CUL­TU­RA PA­RA LA PAZ

Con un pre­su­pues­to dis­mi­nui­do y sin una ley ge­ne­ral, la se­cre­ta­ría en­fren­ta dis­tin­tos re­tos.

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - HÉC­TOR MAR­TÍ­NEZ RO­JAS*

En la dé­ca­da re­cien­te, la va­lo­ra­ción del “Mé­xi­co bron­co” se ha re­di­men­sio­na­do. Pa­ra la so­cie­dad me­xi­ca­na, de for­ma ca­si ge­ne­ra­li­za­da, nues­tro país se en­cuen­tra en me­dio de una cri­sis de va­lo­res sa­cu­di­dos por la vio­len­cia y los cri­te­rios ba­na­les del cri­men or­ga­ni­za­do; a par­tir de los círcu­los me­dia­na­men­te edu­ca­dos, por to­dos la­dos se en­cuen­tran los lla­ma­dos a la re­cons­truc­ción y re­cu­pe­ra­ción del te­ji­do so­cial, hoy día tan las­ti­ma­do.

Des­de la pers­pec­ti­va ar­tís­ti­ca es­te te­ma es­tá le­jos de pa­sar por al­to. “Due­lo” de Fran­cis­co To­le­do, es a mi con­si­de­ra­ción la ex­po­si­ción que ha re­tra­ta­do con to­do el co­ra­je, la frial­dad y el do­lor lo que re­pre­sen­ta vi­vir en un país al que se le han mul­ti­pli­ca­do las tum­bas clan­des­ti­nas y los re­gue­ros de san­gre, el apun­ta­la­mien­to pues de la ig­no­mi­nia. En es­tas pá­gi­nas ha­bla­mos de es­ta ex­po­si­ción que se inau­gu­ró en oc­tu­bre de 2015 en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno ( MAM) y con­clu­yó en mar­zo de 2016, don­de el ar­tis­ta ju­chi­te­co a tra­vés de 95 pie­zas de ce­rá­mi­ca mol­deó la muer­te y el su­fri­mien­to.

Pa­ra el jo­ven poe­ta y pro­mo­tor cul­tu­ral Kar­loz Atl, lo an­te­rior, de­be­ría ser uno de los prin­ci­pa­les em­pe­ños de la re­cién crea­da Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra ( SC) coad­yu­var a la resolución de los con­flic­tos vio­len­tos en el país a tra­vés del ar­te y la cul­tu­ra, “la es­tra­te­gia de las ar­mas y la mi­li­ta­ri­za­ción ha fa­lla­do”, ase­gu­ra en en­tre­vis­ta es­te jo­ven ar­tis­ta. “La vio­len­cia no va a aca­bar en Mé­xi­co con más ejér­ci­to ni con más ar­mas”, la apues­ta de­be ser por la cul­tu­ra, en­fa­ti­za.

De acuer­do con los cua­tro ejes de tra­ba­jo con lo que la SC guia­rá sus es­fuer­zos en la rec­ta fi­nal de la ad­mi­nis­tra­ción, en el nú­me­ro dos se lo­ca­li­za “Desa­rro­llo cul­tu­ral con sen­ti­do so­cial”, don­de se en­cuen­tran ac­ti­vi­da­des orien­ta­das ha­cia la equi­dad de gé­ne­ro y ac­ti­vi­da­des orien­ta­das ha­cia la Cul­tu­ra pa­ra la ar­mo­nía. Es­ta por ver­se si es­tas ac­ti­vi­da­des y po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les son su­fi­cien­tes pa­ra apun­ta­lar la re­cu­pe­ra­ción del te­ji­do so­cial.

“La SC de­be­ría tra­ba­jar en la pre­ven­ción de la vio­len­cia, sem­bran­do una cul­tu­ra de paz… que las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas que se pro­mue­van ten­gan un tras­fon­do y un en­fo­que de paz… que los apo­yos y be­cas de la de­pen­den­cia a los jó­ve­nes ta­len­tos se otor­guen prin­ci­pal­men­te a los pro­yec­tos de mi­gra­ción y de cul­tu­ra de paz y no vio­len­cia pa­ra ge­ne­rar afec­to y no ven­gan­za” es lo que pro­po­ne Kar­loz Atl, quien par­ti­ci­pa en el pro­gra­ma Alas y Raí­ces de la SC.

En su­ma, de lo que se tra­ta es que el bono de­mo­grá­fi­co no se vea se­du­ci­do por las si­re­nas del nar­co, y que en­cuen­tren en lu­gar de ello es­pa­cios pa­ra go­zar y crear ar­te y cul­tu­ra.

