¿ SON MÁS IN­TO­LE­RAN­TES LOS ES­TU­DIAN­TES RI­COS?

Du­ran­te la pre­si­den­cia de Trump se han desata­do las expresiones de odio, ra­cis­mo y xe­no­fo­bia. Pe­ro los gru­pos de iz­qui­re­da vi­le­gia­da tam­po­co han res­pon­di­do con la ca­be­za fría

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

To­dos lo sa­be­mos. La lle­ga­da de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos ha pro­vo­ca­do una ex­plo­sión en las expresiones de xe­no­fo­bia, ra­cis­mo y odio den­tro de las uni­ver­si­da­des, y en el país en ge­ne­ral. Pe­ro el “efec­to Trump” tam­bién ha sa­ca­do a re­lu­cir otro fe­nó­meno des­con­cer­tan­te: la apa­ren­te in­to­le­ran­cia de la iz­quier­da. Y más aún, de la iz­quier­da pri­vi­le­gia­da.

En los úl­ti­mos me­ses, es­tu­dian­tes de do­ce­nas de uni­ver­si­da­des del país han pre­sio­na­do pa­ra que se can­ce­len in­vi­ta­cio­nes a po­nen­tes po­lé­mi­cos— so­bre to­do, a fi­gu­ras aso­cia­das con la de­re­cha po­lí­ti­ca. La Broo­kings Ins­ti­tu­tion ha do­cu­men­ta­do por lo me­nos 90 de ta­les ca­sos des­de 2014, y las con­fron­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas se han vuel­to ca­da vez más fre­cuen­tes des­de la lle­ga­da de Trump. En­tre la lis­ta de los po­nen­tes in­có­mo­dos es­ta­ban el ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush y su ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Con­do­leez­za Ri­ce, am­bos íco­nos de la de­re­cha.

El fe­nó­meno— que ha si­do par­ti­cu­lar­men­te mar­ca­do en las ins­ti­tu­cio­nes de éli­te— ha desata­do un de­ba­te na­cio­nal so­bre el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión den­tro de las uni­ver­si­da­des.

A un la­do del de­ba­te es­tán los que ar­gu­men­tan que la li­ber­tad de ex­pre­sión tie­ne cla­ros lí­mi­tes, y que no pue­de ser uti­li­za­da pa­ra las­ti­mar u ofen­der. En es­te cam­po es­tán los ma­ni­fes­tan­tes li­be­ra­les. És­tos han bus­ca­do com­ba­tir el men­sa­je del lla­ma­do Alt Right ( de­re­cha ex­tre­ma), mo­vi­mien­to que ha co­bra­do fuer­za des­de la lle­ga­da de Trump.

Tam­bién se han ma­ni­fes­ta­do en es­te sen­ti­do in­te­lec­tua­les pú­bli­cos, co­mo el teó­ri­co lin­güís­ti­co Stan­ley Fish. En una co­lum­na re­cien­te ti­tu­la­da “La li­bre ex­pre­sión no es un va­lor aca­dé­mi­co”, Fish ar­gu­men­tó que exis­ten nor­mas que ri­gen qué ti­po de expresiones se per­mi­ten en la uni­ver­si­dad. “La uni­ver­si­dad no es una de­mo­cra­cia”, es­cri­bió en el Ch­ro­ni­cle of Hig­her Edu­ca­tion.

“Es ( o de­be ser) una me­ri­to­cra­cia, en don­de los que tie­nen la opor­tu­ni­dad de pro­po­ner sus ideas son mu­chos me­nos que los que no tie­nen ese de­re­cho”.

Fish ci­tó va­rias re­so­lu­cio­nes de los tribunales que han in­ten­ta­do re­sol­ver el es­ta­tus cons­ti­tu­cio­nal de la li­ber­tad de ex­pre­sión en las uni­ver­si­da­des. En esen­cia, és­tas ha­cen la dis­tin­ción en­tre las de­cla­ra­cio­nes en torno a un asun­to de in­te­rés pú­bli­co ( que sí son per­mi­ti­das) y de­cla­ra­cio­nes que son per­so­na­les o que afec­tan la uni­dad la­bo­ral en que la per­so­na es­tá in­ser­ta ( que es­tán prohi­bi­das).

