EL SNI Y LA EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR ME­XI­CA­NA

Al crear­se pa­ra for­ta­le­cer la in­ves­ti­ga­ción, el sis­te­ma es par­te in­dis­pen­sa­ble del queha­cer uni­ver­si­ta­rio

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - * Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ba­ja Ca­li­for­nia, Me­xi­ca­li • Fa­cul­tad de Cien­cias Hu­ma­nas JE­SÚS FRAN­CIS­CO GALAZ FONTES*

A pe­sar de que se le sue­le aso­ciar con ella, el de­cre­to de crea­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res ( SNI) fe­cha­do el 25 de ju­lio de 1984 no ha­ce re­fe­ren­cia, en nin­guno de sus cin­co con­si­de­ran­dos, a la edu­ca­ción su­pe­rior. En su lu­gar, se habla de cien­cia y tec­no­lo­gía; de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, tec­no­ló­gi­ca y hu­ma­nís­ti­ca; del sa­ber cien­tí­fi­co, tec­no­ló­gi­co y hu­ma­nís­ti­co; de la po­lí­ti­ca de desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, y de la con­tri­bu­ción po­ten­cial que to­do ello pue­de te­ner pa­ra ayu­dar a re­sol­ver los pro­ble­mas de desa­rro­llo del país. En el úl­ti­mo de los con­si­de­ran­dos se afir­ma, fi­nal­men­te, “que pa­ra alen­tar la in­ves­ti­ga­ción es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer un sis­te­ma que tien­da a es­ti­mu­lar a los in­ves­ti­ga­do­res de ca­li­dad no­ta­ble así co­mo a los in­ves­ti­ga­do­res que se ini­cian en la ca­rre­ra de in­ves­ti­ga­ción ( De­cre­to del Crea­ción del SNI, Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción, ju­lio 26, 1984).

No obs­tan­te la au­sen­cia de una re­fe­ren­cia a la edu­ca­ción su­pe­rior en los con­si­de­ran­dos de su de­cre­to de crea­ción, el Ar­tícu­lo 1 º del mis­mo es­ta­ble­ce que el sis­te­ma crea­do for­ta­le­ce­rá “la in­ves­ti­ga­ción en cual­quie­ra de sus ra­mas y es­pe­cia­li­da­des, a tra­vés, del apo­yo a los in­ves­ti­ga­do­res de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior y de in­ves­ti­ga­ción del sec­tor pú­bli­co.” Así, la edu­ca­ción su­pe­rior en­tra en el de­cre­to de crea­ción del SNI no por­que sea un ob­je­to de preo­cu­pa­ción cen­tral del mis­mo, sino por ser el es­pa­cio ins­ti­tu­cio­nal en el que la­bo­ran los in­ves­ti­ga­do­res, y se de­ja bas­tan­te cla­ro que el pro­gra­ma es­tá di­ri­gi­do a apo­yar a és­tos pa­ra, de es­te mo­do, for­ta­le­cer “la in­ves­ti­ga­ción en cual­quie­ra de sus ra­mas y es­pe­cia­li­da­des;” no hay men­ción al po­si­ble for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior. Más ade­lan­te se es­pe­ci­fi­ca que el apo­yo con­sis­te, por un la­do, en el nom­bra­mien­to co­mo “In­ves­ti­ga­dor Na­cio­nal” o co­mo “Can­di­da­to a In­ves­ti­ga­dor Na­cio­nal” y, por otro, en una be­ca que de­ja in­tac­ta la re­la­ción la­bo­ral en­tre los in­ves­ti­ga­do­res y las ins­ti­tu­cio­nes en las que tra­ba­jan.

