DIS­PA­RI­DA­DES DE LA RE­PA­TRIA­CIÓN EDU­CA­TI­VA

Aun­que la ini­cia­ti­va tie­ne me­tas no­bles, de­be­mos pre­gun­tar­nos si son rea­lis­tas

Milenio - Campus - - REPORTE - CAR­LOS REYES*

L as re­for­mas le­gis­la­ti­vas que per­mi­ten ya la in­cor­po­ra­ción de ni­ños y jó­ve­nes me­xi­ca­nos al sis­te­ma educativo, pro­ce­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos, po­nen con­tra la pa­red a los es­ta­dos del país.

A los des­equi­li­bra­dos ín­di­ces de co­ber­tu­ra y efi­cien­cia ter­mi­nal en­tre las en­ti­da­des fron­te­ri­zas con la re­gión cen­tro, oc­ci­den­te y sur del país, se su­man la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da y los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios para ga­ran­ti­zar la ca­li­dad edu­ca­ti­va.

Au­to­ri­da­des de los es­ta­dos ad­vier­ten que las re­for­mas a la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción, apro­ba­das re­cien­te­men­te por el Con­gre­so de la Unión no con­tem­plan la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da ni la va­ria­bi­li­dad del flu­jo mi­gra­to­rio.

Si bien con­si­de­ran que se tra­ta de una ini­cia­ti­va con fi­nes no­bles, tam­bién preo­cu­pa que el re­gre­so de mi­les de ni­ños y jó­ve­nes los pon­ga al lí­mi­te en ma­te­ria fi­nan­cie­ra, for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos y per­ti­nen­cia de los es­tu­dios que ofre­cen.

Mientras al­gu­nos de los es­ta­dos, acos­tum­bra­dos al cons­tan­te re­gre­so y trán­si­to de mi­gran­tes, per­ci­ben que la re­for­ma le­gal, im­pul­sa­da por el Pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, no trae­rá va­ria­cio­nes con­si­de­ra­bles en su di­ná­mi­ca lo­cal, otros per­ci­ben un pro­ble­ma que pue­de cre­cer de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble en los me­ses y años por ve­nir.

Y es que, ar­gu­men­tan, la legislación los fa­cul­ta ya para in­cor­po­rar a los me­xi­ca­nos re­pa­tria­dos al sis­te­ma educativo y re­va­li­dar los es­tu­dios rea­li­za­dos en Es­ta­dos Uni­dos, el ca­mino ape­nas inicia.

Va­rios de los pro­ce­sos y pro­ce­di­mien­tos ya se apli­can y al­gu­nos se en­cuen­tran en mar­cha, pe­ro re­co­no­cen las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les ado­le­cen de al­gu­nos apo­yos y al­gu­nos acom­pa­ña­mien­tos que es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar.

En ese mar­co, di­cen, el pro­ce­so de re­pa­tria­ción no se­rá na­da sen­ci­llo. El fo­co de aten­ción más ries­go­so es en la edu­ca­ción me­dia su­pe­rior y su­pe­rior, don­de la co­ber­tu­ra se en­cuen­tra por de­ba­jo de los ni­ve­les desea­bles y la lle­ga­da de mi­les de alum­nos pon­drá a prue­ba la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va de ca­da uno de los es­ta­dos.

Las di­fe­ren­cias se acu­mu­lan

Las re­for­mas que ya es­tán en mar­cha se han con­ver­ti­do des­de aho­ra en un desafío que va­rios es­ta­dos de­be­rán afron­tar sin la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te para re­ci­bir a los me­xi­ca­nos que re­to­men sus es­tu­dios en sue­lo na­cio­nal.

Pa­tri­cia Ga­brie­la Váz­quez del Mer­ca­do, se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción de Pue­bla, plan­tea que de acuer­do con los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía ( Ine­gi), el es­ta­do ha de­ja­do de ser una en­ti­dad ex­pul­so­ra para ser una en­ti­dad re­cep­to­ra de mi­gran­tes.