La nu­me­ra­lia de la cul­tu­ra

Pa­ra los des­creí­dos, lo an­te­rior pue­de re­pre­sen­tar una uto­pía, pe­ro des­de es­tas pá­gi­nas que­ri­dos lec­to­res, he­mos plan­tea­do la ne­ce­si­dad de cons­truir na­rra­ti­vas utó­pi­cas en con­tras­te con las na­rra­ti­vas del ci­ne de Holly­wood, ple­tó­ri­cas de fu­tu­ros dis­tó­pi­cos. La cul­tu­ra es un sec­tor ro­bus­to no só­lo en la vi­da so­cial y re­crea­ti­va del país, tam­bién lo es en el ám­bi­to eco­nó­mi­co, pa­ra mues­tra lo si­guien­te.

De acuer­do con el re­su­men eje­cu­ti­vo de los lo­gros 2016 del Pro­gra­ma Es­pe­cial de Cul­tu­ra y Ar­te ( PE­CA), con ba­se en los re­sul­ta­dos de la Cuen­ta Satélite de la Cul­tu­ra de Mé­xi­co, la par­ti­ci­pa­ción de es­te sec­tor a la eco­no­mía na­cio­nal as­cen­dió a 450 mil 683 mi­llo­nes de pe­sos, lo que re­pre­sen­ta el 2.8% del PIB na­cio­nal, mien­tras que los pues­tos de tra­ba­jo crea­dos por es­te sec­tor son cer­ca de 1 mi­llón 25 mil em­pleos, lo que re­pre­sen­ta una par­ti­ci­pa­ción del 2.4% a ni­vel na­cio­nal.

En­tre 2013 y 2016 al sec­tor cul­tu­ral se le des­ti­na­ron un to­tal de 60 mil 552 mi­llo­nes de pe­sos en nú­me­ros re­don­dos, de es­ta can­ti­dad na­da des­pre­cia­ble, el 47% se des­tino a la pro­mo­ción y di­fu­sión de ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas y cul­tu­ra­les, el 18.8% a la pre­ser­va­ción, pro­mo­ción del patrimonio y la di­ver­si­dad cul­tu­ral, el 14% al im­pul­so a la edu­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral; 10.4% se des­ti­nó al apo­yo pa­ra la crea­ción ar­tís­ti­ca y desa­rro­llo de las industrias de es­te sec­tor; el 5.8% a la do­ta­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra cul­tu­ral y me­nos del 4% a lo re­la­ti­vo a la cul­tu­ra di­gi­tal.

Pre­su­pues­to

En 2016 la SC pu­do ejer­cer un pre­su­pues­to de po­co más de 15 mil mdp, mien­tras que pa­ra es­te 2017 tie­ne un gas­to pro­gra­ma­do de 12 mil 500 mdp, lo que hi­zo en su mo­men­to que pen­sa­do­res co­mo el maes­tro Mi­guel León Por­ti­lla, le­van­ta­ran la voz di­cien­do que eso era co­mo “ro­bar­le el al­ma al pue­blo” ( Cam­pus, sep­tiem­bre 29, 2016).

A lo lar­go de la ad­mi­nis­tra­ción, se­gún el ci­ta­do in­for­me, la SC ha lle­va­do aca­bo 3.2 mi­llo­nes de ac­ti­vi­da­des ar­ten la lis­ta de Pa­tro­mo­nios de la Hu­ma­ni­dad fer­ta aca­door­di­na­do ala­ma al pue­blo ores co­mo Le­son cer­ca de ear ar­te ís­ti­cas y cul­tu­ra­les, en pro­me­dio son po­co más de 790 mil ac­ti­vi­da­des anua­les. De acuer­do con es­ta de­pen­den­cia, la in­fra­es­truc­tu­ra y ofer­ta aca­dé­mi­ca del sec­tor cul­tu­ral es la ma­yor de Amé­ri­ca La­ti­na.

Patrimonio

Mé­xi­co cuen­ta ac­tual­men­te con 34 bie­nes ins­cri­tos en la lis­ta del Patrimonio Mun­dial de la UNES­CO, ocu­pa el pri­mer lu­gar en la re­gión y el sép­ti­mo en to­do el mun­do. Te­ne­mos 60 len­guas ori­gi­na­rias, po­si­cio­nán­do­nos en el quin­to lu­gar a es­ca­la glo­bal en di­ver­si­dad lin­güís­ti­ca. Asi­mis­mo, con­ta­mos con 141 mu­seos dis­tri­bui­dos en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Co­mo se pue­de apre­ciar, Mé­xi­co tie­ne una es­truc­tu­ra cul­tu­ral am­plia, ro­bus­ta y echa­da ha­cia de­lan­te pa­ra ha­cer fren­te a cual­quier desafío.

