LA MAR­CHA DE LOS 700

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS -

Cam­pus na­ció en MI­LE­NIO por una in­vi­ta­ción de los di­rec­ti­vos de la em­pre­sa y la su­ma de creen­cias de un gru­po de uni­ver­si­ta­rios con vo­ca­ción aca­dé­mi­ca, in­te­lec­tual y po­lí­ti­ca. Ariel Gon­zá­lez Ji­mé­nez, es­cri­tor ta­len­to­so y ami­go, en una de nues­tras co­mi­das por los al­re­de­do­res de la ca­sa an­te­rior de Mi­le­nio, en la co­lo­nia Ta­ba­ca­le­ra, me su­gi­rió el nom­bre del que se que­ría fue­ra un suplemento uni­ver­si­ta­rio se­ma­nal. To­dos los pri­me­ros con­vo­ca­dos en un res­tau­ran­te del sur de la ciu­dad de Mé­xi­co, lo apro­ba­ron por la con­tun­den­cia del sig­ni­fi­ca­do y con el re­gus­to de lo nue­vo.

Es­to que co­men­to su­ce­dió ha­ce ya ca­si 15 años. En los me­ses de ma­yo o ju­nio de 2002, ese gru­po de uni­ver­si­ta­rios tu­vi­mos nues­tros pri­me­ros en­cuen­tros.

No hu­bo, pues, de­trás del na­ci­mien­to de Cam­pus, la épi­ca de una diás­po­ra ni la tra­ma de una rup­tu­ra o una sim­ple fu­ga co­mo las que even­tual­men­te se dan en el me­dio pe­rio­dís­ti­co.

Ilu­sión sí ha­bía y mu­cha. Al­go de es­cep­ti­cis­mo tam­bién. És­te lo alen­ta­ba el he­cho de que no se tu­vie­ran ex­pe­rien­cias exi­to­sas de es­te ca­rác­ter en un pe­rió­di­co, y los mu­chos fra­ca­sos de in­ten­tos se­me­jan­tes.

Pe­ro el co­no­ci­mien­to so­bre la edu­ca­ción y la con­cien­cia del gru­po fun­da­dor de Cam­pus, acer­ca de la im­por­tan­cia de crear un es­pa­cio ex­clu­si­vo pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior, y la edu­ca­ción en ge­ne­ral, eran muy su­pe­rio­res a los ex­pli­ca­bles pre­jui­cios, y co­mo su­ce­de con cier­tas per­so­nas, to­ma­mos es­tos obs­tácu­los co­mo un aci­ca­te pa­ra lo­grar nues­tro pro­pó­si­to. Siem­pre creí que con es­tos ami­gos el pro­yec­to de Cam­pus era via­ble.

En esa reunión se­mi­nal, Gilberto Gue­va­ra Nie­bla, Ro­ber­to Ro­drí­guez, Hum­ber­to Mu­ñoz, Car­los Pallán, Ale­jan­dro Ca­na­les, re­co­no­ci­dos ex­per­tos en edu­ca­ción, con una obra só­li­da a sus es­pal­das, y Jo­sé Luis Mar­tí­nez co­mo res­pon­sa­ble de los su­ple­men­tos del dia­rio, pu­si­mos en la me­sa las ideas que iban a cris­ta­li­zar en el pro­yec­to que tres me­ses des­pués, el jue­ves 12 de sep­tiem­bre de 2002, dio luz a su pri­mer nú­me­ro.

Un con­tex­to cam­bian­te En Mé­xi­co, era el se­gun­do año de la al­ter­nan­cia pre­si­den­cial y vi­vía­mos en la so­cie­dad fluc­tuan­te en la que bas­cu­la­ban los ras­gos del vie­jo ré­gi­men priís­ta y un ger­mi­nal ré­gi­men de­mo­crá­ti­co ( Jo­sé Wol­den­berg) en­ca­be­za­do por un pre­si­den­te, Vi­cen­te Fox, de ma­la­bá­ri­cas y anec­dó­ti­cas con­duc­tas po­pu­lis­tas y un con­ser­va­du­ris­mo de­ci­mo­nó­ni­co.

