LAS PRO­ME­SAS IN­CUM­PLI­DAS

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

La po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca en Mé­xi­co no pa­re­ce fi­gu­rar co­mo pro­ble­ma a re­sol­ver, se se­me­ja más a un mis­te­rio in­son­da­bles. Por al­gu­na ra­zón, ca­si siem­pre in­jus­ti­fi­ca­ble, tie­ne un co­mien­zo pro­me­te­dor, con­vin­cen­te, ra­cio­nal, per­sua­si­vo y car­ga­do de ex­pec­ta­ti­vas, pa­ra fi­na­li­zar con re­sul­ta­dos com­ple­ta y ab­so­lu­ta­men­te de­cep­cio­nan­tes. Tam­bién, por ra­zo­nes no del to­do com­pren­si­bles, la tem­po­ra­li­dad pa­ra re­sol­ver va­rios de los asun­tos del sec­tor, no cua­dran con los se­xe­nios, ni con las dé­ca­das o los ci­clos de desa­rro­llo; una si­tua­ción que se re­pi­te una y otra vez, más o me­nos, des­de la mis­ma crea­ción del Co­nacyt. Des­afor­tu­na­da­men­te, la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción no ha si­do la ex­cep­ción.

En las pá­gi­nas de Cam­pus he­mos da­do se­gui­mien­to a al­gu­nas de las ac­cio­nes y erro­res más des­ta­ca­dos que se han ve­ri­fi­ca­do en el cam­po cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co, in­clu­yen­do es­te pe­rio­do gu­ber­na­men­tal. En es­te úl­ti­mo, lo que has­ta aho­ra son omi­sio­nes o pro­me­sas in­cum­pli­das, ca­da una, por se­pa­ra­do, no de­jan de con­tar y ser la­men­ta­bles. Sin em­bar­go, vis­tas en con­jun­to, no so­la­men­te nos an­ti­ci­pan que se pro­du­ci­rá la co­no­ci­da ima­gen de re­sul­ta­dos de­sen­can­ta­do­res, lo peor es que dan la im­pre­sión de que las ac­cio­nes pues­tas en mar­cha pu­die­ron ser de otro mo­do. Sí, con un me­jor desen­la­ce, aun­que con ma­yor es­fuer­zo y de­di­ca­ción.

Vea­mos so­la­men­te al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas más so­bre­sa­lien­tes de es­ta ad­mi­nis­tra­ción que tra­zan el in­de­sea­do e inevi­ta­ble pa­no­ra­ma.

El uno por cien­to res­pec­to al PIB pa­ra cien­cia y tec­no­lo­gía. Es­ta fue la pro­me­sa más im­por­tan­te de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, la que es­tu­vo en el Pac­to por Mé­xi­co y que­dó plas­ma­da co­mo el com­pro­mi­so No. 46: “Se da­rá cum­pli­mien­to a la Ley de Cien­cia y Tec­no­lo­gía con el ob­je­to de in­cre­men­tar el fi­nan­cia­mien­to pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, a fin de al­can­zar, de ma­ne­ra gra­dual, una in­ver­sión del uno por cien­to del PIB. El in­cre­men­to pre­su­pues­tal ini­cia­rá en el pre­su­pues­to 2013. Com­ple­men­ta­ria­men­te, se in­cen­ti­va­rá la par­ti­ci­pa­ción in­ten­sa de los sec­to­res pro­duc­ti­vos en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca” ( pág. 12).

La pro­me­sa cons­ti­tu­yó el pri­mer ob­je­ti­vo del Pro­gra­ma Es­pe­cial de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción ( Pe­ci­ti): con­tri­buir a que la in­ver­sión na­cio­nal ( pú­bli­ca y par­ti­cu­lar) en in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co crez­ca anual­men­te has­ta al­can­zar el uno por cien­to del PIB pa­ra el año 2018.

En su mo­men­to, pa­re­cía que por fin el go­bierno de Pe­ña Nie­to da­ría cum­pli­mien­to a lo que es­ta­ble­ce la ley des­de el 2002. Así que en el pe­rio­do de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción la in­ver­sión pa­sa­ría de 0.45 res­pec­to al PIB que te­nía en 2013 al uno por cien­to pa­ra el fi­nal del se­xe­nio. Las ex­pec­ta­ti­vas y el op­ti­mis­mo se des­bor­da­ron.