La se­cre­ta­ría

La SC fue crea­da por de­cre­to en di­ciem­bre de 2015. Los lo­gros al­can­za­dos en el pri­mer año de exis­ten­cia de es­ta nueva de­pen­den­cia, la dé­ci­mo oc­ta­va de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral ( APF), “son evi­den­cia de los es­fuer­zos inin­te­rrum­pi­dos a lo lar­go de 27 años de vi­da del Co­na­cul­ta”, se re­co­no­ce tam­bién en el PE­CA.

Ac­tual­men­te, el ob­je­ti­vo de la SC pa­ra lo que res­ta de la ad­mi­nis­tra­ción se re­su­me en “am­pliar los be­ne­fi­cios del ar­te y la cul­tu­ra con di­ver­si­dad, in­clu­sión y plu­ra­li­dad, a fin de con­tri­buir al desa­rro­llo in­te­gral del país”. A lo lar­go de es­te año, la de­pen­den­cia ha pa­sa­do por dis­tin­tos pro­ce­sos en­tre los que se des­ta­can los si­guien­tes.

En no­viem­bre de 2016 el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción ( DOF) pu­bli­có el re­gla­men­to in­terno de la se­cre­ta­ría con lo que se es­truc­tu­ró el fun­cio­na­mien­to de la ins­ti­tu­ción, al que­dar com­pues­ta por dos sub­se­cre­ta­rías y 11 di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les, ade­más de la Ofi­cia­lía Ma­yor y la Uni­dad de Asun­tos Ju­rí­di­cos. Me­ses an­tes, en mar­zo, ya se sa­bía que la SC ope­ra­ría con un men­gua­do pre­su­pues­to.

Pa­ra ese en­ton­ces el pri­mer se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra, el fa­lle­ci­do Ra­fael Tovar y de Te­re­sa ( 19542016) ase­gu­ra­ba que con la pu­bli­ca­ción del re­gla­men­to in­terno cul­mi­na­ba “un pro­ce­so de­ter­mi­nan­te” en la cons­truc­ción de es­ta de­pen­den­cia y mar­ca­ba “un hi­to his­tó­ri­co pa­ra es­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca cul­tu­ral de Es­ta­do”. Ca­si un año des­pués de crea­da la SC, fa­lle­cía Tovar y de Te­re­sa.

La nueva en­car­ga­da de la car­te­ra cul­tu­ral, con tres dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en el sec­tor, Ma­ría Cris­ti­na Ce­pe­da, fue de­sig­na­da pa­ra el en­car­go en enero de 2017; su pues­to in­me­dia­to an­te­rior: Di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes ( INBA). La pri­mer la­bor de la nueva se­cre­ta­ria fue en­ton­ces, con­so­li­dar a su equi­po de tra­ba­jo con ba­se en el re­gla­men­to in­terno que es­truc­tu­ró el fun­cio­na­mien­to de la de­pen­den­cia.

Saúl Juá­rez, quien des­de la era del fa­lle­ci­do ex se­cre­ta­rio Ra­fael Tovar, se per­fi­la­ba pa­ra el pues­to, fue de­sig­na­do Sub­se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo Cul­tu­ral. Por su par­te, Jor­ge Gu­tié­rrez, fue de­sig­na­do pa­ra ocu­par la Sub­se­cre­ta­ría de Di­ver­si­dad Cul­tu­ral y Fo­men­to a la Lec­tu­ra; mien­tras que la Ofi­cia­lía Ma­yor, se que­da­ría a car­go de Fran­cis­co Cor­ne­jo.

Un mes des­pués, en fe­bre­ro de es­te año, el DOF pu­bli­có el acuer­do por el que se ads­cri­bían or­gá­ni­ca­men­te las uni­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y ór­ga­nos des­con­cen­tra­dos de la SC; es de­cir, con ese acuer­do que­dó ofi­cial­men­te es­ta­ble­ci­do de qué se ha­rían car­go la ofi­ci­na del se­cre­ta­rio( a), y las dos sub­se­cre­ta­rías de la de­pen­den­cia.

En su­ma, la SC tie­ne to­do lis­to pa­ra ope­rar el tiem­po que le res­ta a la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, bueno… a ex­cep­ción de la Ley Ge­ne­ral de Cul­tu­ra, la cual, una vez que ter­mi­nen de de­li­be­rar los con­gre­sis­tas en las dis­tin­tas co­mi­sio­nes de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res y Dipu­tados, en­ton­ces sí, se po­dría ha­blar de una con­so­li­da­ción de es­te sec­tor, al me­nos, en el ám­bi­to le­gal y ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Los re­tos de la SC

Con un pre­su­pues­to dis­mi­nui­do y sin una Ley Ge­ne­ral de Cul­tu­ra que le de la cer­te­za ju­rí­di­ca, la SC en­fren­ta dis­tin­tos re­tos. Los plan­tea­dos por la pro­pia de­pen­den­cia son cua­tro, sus cua­tro ejes de tra­ba­jo: 1) Cul­tu­ra: Un de­re­cho con li­ber­tad; 2) Desa­rro­llo cul­tu­ral con sen­ti­do so­cial; 3) Cul­tu­ra y co­no­ci­mien­to y: 4) Mé­xi­co pa­ra el Mun­do.