Mu­chos me­xi­ca­nos es­tá­ba­mos apren­dien­do a vi­vir sin el PRI en el go­bierno. Có­mo es­cri­bió Tony Judt del apren­di­za­je obli­ga­do des­pués de 1989 con la caí­da del co­mu­nis­mo, aquí tam­bién de­bía­mos apren­der que “na­da es ne­ce­sa­rio ni inevi­ta­ble”.

Des­de las mon­ta­ñas del su­r­es­te me­xi­cano, el Sub­co­man­dan­te Mar­cos es­cu­chó al can­di­da­to Vi­cen­te Fox de­cir que re­sol­ve­ría el pro­ble­ma de Chia­pas “en 15 mi­nu­tos” y que es­ta­ba dis­pues­to a dia­lo­gar con él. No se dio el en­cuen­tro en­tre Fox co­mo pre­si­den­te y el Sub­co­man­dan­te, ni tam­po­co se re­sol­vió el con­flic­to, pe­ro en mar­zo de 2001, tu­vi­mos a Mar­cos en el Zó­ca­lo de la ciu­dad de Mé­xi­co con sus 14 co­man­dan­tes, y sus días de ciu­da­dano en­ca­pu­cha­do fue­ron lo más pa­re­ci­do a fue­gos ar­ti­fi­cia­les con sa­bor y olor a tin­ta y a mi­to.

La gen­te se di­ver­tía con un nue­vo pre­si­den­te del que to­dos los días se co­no­cía al­gu­na anéc­do­ta por sus ocu­rren­cias y su ori­gi­na­li­dad en el ejer­ci­cio del po­der. Se co­rrió la voz muy pron­to que quien go­ber­na­ba Mé­xi­co era una “pa­re­ja pre­si­den­cial”; Mart­ha Saha­gún, su co­la­bo­ra­do­ra más cer­ca­na, el 2 de ju­lio de 2002 se con­vir­tió en su es­po­sa y com­par­tió con la lí­der del SNTE, El­ba Esther Gor­di­llo, el tí­tu­lo de mu­jer más po­de­ro­sa de Mé­xi­co.

Con un ma­tri­mo­nio fe­liz en Los Pi­nos, el país vi­vió en­tre la fies­ta hi­po­te­ca­da de la al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca, y el au­to­lan­za­mien­to al es­tre­lla­to po­lí­ti­co de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, quien, gra­cias a sus con­fe­ren­cias ma­tu­ti­nas te­le­vi­sa­das dia­ria­men­te, y a su efi­caz tra­ba­jo con los an­cia­nos, pu­do tor­cer la ley y ha­cer que el pre­si­den­te re­tro­ce­die­ra en su in­ten­to de des­afo­rar­lo co­mo je­fe de go­bierno y cor­tar­le su as­cen­den­te ca­rre­ra pre­si­den­cial; fue jus­to, a par­tir de esa vic­to­ria po­lí­ti­ca, que Ló­pez Obra­dor es­ta­ble­ció que su má­xi­ma de “al dia­blo las ins­ti­tu­cio­nes”, ha­bría de ser, has­ta la fe­cha, el más efec­ti­vo de sus pro­gra­mas de la per­ti­naz lu­cha que man­tie­ne por la pre­si­den­cia.

En aquel car­na­val fo­xis­ta, la edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia su­pe­rior es­ta­ba en ma­nos del SNTE y el po­der de su lí­der in­dis­cu­ti­ble, El­ba Esther Gor­di­llo, era su­pe­rior al del pro­pio se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, Re­yes Ta­mez Gue­rra, el ex rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo León, nom­bra­do por el pre­si­den­te Fox, cum­plien­do un com­pro­mi­so que ha­bía asu­mi­do con los rec­to­res en una reunión con la ANUIES, el or­ga­nis­mo más re­pre­sen­ta­ti­vo de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior.