“Ge­ne­ral­men­te, las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas de re­pen­te nos ve­mos en la ne­ce­si­dad y en la ur­gen­cia de ade­cuar­nos a la nor­ma­ti­vi­dad. Y yo lo que quie­ro pen­sar es que ese no va a ser un pro­ble­ma, que no­so­tros va­mos a po­der ha­cer la ar­mo­ni­za­ción, que no­so­tros va­mos a avan­zar en los ajus­tes que sean ne­ce­sa­rios a ni­vel lo­cal”, co­men­ta.

Y para ello, ase­gu­ra, se ten­drán que dar los acuer­dos res­pec­ti­vos con las uni­ver­si­da­des par­ti­cu­la­res en ca­da una de las en­ti­da­des, ba­jo cier­tos pa­rá­me­tros acor­des con las ne­ce­si­da­des de ca­da es­ta­do.

En tan­to, Héc­tor Fer­nan­do Es­pín Mo­ra­les, director ge­ne­ral de Edu­ca­ción Me­dia Su­pe­rior y Su­pe­rior de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de Mo­re­los, plan­tea que si bien las re­va­li­da­cio­nes o equi­va­len­cias par­cia­les pue­den ser úti­les, por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes par­ti­cu­la­res con REVOE, se tra­ta de un pro­ce­so que se de­be de­li­mi­tar.

“Si bien es cier­to hay al­gu­nas con pres­ti­gio, que in­clu­so tie­nen sim­pli­fi­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y de­más cues­tio­nes que ava­lan su ca­li­dad, hay otras que no”, se­ña­la.

Para Ri­car­do Mi­guel Medina Far­fán, se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción del Es­ta­do de Cam­pe­che, aun­que es­ta ini­cia­ti­va es­tá en­mar­ca­da den­tro de un con­tex­to es­pe­cí­fi­co, con las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas que se vi­ven ac­tual­men­te con Es­ta­dos Uni­dos, se pu­do abrir la po­si­bi­li­dad y el be­ne­fi­cio no so­lo para los con­na­cio­na­les, sino para los ori­gi­na­rios de Cen­troa­mé­ri­ca y de Su­da­mé­ri­ca.

“Creo que es fun­da­men­tal de cual­quier sis­te­ma educativo, po­der desa­rro­llar y, en con­se­cuen­cia, atraer el ta­len­to, ge­ne­rar las me­jo­res ca­pa­ci­da­des. Y en es­te sen­ti­do, la po­si­bi­li­dad de dar es­tas fa­ci­li­da­des, de rom­per es­tos obs­tácu­los le­ga­les que mu­chas ve­ces pue­de re­pre­sen­tar la nor­ma”, apun­ta.

Y es que, ex­pli­ca, en Cam­pe­che, se re­por­tan 850 per­so­nas ex­tran­je­ras en el sis­te­ma educativo de ese es­ta­do. De és­tas, la ma­yor par­te, 87 por cien­to, se en­cuen­tran es­tu­dian­do el ni­vel bá­si­co; 4 por cien­to en me­dia su­pe­rior; y 9 por cien­to en ni­vel su­pe­rior.

Y aun­que 56 por cien­to co­rres­pon­de a per­so­nas cu­yo ori­gen o su na­cio­na­li­dad pro­vie­ne de Es­ta­dos Uni­dos, el por­cen­ta­je res­tan­te es de per­so­nas pro­ve­nien­tes de Cen­troa­mé­ri­ca, del Ca­ri­be y de Su­da­mé­ri­ca.

“Cree­mos, en­ton­ces, que con es­te pro­ce­so de fa­ci­li­tar es­te trá­mi­te, pue­de ser muy atrac­ti­vo para al­gu­nos ta­len­tos, gen­te que pue­da ver en nues­tro sis­te­ma educativo, en las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les, una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to, de desa­rro­llo, una gran po­si­bi­li­dad para en­ton­ces acer­car­se a nues­tra en­ti­dad, acer­car­se a nues­tro país”, co­men­ta.

