HA­BI­LI­DA­DES SO­CIO- EMO­CIO­NA­LES Y EDU­CA­CIÓN

El sec­tor co­mien­za a vol­tear ha­cia la im­por­tan­cia de es­tos fac­to­res en el apren­di­za­je

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - EDUAR­DO BACKHOFF ES­CU­DE­RO*

Re­cien­te­men­te, las ha­bi­li­da­des so­cio­emo­cio­na­les ( HSE) han em­pe­za­do a co­brar in­te­rés pa­ra el sec­tor edu­ca­ti­vo en va­rias par­tes del mun­do, en­tre las que se en­cuen­tra Mé­xi­co. Es­te in­te­rés se de­be a que la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca ha em­pe­za­do a de­mos­trar que es­tas ha­bi­li­da­des o com­pe­ten­cias son im­pres­cin­di­bles pa­ra que un pro­fe­sio­nis­ta ten­ga éxi­to en el mun­do la­bo­ral. Igualmente, se ha en­con­tra­do que és­tas ayu­dan a los ni­ños y jó­ve­nes a desa­rro­llar ac­ti­tu­des po­si­ti­vas ha­cia la vi­da, que les per­mi­ten te­ner un buen desem­pe­ño es­co­lar y evi­tar con­duc­tas de ries­go ( ej. adic­cio­nes, em­ba­ra­zos tem­pra­nos, aban­dono es­co­lar). Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, las HSE alu­den a dos ti­pos de com­pe­ten­cias: las pri­me­ras se re­la­cio­nan con la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra in­ter­ac­tuar cons­truc­ti­va­men­te con otros in­di­vi­duos y es­ta­ble­cer re­la­cio­nes po­si­ti­vas y afec­ti­vas; mien­tras que las se­gun­das alu­den a la ca­pa­ci­dad de una per­so­na pa­ra con­tro­lar sus pro­pias emo­cio­nes. Por con­si­guien­te, las HSE se re­fie­ren a la com­bi­na­ción de am­bas ha­bi­li­da­des y se po­nen de ma­ni­fies­to en con­tex­tos so­cia­les don­de exis­te una gran ac­ti­vi­dad in­ter­per­so­nal, ta­les co­mo la es­cue­la y el tra­ba­jo.

Aun­que no exis­te un acuer­do mun­dial so­bre es­te con­cep­to, al­gu­nos au­to­res de­fi­nen las HSE co­mo aque­llas com­pe­ten­cias que son ne­ce­sa­rias pa­ra en­ten­der y ma­ne­jar las emo­cio­nes, es­ta­ble­cer y al­can­zar metas po­si­ti­vas, sen­tir y mos­trar em­pa­tía por otros, es­ta­ble­cer y man­te­ner re­la­cio­nes po­si­ti­vas y to­mar de­ci­sio­nes res­pon­sa­bles. Con ba­se en es­ta de­fi­ni­ción, al­gu­nas aso­cia­cio­nes edu­ca­ti­vas tie­nen co­mo pro­pó­si­to fo­men­tar en las es­cue­las el apren­di­za­je de las HSE; tal es el ca­so de CASEL ( Co­lla­bo­ra­ti­ve for Aca­de­mic, So­cial and Emo­tio­nal Lear­ning). Es­ta aso­cia­ción nor­te­ame­ri­ca­na iden­ti­fi­ca cin­co com­pe­ten­cias so­cio­emo­cio­na­les bá­si­cas: au­to­con­cien­cia, au­to­con­trol, to­ma de de­ci­sio­nes res­pon­sa­bles, ha­bi­li­da­des in­ter­per­so­na­les y con­cien­cia so­cial.