Al otro la­do del de­ba­te se ubi­can los que sos­tie­nen que la li­ber­tad de ex­pre­sión es un va­lor cen­tral de la mi­sión uni­ver­si­ta­ria, y co­mo tal, de­be ser pro­te­gi­da a to­da cos­ta. En es­te cam­po es­tán mu­chos pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y al­gu­nos co­lum­nis­tas de am­bos la­dos del es­pec­tro po­lí­ti­co. In­clu­yen al co­mi­té aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, que apro­bó un acuer­do en mar­zo del año pa­sa­do pa­ra fi­jar nor­mas es­tric­tas pa­ra la pro­tec­ción de la li­ber­tad de ex­pre­sión en el cam­pus. El acuer­do, que pa­só con sie­te vo­tos a fa­vor y dos en con­tra, pro­cla­ma: “Las ideas son la san­gre vi­tal de cual­quier so­cie­dad li­bre y las uni­ver­si­da­des son su co­ra­zón. Si la li­ber­tad de ex­pre­sión es­tá en pe­li­gro en el cam­pus uni­ver­si­ta­rio, és­ta no es­tá a sal­vo en nin­gún la­do”.

El pro­pio con­se­jo edi­to­rial del

New York Ti­mes— con cla­ra ten­den­cia li­be­ral— re­cien­te­men­te cri­ti­có los es­fuer­zos por par­te de los es­tu­dian­tes de ca­llar a un po­nen­te de la de­re­cha. “La li­ber­tad de ex­pre­sión es un de­re­cho sagrado y ne­ce­si­ta ser pro­te­gi­da, aho­ra más que nun­ca”, pro­nun­ció

el pe­rió­di­co, en un edi­to­rial pu­bli­ca­do el pa­sa­do 7 de mar­zo.

Gran par­te del de­ba­te se ha cen­tra­do en los dos ca­sos más lla­ma­ti­vos de los ex­ce­sos de la iz­quier­da uni­ver­si­ta­ria.

Un su­pre­ma­cis­ta blan­co en Ber­ke­ley

El pri­me­ro ocu­rrió el 1 de fe­bre­ro en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley. Unos 1,500 es­tu­dian­tes par­ti­ci­pa­ban en una pro­tes­ta en con­tra de la vi­si­ta al cam­pus de Mi­lo Yian­no­pou­los, edi­tor de la web su­pre­ma­cis­ta blan­ca Breit­bart News, que ha si­do una pla­ta­for­ma cla­ve pa­ra Trump. Los es­tu­dian­tes lle­va­ron pan­car­tas con la fra­se “No Mi­lo, no Trump, no USA fas­cis­ta” y otros le­mas en con­tra de Yian­no­pou­los, quien es co­no­ci­do por sus crí­ti­cas al fe­mi­nis­mo, el is­lam, y “la iz­quier­da re­gre­si­va”.

Pron­to, la pro­tes­ta se tor­nó vio­len­ta. Unos 150 ma­ni­fes­tan­tes en­mas­ca­ra­dos lan­za­ron cohe­tes y pie­dras y van­da­li­za­ron par­te del cen­tro es­tu­dian­til de la uni­ver­si­dad, de­jan­do un sal­do de USD$ 100 mil en da­ños a la uni­ver­si­dad y a ne­go­cios ale­da­ños. La po­li­cía tam­bién de­tu­vo a dos ma­ni­fes­tan­tes por van­da­lis­mo, se­gún la pren­sa lo­cal.

Una ima­gen de la pro­tes­ta mos­tran­do una fo­ga­ta enor­me en fren­te del Cen­tro Es­tu­dian­til Mar­tin Lut­her King se vol­vió vi­ral, desatan­do un fuer­te de­ba­te en las re­des so­cia­les. Al­gu­nos par­ti­ci­pan­tes ar­gu­men­ta­ron que la uni­ver­si­dad nun­ca de­bió per­mi­tir la asis­ten­cia de Yian­no­pou­los, quien fue in­vi­ta­do por el gru­po Ber­ke­ley Co­lle­ge Re­pu­bli­cans. Los crí­ti­cos se­ña­la­ron que el ícono del mo­vi­mien­to Alt Right ya ha­bía si­do ve­ta­do por Twitter por sus tuits ofen­si­vos.

Otros, sin em­bar­go, in­sis­tie­ron en que, al re­cu­rrir a la vio­len­cia, los ma­ni­fes­tan­tes se re­ba­ja­ron al ni­vel del Yian­no­pou­los. “En­tre las mu­chas preguntas ate­rra­do­ras de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump es­tá és­ta: ¿ Có­mo con­fron­tas a un lí­der in­de­cen­te con ac­cio­nes de­cen­tes?”, es­cri­bió Pe­ter Bei­nart, en una co­lum­na pu­bli­ca­da en la re­vis­ta The Atlan­tic el pa­sa­do 6 de mar­zo.

