RO­LAN­DO BRE­ME: ABRIÉN­DO­SE CA­MINO

El pro­ta­go­nis­ta de la nueva pro­pues­ta del te­rror me­xi­cano, 1974: la po­se­sión de Al­tair, habla so­bre su ca­rre­ra

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - SAL­VA­DOR ME­DI­NA ARMIENTA*

Es ra­ro es­cu­char de pro­yec­tos del gé­ne­ro de te­rror de pro­duc­ción me­xi­ca­na que ten­gan al­can­ce a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Pe­ro ése es el ca­so de 1974: la po­se­sión de Al­tair, que lle­ga a ci­nes es­te 7 de abril. Su pro­ta­go­nis­ta, Ro­lan­do Bre­me, ha­bló pa­ra Ideas Cam­pus so­bre su tra­yec­to­ria, qué le ins­pi­ra y la crea­ti­vi­dad de ser ar­tis­ta.

Ro­lan­do, des­de pe­que­ño, tu­vo una in­cli­na­ción ha­cia las ar­tes. Aun­que lo su­yo tu­vo un ini­cio cir­cuns­tan­cial.

En un cam­pa­men­to de ve­rano, ter­mi­nó in­ter­pre­tan­do al pa­pá de Be­lla en La Be­lla y la Bes­tia. To­do, por pa­sar tiem­po con una ni­ña lla­ma­da Me­li­sa. Te­nía ape­nas 8 años pe­ro “re­cuer­do que a la gen­te le en­can­ta­ba ver­me con mi pe­lu­ca y mis bi­go­tes blan­cos. Vi la reac­ción del pú­bli­co y co­nec­té esa ener­gía con al­go que a mí me agra­da­ba y tal vez po­día de­di­car­me el res­to de mi vi­da”.

Des­de ese mo­men­to, Ro­lan­do tu­vo cla­ro el ca­mino fren­te a él, aun­que tar­da­ra años en con­tar­le a su fa­mi­lia. Te­nía ya 18 y to­mó un año sa­bá­ti­co tras aca­bar la pre­pa­ra­to­ria. Eso le sir­vió pa­ra ar­mar­se de va­lor y lan­zar­se a la aven­tu­ra.

Así, anun­ció que de­ja­ría Aguas­ca­lien­tes pa­ra es­tu­diar en Ca­sA­zul en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Su pa­dre, jus­to an­tes de par­tir, le dio un con­se­jo que se que­da­ría con él: has­ta la vic­to­ria siem­pre.

Y se me que­dó muy gra­ba­do y me sir­vió mu­cho, con­fie­sa.

Co­mo sue­le su­ce­der, ha si­do un re­co­rri­do ex­ten­so y ar­duo has­ta el pro­ta­gó­ni­co que es­tá por es­tre­nar. Du­ran­te sus es­tu­dios, Ro­lan­do se­ña­la que lo que más le sir­vió fue re­ci­bir no co­mo res­pues­ta.

“Yo es­ta­ba en es­ta lu­cha in­ter­na de que al ar­tis­ta le tie­nen que ne­gar las puer­tas pa­ra lo­grar en­con­trar la ins­pi­ra­ción en el la­do os­cu­ro. Pe­ro des­pués fui apren­dien­do que tam­bién te tie­nen que de­cir que sí. Por­que ahí es cuan­do se com­ple­ta el círcu­lo y ha­ces lo que tie­nes que ha­cer: tra­ba­jar en lo que es­tás pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer”.

Des­de el prin­ci­pio, me he in­cli­na­do ha­cia cier­tos pa­pe­les y cier­tos pro­yec­tos, agre­ga.

“Mi ca­rre­ra fue muy agra­da­ble por­que era al­go que me apa­sio­na­ba, me da­ba ju­go, me em­ba­rra­ba en el lo­do. Y co­mo to­do ar­tis­ta, sus al­tas y ba­jas, so­bre to­do. Ahí es don­de la su­fres pe­ro, co­mo di­cen los pa­pás, ahí es don­de hay que sa­car la cas­ta”.

