EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR: EL RÉ­GI­MEN JU­RÍ­DI­CO DEL SER­VI­CIO PÚ­BLI­CO

Un ser­vi­cio pú­bli­co de edu­ca­ción efi­cien­te im­pul­sa­rá el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo del país

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - FER­NAN­DO SE­RRANO MIGALLÓN*

Ca­da Es­ta­do, pa­ra rea­li­zar sus fi­nes, cuen­ta con una se­rie atri­bu­cio­nes que se tra­du­cen en me­dios pa­ra al­can­zar las metas que en par­ti­cu­lar se pro­po­ne en un mo­men­to his­tó­ri­co de­ter­mi­na­do. Uno de esos me­dios es el ser­vi­cio pú­bli­co que, a tra­vés de la ac­tua­ción de los ór­ga­nos que in­te­gran la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, bus­ca sa­tis­fa­cer di­ver­sas ne­ce­si­da­des de in­te­rés ge­ne­ral in­dis­pen­sa­bles pa­ra la vi­da so­cial, que se ejer­ce a tra­vés de pres­ta­cio­nes de ti­po téc­ni­co, en las que son bá­si­cas la re­gu­la­ri­dad y con­ti­nui­dad.

Exis­ten ser­vi­cios pú­bli­cos que el Es­ta­do de­be pres­tar de for­ma ex­clu­si­va pa­ra sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad de in­te­rés ge­ne­ral. Co­mo ejem­plo pue­den se­ña­lar­se los de se­gu­ri­dad pú­bli­ca o de­fen­sa na­cio­nal, que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas y fi­nes re­sul­tan in­de­le­ga­bles en los par­ti­cu­la­res. Sin em­bar­go, exis­ten ser­vi­cios o ac­ti­vi­da­des que no son ex­clu­si­vos del Es­ta­do, pe­ro que tam­bién son esen­cia­les pa­ra el desa­rro­llo de una so­cie­dad. Tal es el ca­so de la pres­ta­ción de ser­vi­cios de sa­lud o asis­ten­cia, que de con­for­mi­dad con el ré­gi­men pre­va­le­cien­te en nues­tra Cons­ti­tu­ción, pue­den ser de­le­ga­dos en otros su­je­tos, a tra­vés de di­ver­sas fi­gu­ras ju­rí­di­cas co­mo au­to­ri­za­cio­nes, per­mi­sos y con­ce­sio­nes. En es­te ca­so se en­cuen­tra tam­bién la edu­ca­ción su­pe­rior en Mé­xi­co.

La Cons­ti­tu­ción y la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción, al re­gu­lar los as­pec­tos re­la­cio­na­dos con es­te ni­vel edu­ca­ti­vo, es­ta­ble­cen que los pres­ta­do­res de edu­ca­ción su­pe­rior son el Es­ta­do y sus or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos; las uni­ver­si­da­des a las que la ley les re­co­no­ce au­to­no­mía, y los par­ti­cu­la­res, con au­to­ri­za­ción o re­co­no­ci­mien­to de va­li­dez ofi­cial de es­tu­dios. Ade­más, aten­dien­do a la es­truc­tu­ra del Es­ta­do me­xi­cano, or­ga­ni­za­do en una fe­de­ra­ción, el ser­vi­cio pú­bli­co de edu­ca­ción su­pe­rior pue­de ser pres­ta­do por la fe­de­ra­ción, los es­ta­dos y los mu­ni­ci­pios, ya que se tra­ta de una fa­cul­tad con­cu­rren­te.

Con­for­me a lo pre­vis­to en la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción, la edu­ca­ción su­pe­rior, que se im­par­te des­pués del ba­chi­lle- ra­to o de sus equi­va­len­tes, es­tá com­pues­ta por la li­cen­cia­tu­ra, la es­pe­cia­li­dad, la maes­tría y el doc­to­ra­do, así co­mo por op­cio­nes ter­mi­na­les pre­vias a la con­clu­sión de la li­cen­cia­tu­ra. Com­pren­de ade­más la edu­ca­ción nor­mal en to­dos sus ni­ve­les y es­pe­cia­li­da­des. Es­tos ser­vi­cios educativos son im­par­ti­dos en nues­tro país a tra­vés de en­ti­da­des de ca­rác­ter pú­bli­co, por ejem­plo, el Ins­ti­tu­ti­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal, que tie­ne la na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca de un ór­gano des­con­cen­tra­do de la SEP; o bien por me­dio de sus or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos crea­dos ex pro­fe­so pa­ra tal fin, co­mo se­ría el ca­so de la UNAM o la UAM por nom­brar só­lo al­gu­nas. Va­le la pe­na men­cio­nar que los or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos pue­den te­ner co­mo fi­na­li­dad aten­der áreas es­tra­té­gi­cas y/ o prio­ri­ta­rias de la Na­ción. Sien­do un área prio­ri­ta­ria aque­lla que es­tá des­ti­na­da a la sa­tis­fac­ción de los in­tere­ses na­cio­na­les y ne­ce­si­da­des po­pu­la­res, pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas el ser­vi­cio pú­bli­co no se agota en el me­ro he­cho de im­par­tir cla­ses, sino que pa­ra di­chos en­tes ade­más con­sis­te en im­par­tir edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra for­mar pro­fe­sio­nis­tas, in­ves­ti­ga­do­res, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y téc­ni­cos úti­les a la so­cie­dad; or­ga­ni­zar y rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes, prin­ci­pal­men­te acer­ca de las con­di­cio­nes y pro­ble­mas na­cio­na­les, y ex­ten­der con la ma­yor am­pli­tud po­si­ble los be­ne­fi­cios de la cul­tu­ra.