So­bre to­do, di­ce el fun­cio­na­rio, po­ten­ciar las ca­pa­ci­da­des en el ám­bi­to de la edu­ca­ción su­pe­rior, de la in­ves­ti­ga­ción, del desa­rro­llo y del pos­gra­do.

“En nues­tra en­ti­dad, es­te úl­ti­mo año tu­vi­mos un cre­ci­mien­to en los pro­ce­sos de re­va­li­da­ción del 10 por cien­to. Mu­chos de esos tam­bién son trá­mi­tes que, si bien son de per­so­nas que pro­vie­nen de ins­ti­tu­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién hay una al­ta pre­sen­cia de ins­ti­tu­cio­nes de Su­da­mé­ri­ca y par­ti­cu­lar­men­te de Cen­troa­mé­ri­ca”, ex­pli­ca.

Desafíos por de­lan­te

Para Víc­tor Ca­ba­lle­ro Du­rán, Se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción del Es­ta­do de Yu­ca­tán, las re­for­mas a la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción re­pre­sen­tan un desafío por­que de los 106 mu­ni­ci­pios de la en­ti­dad, 51 tie­nen una pre­sen­cia im­por­tan­te de per­so­nas que se en­cuen­tran en el ex­tran­je­ro y fun­da­men­tal­men­te en los Es­ta­dos Uni­dos.

“Ve­mos es­ta re­for­ma co­mo una gran opor­tu­ni­dad para po­der aten­der, apoyar a los com­pa­trio­tas, con­na­cio­na­les, que es­tén en la cir­cuns­tan­cia de re­tor­nar a sus ciu­da­des de ori­gen, pe­ro nos pa­re­ce que es­ta re­for­ma va mu­cho más allá de la si­tua­ción que se da de ma­ne­ra co­yun­tu­ral, di­ce.

Ca­ba­lle­ro Du­rán ad­vier­te que el al­can­ce no se de­be ago­tar ahí, sino que en sen­ti­do am­plio, pue­de apoyar a “ma­xi­mi­zar la mo­vi­li­dad de los es­tu­dian­tes, de los pro­fe­sio­nis­tas, tan­to den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal, co­mo de aque­llos que ven­gan o re­gre­sen de otros paí­ses o que es­tén en al­gu­na cir­cuns­tan- cia de es­tu­diar en al­gún país del ex­tran­je­ro”.

Por su par­te, Fran­cis­co de Je­sús Ayón López, se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción del Es­ta­do de Ja­lis­co, apun­ta que el pro­ble­ma para mu­chas en­ti­da­des se­rá en el ni­vel me­dio su­pe­rior de­bi­do a que el te­ma de la mo­vi­li­dad y los re­co­no­ci­mien­tos de va­li­dez ofi­cial se com­pli­ca­rán de­ma­sia­do.

“Te­ne­mos un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de sis­te­mas de Edu­ca­ción Me­dia Su­pe­rior en los cua­les ten­dre­mos que ge­ne­rar un tronco co­mún de los mis­mos y de­jar a un la­do las si­ner­gias de ca­da es­ta­do o las si­ner­gias de ca­da en­ti­dad.

“Es­to, para po­der vi­sua­li­zar un go­bierno cen­tral que ge­ne­re un tronco co­mún de los ba­chi­lle­ra­tos tec­no­ló­gi­cos, uni­ta­rios y to­dos los que ten­gan que bus­car­se, co­men­ta.

Y po­ne un ejem­plo con­cre­to que ha­bla de lo com­ple­jo que pue­de ser el asun­to de la re­va­li­da­ción de es­tu­dios si es que no se tie­ne el tac­to su­fi­cien­te para su ope­ra­ción.