Esa mis­ma ve­nia, se­ña­la que su­frió y que, por mo­men­tos con­si­de­ró que así era la ca­rre­ra, de su­frir, de ca­ren­cias, pe­ro sin de­jar de in­sis­tir. Has­ta que se dio cuen­ta que hay que sol­tar.

Y que es­to, co­mo to­do, in­sis­tien­do y con pa­cien­cia, va a lle­gar. Y he­nos aquí, sen­ten­cia.

De la ins­pi­ra­ción y otros pro­ce­sos

Ro­lan­do es exis­ten­cia­lis­ta. Y Vir­go. Por ello, to­do lo to­ma vis­ce­ral­men­te.

“To­do lo to­mo muy aquí en las en­tra­ñas. Tra­to de apro­ve­char eso pa­ra uti­li­zar­lo en mi tra­ba­jo. Me de­jo ins­pi­rar por to­do: la mú­si­ca es una gran fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra mí. El fon­do y la for­ma en las co­sas”.

“Soy exis­ten­cia­lis­ta en­ton­ces pa­ra mí el sim­ple he­cho de exis­tir ya pa­ra mí es abru­ma­dor. En­ton­ces des­de ahí me de­jo afec­tar por la vi­da co­ti­dia­na”, agre­ga.

Des­de ha­ce tiem­po, Ro­lan­do se mue­ve so­bre el man­tra del po­si­ti­vis­mo, de no qui­tar el de­do del ren­glón y no ce­rrar­se las puer­tas, so­bre to­do él mis­mo.

Qui­zás es esa ac­ti­tud, ade­más del tra­ba­jo y el es­fuer­zo, lo lle­vó a 1974: La po­se­sión de Al­tair, un pro­yec­to in­de­pen­dien­te de te­rror.

Es una apues­ta de jó­ve­nes crea­do­res que apos­ta­mos por un pro­yec­to in­de­pen­dien­te y que es­tá fun­cio­nan­do, co­men­ta.

“1974 es lo más chi­do que me ha pa­sa­do”, me di­ce con una son­ri­sa en la ca­ra.

Se tra­ta de un fal­so do­cu­men­tal en el es­ti­lo de found foo­ta­ge que tie­ne lu­gar en 1974 cuan­do Ma­nuel ( Ro­lan­do) y su es­po­sa Al­tair, des­apa­re­cen re­pen­ti­na­men­te. Y es cuan­do en­cuen­tran el ma­te­rial que ellos gra­ba­ron en su­per 8, cuan­do des­cu­bren la ver­dad tras su re­pen­tino des­va­ne­ci­mien­to.

La pe­lí­cu­la no só­lo re­ci­bió el pre­mio co­mo Me­jor Pe­lí­cu­la La­ti­noa­me­ri­ca­na en el pres­ti­gia­da fes­ti­val de SIT­GES en Ca­ta­lu­ña, sino que ha traí­do jus­ta aten­ción un pro­yec­to in­de­pen­dien­te pe­ro so­bre to­do, a un gé­ne­ro que, pe­se a su enor­me éxi­to, no ter­mi­na por des­pe­gar en nues­tro país.

“Es­ta­ba le­yen­do jus­to que Mé­xi­co es jus­to el país que más con­su­me te­rror. Lo que sí sé es que así co­mo tu pe­lí­cu­la, la que íba­mos a ha­cer, Abrien­do el ca­mino, los la­ti­nos y so­bre to­do los me­xi­ca­nos es­tán abrien­do ca­mino en to­dos la­dos”.

“Es una apues­ta de jó­ve­nes crea­do­res que apos­ta­mos por un pro­yec­to in­de­pen­dien­te”

La peí­cu­la es­te­la­ri­za­da por Bre­me ga­nó co­mo me­jor pe­lí­cu­la laa­ti­noa­me­ri­ca­na en Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.