Fue jus­ta­men­te en agos­to de 2002 cuan­do Fox y la pro­fe­so­ra Gor­di­llo fir­man el Com­pro­mi­so So­cial por la Ca­li­dad en la Edu­ca­ción, y le co­rres­pon­de a la maestra el pro­ta­go­nis­mo en los me­dios, en don­de ha­ce no­tar su po­der, for­ta­le­ci­do y más vi­si­ble por la só­li­da re­la­ción que ha­bía es­ta­ble­ci­do con Mart­ha Saha­gún des­de la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Em­pre­sa­rios, go­ber­na­do­res, le­gis­la­do­res y je­rar­cas de la Igle­sia ca­tó­li­ca de Mé­xi­co, son tes­ti­gos de aque­lla un­ción ma­yes­tá­ti­ca de la maestra. Em­pie­zan sus años de ejer­ci­cio des­me­di­do de po­der, la ro­dean y mi­man in­te­lec­tua­les co­mo Jor­ge G. Castañeda, la bus­can go­ber­na­do­res, le­gis­la­do­res y a ella se le en­tre­ga sin con­di­cio­nes el con­trol de la edu­ca­ción.

El país ve la re­cu­pe­ra­ción ca­si mi­la­gro­sa de la UNAM, des­pués de su año ho­rri­bi­lis en pa­ro dos años atrás. El tra­ba­jo aca­dé­mi­co y me­diá­ti­co de Juan Ra­món de la Fuen­te re­va­lo­ra a la má­xi­ma ca­sa de es­tu­dios y la vuel­ve a co­lo­car en la ci­ma de la pri­me­ra uni­ver­si­dad del país. El IPN se re­cu­pe­ra del ba­che en que cae con Mi­guel Án­gel Co­rrea co­mo Di­rec­tor Ge­ne­ral y En­ri­que Vi­lla Ri­ve­ra le de­vuel­ve el pres­ti­gio y el or­gu­llo a los po­li­téc­ni­cos y el Hue­lum se vuel­ve a es­cu­char con fuer­za.

La ANUIES, en­ca­be­za­da su­ce­si­va­men­te por Jor­ge Luis Iba­rra, Ra­fael Ló­pez Cas­ta­ña­res, En­ri­que Fer­nán­dez Fass­nacht y Jaime Valls Es­pon­da, se con­vier­te en uno de los gran­des ac­to­res de los do­ce años de go­bier­nos pa­nis­tas y en to­do lo que va del si­glo.

Flu­yen el diá­lo­go y la co­la­bo­ra­ción con la SEP y en es­pe­cial con los sub­se­cre­ta­rios de Edu­ca­ción Su­pe­rior de la de­pen­den­cia. A sus Asam­bleas con­cu­rren pun­tual­men­te to­dos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de 2000, 2006 y 2012, y los rec­to­res tie­nen la oca­sión de par­ti­ci­par en la dis­cu­sión de sus pro­pues­tas so­bre la edu­ca­ción su­pe­rior. La pro­pia ANUIES, es coau­to­ra de los pla­nes de y pro­gra­mas de desa­rro­llo de los go­bier­nos en­tran­tes. La ANUIES va al fren­te de las lu­chas por un me­jor pre­su­pues­to pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior. Pro­po­ne pre­su­pues­tos mul­ti­anua­les, ela­bo­ra mo­de­los de fi­nan­cia­mien­to, de­fien­de la au­to­no­mía y ase­so­ra a las uni­ver­si­da­des en sus pro­gra­mas pa­ra ele­var la ca­li­dad.

El efec­to de to­do es­to, va a dar a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas y las uni­ver­si­da­des to­man un lu­gar más im­por­tan­te en la vi­da po­lí­ti­ca lo­cal. La voz de los uni­ver­si­ta­rios, de sus di­ri­gen­tes, se es­cu­cha con respeto, se atien­de. No obs­tan­te, el can­to de las si­re­nas de la po­lí­ti­ca, tien­ta a al­gu­nos rec­to­res y sus triun­fos o sus fra­ca­sos, afec­tan la vi­da in­ter­na de las uni­ver­si­da­des.