El na­ci­mien­to del SNI no fue, por otro la­do, ni tan ter­so ni tan de­ri­va­do ex­clu­si­va­men­te, co­mo la lec­tu­ra del de­cre­to de su crea­ción lo po­dría su­ge­rir, de las con­si­de­ra­cio­nes plan­tea­das. Los con­si­de­ran­dos no ha­cen re­fe­ren­cia al­gu­na al res­pec­to, pe­ro la si­tua­ción sa­la­rial de los aca­dé­mi­cos de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior ha­bía su­fri­do un des­ca­la­bro ma­yor du­ran­te los años an­te­rio­res; no ha­bía los re­cur­sos ni la vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra in­ten­tar re­sol­ver el pro­ble­ma de los sa­la­rios en el sec­tor uni­ver­si­ta­rio de una ma­ne­ra ge­ne­ral; exis­tía la po­si­bi­li­dad de que un con­jun­to im­por­tan­te de in­ves­ti­ga­do­res de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de edu­ca­ción su­pe­rior emi­gra­ran ha­cia el sec­tor pri­va­do o al ex­tran­je­ro y, so­bre to­do, el go­bierno ha­bía de­ci­di­do aban­do­nar el mo­de­lo de fi­nan­cia­mien­to be­ne­vo­len­te de la edu­ca­ción su­pe­rior vi­gen­te has­ta esos mo­men­tos.

Ba­jo las con­si­de­ra­cio­nes an­te­rio­res se ha afir­ma­do que el pro­pó­si­to cen­tral la­ten­te del SNI fue en­ton­ces me­jo­rar, me­dian­te el otor­ga­mien­to de be­cas adi­cio­na­les al sa­la­rio ( trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias con­di­cio­na­das), el in­gre­so eco­nó­mi­co de los aca­dé­mi­cos de­di­ca­dos prin­ci­pal­men­te a la in­ves­ti­ga­ción. De acuer­do a al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes en su crea­ción, se es­pe­ra­ba que el SNI fue­ra una me­di­da tem­po­ral, pe­ro el plan de emer­gen­cia se man­tu­vo y en no mu­cho tiem­po pa­só a for­mar par­te de la nor­ma­li­dad del en­torno la­bo­ral de los aca­dé­mi­cos me­xi­ca­nos, ya fue­ra que es­tu­vie­ran en él o no. Así, si bien el SNI na­ció en el con­tex­to de una po­lí­ti­ca de desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, hoy en día re­sul­ta im­po­si­ble pen­sar acer­ca del aca­dé­mi­co me­xi­cano, cu­yo lu­gar de tra­ba­jo se ubi­ca en las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, sin traer­lo a co­la­ción.

Pres­ti­gio y pro­duc­ti­vi­dad

Mien­tras que el im­pac­to eco­nó­mi­co del SNI pa­ra los aca­dé­mi­cos in­vo­lu­cra­dos fue in­me­dia­to, el efec­to en su pres­ti­gio tar­dó más en ver­se afec­ta­do a la al­za, pe­ro lo hi­zo. Al fi­nal de cuentas el SNI pu­so en la cús­pi­de de la pro­fe­sión aca­dé­mi­ca, gra­cias en gran par­te a una dis­tri­bu­ción di­fe­ren­cia­da de pres­ti­gio y re­cur­sos fi­nan­cie­ros, a aque­llos que se de­di­ca­ban a la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to en el con­tex­to, so­bre to­do, de las cien­cias na­tu­ra­les y exac­tas. Así, la vi­sión y dis­cur­so de es­te gru­po ha per­mea­do la pers­pec­ti­va con la que una bue­na can­ti­dad de aca­dé­mi­cos, in­clu­si­ve aque­llos que no ha­cen in­ves­ti­ga­ción ni par­ti­ci­pan de las cien­cias na­tu­ra­les y exac­tas, ve su tra­ba­jo den­tro de la edu­ca­ción su­pe­rior: pu­bli­ca­cio­nes in­di­za­das, ci­tas, pa­ten­tes y di­rec­cio­nes de te­sis doc­to­ra­les son aho- ra mo­ne­da de uso co­rrien­te en el in­ter­cam­bio de tra­ba­jo aca­dé­mi­co por di­ne­ro y pres­ti­gio.

