­do que la uni­ver­si­dad en Mé­xi­co, hoy en día, tie­ne una or­ga­ni­za­ción que re­sul­ta fun­cio­nal pa­ra el tra­ba­jo aca­dé­mi­co, pa­ra cum­plir con sus fun­cio­nes so­cia­les y pa­ra en­mar­car­se en las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les. En es­tas con­di­cio­nes, la uni­ver­si­dad ha go­za­do de es­ta­bi­li­dad du­ran­te el úl­ti­mo cuar­to de si­glo.

Pe­ro, fren­te a es­ta te­sis, hay quien ar­gu­men­ta que los avan­ces lo­gra­dos, que es­tán a la vis­ta, pue­den per­der­se por una iner­cia que tor­na rí­gi­da la or­ga­ni­za­ción del go­bierno uni­ver­si­ta­rio, que la ale­ja de los prin­ci­pios y fi­nes, ca­da vez más, a me­di­da que la or­ga­ni­za­ción res­pon­de a una bu­ro­cra­ti­za­ción cre­cien­te y a in­tere­ses de los gru­pos di­rec­ti­vos, den­tro y fue­ra de las uni­ver­si­da­des. Se ape­la, en­ton­ces, al con­cep­to de au­to­no­mía pa­ra que la uni­ver­si­dad re­gre­se a plan­tear­se por sí mis­ma có­mo or­ga­ni­zar­se y go­ber­nar­se.

Asi­mis­mo, es in­dis­pen­sa­ble en­trar al aná­li­sis de las ten­sio­nes que cau­sa el cam­bio or­ga­ni­za­cio­nal, y las ten­sio­nes pro­pias que pro­vo­ca di­cho cam­bio, en par­ti­cu­lar so­bre la es­truc­tu­ra y fun­cio­na­mien­to del go­bierno uni­ver­si­ta­rio. Se ha su­ge­ri­do man­te­ner pre­sen­te en el aná­li­sis las com­pa­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que pue­dan ha­cer­se en­tre las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y las pri­va­das, par­ti­cu­lar­men­te en aque­llos paí­ses don­de al­gu­na de las dos re­sul­te pre­do­mi­nan­te.

Sí el cam­bio so­cial en la ac­tua­li­dad tie­ne co­mo mo­tor el co­no­ci­mien­to, si las trans­for­ma­cio­nes se van a pro­ce­sar en re­des y con sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción ca­da vez más com­ple­jos, en­ton­ces nues­tras uni­ver­si­da­des se­rán im­pres­cin­di­bles en es­ta y en las pró­xi­mas eta­pas que se vi­van en es­te si­glo, pa­ra lo cual la in­ves­ti­ga­ción, la do­cen­cia y la vin­cu­la­ción con la so­cie­dad de­ben es­tar es­tre­cha­men­te li­ga­das.

Al fi­nal del Co­lo­quio que­da­mos con preguntas que ne­ce­si­tan in­ves­ti­gar­se. Res­pon­der­las se­rá fun­da­men­tal pa­ra te­ner pro­yec­tos po­lí­ti­cos pro­pios a la pro­duc­ción, ma­ne­jo y dis­tri­bu­ción del co­no­ci­mien­to. ¿ Có­mo pro­du­ci­mos co­no­ci­mien­to per­ti­nen­te pa­ra en­fren­tar los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les que te­ne­mos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos? ¿ Có­mo for­ma­mos se­res hu­ma­nos crea­ti­vos, crí­ti­cos, ima­gi­na­ti­vos, con una cul­tu­ra de la in­no­va­ción, éti­ca­men­te co­rrec­tos pa­ra co­la­bo­rar en la trans­for­ma­ción de su en­torno? ¿ Có­mo re­fren­dar la idea de que el tra­ba­jo aca­dé­mi­co de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es de­sin­te­re­sa­do y, al mis­mo tiem­po, com­pro­me­ti­do con las cau­sas de trans­for­ma­ción so­cial? ¿ Có­mo ha­cer pa­ra que nues­tro tra­ba­jo se reali­ce sin fi­nes de lu­cro? ¿ Có­mo lo li­be­ra­mos del po­der que no en­tien­de lo que es la aca­de­mia? ¿ Có­mo lo po­de­mos orien­tar pa­ra es­ti­mu­lar una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de los aca­dé­mi­cos en las de­ci­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les?