Ha si­do una ne­ce­si­dad cons­tan­te en la so­cie­dad y ca­da vez con una ma­yor de­man­da, ac­ce­der a la Edu­ca­ción, pe­ro no a cual­quier ti­po de edu­ca­ción, sino a una Edu­ca­ción de ca­li­dad que per­mi­ta al in­di­vi­duo me­jo­rar los co­no­ci­mien­tos, des­tre­zas y ha­bi­li­da­des que re­quie­re pa­ra la vi­da pro­fe­sio­nal y, asi­mis­mo, re­for­zar la au­to­no­mía in­te­lec­tual que ex­pan­da su ho­ri­zon­te éti­co y cul­tu­ral, ade­más de as­pi­rar a al­can­zar los de­más fi­nes pre­vis­tos en el ar­tícu­lo 3° Cons­ti­tu­cio­nal. Así, la Edu­ca­ción Su­pe­rior es un ser­vi­cio pú­bli­co que tie­ne vi­tal tras­cen­den­cia pa­ra la so­cie­dad, si se par­te de la pre­mi­sa de que la Edu­ca­ción cons­ti­tu­ye el ele­men­to to­ral pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial de la Na­ción.

La edu­ca­ción co­mo fe­nó­meno ur­bano

Aho­ra bien, es im­por­tan­te se­ña­lar que, du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, Mé­xi­co ex­pe­ri­men­tó un pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción que re­per­cu­tió en su es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial. A par­tir de ese mo­men­to, la ur­ba­ni­za­ción se ha ido ace­le­ran­do, por lo que las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, han si­do tes­ti­gos de la va­lo­ra­ción de la edu­ca­ción co­mo un fe­nó­meno emi­nen­te­men­te ur­bano, y es­to ha si­do así, a con­se­cuen­cia del cre­ci­mien­to po­co pla­nea­do de las ciu­da­des y los des­equi­li­brios re­gio­na­les. Ade­más, el país se ha in­cor­po­ra­do a los mer­ca­dos mun­dia­les me­dian­te su par­ti­ci-

pa­ción en acuer­dos co­mer­cia­les con paí­ses del nor­te, cen­tro y Su­da­mé­ri­ca, así co­mo de Eu­ro­pa, por lo el país cuen­ta con el ac­ce­so se­gu­ro y pre­fe­ren­cial a mer­ca­dos de va­rias de­ce­nas de paí­ses que re­pre­sen­tan mi­llo­nes de con­su­mi­do­res.

Ac­tual­men­te, la so­cie­dad me­xi­ca­na es más ur­ba­na y mo­der­na; sin em­bar­go, si­guen exis­tien­do tam­bién re­gio­nes del país que no se han be­ne­fi­cia­do del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La adap­ta­ción de las per­so­nas a los re­tos que im­pli­ca es­te nue­vo mo­de­lo ha acen­tua­do la de­sigual­dad de los me­xi­ca­nos.

En el plano po­lí­ti­co, el país ha vi­vi­do una am­plia­ción de su vi­da de­mo­crá­ti­ca, que for­ma par­te esen­cial del mo­men­to que el país es­tá ex­pe­ri­men­tan­do. Las no­ve­da­des en di­cho ám­bi­to han con­so­li­da­do im­por­tan­tes lo­gros, co­mo lo ha si­do la al­ter­nan­cia de go­bier­nos en el ám­bi­to es­ta­tal y fe­de­ral; así co­mo el for­ta­le­ci­mien­to de los par­ti­dos y aso­cia­cio­nes po­lí­ti­cas.

En lo so­cial, tam­bién se han ex­pe­ri­men­ta­do cam­bios fun­da­men­ta­les, co­mo las for­mas de aso­cia­ción que res­trin­gían a las agru­pa­cio­nes gre­mia­les y sec­to­ria­les. Hoy en día, exis­ten múl­ti­ples ini­cia­ti­vas de or­ga­ni­za­ción de la so­cie­dad.