Has­ta el pre­si­den­te Trump en­tró al de­ba­te, ame­na­zan­do con to­mar re­pre­sa­lias en con­tra de la uni­ver­si­dad. “Si U. C. Ber­ke­ley no per­mi­te la li­ber­tad de ex­pre­sión y prac­ti­ca vio­len­cia en con­tra de per­so­nas inocen­tes con un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te— ¿ NO FON­DOS FE­DE­RA­LES?”, es­cri­bió el día des­pués de la pro­tes­ta en su cuen­ta de Twitter. En otro men­sa­je, el pre­si­den­te bus­có apro­ve­char­se po­lí­ti­ca­men­te de la con­tro­ver­sia: “Anar­quis­tas pro­fe­sio­na­les, ma­to­nes y ma­ni­fes­tan­tes pa­ga­dos es­tán dan­do la ra­zón a los mi­llo­nes de per­so­nas que vo­ta­ron pa­ra HA­CER GRAN­DE A AMÉ­RI­CA DE NUE­VO”.

Reac­ción vio­len­ta en Midd­le­bury

Sin em­bar­go, fue la pro­tes­ta vio­len­ta en Midd­le­bury Co­lle­ge, el pa­sa­do 2 de mar­zo, que ca­ta­li­zó el de­ba­te en torno a la li­ber­tad de ex­pre­sión a ni­vel na­cio­nal. Va­rios cen­te­na­res de es­tu­dian­tes de la uni­ver­si­dad— un bas­tión de la éli­te li­be­ral, en el es­ta­do de Ver­mont— se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra de la vi­si­ta del po­lé­mi­co so­ció­lo­go Char­les Murray.

Murray es me­jor co­no­ci­do por su li­bro The Bell Cur­ve: In­te­lli­gen­ce and Class Struc­tu­re in Ame­ri­can Li­fe ( La cur­va de la cam­pa­na: In­te­li­gen­cia y es­truc­tu­ra de cla­se en la vi­da ame­ri­ca­na, de 1994). Él y su coau­tor, el psi­có­lo­go Ri­chard Herrns­tein, ar­gu­men­ta­ron que hay di­fe­ren­cias en las in­te­li­gen­cias de dis­tin­tas ra­zas, y que és­tas ex­pli­can par­cial­men­te la di­fe­ren­cia en los desem­pe­ños es­co­la­res de los es­tu­dian­tes blan­cos y ne­gros.

Con los gri­tos “ve­te, ra­cis­ta, se­xis­ta y an­ti- gay, Char­les Murray alé­ja­te” y “tu men­sa­je es odio, no lo to­le­ra­re­mos”, los ma­ni­fes­tan­tes no per­mi­tie­ron que el po­nen­te die­ra su dis­cur­so pro­gra­ma­do. Des­pués, in­ten­ta­ron blo­quear la sa­li­da del cam­pus de Murray y de la mo­de­ra­do­ra del even­to, la pro­fe­so­ra y po­li­tó­lo­ga li­be­ral Alli­son Stan­ger. En el en­fren­ta­mien­to, los ma­ni­fes­tan­tes em­pu­ja­ron a Murray y al­guien arras­tró por el pe­lo a Stan­ger, quien tu­vo que es­tar aten­di­da en el hos­pi­tal por una le­sión cer­vi­cal.

Pa­ra los es­tu­dian­tes, Murray es la en­car­na­ción del mo­vi­mien­to blan­co su­pre­ma­cis­ta. Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos ob­ser­va­do­res, na­da jus­ti­fi­ca la reac­ción tan vio­len­ta de los es­tu­dian­tes. Tam­bién in­sis­ten en que, al rehu­sar­se a es­cu­char a Murray— o a que otros lo es­cu­cha­ran— los es­tu­dian­tes es­ta­ban vio­lan­do los prin­ci­pios bá­si­cos del li­be­ra­lis­mo.

Pe­ro qui­zás la crí­ti­ca más fe­roz en torno a las pro­tes­tas se cen­tró en el es­ta­tus pri­vi­le­gia­do de los es­tu­dian- tes. Pa­ra el columnista Frank Bru­ni, del New York Ti­mes, la ac­ti­tud de los ma­ni­fes­tan­tes era pro­pia de unos ni­ños con­sen­ti­dos más que de uni­ver­si­ta­rios en bus­ca de la ver­dad. “En al­gún pun­to de su ca­mino, es­tos jó­ve­nes mujeres y hom­bres— nues­tros fu­tu­ros lí­de­res, qui­zás— lle­ga­ron a la con­clu­sión de que po­drían pur­gar al mun­do de las pers­pec­ti­vas que les son ofen­si­vas”, es­cri­bió Bru­ni en una co­lum­na pu­bli­ca­da el pa­sa­do 7 de mar­zo. El columnista tam­bién cri­ti­có lo que lla­mó la “con­for­mi­dad in­te­lec­tual” de los es­tu­dian­tes.

