LAS NOR­MA­LES EN LA EN­CRU­CI­JA­DA

Víc­ti­ma de múl­ti­ples pro­ble­mas y una gran des­aten­ción, es pre­ci­so vol­tear la aten­ción ha­cia su fu­tu­ro

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - GILBERTO GUE­VA­RA NIE­BLA*

Un da­to me­mo­ra­ble — y preo­cu­pan­te— fue que, de 130 mil 512 sus­ten­tan­tes de la eva­lua­ción pa­ra in­gre­so a la do­cen­cia en edu­ca­ción bá­si­ca de 2014, só­lo 39.5 por cien­to re­sul­ta­ron idó­neos. Da­to sig­ni­fi­ca­ti­vo que mu­cho di­ce de los pro­ble­mas que en­fren­ta la for­ma­ción ini­cial de los maes­tros.

Exis­te un con­jun­to he­te­ro­gé­neo de ins­ti­tu­cio­nes que se ocu­pan de la for­ma­ción ini­cial de los do­cen­tes, pe­ro las prin­ci­pa­les si­guen sien­do las es­cue­las nor­ma­les. Hay 449 es­cue­las nor­ma­les de las cua­les 188 son pri­va­das. Su ma­trí­cu­la en 2015 era de 121 mil es­tu­dian­tes.

¿ Qué pa­sa con las es­cue­las nor­ma­les? El sis­te­ma edu­ca­ti­vo ha en­tra­do en un ci­clo di­ná­mi­co de cam­bios pro­fun­dos, pe­ro es­tas es­cue­las no pa­re­cen acom­pa­ñar es­ta trans­for­ma­ción. No obs­tan­te, hay un cla­mor so­cial a fa­vor de su re­no­va­ción.

Jus­tos por pe­ca­do­res: el com­por­ta­mien­to po­lí­ti­co de un pe­que­ño gru­po de es­cue­las nor­ma­les — las ru­ra­les, no­to­ria­men­te— ha aca­rrea­do des­pres­ti­gio so­bre el con­jun­to de es­tas ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro se­ría un error pre­ten­der jus­ti­fi­car el pro­ble­ma cul­pa­bi­li­zan­do a las nor­ma­les ru­ra­les.

Ha ha­bi­do, igualmente, de­bi­li­da­des en la po­lí­ti­ca de for­ma­ción ini­cial de la fe­de­ra­ción y los es­ta­dos. Ha­cien­do eco de es­tas fa­llas, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de la Edu­ca­ción emi­tió en 2015 un con­jun­to de di­rec­tri­ces orien­ta­das a la re­for­ma de la for­ma­ción ini­cial.

Es­tas di­rec­tri­ces son: 1) For­ta­le­cer la or­ga­ni­za­ción aca­dé­mi­ca de las es­cue­las nor­ma­les; 2) Desa­rro­llar un mar­co co­mún de edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra la for­ma­ción ini­cial de do­cen­tes; 3) Crear un sis­te­ma na­cio­nal de in­for­ma­ción y pros­pec­ti­va do- cen­te y 4) Or­ga­ni­zar un sis­te­ma de eva­lua­ción de la ofer­ta de for­ma­ción ini­cial de do­cen­tes.

Es­tas di­rec­tri­ces se sus­ten­tan en nu­me­ro­sas eva­lua­cio­nes, in­ves­ti­ga­cio­nes y con­sul­tas a los ac­to­res im­pli­ca­dos. Es­tos es­tu­dios di­cen que, en su con­jun­to, las nor­ma­les tie­nen un desem­pe­ño me­diano: las hay muy bue­nas, otras bue­nas y otras, de­fi­ni­ti­va­men­te, ma­las. Los pro­ble­mas que pa­de­cen mu­chas de ellas son múl­ti­ples: maes­tros con desem­pe­ño in­su­fi­cien­te, di­rec­ti­vos sin per­fil ade­cua­do, de­bi­li­dad en sis­te­mas de tu­to­ría, des­ajus­te en­tre la for­ma­ción y las es­cue­las de edu­ca­ción bá­si­ca, pla­nes de es­tu­dio desac­tua­li­za­dos y con des­equi­li­brios en­tre com­po­nen­tes teó­ri­cos y prác­ti­cos, etc.

Las au­to­ri­da­des lo­ca­les han da­do una res­pues­ta en­tu­sias­ta a las di­rec­tri­ces del INEE, pe­ro no ocu­rre lo mis­mo con las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les que no han mos­tra­do la mis­ma sen­si­bi­li­dad. La pues­ta en mar­cha del Plan In­te­gral pa­ra el Diag­nós­ti­co, Re­di­se­ño y For­ta­le­ci­mien­to de las Es­cue­las Nor­ma­les — es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 22 tran­si­to­rio de la Ley Ge­ne­ral del Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Do­cen­te— si­gue sien­do agen­da pen­dien­te.

¿ Có­mo ex­pli­car esa des­aten­ción? Es inex­pli­ca­ble, por­que el fon­do mis­mo de las ré­mo­ras de la pro­fe­sio­na­li­za­ción do­cen­te se en­cuen­tra en esas ins­ti­tu­cio­nes y, en reali­dad, cual­quier me­jo­ra en la ca­li­dad edu­ca­ti­va de­be ne­ce­sa­ria­men­te ges­tar­se con la me­jo­ra de las es­cue­las nor­ma­les ( 29- 03- 17).

“El sis­te­ma edu­ca­ti­vo ha en­tra­do en un ci­clo di­ná­mi­co de cam­bios pro­fun­dos, pe­ro es­tas es­cue­las no pa­re­cen acom­pa­ñar es­ta trans­for­ma­ción”

So­bre las es­cue­las de es­te ti­po se ha cer­ni­do un des­pres­ti­gio in­me­re­ci­do, pe­ro las nor­ma­les ru­ra­les no de­be­rían de ser cul­pa­bi­li­za­das.

So­bre las es­cue­las de es­te ti­po se ha cer­ni­do un des­pres­ti­gio in­me­re­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.