De es­tos cua­tro ejes, el que más ha lla­ma­do la aten­ción y qui­zá el que ge­ne­ra un ma­yor con­sen­so es el eje nú­me­ro tres. Lle­var cul­tu­ra a las es­cue­las, la SC vuel­ve a su ori­gen. Y es­to pa­re­ce ca­si ob­vio pa­ra el Vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Es­cri­to­res de Mé­xi­co, A. C., el poe­ta Fer­nan­do Co­ro­na, pues no pue­de pen­sar­se en una edu­ca­ción in­te­gral sin el “pa­pel de la cul­tu­ra y el ar­te… no es al­go ‘ lin­do’ lo que es­tán pro­yec­tan­do ha­cer con los ni­ños, sino al­go fun­da­men­tal en el mar­co de un país des­mo­ro­na­do”.

Des­de 2016, la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca ( SEP) y la SC han em­pren­di­do un tra­ba­jo coor­di­na­do pa­ra ela­bo­rar el Pro­gra­ma de Fo­men­to pa­ra el Li­bro y la Lec­tu­ra, cu­yas lí­neas de ac­ción son im­pul­sar a los maes­tros pa­ra que se asu­man co­mo lec­to­res ca­pa­ces de ha­cer de la lec­tu­ra una he­rra­mien­ta pa­ra el go­zo y el apren­di­za­je, pe­ro el pro­gra­ma “Cul­tu­ra en tu es­cue­la” es mu­cho más am­bi­cio­so, con­tem­pla be­cas pa­ra ser­vi­cio so­cial en el sec­tor cul­tu­ral, una or­ques­ta en Edu­ca­ción Me­dia Su­pe­rior, ca­pa­ci­ta­ción do­cen­te, li­bros a las es­cue­las nor­ma­les, así co­mo la pro­mo­ción del tea­tro den­tro y fue­ra de las es­cue­las.

Aun­que tie­ne fuer­tes re­ser­vas y ve­tas su­ma­men­te crí­ti­cas so­bre el pro­yec­to, “el pro­gra­ma ‘ Cul­tu­ra en tu Es­cue­la’ es muy elo­cuen­te en prin­ci­pio, to­da vez que se pro­po­ne una for­ma­ción ‘ de paz, ar­mo­nía y ma­yor fe­li­ci­dad’”, es­cri­bió en en­tre­vis­ta el poe­ta Fer­nan­do Co­ro­na.

Pa­ra Kar­loz Atl, tam­bién jo­ven poe­ta quien en el ve­rano 2016 par­ti­ci­pó en el Pro­gra­ma Alas y Raí­ces, ce­le­bra la es­tra­te­gia en­tre la SEP y la SC, to­da vez que re­pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad pa­ra am­bas de­pen­den­cias de for­mar jó­ve­nes con un ac­ce­so a las ar­tes “no só­lo co­mo un go­ce sino co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar una me­jor ca­li­dad de vi­da, pa­ra te­ner una ma­yor cla­ri­dad en sus de­ci­sio­nes co­mo en sus expresiones”.

Am­bos poe­tas, in­vo­lu­cra­dos en la for­ma­ción y el de­ve­nir de la cul­tu­ra na­cio­nal, les preo­cu­pa que sean los nú­me­ros los que guíen el tra­ba­jo de la SC, la ex­ce­si­va bu­ro­cra­cia, la fal­ta de un pro­gra­ma na­cio­nal de in­ter­cul­tu­ra­li­dad que tra­ba­je a fa­vor de las po­bla­cio­nes his­tó­ri­ca­men­te mar­gi­na­das co­mo los in­dí­ge­nas y los afro­des­cen­dien­tes, así co­mo que se de pre­fe­ren­cia a la fi­gu­ra del fun­cio­na­rio pú­bli­co al fren­te de la cul­tu­ra y no a la cul­tu­ra al fren­te de un pues­to en la fun­ción pú­bli­ca. Que­da cla­ro que es lar­go el ca­mino, han si­do du­ros los em­ba­tes, fal­ta mu­cho por avan­zar, pe­ro Mé­xi­co y sus co­mu­ni­da­des cul­tu­ra­les y ar­tís­ti­cas tie­nen to­do pa­ra pre­va­le­cer con lu­mi­no­so áni­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.