El es­tu­dio del Broo­kings Ins­ti­tu­tion, uno de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción más an­ti­guos y res­pe­ta­dos del país, da sus­ten­to al ar­gu­men­to de Bru­ni. El cen­tro en­con­tró una fuer­te co­rre­la­ción en­tre las uni­ver­si­da­des en don­de hu­bo de­man­das pa­ra can­ce­lar in­vi­ta­cio­nes a po­nen­tes po­lé­mi­cos y el es­ta­tus so­cio­eco­nó­mi­co de los es­tu­dian­tes. Su con­clu­sión: cuan­to ma­yor el ni­vel de ex­clu­si­vi­dad eco­nó­mi­ca de la ins­ti­tu­ción, ma­yor la pro­ba­bi­li­dad de que los es­tu­dian­tes ha­yan in­ten­ta­do es­tor­bar la li­ber­tad de ex­pre­sión.

El ca­so de Midd­le­bury es un buen ejem­plo. El es­tu­dian­te pro­me­dio de la uni­ver­si­dad vie­ne del 1 por cien­to más ri­co del país, y el cos­to anual de las co­le­gia­tu­ras es de USD$ 64 mil. En con­tras­te, cuan­do Murray dio un dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad de St. Louis, cu­yos es­tu­dian­tes son de un mu­cho me­nor ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, él fue re­ci­bi­do con respeto y al­gu­nas pro­tes­tas pa­cí­fi­cas, se­gún la pren­sa lo­cal.

Pa­ra los au­to­res del re­por­te, la pro­tes­ta vio­len­ta en Midd­le­bury só­lo sir­vió pa­ra com­pro­bar una teo­ría más re­cien­te de Murray. En su li­bro Co­ming Apart: The Sta­te of Whi­te Ame­ri­ca, 1960- 2010 ( La de­sin­te­gra­ción: El es­ta­do de la Amé­ri­ca blan­ca, 1960- 2010, de 2012), el so­ció­lo­go ad­vier­te so­bre el sur­gi­mien­to de una “nueva cla­se al­ta”. Des­cri­be la mis­ma co­mo “cria­da en ba­rrios ri­cos, in­mer­sa en va­lo­res li­be­ra­les y cos­mo­po­li­tas, y edu­ca­da en uni­ver­si­da­des li­be­ra­les de éli­te”, se­gún el re­por­te. Po­dría es­tar ha­blan­do de los es­tu­dian­tes de Midd­le­bury.

¿ Pe­ro en reali­dad son más in­to­le­ran­tes los “ni­ños ri­cos”? Ha­ce fal­ta ir más allá de los ca­sos par­ti­cu­la­res de Ber­ke­ley y Midd­le­bury pa­ra com­pro­bar­lo. So­bre to­do, cuan­do se tra­ta de dos ins­ti­tu­cio­nes con lar­gas his­to­rias de de­fen­der las cau­sas li­be­ra­les.

Des­de lue­go, son es­tu­dian­tes pri­vi­le­gia­dos. Pe­ro tam­bién, co­mo di­ce Fish, ¿ no es el pa­pel de los uni­ver­si­ta­rios opo­ner­se a la in­jus­ti­cia y los abu­sos del po­der? El de­ba­te si­gue.

“Pa­ra el columnista Frank Bru­ni, del New York Ti­mes, la ac­ti­tud de los ma­ni­fes­tan­tes era pro­pia de unos ni­ños con­sen­ti­dos más que de uni­ver­si­ta­rios en bus­ca de la ver­dad”

Exis­te un de­ba­te en las ca­sas de es­tu­dio acer­ca de si se de­be de­fen­der a to­da cos­ta la li­ber­tad de ex­pre­sión in­clu­so si es­ta se uti­li­za pa­ra ex­po­ner pos­tu­ras dis­cri­mi­na­to­rias.

El so­ció­lo­go Char­les Murray, cu­yas po­lé­mi­cas in­ves­ti­ga­cio­nes de­fi en­den la idea de ra­zas más in­te­li­gen­tes, acer­ca de las di­fe­ren­cias cau­só dis­tur­bioss en­tre los es­tu­dian­tes del Midd­le­bury Co­lle­ge.

MI­LO YIAN­NO­POU­LOS, edi­tor de una pá­gi­na web que abo­ga por la su­pre­ma­cía blan­ca, ge­ne­ró por­tes­tas es­tu­dian­ti­les al ser in­vi­ta­do a una ins­ti­tu­ción de Ber­ke­ley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.