“En mi es­ta­do ten­go más de 800 jó­ve­nes de Ve­ra­cruz de una ins­ti­tu­ción pri­va­da que no cuen­ta con la ca­li­dad que qui­sié­ra­mos to­dos, que pa­ga­ron por un es­tu­dio, que les di­je­ron que en 28 días po­dían con­se­guir un tí­tu­lo de ba­chi­lle­ra­to.

“Por eso un REVOE que se so­li­ci­ta en Ja­lis­co, se tie­ne que ge­ne­rar el mis­mo en el es­ta­do de Ja­lis­co, te­ner la va­li­da­ción na­cio­nal y que el mis­mo só­lo es­té cir­cuns­cri­to al es­ta­do de Ja­lis­co, para evi­tar es­tos asun­tos”, di­ce.

En tan­to, Pa­blo Cua­rón Ga­lin­do, Se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción y De­por­te del Es­ta­do de Chihuahua, plan­tea que tan so­lo en Ciu­dad Juá­rez, de acuer­do con los da­tos del INE­GI, en 2015, el 30 por cien­to de la po­bla­ción del mu­ni­ci­pio de Juá­rez na­ció fue­ra del es­ta­do.

“Si bien Juá­rez es re­cep­tor cons­tan­te de mi­gra­ción in­ter­na, pro­ve­nien­te la ma­yo­ría de Coahui­la, de Du­ran­go, Za­ca­te­cas, Ve­ra­cruz, Oa­xa­ca y la Ciu­dad de Mé­xi­co, sa­be­mos que ese fe­nó­meno in­cre­men­ta ex­po­nen­cial­men­te las ne­ce­si­da­des de aten­ción, en edu­ca­ción, en sa­lud, en tra­ba­jo, en vi­vien­da”, ad­vier­te.

Y mientras se con­so­li­da un nue­vo sis­te­ma de re­va­li­da­ción de es­tu­dios, la en­ti­dad es­ta­ble­ce­rá sis­te­mas de mo­ni­to­reo y con­trol para la óp­ti­ma im­ple­men­ta­ción del mis­mo.

Es­to, para que los dos o tres pró­xi­mos ci­clos es­co­la­res se le per­mi­ta a la Se­cre­ta­ría la fa­cul­tad de mo­ni­to­rear y, en su ca­so, san­cio­nar a es­cue­las par­ti­cu­la­res que reali­cen re­va­li­da­cio­nes sin es­tric­to ape­go a la nor­ma­ti­vi­dad vi­gen­te.

“Las po­si­bi­li­da­des a las que nos en­fren­ta­mos hacen di­ver­sas va­ria­bles, co­mo que los ni­ños y jó­ve­nes que re­gre­sen con­si­de­ren que Es­ta­dos Uni­dos es su país de ori­gen, bus­can­do la po­si­bi­li­dad en­ton­ces de vol­ver a cru­zar nue­va­men­te la fron­te­ra.

“Es­to nos lle­va a un re­to adi­cio­nal de in­te­gra­ción escolar tem­po­ral o par­cial, que ca­da cen­tro de tra­ba­jo pro­pi­cie la re­ten­ción y con­ti­nui­dad en el trán­si­to educativo, evi­tan­do que sean dis­cri­mi­na­dos fa­ci­li­tan­do su pro­ce­so de adap­ta­ción”, co­men­ta.

Las alternativas a me­diano pla­zo

Lo cier­to, di­ce Alberto Fru­tis, se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción de Mi­choa­cán, un es­ta­do emi­nen­te­men­te de mi­gran­tes, es que la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca con Es­ta­dos Uni­dos, plan­tea un re­to en ma­te­ria de re­va­li­da­cio­nes y acre­di­ta­cio­nes.

“No­so­tros en 2016, en prees­co­lar otor­ga­mos 150 re­va­li­da­cio­nes; en pri­me­ria, 4 mil 193; se­cun­da­ria 10 mil 193; ba­chi­lle­ra­to 10 mil 211; y en su­pe­rior mil 539, dán­do­nos un to­tal tan só­lo en 2016 de 26 mil 286 re­va­li­da­cio­nes, sin in­cluir da­tos de las uni­ver­si­da­des au­tó­no­mas”, ase­gu­ra.