Años de vér­ti­go

Co­mo to­dos los me­dios, des­de la pers­pec­ti­va edu­ca­ti­va, Cam­pus da tes­ti­mo­nio de que los go­bier­nos de Fox y Cal­de­rón trans­cu­rren a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. El país es­ta­ba su­mi­do en la po­la­ri­za­ción. Más allá de los con­flic­tos po­se­lec­to­ra­les de 2006, el nue­vo fe­de­ra­lis­mo pa­tro­ci­na­do por la en­tre­ga de re­cur­sos de Vi­cen­te Fox a los go­bier­nos lo­ca­les, les dio a es­tos una fuer­za eco­nó­mi­ca que nun­ca tu­vie­ron, que al sub­ver­tir las re­la­cio­nes con los po­de­res fe­de­ra­les, im­po­ne el neo­lo­gis­mo de feu­de­ra­lis­mo con el que se tra­ta de de­la­tar la emer­gen­cia de va­rios go­ber­na­do­res au­tó­cra­tas y co­rrup­tos.

Es­te fe­nó­meno na­ci­do de la con­ve­nien­cia de “te­ner la fies­ta en paz” en la Re­pú­bli­ca, ob­via­men­te no desea­do en sus con­se­cuen­cia por el go­bierno fe­de­ral, al­can­zó pa­ra al­te­rar la re­la­ción de los go­ber­na­do­res con las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas es­ta­ta­les au­tó­no­mas. Em­po­de­ra­dos, va­rios de es­tos eje­cu­ti­vos lo­ca­les ac­tua­ron con­si­de­ran­do a las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias una ex­ten­sión de sus es­truc­tu­ras de go­bierno.

La ac­ti­tud de es­tos, tu­vo co­mo con­se­cuen­cia el de­bi­li­ta­mien­to de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria. Has­ta la fe­cha, sal­vo ex­cep­cio­nes co­mo las uni­ver­si­da­des fe­de­ra­les y un pu­ña­do de ins­ti­tu­cio­nes, pa­de­cen la pre­sión y la in­tro­mi­sión de sus go­bier­nos y de di­ver­sos po­de­res fác­ti­cos, los cua­les se con­so­li­da­ron al co­bi­jo de los fe­nó­me­nos de dis­per­sión, po­la­ri­za­ción y en­do­ga­mia que se vi­vía en va­rias par­tes del país.

Sin em­bar­go, en gran nú­me­ro de uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país, se se cons­tru­ye­ron gran­des obras de in­fra­es­truc­tu­ra, gra­cias al apo­yo que re­ci­bie­ron del go­bierno fe­de­ral. Mu­chas ca­sas de es­tu­dio cam­bia­ron su fi­so­no­mía fí­si­ca con in­ver­sio­nes inima­gi­na­bles. Se vol­vie­ron ins­ti­tu­cio­nes com­pe­ti­ti­vas y de ca­li­dad. Se ple­ga­ron a la nueva cul­tu­ra de las acre­di­ta­cio­nes y cer­ti­fi­ca­cio­nes, pro­mo­vie­ron la in­ter­na­cio­na­li­za­ción con ob­je­ti­vos aca­dé­mi­cos más pre­ci­sos. Al trans­pa­ren­tar sus re­cur­sos y ren­dir cuentas, ma­yor re­co­no­ci­mien­to mo­ral ga­na­ron de la so­cie­dad. La edu­ca­ción pú­bli­ca su­pe­rior del país to­mó un pa­pel mu­cho más pro­ta­gó­ni­co que en el pa­sa­do.

En Cam­pus tra­ta­mos de in­da­gar y di­fun­dir la vi­da de las uni­ver­si­da­des en sus pro­pios con­tex­tos, pro­cu­ra­mos a sus lí­de­res pa­ra co­no­cer sus pro­yec­tos y sus pro­gra­mas pa­ra ha­cer­las avan­zar en su desa­rro­llo. Qui­si­mos sa­ber de sus me­ca­nis­mos pa­ra am­pliar la co­ber­tu­ra, pa­ra ele­var la ca­li­dad de la do­cen­cia, de la in­ves­ti­ga­ción y la di­fu­sión de la cul­tu­ra, y cuál era su mé­to­do pa­ra con­tra­rres­tar

sus li­mi­ta­cio­nes fi­nan­cie­ras.