Con­si­de­ran­do que cual­quier pro­ce­so de apren­di­za­je se ve in­fluen­cia­do por el ma­ne­jo de emo­cio­nes, una co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va y la ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, la ad­qui­si- ción de HSE pue­den ha­cer una gran di­fe­ren­cia en el desa­rro­llo per­so­nal, aca­dé­mi­co y la­bo­ral de los in­di­vi­duos. De he­cho, al­gu­nos au­to­res ase­ve­ran que los pro­ce­sos emo­cio­na­les y so­cia­les son in­se­pa­ra­bles de los pro­ce­sos cog­ni­ti­vos y, por lo tan­to, in­flu­yen en el apren­di­za­je de los es­tu­dian­tes de ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te. Por ello, se en­tien­de que el Nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo in­clu­ye a las HSE en el cu­rrícu­lo for­mal de to­da la edu­ca­ción obli­ga­to­ria: en la edu­ca­ción bá­si­ca, den­tro del com­po­nen­te cu­rri­cu­lar “desa­rro­llo per­so­nal y so­cial”, y en la edu­ca­ción me­dia su­pe­rior, en el Mar­co Cu­rri­cu­lar Co­mún.

La SEP es­ta­ble­ce que, a tra­vés de las HSE, las per­so­nas pue­den co­no­cer­se y com­pren­der­se a sí mis­mos, cul­ti­var la aten­ción, te­ner sen­ti­do de au­to­efi­ca­cia y con­fian­za en las ca­pa­ci­da­des per­so­na­les, en­ten­der y re­gu­lar sus emo­cio­nes, es­ta­ble­cer y al­can­zar metas po­si­ti­vas, sen­tir y mos­trar em­pa­tía ha­cia los de­más, es­ta­ble­cer y man­te­ner re­la­cio­nes po­si­ti­vas, es­ta­ble­cer re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les ar­mó­ni­cas, to­mar de­ci­sio­nes res­pon­sa­bles y desa­rro­llar sen­ti­do de comunidad.

HSE en otros pro­gra­mas

Sin em­bar­go, la in­clu­sión en los pro­gra­mas educativos de las HSE no es nue­vo en la SEP. El pro­gra­ma pa­ra aba­tir el aban­dono es­co­lar de la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Me­dia Su­pe­rior, co­no­ci­do co­mo Cons­tru­ye T, ha pro­mo­vi­do las si­guien­tes seis ha­bi­li­da­des ge­ne­ra­les: au­to­con­cien­cia, au­to­rre­gu­la­ción, de­ter­mi­na­ción, con­cien­cia so­cial, re­la­ción con los de­más y to­ma res­pon­sa­ble de de­ci­sio­nes. ( Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción con­sul­tar la pá­gi­na del pro­gra­ma; http:// www. cons­tru­ye- t. org. mx/ ini­cio/ hse).

Por otro la­do, el INEE ha con­si­de­ra­do eva­luar al­gu­nas HSE de los es­tu­dian­tes de edu­ca­ción bá­si­ca en su Plan Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de los Apren­di­za­jes ( Pla­nea). Pa­ra ello, to­mó co­mo ba­se los pla­nes y pro­gra­mas de es­tu­dio de 2011, don­de des­de ese en­ton­ces se con­si­de­ra­ba el fo­men­to de las HSE. En con­cre­to, Pla­nea pre­ten­de eva­luar las si­guien­tes ha­bi­li­da­des que se re­la­cio­nan con la con­vi­ven­cia es­co­lar de los es­tu­dian­tes:

• So­li­da­ri­dad con los com­pa­ñe­ros de la es­cue­la. Dis­po­si­ción de los alum­nos pa­ra ayu­dar a las per­so­nas cuan­do lo ne­ce­si­tan.

• Respeto ha­cia los com­pa­ñe­ros en la es­cue­la. Res­pe­tar las ideas y vi­sio­nes dis­tin­tas a las pro­pias y evi­tar con­duc­tas agre­si­vas ha­cia los com­pa­ñe­ros.

• Ma­ne­jo de con­flic­tos en la es­cue­la. Afron­tar los con­flic­tos de for­ma no vio­len­ta, a tra­vés del ar­bi­tra­je y la ne­go­cia­ción.

• Bie­nes­tar y co­la­bo­ra­ción en la es­cue­la. Agra­do por asis­tir a la es­cue­la y a cla­ses, par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des co­la­bo­ra­ti­vas y es­ta­ble­cer re­la­cio­nes amis­to­sas.