Y sí, el Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fe­de­ra­ción en los pri­me­ros tres años de es­te se­xe­nio fue pro­mi­so­rio y cre­cien­te. To­do bien, pe­ro has­ta ahí lle­gó. A par­tir del 2015 lle­ga­ron los re­cor­tes al pre­su­pues­to y pa­ra el fi­nal de ese año, con la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo, la ines­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y el lla­ma­do pre­su­pues­to ba­se ce­ro, el pa­no­ra­ma co­men­zó a com­pli­car­se to­da­vía más. In­clu­so, el mis­mo di­rec­tor de Co­nacyt ade­lan­tó que se­gu­ra­men­te no se al­can­za­ría la me­ta del uno por cien­to y que tal vez se lle­ga­ría al 0.8 pa­ra el tér­mino del pe­rio­do ( La Jor­na­da 11.12.2015).

Aho­ra se ve que ni si­quie­ra al­can­za­re­mos el 0.8 por cien­to al con­cluir es­te se­xe­nio. En es­te año, se­gún la es­ti­ma­ción gu­ber­na­men­tal, el in­di­ca­dor es de 0.54 por cien­to y no es pro­ba­ble que pa­ra el año pró­xi­mo se in­cre­men­te pa­ra cum­plir lo que no se hi­zo pau­la­ti­na­men­te en los años an­te­rio­res. La cul­pa no es del or­ga­nis­mo rec­tor de las po­lí­ti­cas cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas, se di­rá. Cier­ta­men­te, el ni­vel de in­ver­sión pue­de ser co­sa de la ba­ja par­ti­ci­pa­ción de los em­pre­sa­rios, el es­ta­ble­ci­mien­to de prio­ri­da­des pre­su­pues­ta­les que no coin­ci­den con las del sec­tor o la ines­ta­bi­li­dad del en­torno in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, no por ello de­ja­rá de ser una pro­me­sa in­cum­pli­da. Ade­más, no to­da la res­pon­sa­bi­li­dad es­tá del la­do de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros.

El re­di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal del sis­te­ma. Aquí se tra­ta­ba de ele­var de ran­go la po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca a tra­vés de un cam­bio or­ga­ni­za­cio­nal im­por­tan­te. Por un la­do, es­to fue alen­ta­do por la idea de que el or­ga­nis­mo rec­tor po­dria con­ver­tir­se ver­da­de­ra­men­te en una se­cre­ta­ría más. Una pro­pues­ta ex­pe­sa­da con cier­ta in­sis­ten­cia en los tiem­pos de cam­pa­ña de Pe­ña Nie­to, res­pal­da­da por al­gu­nos ac­to­res, pe­ro cu­ya re­cep­ción ge­ne­ral fue con­tro­ver­ti­da y des­pués re­for­mu­la­da. Por otro la­do, por los an­te­ce­den­tes aca­dé­mi­cos del ac­tual di­rec­tor del Co­nacyt, En­ri­que Ca­bre­ro, to­do pa­re­cía in­di­car que esa­tría en con­di­cio­nes de im­pul­sar una re­in­ge­nie­ría ins­ti­tu­cio­nal, la cual con­ver­ti­ría al or­ga­nis­mo en una en­ti­dad más efi­caz y más efi­cien­te, ca­paz de re­vo­lu­cio­nar y ar­ti­cu­lar un sis­te­ma frá­gil, dis­per­so y al­ta­men­te con­cen­tra­do.

Sí se mo­di­fi­ca­ron li­ge­ra­men­te las di­rec­cio­nes ad­jun­tas y se crea­ron otras ins­tan­cias me­no­res, aun­que no hu­bo tal re­di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal. Tam­po­co se ad­vier­te que en el pla­zo res­tan­te se pue­da lle­var a efec­to. El cam­bio más no­ta­ble en el sec­tor fue la crea­ción de la Coor­di­na­ción de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción en abril de 2013. Una ins­tan­cia vin­cu­la­da al eje­cu­ti­vo fe­de­ral, pues­to que se­ría de­pen­dien­te de la ofi­ci­na de la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y, se­gún la nor­ma co­rres­pon­dien­te, le to­ca­ría fun­da­men­tal­men­te apo­yar las ac­ti­vi­da­des de Co­nacyt.