Au­na­do, co­men­ta, al pro­ble­ma de am­pliar la in­fra­es­truc­tu­ra per­so­nal, so­bre to­do en la edu­ca­ción me­dia y su­pe­rior.

“De por sí en nues­tro sis­te­ma na­cio­nal, por la cur­va de­mo­grá­fi­ca, to­da­vía te­ne­mos to­dos los es­ta­dos pro­ble­mas, bueno, pues nos vie­ne uno más”, se­ña­la.

En su opor­tu­ni­dad, Héc­tor Ri­ve­ra Va­len­zue­la, se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción de Ba­ja Ca­li­for­nia, di­ce que el en­torno es dis­tin­to para ca­da una de las en­ti­da­des.

Tan so­lo en su es­ta­do, me­nos de 50 por cien­to de los ba­ja­ca­li­for­nia­nos tie­nen pa­dres que na­cie­ron en Ba­ja Ca­li­for­nia, por lo cual ese mo­sai­co de pa­tro­nes cul­tu­ra­les de to­do el país, los acer­ca más a lo que pue­de ser un in­cre­men­to en el flu­jo mi­gra­to­rio en ca­so de uan re­pa­tria­ción ma­si­va.

“He­mos te­ni­do gru­pos de mi­gran­tes, así co­mo aho­ra te­ne­mos a 19 mil hai­tia­nos y afri­ca­nos en­tre Me­xi­ca­li, Te­ca­te y Ti­jua­na; te­ne­mos ira­quíes, bra­si­le­ños, cen­troa­me­ri­ca­nos, co­lom­bia­nos, ar­gen­ti­nos, de to­do el mun­do.

“No­so­tros no te­ne­mos de nin­gu­na ma­ne­ra una mis­ma vi­sión en tér­mi­nos de lo que va a su­ce­der, aun­que el Co­le­gio de la Fron­te­ra, que es la ins­tan­cia más im­por­tan­te del país en ma­te­ria de es­tu­dios fron­te­ri­zos y de mi­gra­ción, nos ha di­cho que a Ba­ja Ca­li­for­nia van a lle­gar 19 mil re­pa­tria­dos”, con­si­de­ra.

Un re­to que lu­ce, de ini­cio, dis­pa­re­jo para mu­chas de las en­ti­da­des del país, pe­ro al cual de­be­rán ajus­tar­se lo más pron­to po­si­ble para cum­pli­men­tar las re­for­mas re­cien­te­men­te apro­ba­das.

Y es que, co­mo lo ex­pli­ca Bea­triz Ca­bre­ra, de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción del Es­ta­do de Ve­ra­cruz, el te­ma de las re­va­li­da­cio­nes se com­pli­ca en el ni­vel su­pe­rior.

“En lo que es­ta­mos tra­ba­jan­do en esa par­te, es en no dar­le la po­tes­tad a las par­ti­cu­la­res sin te­ner un mar­co nor­ma­ti­vo muy cla­ro y pun­tual de has­ta dón­de pue­den ellos lle­gar con el te­ma de las re­va­li­da­cio­nes, nos se­ría in­dis­pen­sa­ble.

“No que­re­mos ge­ne­rar otro mons­truo que ade­más se con­ta­gie, por­que don­de de­je­mos co­lar a una es­cue­la que no cuen­te con la ca­li­dad que se ne­ce­si­ta para ha­cer ese ti­po de pro­ce­di­mien­tos, otra que lo sea o lo pue­da ha­cer de me­jor ma­ne­ra va a de­cir ¿ yo por qué no?”, fi­na­li­za.

El es­pa­cio ofre­ci­do a es­tu­dian­tes de­por­ta­dos po­dría afec­tar a los es­tu­dian­tes re­si­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.