En nues­tra la­bor con­fir­ma­mos que no hay en el país di­ri­gen­tes uni­ver­si­ta­rios, rec­to­res, di­rec­to­res ge­ne­ra­les, cien­tí­fi­cos, pro­fe­so­res, lí­de­res sin­di­ca­les que, com­pro­me­ti­dos con su uni­ver­si­dad au­tó­no­ma, el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co o los tec­no­ló­gi­co re­gio­na­les; lo mis­mo que los rec­to­res de las uni­ver­si­da­des tec­no­ló­gi­cas o po­li­téc­ni­cas, o de los cen­tros Co­nacyt, que sos­la­yen o que no es­tén aten­tos al con­tex­to que vi­ven sus ca­sas de es­tu­dio y en es­pe­cial a la si­tua­ción de la edu­ca­ción y la cien­cia en el país.

A su vi­sión aca­dé­mi­ca, aña­den sus pun­tos de vis­ta so­bre la reali­dad. Mu­chos re­co­no­cen que de la mis­ma ma­ne­ra co­mo avan­zan las tecnologías y la cien­cia, el mun­do, el con­tex­to, la so­cie­dad, se ha­ce di­fe­ren­te por fac­to­res que tie­nen que ver con prác­ti­ca de la jus­ti­cia, la equi­dad, la li­ber­tad y el respeto a los de­más.

Los uni­ver­si­ta­rios no han si­do aje­nos a la vio­len­cia que en es­tos años ho­ra­dó los es­pa­cios uni­ver­si­ta­rios. La vul­ne­ra­bi­li­dad de la que ad­ver­tía con su voz crí­ti­ca e in­te­li­gen­te, el rec­tor de la UNAM Jo­sé Na­rro Ro­bles, al­can­zó du­ran­te es­ta eta­pa ni­ve­les de alar­ma. El fe­nó­meno obli­gó a las ins­ti­tu­cio­nes arro­par­se en el apo­yo téc­ni­co de la ANUIES pa­ra crear pro­to­co­los de se­gu­ri­dad en las ins­ti­tu­cio­nes cu­yas co­mu­ni­da­des, has­ta hoy, son ob­je­to de atra­cos a mano ar­ma­da, ro­bos, vio­la­cio­nes y has­ta ase­si­na­tos.

Por otras ra­zo­nes, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo su­frió gran­des con­mo­cio­nes. El mo­vi­mien­to # yo­soy132 en 2012 du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, fue una tan fo­go­sa y efec­ti­va co­mo efí­me­ra fri­vo­li­dad. El Pac­to por Mé­xi­co alen­tó ex­pec­ta­ti­vas y tra­jo la más im­por­tan­te de las Re­for­mas, la Edu­ca­ti­va. En ese con­tex­to es de­te­ni­da y de­fe­nes­tra­da El­ba Esther Gor­di­llo. La huel­ga del IPN en 2014 no res­pon­dió a los gui­ños de la CNTE y sa­lió ai­ro­sa en sus pro­pó­si­tos de es­ta­ble­cer las con­di­cio­nes pa­ra im­pul­sar las re­for­mas que re­quie­re el Po­li­téc­ni­co. La re­for­ma edu­ca­ti­va ini­cia­da por En­ri­que Pe­ña Nie­to tu­vo co­mo ti­tu­lar a Emi­lio Chuayf­fet y aho­ra a Au­re­lio Nu­ño Mayer. Dig­na de me­jor suer­te, es­ta Re­for­ma tie­ne que tras­cen­der. Sin ella, el país nie­bla su fu­tu­ro. Es de gen­te ra­zo­na­ble re­co­no­cer­lo.

Por lo que he­mos vi­vi­do den­tro y fue­ra de no po­de­mos ne­gar que los go­bier­nos de es­te si­glo, in­clu­yen­do los de Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña Nie­to, han si­do pre­sas del vér­ti­go de una so­cie­dad de in­dig­na­dos por la mar­gi­na­ción y la inep­ti­tud. Cam­pus,

Los años re­cien­tes han agu­di­za­do el an­ti­go­bier­nis­mo en gran­des sec­to­res de la so­cie­dad y la lu­cha con­tra la co­rrup­ción se ha vuel­to una pré­di­ca so­cial y la más fu­rio­sa de­man­da de la gen­te.