Si bien el pro­gra­ma se ha man­te­ni­do por más de 30 años y su mem­bre­sía ha cre­ci­do de 1,396 has­ta 25,072 per­so­nas en 2016, lo cier­to es que des­de sus ini­cios el SNI ha si­do ob­je­to de de­ba­tes y, aun­que és­tos han po­si­bi­li­ta­do la rea­li­za­ción de di­ver­sos ajus­tes, la ló­gi­ca del sis­te­ma si­gue cen­tra­da en el aca­dé­mi­co in­di­vi­dual y se man­tie­ne en sus pun­tos esen­cia­les. La “ca­li­dad y pres­ti­gio” de la pro­duc­ti­vi­dad del aca­dé­mi­co, eva­lua­da por pa­res des­de ins­tan­cias na­cio­na­les, es el fac­tor cen­tral pa­ra in­gre­sar al SNI y, pos­te­rior­men­te, es de nueva cuen­ta di­cha pro­duc­ti­vi­dad la que le per­mi­te avan­zar ha­cia las ca­te­go­rías su­pe­rio­res del sis­te­ma.

Es in­tere­san­te ob­ser­var que en el plan­tea­mien­to an­te­rior las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior prác­ti­ca­men­te no exis­ten, son in­vi­si­bles. Los co­le­gas in­me­dia­tos de la ins­ti­tu­ción don­de tra­ba­ja, así mis­mo, tam­bién tien­den a des­apa­re­cer, ya que son los pa­res ubi­ca­dos en ins­tan­cias na­cio­na­les los que de­ben juz­gar el mé­ri­to del tra­ba­jo rea­li­za­do. No obs­tan­te lo an­te­rior, con el pa­so del tiem­po el SNI se ha con­ver­ti­do en un pro­gra­ma cla­ve no so­la­men­te del sis­te­ma de cien­cia y tec­no­lo­gía, sino tam­bién del sis­te­ma me­xi­cano de edu­ca­ción su­pe­rior. Es­ta reali­dad nos obli­ga a pen­sar y re- pen­sar es­te pro­gra­ma, so­bre to­do cuan­do en el ho­ri­zon­te apa­re­cen even­tos que pue­den anun­ciar tiem­pos de cam­bio.

Aun­que ya he­mos pa­de­ci­do es­ta si­tua­ción en el pa­sa­do, hoy en día vi­vi­mos en un con­tex­to de in­cer­ti­dum­bre fi­nan­cie­ra y po­lí­ti­ca que es­tá afec­tan­do a to­do el país en su con­jun­to, in­clu­yen­do a la edu­ca­ción su­pe­rior y al sec­tor de cien­cia y tec­no­lo­gía. Pa­ra es­te año de 2017 el CO­NACYT, la ins­tan­cia fe­de­ral que coor­di­na el SNI, anun­ció un re­cor­te pre­su­pues­tal del 23 por cien­to. ¿ Se­rá real­men­te po­si­ble man­te­ner las co­sas en el es­ta­do en el que es­ta­ban has­ta ha­ce po­co? Ya he­mos vis­to al­gu­nas mues­tras de lo que pue­de pa­sar en el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Pos­gra­dos de Ca­li­dad. ¿ Qué pa­sa­ría si por al­gu­na ra­zón el SNI re­ci­bie­ra me­nos re­cur­sos? ¿ Es in­dis­pen­sa­ble el SNI pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca, así co­mo pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior me­xi­ca­nas?

“La edu­ca­ción su­pe­rior en­tra en el de­cre­to de crea­ción del SNI no por­que sea un ob­je­to de preo­cu­pa­ción cen­tral del mis­mo, sino por ser el es­pa­cio ins­ti­tu­cio­nal en el que la­bo­ran los in­ves­ti­ga­do­res”

La uni­ver­si­dad es el es­pa­cio en don­de se desa­rro­llan gran par­te de los cien­tí­fi cos que son par­te del SNI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.