El pri­mer ti­tu­lar de la Coor­di­na­ción fue Fran­cis­co Bo­li­var, car­go al que re­nun­ció en sep­tiem­bre de 2015 pa­ra pos­tu­lar­se co­mo can­di­da­to a la rec­to­ría de la UNAM. Des­pués, en abril del año pa­sa­do, fue de­sig­na­do co­mo se­gun­do coor­di­na­dor Elías Mi­cha. Es­te úl­ti­mo era di­rec­tor ad­jun­to en el Co­nacyt y an­tes de ese car­go fue di­rec­tor del Con­se­jo Me­xi­quen­se de Cien­cia y Tec­no­lo­gía. Los con­tras

Sin em­bar­go, lo cier­to es que, con uno o con otro di­rec­ti­vo, con po­co o mu­cho di­ne­ro, la Coor­di­na­ción no ha mar­ca­do una di­fe­ren­cia en el im­pul­so a las po­lí­ti­cas cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas. La ofi­ci­na es­tá cer­ca del eje­cu­ti­vo fe­de­ral; las de­ci­sio­nes en la ma­te­ria si­guen que­dan­do le­jos, muy le­jos. De he­cho, la Coor­di­na­ción es­tu­vo ca­si un se­mes­tre sin ti­tu­lar y pú­bli­ca­men­te na­die hi­zo no­tar su au­sen­cia.

El pro­gra­ma sectorial, la in­for­ma­ción y las con­vo­ca­to­rias. Tal vez es otro rit­mo o tem­po­ra­li­dad las que ri­gen las ac­ti­vi­da­des del sec­tor, pe­ro no pa­re­ce te­ner de­ma­sia­da im­por­tan­cia lo que di­ce la nor­ma so­bre fe­chas o pla­zos a cum­plir. Así co­mo des­de el 2002 la ley es­ta­ble­ce el mon­to de in­ver­sión en el sec­tor y sim­ple­men­te no se cum­ple, lo mis­mo ocu­rre con otros as­pec­tos.

El ca­so del Con­se­jo Ge­ne­ral de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca, Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co e In­no­va­ción es em­ble­má­ti­co. Es el má­xi­mo ór­gano de go­bierno y de po­lí­ti­ca del sec­tor, crea­do ha­ce 15 años, pre­si­di­do por el eje­cu­ti­vo fe­de­ral e in­te­gra­do por los ti­tu­la­res de las se­cre­ta­rías que tie­nen más re­la­ción con la cien­cia y la tec­no­lo­gía. La nor­ma es­ta­ble­ce que el or­ga­nis­mo se de­be re­unir por lo me­nos dos ve­ces al año y ex­tra­or­di­na­rias las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio. Al­gu­nas de las de­ci­sio­nes cla­ve, co­mo el pro­gra­ma sectorial y la dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­san por ese Con­se­jo. Pe­ro no, des­de su crea­ción in­cum­ple lo que di­ce la ley. Lo mis­mo si­gue ocu­rrien­do en es­ta ad­mi­nis­tra­ción.

Igualmente, el do­cu­men­to pro­grá­ma­ti­co pa­ra el sec­tor, el Pe­ci­ti, no se pu­bli­có en abril de 2014, cuan­do de­bió apa­re­cer. En una si­tua­ción ju­rí­di­ca­men­te anó­ma­la, el do­cu­men­to se co­no­cía par­cial­men­te, al­gu­nas de las me­di­das se es­ta­ban im­ple­men­tan­do, sus in­di­ca­do­res eran pun­to de re­fe­ren­cia, pe­ro el do­cu­men­to sim­ple­men­te ca­re­cía de ba­se le­gal por­que el de­cre­to de ley no se pu­bli­có en tiem­po y for­ma. Al fi­nal, apa­re­ció has­ta el mes de ju­lio de 2014 y, una vez más, la ano­ma­lía ca­re­ció de im­por­tan­cia.

Tam­bién pa­sa con la crea­ción del Cen­tro de In­no­va­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co pa­ra la in­dus­tria pe­tro­le­ra que ya de­bei­ra es­tar en ope­ra­ción y no lo es­tá. O bien, con la cui­da­do­sa pla­nea­ción del Pro­gra es­tra­té­gi­co pa­ra la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos en ma­te­ria de hi­dro­car­bu­ros.

Otro tan­to ocu­rre con múl­ti-

“En es­te año el in­di­ca­dor es de 0.54 por cien­to y no es pro­ba­ble que pa­ra el año pró­xi­mo se in­cre­men­te”

Los re­cur­sos fi­nan­cie­ros han si­do un fac­tor de­ci­si­vo en el cum­pli­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.