El pre­sen­te y al­go que re­cor­dar

Hay al­go per­so­nal que me per­mi­to co­men­tar con el per­mi­so de los lec­to­res. Ni co­mo ar­ti­cu­lis­ta se­ma­nal del dia­rio MI­LE­NIO, cuan­do lo fui, ni mu­cho me­nos en Cam­pus ( ni tam­po­co he sa­bi­do de al­gún ca­so de los co­la­bo­ra­do­res del suplemento) he re­ci­bi­do ad­ver­ten­cia al­gu­na, ni si­quie­ra una in­si­nua­ción res­pec­to de las opi­nio­nes o por la in­for­ma­ción que pu­bli­ca­mos de par­te del go­bierno fe­de­ral. Ni una so­la. Ni de pa­nis­tas ni de priís­tas.

Ré­pli­cas y acla­ra­cio­nes es­cri­tas que nos han co­rre­gi­do e ilus­tra­do so­bre al­gu­nos he­chos, en­via­das por lec­to­res o por los mis­mos per­so­na­jes alu­di­dos, por lo ge­ne­ral a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos, han si­do mu­chas y de di­ver­so ori­gen, y con el pleno de­re­cho de ha­cer­lo.

Aun­que ex­cep­cio­na­les, no pue­do pa­sar por al­to que al­gu­nas reacciones vo­ci­fe­ran­tes y ne­cias ( por te­lé­fono al­gu­nas) con­tra nues­tros tex­tos, han pro­ve­ni­do des­de al­gu­nas uni­ver­si­da­des, que se su­po­ne son bas­tio­nes de la crí­ti­ca y de la li­ber­tad.

Pe­ro lo que nos pa­só con el re­pre­sen­tan­te de una ins­ti­tu­ción pri­va­da, su­pera to­das las reacciones, in­clui­das las de la iz­quier­da más de­li­ran­te.

Aquí en la ciu­dad de Mé­xi­co, el pe­rio­dis­ta Car­los Re­yes y yo fui­mos in­vi­ta­dos a co­mer a la pro­pia rec­to­ría de esa ca­sa de es­tu­dios. La idea era es­ta­ble­cer un diá­lo­go amis­to­so acer­ca de un re­por­ta­je crí­ti­co de Car­los que ras­pó in­tere­ses de los an­fi­trio­nes y que re­cién ha­bía­mos pu­bli­ca­do.

Ape­nas nos sen­ta­mos a la me­sa, sin que me­dia­ran unas breves pa­la­bras pre­vias de cor­te­sía en­tre per­so­nas con un po­co de edu­ca­ción, el rec­tor em­pe­zó a re­cla­mar­nos.

Fue ob­vio que el rec­tor no te­nía nin­gu­na in­ten­ción de dia­lo­gar. La in­vi­ta­ción era una coar­ta­da pa­ra em­bos­car­nos. Cris­pa­do y so­ber­bio no ar­gu­men­ta­ba, mal­tra­ta­ba; lo ha­cía de for­ma in­so­len­te co­mo un tí­pi­co fas­cis­ta. Se no­tó pron­to que el diá­lo­go no te­nía fu­tu­ro. No se ima­gi­na­ba nues­tra reac­ción ni mu­cho me­nos tan pron­to. No to­ma­mos ni un va­so de agua: con un sim­ple “con per­mi­so”, nos le­van­ta­mos de la me­sa y de­ja­mos al rec­tor con la pa­la­bra en la bo­ca. Es­toy con­ven­ci­do de que su com­por­ta­mien­to no me­re­cía otra co­sa.

Pe­ro co­mo lo se­ña­la­ba an­tes, és­te y otros mo­men­tos des­agra­da­bles, han si­do ex­cep­cio­na­les en nues­tra la­bor pe­rio­dís­ti­ca.

Me baso en lo an­te­rior pa­ra ra­ti­fi­car que en Cam­pus he­mos tra­ta­do de evi­tar que nues­tra crí­ti­ca lle­gue a ni­ve­les per­so­na­les, aun­que uno sa­be que cuan­do se habla de al­guien, los lec­to­res y mu­cho me­nos ése “al­guien” de­jan de pen­sar que se tra­ta de una ata­que per­so­nal.