To­do in­di­ca que las HSE son im­por­tan­tes pa­ra el desa­rro­llo per­so­nal, so­cial e in­te­lec­tual de los es­tu­dian­tes y fu­tu­ros pro­fe­sio­nis­tas y, por lo tan­to, de­ben ser un fin en sí mis­mas en los pro­ce­sos es­co­la­res, co­mo un au­xi­liar pa­ra que los es­tu­dian­tes ten­gan ma­yor pro­ba­bi­li­dad de éxi­to en la adquisición de los co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les con­sig­na­das en el cu­rrícu­lo. Sin em­bar­go, no es cla­ro có­mo en­se­ñar las HSE. No bas­ta con sa­ber que son im­por­tan­tes y te­ner la in­ten­ción de en­se­ñar­las, in­clu­yen­do al­gu­nas de ellas en pro­gra­mas es­pe­cia­les co­mo Cons­tru­ye T, o bien, en los pla­nes y pro­gra­mas de es­tu­dio del Nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo.

Con­tex­to glo­bal

Las HSE son una com­bi­na­ción de ha­bi­li­da­des per­so­na­les y so­cia­les que los in­di­vi­duos van cons­tru­yen­do a lo lar­go de la vi­da, co­mo pro­duc­to de una va­rie­dad de ex­pe­rien­cias vi­ven­cia­les, que les per­mi­ten, por un la­do, ex­pre­sar­se y ma­ni­fes­tar sus emo­cio­nes ( o sen­ti­mien­tos) de ma­ne­ra ade­cua­da y, por el otro, re­co­no­cer, in­ter­pre­tar y res­pon­der cons­truc­ti­va­men­te a las emo­cio­nes de ter­ce­ros. En­ton­ces, ¿ có­mo en­se­ñar a un ni­ño o ado­les­cen­te qué tan­to se de­be de eno­jar an­te una si­tua­ción de agre­sión?, ¿ có­mo se de­be res­pon­der al mie­do de sen­tir que la in­te­gri­dad fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca es­tá en pe­li­gro?, ¿ có­mo en­se­ñar a te­ner com­pa­sión por otros?, ¿ có­mo su­pri­mir las emo­cio­nes per­so­na­les y las de otros pa­ra evi­tar con­flic­tos? Pa­ra mu­chos es­pe­cia­lis­tas, lo más im­por­tan­te pa­ra que los es­tu­dian­tes ad­quie­ran HSE es el con­tex­to glo­bal en que és­tas se ad­quie­ren, ya que no se pue­den apren­der a tra­vés de una asig­na­tu­ra o con un mé­to­do es­pe­cí­fi­co de en­se­ñan­za. To­do lo con­tra­rio, la adquisición de HSE re­quie­re del uso de múl­ti­ples es­tra­te­gias coor­di­na­das, que pa­san por el au­la, la es­cue­la, el ho­gar y la comunidad en­te­ra. Por con­si­guien­te, el Nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo tie­ne el gran re­to de pa­sar de la de­cla­ra­ción a la ac­ción y, des­pués, a la eva­lua­ción.

Fi­nal­men­te, otro as­pec­to no re­suel­to de las HSE es la for­ma de eva­luar su adquisición a gran es­ca­la. Si bien exis­ten una gran can­ti­dad de test psi­co­ló­gi­cos pa­ra eva­luar una va­rie­dad de com­pe­ten­cias emo­cio­na­les y so­cia­les en si­tua­cio­nes clí­ni­cas ( en­tre­vis­tas in­di­vi­dua­les), son muy po­cos los ins­tru­men­tos di­se­ña­dos pa­ra eva­luar­las a gran es­ca­la de ma­ne­ra con­fia­ble. Peor aún, des­co­noz­co la exis­ten­cia de ins­tru­men­tos vá­li­dos pa­ra me­dir las HSE con pro­pó­si­tos pe­da­gó­gi­cos, que se pue­dan uti­li­zar en con­tex­tos es­co­la­res. Por ello, co­mo ya se men­cio­nó, el INEE tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos in­cur­sio­nar en el desa­rro­llo de ins­tru­men­tos es­tan­da­ri­za­dos pa­ra eva­luar al­gu­nas HSE re­la­cio­na­das con la con­vi­ven­cia es­co­lar. Por con­si­guien­te, el INEE tie­ne un gran re­to por de­lan­te, que so­lo el tiem­po nos di­rá si fue ca­paz de su­pe­rar.

A tra­vés de las HSE, las per­so­nas pue­den co­no­cer­se y com­pren­der­se a sí mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.