Lo an­te­rior, in­du­da­ble­men­te im­po­ne co­mo ne­ce­si­dad que el ré­gi­men ju­rí­di­co del ser­vi­cio pú­bli­co de edu­ca­ción su­pe­rior que im­pe­ra en Mé­xi­co se ade­cue a las ne­ce­si­da­des re­gio­na­les, eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y so­cia­les pre­va­le­cien­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de que el pres­ta­dor sea un en­te pú­bli­co o pri­va­do, to­da vez que el re­sul­ta­do de la edu­ca­ción de­be res­pon­der a cier­tas ne­ce­si­da­des de mo­der­ni­za­ción y com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra al­can­zar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial que el país re­quie­re y que se im­po­ne co­mo una ne­ce­si­dad en las épo­cas ac­tua­les. Es­to, sin sos­la­yar ba­jo nin­gún ar­gu­men­to y ba­jo nin­gún me­dio la fi­na­li­dad hu­ma­nis­ta de to­da la edu­ca­ción.

El ser­vi­cio pú­bli­co edu­ca­ti­vo pres­ta­do por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das, la­men­ta­ble­men­te no es­tá ge­ne­ran­do pro­duc­tos que per­mi­tan in­no­var y pro­pi­ciar desa­rro­llo eco­nó­mi­co, así co­mo res­pon­der a los re­tos de la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to. Co­rres­pon­de al en­te pú­bli­co que tu­te­la el ser­vi­cio, al su­je­to que lo pres­ta, e in­clu­si­ve al pro­pio usua­rio o des­ti­na­ta­rio del mis­mo, re­fle­xio­nar so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca y, pa­ra ello, de­be re­cor­dar­se que exis­ten prin­ci­pios doc­tri­na­rios del ser­vi­cio pú­bli­co que con­tri­bu­yen a rea­li­zar es­ta ta­rea.

En pri­mer lu­gar, pue­de men­cio­nar­se el prin­ci­pio de adap­ta­bi­li­dad del ser­vi­cio, que con­sis­te en la ne­ce­si­dad de ac­tua­li­za­ción y mo­der­ni­za­ción de los ser­vi­cios educativos, siem­pre y cuan­do se cuen­te con los me­dios pa­ra rea­li­zar­lo. En se­gun­do lu­gar, se en­cuen­tra el prin­ci­pio de trans­pa­ren­cia, el cual im­pli­ca la más am­plia li­ber­tad po­si­ble al pú­bli­co en ge­ne­ral de que se les brin­de el co­no­ci­mien­to de to­do lo que con­cier­ne al ser­vi­cio y su pres­ta­ción. Fi­nal­men­te, es­tá el prin­ci­pio de con­trol in­terno y ex­terno so­bre las con­di­cio­nes de su pres­ta­ción, que in­vo­lu­cra la res­pon­sa­bi­li­dad del ór­gano pú­bli­co su­per­vi­sor del ser­vi­cio y del pres­ta­dor, pa­ra que el ser­vi­cio pú­bli­co se pres­te aten­dien­do al mar­co ju­rí­di­co apli­ca­ble y a cier­tos prin­ci­pios de efi­cien­cia.

Se­guir es­tos prin­ci­pios po­dría ayu­dar a for­ta­le­cer el sis­te­ma edu­ca­ti­vo me­xi­cano y ha­cer que es­té a la al­tu­ra de las ne­ce­si­da­des que de­man­da un mun­do ca­da vez más in­ter­co­nec­ta­do. Un ser­vi­cio pú­bli­co de edu­ca­ción de­fi­cien­te cons­ti­tu­ye una ba­rre­ra pa­ra el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo del país, ya que li­mi­ta la ca­pa­ci­dad de la po­bla­ción pa­ra co­mu­ni­car­se de una ma­ne­ra efi­cien­te, tra­ba­jar en equi­po, re­sol­ver pro­ble­mas, usar efec­ti­va­men­te las tecnologías de la in­for­ma­ción pa­ra adop­tar pro­ce­sos y tecnologías su­pe­rio­res, así co­mo pa­ra com­pren­der el en­torno en el que vi­vi­mos y po­der in­no­var. No de­be ol­vi­dar­se en­ton­ces que la im­por­tan­cia de sus pro­pó­si­tos y la tras­cen­den­cia de sus lo­gros, de­ter­mi­nan que la edu­ca­ción sea un área prio­ri­ta­ria en to­do plan de go­bierno y una res­pon­sa­bi­li­dad que de­ben com­par­tir to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad, pues só­lo a tra­vés de ella se po­drá ro­bus­te­cer nues­tro ca­pi­tal más im­por­tan­te, que es el hu­mano, y for­mar así mujeres y hom­bres com­pro­me­ti­dos con una so­cie­dad más jus­ta y más prós­pe­ra.

El ré­gi­men de­be ade­cuar­se a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les del país pa­ra re­sul­tar com­pe­ti­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.