Pien­san po­co en sus erro­res y en los he­chos que se le cri­ti­can, e ig­no­ran que pa­ra quien pre­ten­de ha­cer un buen pe­rio­dis­mo y lla­mar la aten­ción de la opi­nión pú­bli­ca, su tra­ba­jo de­be lle­var el nom­bre y el ape­lli­do de los pro­ta­go­nis­tas.

Es ver­dad, lo que pa­ra ellos es una con­de­na, pa­ra el pe­rio­dis­ta es una pu­ri­fi­ca­ción si lo que es­cri­be tie­ne un ob­je­ti­vo ele­va­do.

To­dos sa­be­mos que no hay un pe­rio­dis­mo pu­ro ni ob­je­ti­vo. Los erro­res sue­len ser fre­cuen­tes y es im­po­si­ble – ha­blo por lo que a mí res­pec­ta- que no los ha­ya co­me­ti­do; pe­ro es­toy se­gu­ro, que no ha ha­bi­do, en nin­guno de esos erro­res, la in­ten­ción o el pro­pó­si­to ex­plí­ci­to de da­ñar a al­guien en lo per­so­nal. Y si el efec­to no bus­ca­do ha si­do ése, es muy se­gu­ro que el ob­je­ti­vo de la crí­ti­ca se jus­ti­fi­ca­ba en fun­ción de los va­lo­res que aquí he­mos de­fen­di­do.

Cam­pus ha de­di­ca­do bue­na par­te de su ta­rea ana­lí­ti­ca y pe­rio­dís­ti­ca a apo­yar el desa­rro­llo de la edu­ca­ción pú­bli­ca, a coad­yu­var y a ele­var la ca­li­dad de la en­se­ñan­za en to­dos los ni­ve­les, a im­pul­sar la cien­cia, la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción y, en es­pe­cial, he­mos asu­mi­do co­mo una de nues­tras prin­ci­pa­les cau­sas, la de­fen­sa de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria.

Mu­chas de nues­tras crí­ti­cas han es­ta­do di­ri­gi­das con­tra aque­llos que han so­bre­pues­to sus in­tere­ses de gru­po, per­so­na­les o de par­ti­do a los de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. Go­ber­na­do­res au­to­ri­ta­rios que han vul­ne­ra­do la au­to­no­mía, gru­pos fac­cio­sos que coar­tan las li­ber­ta­des de las co­mu­ni­da­des uni­ver­si­ta­rias, rec­to­res que uti­li­zan sus car­gos o a las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra es­ca­lar en la po­lí­ti­ca elec­to­ral, han si­do ob­je­to de nues­tro tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co y de la opi­nión de nues­tros co­la­bo­ra­do­res.

De­fen­der la au­to­no­mía ha si­do pun­tua­li­zar en ca­da mo­men­to el te­ma de los pre­su­pues­tos a la edu­ca­ción pú­bli­ca. És­te ha si­do de nues­tros te­mas in­sig­nias. Ocu­par­nos de que se sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas de la edu­ca­ción pú­bli­ca, ha ser­vi­do pa­ra man­te­ner los ojos vi­gi­lan­tes en la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne el Es­ta­do de se­guir apo­yan­do su desa­rro­llo.

Cri­ti­ca­mos la de­ci­sión del go­bierno fe­de­ral cuan­do el pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón de­cre­tó la de­duc­ción de las co­le­gia­tu­ras de las es­cue­las pri­va­das des­de el prees­co­lar has­ta el ba­chi­lle­ra­to, que be­ne­fi­ció a las fa­mi­lias de más al­tos in­gre­sos.

Pa­sos en los cam­pus

La edu­ca­ción y las uni­ver­si­da­des tie­nen hoy mu­chos es­ca­pa­ra­tes. El au­ge de la eco­no­mía de mer­ca­do, las fa­mo­sas TICs, el in­ter­net, las re­des so­cia­les for­ma­ron un blo­que co­mún que im­pac­tó en el sec­tor edu­ca­ti­vo.