Las uni­ver­si­da­des, en me­dio de un con­tex­to his­tó­ri­co- es­truc­tu­ral que res­pon­de a al­tas ve­lo­ci­da­des de cam­bio en la pro­duc­ción del co­no­ci­mien­to, en­vuel­ta, és­ta úl­ti­ma, en la pri­sa y en lo efí­me­ro, ne­ce­si­ta­rán te­ner ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les desa­rro­lla­das al má­xi­mo de sus po­si­bi­li­da­des pa­ra res­pon­der a la in­cer­ti­dum­bre, signo de los tiem­pos, trans­for­mar­se, en un me­dio ins­ti­tu­cio­nal que pro­pi­cie una ló­gi­ca ex­pan­si­va de la in­ves­ti­ga­ción cu­yos re­sul­ta­dos co­la­bo­ren al desa­rro­llo de la so­cie­dad.

La trans­for­ma­ción de la uni­ver­si­dad re­que­ri­rá es­tar acom­pa­ña­da por un nue­vo et­hos aca­dé­mi­co, nue­vas re­la­cio­nes so­cia­les en el au­la, sis­te­mas de eva­lua­ción de los que se apren­da pa­ra el cam­bio, y uso de con­tro­les pa­ra que se cum­plan los fi­nes so­cia­les del co­no­ci­mien­to uni­ver­si­ta­rio pro­du­ci­do.

Pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes ten­drán que in­ter­ac­tuar en­tre sí me­dia­dos por las nue­vas tecnologías de la co­mu­ni­ca­ción, ca­da vez más en­rai­za­das en la or­ga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal de la uni­ver­si­dad, en el lla­ma­do ter­cer en­torno, que es una idea cu­ya exis­ten­cia ya es bas­tan­te acep­ta­da.

Fi­nal­men­te, y si­guien­do con es­ta lí­nea de ra­zo­na­mien­to, una de las cues­tio­nes que de­jó el Co­lo­quio del 2015 ha si­do que la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, en uso de su au­to­no­mía, ten­drá que es­tar ca­da vez más in­vo­lu­cra­da en el desa­rro­llo de la so­cie­dad en don­de se lo­ca­li­za, man­te­nien­do su so­li­dez aca­dé­mi­ca ba­sa­da en la éti­ca y el ri­gor cien­tí­fi­co e in­te­lec­tual de su la­bor.

Me pa­re­ce que in­ter­pre­to bien a mis co­le­gas del Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior si con­clu­yo di­cien­do que el Co­lo­quio ha de­ja­do mu­chas ideas que nos en­ri­que­cen pa­ra se­guir nues­tra la­bor, en un es­pa­cio co­lec­ti­vo, li­bre, con­so­li­da­do co­mo gru­po de in­ves­ti­ga­ción, y con más po­ten­cia­li­da­des in­te­lec­tua­les, gra­cias a los apor­tes que nos die­ron to­dos y ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes en la reunión. El even­to re­creó un mar­co de re­la­cio­nes so­cia­les que nos ser­vi­rá pa­ra que po­da­mos in­ter­ac­tuar aca­dé­mi­ca­men­te, ana­li­zar y dar­le el de­bi­do sig­ni­fi­ca­do al rum­bo his­tó­ri­co que si­gan las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas en Amé­ri­ca La­ti­na.

Las uni­ver­si­da­des ten­drán que in­vo­lu­crar­se ca­da vez más con sus so­cie­da­des lo­ca­les.

Hum­ber­to Mu­ñoz García UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­llas@ unam. mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.