Pe­ro mu­chos con­ju­gan la edu­ca­ción en el len­gua­je de los ne­go­cios.

Cuan­do Cam­pus ini­ció su an­da­du­ra, la pro­fe­cía de la pri­va­ti­za­ción era uno de los es­ce­na­rios más co­men­ta­dos. Po­de­mos com­pro­bar que sus im­pul­so­res no se han de­te­ni­do en ese pro­pó­si­to y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo si­gue ex­pues­to a las pre­sio­nes de es­tos gru­pos. La pre­sen­cia de los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res trans­na­cio­na­les de ser­vi­cios de edu­ca­ción su­pe­rior pri­va­da, se ha am­plia­do y con­so­li­da­do en Mé­xi­co.

An­te es­te fe­nó­meno del lu­cro en la edu­ca­ción, re­sul­ta de la ma­yor im­por­tan­cia man­te­ner y apo­yar una edu­ca­ción pú­bli­ca de ca­li­dad.

No es una ta­rea fá­cil. Sa­be­mos del pa­pel del Es­ta­do en es­te pro­pó­si­to. En es­tos 700 nú­me­ros de

Cam­pus, he­mos con­fir­ma­do los avan­ces que han ex­pe­ri­men­ta­do nues­tras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y eso pro­por­cio­na con­fian­za.

Ha si­do una ex­pe­rien­cia for­mi­da­ble vi­vir de cer­ca el mun­do de la edu­ca­ción, re­co­rrer un gran nú­me­ro de cam­pus uni­ver­si­ta­rios, ha­blar con es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res, cien­tí­fi­cos, lí­de­res sin­di­ca­les, rec­to­res, fun­cio­na­rios es­ta­ta­les y fe­de­ra­les de la edu­ca­ción, asis­tir a con­gre­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les adón­de acu­den ex­per­tos y gen­te que vi­ven pa­ra la en­se­ñan­za, la cul­tu­ra, la cien­cia. Te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­blar con bue­nos me­xi­ca­nos y ex­ce­len­tes uni­ver­si­ta­rios en la UNAM, el IPN, la UAM, la UdeG, la UAEMex , la UASLP, la UV, la BUAP, la UANL, la UJAT, LA UNISON, la UABC, UCOL, la UAS, la UACJua­rez, la UG, la UAG, y en mu­chas otras ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Te­cNM, el Co­nacyt y sus Cen­tros, ha si­do un pri­vi­le­gio y una exi­gen­cia de apren­di­za­je.

Con­tar con gran­des uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior es fun­da­men­tal pa­ra en­fren­tar los años por ve­nir. Te­ne­mos con­fian­za que los si­guien­tes se­rán tam­bién de las uni­ver­si­da­des y los po­li­téc­ni­cos, de los ins­ti­tu­tos y de los cen­tros educativos que pue­blan el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Vi­vir del pa­sa­do o in­mer­sos en su pa­si­vi­dad, pue­de no ser acon­se­ja­ble. Nos pue­de ha­cer desa­ti­nar. Pe­ro el pa­sa­do, sí que nos ins­tru­ye. Si acep­ta­mos sus en­se­ñan­zas, si que­re­mos tran­si­tar ha­cia el fu­tu­ro con ar­mas y ba­ga­jes re­co­gi­das en aque­llos mo­men­tos dig­nos de re­cor­dar, re­sul­ta un re­cur­so útil.

En eso pien­so cuan­do es­ta­mos ela­bo­ran­do el nú­me­ro 700 de

Cam­pus MI­LE­NIO que pu­bli­ca­mos es­te 6 de abril de 2017. Son se­te­cien­tas se­ma­nas de ti­ra­das en las má­qui­nas de la ca­sa que le dio vi­da. No es po­ca co­sa. Nos subimos a la bol­sa can­gu­re­ra de un pe­rió­di­co que te­nía ca­si dos años de vi­da. Lo re­cuer­do de nue­vo: en sep­tiem­bre de 2002. O sea que pron­to ten­dre­mos otra opor­tu­ni­dad de re­cor­dar. Y al­go de tiem­po pa­ra en­men­dar y me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.